Me­jor ca­li­dad de vi­da

Com­pen­sar ha crea­do un mo­de­lo úni­co pa­ra pro­mo­ver la com­pra de vi­vien­da que ha di­na­mi­za­do el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en el cen­tro del país.

Especial Regional Revista Semana - - SUMARIO -

Las ca­jas de com­pen­sa­ción son un ac­tor fun­da­men­tal en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio del país. A tra­vés de es­tas mu­chos co­lom­bia­nos han lo­gra­do ac­ce­der a su pri­me­ra vi­vien­da con ma­yor fa­ci­li­dad que a tra­vés del sis­te­ma hi­po­te­ca­rio tra­di­cio­nal.

Com­pen­sar, una de las ca­jas de com­pen­sa­ción más im­por­tan­te del país, se ha des­ta­ca­do por su mo­de­lo per­so­na­li­za­do que es­tá pre­sen­te en to­da la ca­de­na de va­lor del ne­go­cio y que acom­pa­ña a sus afi­lia­dos en to­das las eta­pas de la ad­qui­si­ción de vi­vien­da. Car­los An­drés Ro­drí­guez, ge­ren­te de Vi­vien­da y Sub­si­dio de Com­pen­sar, ha­bló con SE­MA­NA so­bre di­cho mo­de­lo. SE­MA­NA: ¿Có­mo ve las pers­pec­ti­vas pa­ra el 2018 lue­go de un año con una eco­no­mía di­fí­cil?

CAR­LOS AN­DRÉS RO­DRÍ­GUEZ: He­mos desa­rro­lla­do estrategias pa­ra ha­bi­li­tar pro­yec­tos, fi­nan­ciar­los y así man­te­ner una ofer­ta es­ta­ble. Es­pe­rá­ba­mos un pri­mer tri­mes­tre bas­tan­te con­traí­do, so­bre to­do por el te­ma elec­to­ral y por las ex­pec­ta­ti­vas de los com­pra­do­res, pe­ro ha pa­sa­do to­do lo con­tra­rio y los rit­mos de ven­ta se han ace­le­ra­do. SE­MA­NA: ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­nen so­bre la po­lí­ti­ca de vi­vien­da del pró­xi­mo Go­bierno?

C.A.R.: Es­pe­ra­mos que con­ti­núe el im­pul­so de la vi­vien­da de in­te­rés so­cial. He­mos te­ni­do muy bue­na re­la­ción con el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da pa­ra ali­near la ofer­ta de vi­vien­da de las ca­jas de com­pen­sa­ción con las po­lí­ti­cas del Go­bierno. Por ejem­plo, Com­pen­sar ha si­do im­pul­sor de Mi Casa Ya, fi­nan­cian­do pro­yec­tos de vi­vien­da de in­te­rés prio­ri­ta­rio y tam­bién el pro­gra­ma de Vi­vien­da de In­te­rés Prio­ri­ta­rio pa­ra Aho­rra­do­res (VIPA).

SE­MA­NA: Com­pen­sar se ha des­ta­ca­do en­tre las ca­jas de com­pen­sa­ción por es­tar en to­da la ca­de­na de va­lor del sis­te­ma in­mo­bi­lia­rio, ¿có­mo ha si­do ese tra­ba­jo?

C.A.R.: His­tó­ri­ca­men­te, las ca­jas nos que­dá­ba­mos en ad­ju­di­car sub­si­dios, pe­ro Com­pen­sar en­ten­dió que de­bía desa­rro­llar he­rra­mien­tas y dar acom­pa­ña­mien­to pa­ra que las fa­mi­lias pue­díe­ran ha­cer el cie­rre fi­nan­cie­ro.

Ade­más, jun­to al suz­si­dio de vi­vien­da ge­ne­ra­mos unas lí­neas gra­tui­tas de aho­rro pro­gra­ma­do, mo­ti­va­mos a los usua­rios pa­ra que in­vier­tan en la com­pra de vi­vien­da y ha­zi­li­ta­mos una lí­nea de cré­di­to hi­po­te­ca­rio con cuo­tas fi­jas en pe­sos, con pla­zo has­ta 15 años y ta­sas de in­te­rés del 8 por cien­to efec­ti­vo anual.

SE­MA­NA: ¿Có­mo lo­gran que los afi­lia­dos pue­dan ac­ce­der a la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria? C.A.R.: Com­pen­sar es un alia­do de los cons­truc­to­res. Por ley, los apor­tes que de­zen en­tre­gar las em­pre­sas a las ca­jas de com­pen­sa­ción van al Fon­do de Vi­vien­da de In­te­rés So­cial, Fo­vis, y son re­cur­sos que se pue­den des­ti­nar, ade­más de en­tre­gar suz­si­dios, a com­prar lo­tes y fi­nan­ciar ofe­ren­tes pa­ra el desa­rro­llo de pro­yec­tos. Ahí he­mos cons­trui­do alian­zas muy in­tere­san­tes que nos han per­mi­ti­do in­cre­men­tar la ofer­ta en vi­vien­da de in­te­rés so­cial y de ma­yor ran­go.

SE­MA­NA: ¿Qué es el Mo­de­lo de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio?

C.A.R.: Es una apues­ta de Com­pen­sar pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus afi­lia­dos. Ade­más de te­ner una vi­vien­da pro­pia, el gru­po fa­mi­liar pue­de ac­ce­der a pro­gra­mas de edu­ca­ción, sa­lud, pa­ra el adul­to ma­yor y re­crea­ción me­dian­te una se­rie de redes en torno a la lo­ca­li­dad don­de es­té uzi­ca­do nues­tro pro­yec­to de vi­vien­da.

El mo­de­lo ha si­do tan exi­to­so que ya ha re­ci­zi­do va­rios re­co­no­ci­mien­tos. El pri­me­ro fue de la Al­cal­día de Soa­cha, por el im­pac­to so­cial ge­ne­ra­do con nues­tro pro­yec­to Ho­ga­res Soa­cha. Des­pués tu­vi­mos un re­co­no­ci­mien­to de la Aso­cia­ción In­ter­ame­ri­ca­na de Seguridad So­cial, que es un or­ga­nis­mo que aglo­me­ra a to­das las ins­ti­tu­cio­nes de seguridad so­cial de La­ti­noa­mé­ri­ca.

El año pa­sa­do, ONU Há­zi­tat nos re­co­no­ció al par­ti­ci­par en un con­cur­so de ex­pe­rien­cias de me­jo­ra­mien­to de la agen­da ur­za­na en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­ze en el que par­ti­ci­pa­ron 16 paí­ses con más de 100 ini­cia­ti­vas.

SE­MA­NA: ¿Ha cam­bia­do el ti­po de clien­te que bus­ca vi­vien­da?

C.A.R.: Sí. La com­po­si­ción fa­mi­liar ha te­ni­do cam­zios des­de su mis­ma

El mo­de­lo de Desa­rro­llo So­cial Co­mu­ni­ta­rio es una apues­ta pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y cons­truir co­mu­ni­dad.

con­cep­ción. Por ejem­plo, el 31 de enero sa­lió un nue­vo de­cre­to soz­re el te­ma de suz­si­dio am­plian­do la no­ción de los ze­ne­fi­cia­rios pa­ra in­cluir a las per­so­nas sol­te­ras, lo que de­mues­tra có­mo se ha trans­for­ma­do. No­so­tros en Com­pen­sar te­ne­mos mu­chas per­so­nas sol­te­ras y gru­pos fa­mi­lia­res di­fe­ren­tes: ma­dres y pa­dres sol­te­ros, azue­la con sus nie­tos, azue­la, hi­jos y nie­tos, in­clu­so so­lo her­ma­nos. A la luz de eso, nos im­pli­ca nue­vas exi­gen­cias en tér­mi­nos de ur­za­nis­mo pa­ra pen­sar­lo en fun­ción de to­das las ge­ne­ra­cio­nes e in­clu­so de las mas­co­tas, por­que ya son una par­te im­por­tan­te de la fa­mi­lia. SE­MA­NA: ¿Com­pen­sar tam­bién es­tá tra­ba­jan­do en pro­yec­tos que no son VIS y VIP?

C.A.R.: Te­ne­mos un gru­po im­por­tan­te de afi­lia­dos cu­yos in­gre­sos su­pe­ran los ran­gos es­ti­pu­la­dos en la ley. Pa­ra ellos am­plia­mos el por­ta­fo­lio y po­ne­mos a dis­po­si­ción de los cons­truc­to­res to­dos los me­dios ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra que pro­mue­van sus pro­yec­tos sin nin­gún cos­to y ese aho­rro se tra­du­ce en des­cuen­tos y ze­ne­fi­cios pa­ra nues­tros afi­lia­dos. SE­MA­NA: ¿Qué pro­yec­tos im­pul­sa­rán es­te año?

C.A.R.: Ho­ga­res­soa­cha, al sur de Zo­go­tá, es el más gran­de. Ya he­mos cons­trui­do 17.000 vi­vien­das y ya co­men­za­mos con la se­gun­da eta­pa con 8.500 adi­cio­na­les; en Us­me te­ne­mos Re­ser­va de San Da­vid que con 624 apar­ta­men­tos atien­de la de­man­da de vi­vien­da de in­te­rés prio­ri­ta­rio, y cer­ca del La­go Ti­mi­za, en el su­roc­ci­den­te, te­ne­mos el con­jun­to Mar­co­ni. Pa­ra Cun­di­na­mar­ca, en Gi­rar­dot tam­zién ini­cia­mos la se­gun­da eta­pa de Sen­de­ros de las Aca­cias que es un pro­yec­to de 586 ca­sas.

En Sil­va­nia te­ne­mos Ar­zo­le­da de Chi­ca­lá, don­de ya he­mos ven­di­do la mi­tad de los 288 apar­ta­men­tos; en Uza­té, To­rres de San Pe­dro es un pro­yec­to de 100 vi­vien­das, y re­cien­te­men­te en Fun­za, Re­ser­va de Zua­me, con 168 uni­da­des ha­zi­ta­cio­na­les.

Tam­bién va­mos a lan­zar un pro­yec­to en To­can­ci­pá y otro en Zo­go­tá cer­ca de nues­tra se­de prin­ci­pal de la Ave­ni­da 68.

Com­pen­sar acom­pa­ña a sus afi­lia­dos en la com­pra de vi­vien­da.

Re­ser­va de San Da­vid, en Us­me, es el pro­yec­to más re­cien­te de Com­pen­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.