His­to­ria de un ves­ti­do

Fucsia Novias - - CONTENIDO -

Ele­gir el tra­je de no­via pue­de ser una la­bor ti­tá­ni­ca. Co­noz­ca las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas que con­lle­va de­ci­dir­se por un tai­lor-ma­de o

por uno com­pra­do en tien­da.

Edo de no­via so­ña­do es dis­tin­to a quien. Al­gu­nas mu­je­res son si­cas y ro­mán­ti­cas, otras más as y atre­vi­das. To­das quie­ren onér­se­lo se sien­ta su­yo, atra­pe cual­quier mi­ra­da y las ha­ga sen­tir más be­llas. Por eso, la bús­que­da es len­ta y re­sol­ver el di­se­ño es de las pri­me­ras co­sas por coor­di­nar. ¿Pre­fie­re un ves­ti­do he­cho a la me­di­da por un di­se­ña­dor o an­sía en­con­trar­lo lis­to pa­ra agi­li­zar el pro­ce­so?

TAI­LOR-MA­DE

El ves­ti­do di­se­ña­do a la me­di­da da un be­ne­fi­cio ex­tra: per­so­na­li­za­ción. Con él pue­de es­tar con­fia­da de que na­die más lo ten­drá y que se­rá es­pe­cial­men­te con­fec­cio­na­do en su ho­nor, de acuer­do a su ti­po de cuer­po, al pei­na­do y a la ca­li­dad de la te­la. Si sien­te que quie­re un ves­ti­do muy par­ti­cu­lar que no ven­den en las tien­das, es­ta mo­da­li­dad es la más apro­pia­da.

Es im­por­tan­te lle­gar con re­fe­ren­cias cla­ras al ta­ller de cos­tu­ra. Una no­via in­se­gu­ra e in­de­ci­sa pue­de en­tor­pe­cer el pro­ce­so al cam­biar de opi­nión fre­cuen­te­men­te, así que lo acon­se­ja­ble es ha­ber he­cho un tra­ba­jo pre­vio.

“El pro­ce­so, que va de un mes a tres me­ses, em­pie­za con sa­ber qué es lo que la no­via quie­re. A par­tir de ahí, el di­se­ña­dor per­fi­la un ves­ti­do con unas mues­tras de te­la y ella di­ce qué le gus­ta y qué no. Lue­go, en las tres prue­bas si­guien­tes, se ven to­dos los con­tor­nos ar­ma­dos so­bre el cuer­po, las co­rrec­cio­nes de esos con­tor­nos (las no­vias sue­len ba­jar de pe­so) y los apli­ques del ves­ti­do. Re­quie­re una per­so­na­li­dad de com­pra­dor di­fe­ren­te por­que la no­via no sa­be có­mo se va a ver has­ta dos se­ma­nas an­tes de su ma­tri­mo­nio y de­be con­fiar en el di­se­ña­dor”, ex­pli­ca Jés­si­ka Fragoso, di­se­ña­do­ra de mo­das y wed­ding plan­ner de San­ta­bo­da.

Co­mo el gre­mio del di­se­ño es cuan­tio­so, el cos­to de un ves­ti­do tai­lor-ma­de se ele­va­rá de acuer­do al re­nom­bre del di­se­ña­dor y al tra­ba­jo que im­pli­que.

COM­PRA­DO

La no­via que quie­re un ves­ti­do de si­lue­ta per­fec­ta sin que el cos­to so­bre­pa­se su pre­su­pues­to ni im­pli­que es­tar en­ci­ma del tra­ba­jo del di­se­ña­dor, en­cuen­tra en las tien­das la po­si­bi­li­dad de ver su sueño he­cho reali­dad. Allí ten­drá el tiem­po de me­dir­se mo­de­los de dis­tin­tos es­ti­los, que van de lo clásico a lo más van­guar­dis­ta, pro­bar una am­plia se­lec­ción de di­se­ña­do­res y de­ta­llar la ca­li­dad de los ma­te­ria­les.

Es­ta mo­da­li­dad per­mi­te en­trar en con­tac­to con un staff al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra acom­pa­ñar la ar­dua ta­rea de ele­gir el de­fi­ni­ti­vo, de acuer­do a la ta­lla y a las más re­cien­tes ten­den­cias. Ade­más, los ajus­tes son mí­ni­mos, ne­ce­si­ta­rá me­nos tiem­po que un di­se­ño des­de cero y po­drá guar­dar­se en el ar­ma­rio mu­cho an­tes que un tai­lor-ma­de.

Sin em­bar­go, es pre­ci­so fi­jar­se en el pe­so del ves­ti­do, ya que es co­mún que sean di­fí­ci­les de lle­var, de­bi­do a los cor­sés, los ama­rres, las enaguas, en­tre otros ele­men­tos, ha­cién­do­lo in­có­mo­do pa­ra una no­via re­la­ja­da y fres­ca. Mu­chas ve­ces, el mo­de­lo que a la no­via le gus­tó es­tá ago­ta­do en su ta­lla y tie­ne que ir­se por otra op­ción o es­pe­rar a que lle­gue uno pa­re­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.