El tra­je ideal

a San­tia­go… & a Joaquín

Fucsia Novias - - CONTENIDO -

La mo­de­lo y pre­sen­ta­do­ra po­só ves­ti­da de no­via pa­ra anun­ciar su com­pro­mi­so y la lle­ga­da de su pri­mer hi­jo. Y de pa­so re­la­tó su his­to­ria de amor con los dos hom­bres de su nue­va vi­da.

Ves­ti­do; de Sil­via Tche­ras­si. Co­llar; de Pau­la Men­do­za, en Ga­le­na

Ves­ti­do; de Go­retty

Me­di­na. Bra­za­le­te; de Pau­la Men­do­za en Ga­le­na.

De­seo que el día de hoy sea muy es­pe­cial e inol­vi­da­ble pa­ra ti, tal co­mo siem­pre lo ha­bías so­ña­do. No du­do que San­tia­go se­rá el hom­bre, el amor y el com­pa­ñe­ro de tu vi­da. Y jun­to a mi fu­tu­ro nie­to, con­tan­do con la ben­di­ción de Dios y de sen­das fa­mi­lias, con­for­ma­rán un ho­gar sen­ci­llo y exi­to­so, ro­dea­do de amor, ter­nu­ra, com­pren­sión, to­le­ran­cia, tra­ba­jo ho­nes­to y ejem­plar, ca­pa­ci­dad de lu­cha y sa­cri­fi­cio…”. Ese fue el de­seo que el pa­dre de Ana Beliza Mer­ca­do le ex­pre­só en una car­ta el 18 de mar­zo, fe­cha en la que ella se com­pro­me­tió.

La idea de que sus se­res que­ri­dos le es­cri­bie­ran men­sa­jes fue de su no­vio San­tia­go Ro­drí­guez, quien lo te­nía to­do pla­nea­do pa­ra pe­dir­le la mano. “Yo no me lo es­pe­ra­ba, fue una ab­so­lu­ta sor­pre­sa. Cuan­do su­pi­mos que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do un be­bé de­ci­di­mos que no nos íba­mos a ca­sar por esa ra­zón. Pla­nea­mos nues­tro viaje a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na co­mo un pa­seo, una opor­tu­ni­dad pa­ra des­co­nec­tar­nos y re­la­jar­nos… na­da más”, con­fie­sa la pre­sen­ta­do­ra quien re­co­no­ce que en­ton­ces la no­ti­cia de que iba a ser ma­má, co­mo sue­le su­ce­der, la te­nía tan emo­cio­na­da co­mo an­sio­sa.

“Esa no­che ce­na­mos en un res­tau­ran­te en la ma­ri­na. En es­te es­ta­do da mu­cho sueño y yo so­lo pen­sa­ba en des­can­sar, cuan­do él empezó a in­sis­tir­me que fué­ra­mos a la pla­ya. Fi­nal­men­te acep­té y en el ca­mino se nos va­ró el ca­rri­to de golf, que es el me­dio de trans­por­te por ex­ce­len­cia en el Re­sort Ca­sa de Cam­po, don­de nos hos­pe­dá­ba­mos. San­ti es muy re­la­ja­do, pe­ro lo no­té ner­vio­so has­ta que nos die­ron una van que nos de­jó en el Beach Club. To­do es­ta­ba apa­ga­do y a mí me dio susto que es­tu­vié­ra­mos en un lu­gar prohi­bi­do y que nos fue­ran a co­brar una multa. De pron­to lle­ga­mos a un ca­mi­ni­to de ve­las, so­na­ba música y en una me­sa ha­bía cham­pa­ña y hor­ten­sias, mis flo­res fa­vo­ri­tas. Aún así, yo se­guía cre­yen­do que por error nos es­tá­ba­mos co­lan­do en la lu­na de miel de al­guien más. Me en­tre­tu­ve mi­ran­do en la arena un co­ra­zón di­bu­ja­do con pé­ta­los y cuan­do me vol­teé él es­ta­ba arro­di­lla­do con el ani­llo, mien­tras so­na­ba una can­ción de El­vis. Ahí me bro­ta­ron las lá­gri­mas que ima­gino to­das te­ne­mos re­ser­va­das pa­ra el com­pro­mi­so”.

A Ana Beliza la con­mue­ve que San­tia­go pen­sa­ra en to­do, in­clu­so que le hu­bie­ra pe­di­do car­tas a sus se­res que­ri­dos pa­ra que ella sin­tie­ra co­mo si es­tu­vie­ran a su la­do, com­par­tien­do ese mo­men­to de fe­li­ci­dad. “No de­jes de reír con tu pa­re­ja. Con­ver­sen to­dos los te­mas y den­les la mis­ma im­por­tan­cia, por muy ton­tos que pa­rez­can. Nun­ca de­jen de mi­rar­se con amor. Con amor to­do se arre­gla y se man­tie­ne”, fue­ron los con­se­jos de su ma­má pa­ra es­ta nue­va eta­pa. “Siem­pre has si­do una per­so­na po­si­ti­va y fe­liz y es­pe­ro que las gran­des co­sas que es­tán pa­san­do en tu vi­da no cam­bien eso”, le es­cri­bió su her­ma­na me­nor. Su cu­ña­da se en­car­gó de dar­le la bien­ve­ni­da a la fa­mi­lia: “Eres una he­roí­na en tu pro­pia his­to­ria, por­que sin im­por­tar lo com­pli­ca­do que se veía el pa­no­ra­ma de­ci­dis­te dar­le más amor al mun­do con Joaquín”. Las pa­la­bras de su cuñado ca­si que pue­de re­ci­tar­las de me­mo­ria por lo mu­cho que la mar­ca­ron: “Aun­que en un prin­ci­pio las cir­cuns­tan­cias los hi­cie­ron vi­vir un mo­men­to di­fí­cil, nun­ca ol­vi­des que los cuen­tos de ha­das sue­len ini­ciar con una di­fi­cul­tad, pa­ra lue­go ter­mi­nar con un fi­nal fe­liz”.

Y es que Ana Beliza no ocul­ta que des­pués de un año de no­viaz­go la no­ti­cia del em­ba­ra­zo fue im­pac­tan­te. “Ten­go 24 y hay un or­den que es­tá es­ta­ble­ci­do por la sociedad se­gún el cual pri­me­ro es­tu­dias, lue­go te ca­sas, lue­go vie­nen los hi­jos, y por más pro­gre­sis­ta que creas ser, si es­te se in­vier­te es cuan­do en ver­dad prue­bas de qué es­tás he­cho. La vi­da se en­car­ga de en­se­ñar­te a su ma­ne­ra lo que ne­ce­si­tas apren­der y no hay que huir­le a los cam­bios. Aun­que a mis pa­pás to­do es­to los to­mó por sor­pre­sa, hoy veo a mi ma­má te­jien­do al­go

"Cuan­do su­pi­mos que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do un be­bé de­ci­di­mos que no nos íba­mos a ca­sar por esa ra­zón".

Ves­ti­do; de Sil­via Tche­ras­si. Are­tes; de Ma­lla­rino en Ga­le­na

ca­da día y es­toy se­gu­ra de que has­ta los re­cor­da­to­rios del bau­ti­zo del ni­ño ya los tie­ne he­chos. Por otro la­do, en mi pro­fe­sión se vi­ve mu­cho de la ima­gen, es fá­cil juz­gar y ser blan­co de la ‘cri­ti­ca­de­ra’ y no voy a ne­gar que te­mía lo que pu­die­ra su­ce­der por­que aca­ba­ba de em­pe­zar en la te­le­vi­sión. Se me pa­sa­ba de to­do por la ca­be­za pe­ro en­con­tré la se­re­ni­dad en mi fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te en San­tia­go, quien de­mos­tró la con­fian­za que le tie­ne a nues­tra re­la­ción y nos fui­mos a vi­vir jun­tos. ¿Por qué no voy a po­der con es­ta res­pon­sa­bi­li­dad si soy una cre­yen­te del amor?, me pre­gun­ta­ba. Mi con­clu­sión es que me to­ca­ba apren­der a to­mar de­ci­sio­nes sin es­pe­rar que to­do el mun­do es­tu­vie­ra con­ten­to y a te­ner cla­ras mis prio­ri­da­des. ¿Y qué si me en­gor­do?… un hi­jo va­le más que to­do eso, lo más im­por­tan­te es que, si eres fe­liz, eso se pro­yec­ta”.

Por eso acep­tó el re­to de po­sar em­ba­ra­za­da y ves­ti­da de no­via pa­ra es­ta edi­ción, con­ven­ci­da de que la cla­ve es nun­ca te­ner­le mie­do a ser au­tén­ti­ca. Sin em­bar­go, los pla­nes de bo­da de la pa­re­ja son pa­ra el pró­xi­mo año, por­que Joaquín na­ce en­tre el 20 de ju­lio y el 9 de agos­to y Ana Beliza tie­ne cla­ro que quie­re bailar en su fies­ta de ma­tri­mo­nio: “Si me ca­sa­ra ma­ña­na se­gu­ro que ape­nas al­can­za­ría a re­ci­bir a los in­vi­ta­dos y me que­da­ría dor­mi­da”.

En la rec­ta fi­nal de su em­ba­ra­zo ha­ce un ba­lan­ce de lo me­jor de es­ta épo­ca: “Es má­gi­co cuan­do en­tien­des la ca­pa­ci­dad que tie­nes de dar

“Ten­go 24 años y hay un or­den es­ta­ble­ci­do por la sociedad se­gún el cual pri­me­ro es­tu­dias, lue­go te ca­sas, lue­go vie­nen los hi­jos, y por más pro­gre­sis­ta que creas ser, si es­te se in­vier­te es cuan­do en ver­dad prue­bas de qué es­tás he­cha".

Ves­ti­do; de Gio­van­na

Ma­ro­so

vi­da y de sen­tir­la. Joaquín da bo­tes y me pa­tea a ca­da ra­to. An­tes de que el gi­ne­có­lo­go nos di­je­ra el se­xo del be­bé yo sa­bía que era un ni­ño y por eso me atre­ví a ha­cer­le una apues­ta a San­tia­go. El que adi­vi­na­ra ele­gía el nom­bre y yo ga­né. Tam­bién he des­cu­bier­to que to­das las ma­más son unas gue­rre­ras. De an­to­jos, so­lo tu­ve ga­nas de co­mer tahi­ne du­ran­te dos me­ses. En cuan­to a lo peor de es­te tiem­po, co­mo di­se­ña­do­ra, me atre­vo a de­cir que ha si­do la ro­pa de ma­ter­ni­dad; veo una bue­na opor­tu­ni­dad de ne­go­cio en ese mer­ca­do. Y una vez tu­ve una pe­sa­di­lla en la que apa­re­cían mu­chos be­bés, to­dos bo­co­nes co­mo yo, y pa­ra po­der car­gar­los los me­tía en bol­sas zi­ploc. Sin du­da, ge­ne­ra mu­cho susto la cer­te­za de que cual­quier co­sa que ha­gas se re­fle­ja­rá en ese ser hu­mano que es­pe­ras. Quie­ro que mi hi­jo he­re­de mi ale­gría, que ten­ga un buen co­ra­zón, que sea hu­mil­de. De­seo que de su pa­pá sa­que lo so­ña­dor, su em­pu­je, su op­ti­mis­mo, esa ca­pa­ci­dad de ver lo me­jor de ca­da per­so­na, y la de no fla­quear fren­te a los pro­ble­mas. Pe­ro an­te to­do que sea lo que quie­ra ser y que sea fe­liz”.

Cuan­do pien­sa en el ca­mino que aca­ba de em­pe­zar jun­to a su fu­tu­ro es­po­so re­gre­san a su men­te las pa­la­bras que su her­ma­na Lu­cía le de­di­có en la car­ta que re­ci­bió de ella con mo­ti­vo del com­pro­mi­so: “Hoy le di­ces sí a la aven­tu­ra de una vi­da que es­tá en tus ma­nos cons­truir. Es­pe­ro que nun­ca ol­vi­des que los de­ta­lles no son de­ta­lles, lo son to­do. Cuan­do al­go sea com­pli­ca­do, mi­ra en tus ojos, en los de San­tia­go y en los de tus hi­jos, siem­pre re­cor­dan­do que el amor los ha guia­do”.

"Los pla­nes de bo­da son pa­ra el pró­xi­mo año. Si me ca­sa­ra ma­ña­na, en mi es­ta­do, se­gu­ro que ape­nas al­can­za­ría a re­ci­bir a los in­vi­ta­dos y me que­da­ría dor­mi­da”.

FO­TO­GRA­FÍA: ©JUAN MOO­RE

MO­DE­LO: ANA BELIZA MER­CA­DO DE GRU­PO 4

PRO­DUC­CIÓN Y STY­LING. AN­DRÉS YE­PES Y HELENA FA­DUL. MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: NA­DIA KOSH

ASIS­TEN­CIA DE FO­TO­GRA­FÍA: JOHAN BEL­TRÁN ASIS­TEN­CIA DE PRO­DUC­CIÓN: JES­SI­CA ZU­LUA­GA Y JU­LIA­NA PA­CHE­CO LO­CA­CIÓN: HO­TEL BIUXURY / RES­TAU­RAN­TE CAL­DE­RÓN

Ves­ti­do; de Eva Whi­te

Ves­ti­do; de Juan Pa­blo So­ca­rrás. Co­llar;

en Ga­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.