68 Co­lum­na Adol­fo Za­bleh

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Adol­fo Za­bleh Du­rán

Lo cu­rio­so es que me­dio mun­do es­té bus­can­do el amor en la otra mi­tad y aun así ha­ya tan­ta gen­te so­la; qui­zá de tan­to bus­car­se es que no se en­cuen­tra. Los ado­les­cen­tes lo per­si­guen en los ba­res ca­da fin de se­ma­na y los ma­du­ros no sa­be­mos ha­cia dón­de mi­rar. Con los años, las po­si­bi­li­da­des se re­du­cen drás­ti­ca­men­te, al pun­to de que em­pe­za­mos a re­pa­sar las per­so­nas del pa­sa­do a ver si nos vo­la­mos a al­guien y si aquel pros­pec­to de la ado­les­cen­cia que nun­ca cua­jó se pue­de con­ver­tir en un amor épi­co. Co­mo aque­llo ca­si nun­ca pa­sa, ter­mi­na­mos re­fu­gián­do­nos en Net­flix. Net­flix es un gran in­ven­to pa­ra per­der el tiem­po, pe­ro tam­bién una gran ex­cu­sa pa­ra no sa­lir a la ca­lle... y eso nos es­tá ma­tan­do. La gen­te es­tá lle­na de mie­do y pre­fie­re re­fu­giar­se en una pan­ta­lla que ex­po­ner­se a fra­ca­sar en el amor una vez más.

Y es ex­tra­ño por­que per­so­nas bue­nas so­bran. Ami­gos, gen­te cer­ca­na o del pa­sa­do, es­ta­mos ro­dea­dos. Pe­ro esas no son, no cons­ti­tu­yen más que una se­rie de his­to­rias de lo que pu­do ser y no fue. Hay una gran di­fe­ren­cia en­tre al­guien lleno de vir­tu­des y so­cial­men­te ad­mi­ra­do, y aquel que nos mue­ve el pi­so con so­lo es­tar ahí. Ni idea de qué de­pen­da, pe­ro mien­tras el pri­me­ro cum­ple con una lis­ta de re­qui­si­tos co­mo si de bus­car apar­ta­men­to se tra­ta­ra, el se­gun­do nos pe­ga un sa­cu­dón que nos cam­bia to­dos los pla­nes. Con per­so­nas así per­de­mos el mie­do y to­do em­pie­za de ce­ro, co­mo si nun­ca nos hu­bie­ran ro­to el co­ra­zón.

El lío es que son po­quí­si­mas. Quien le fun­cio­na a us­ted, pa­ra otro no pa­sa de ser una aven­tu­ra de una no­che, de ahí que en­con­trar pa­re­ja no so­lo de­pen­da de no­so­tros sino de va­ria­bles co­mo tiem­po y es­pa­cio, que por mu­cho que co­noz­ca­mos no con­tro­la­mos. Por eso, an­te la ca­pa­ci­dad de en­con­trar a aque­lla per­so­na que ha­ce la di­fe­ren­cia, mu­chos pre­fie­ren me­ter­se en una re­la­ción có­mo­da y sin con­flic­tos que cum­ple con la más bá­si­ca de las ne­ce­si­da­des: no es­tar so­los.

Pe­ro pa­sa que lo bo­ni­to no es te­ner a al­guien por­que sí, sino enamo­rar­se sin re­ser­vas, así las co­sas al fi­nal no re­sul­ten. Y la per­so­na que ins­pi­ra bo­tar­se al va­cío lle­ga cuan­do bus­ca­mos otra co­sa: to­ma­tes en el su­per­mer­ca­do, can­cio­nes en un con­cier­to, lo que sea. Tal vez el se­cre­to pa­ra ha­llar­la sea de­jar de desear­la con tan­tas ga­nas. Con ella lo más im­por­tan­te es que­rer dar lo me­jor y al mis­mo tiem­po no sen­tir la ne­ce­si­dad de im­pre­sio­nar ni de fin­gir, so­lo ser no­so­tros mis­mos y te­ner fe de que con eso se­rá su­fi­cien­te. To­do flu­ye, co­mo si así es­tu­vie­ra des­ti­na­do. Ra­ro, te­nien­do en cuen­ta que el des­tino no exis­te.

Esa per­so­na es­pe­cial no se pa­re­ce a na­da de lo que ha­yas vis­to an­tes. Es ex­tra­or­di­na­ria pa­ra ti mien­tras que pa­ra los de­más es cual­quier co­sa, ni la ven si­quie­ra. Tú sí la no­tas, es ca­si tu des­cu­bri­mien­to. En­ton­ces no se ne­ce­si­tan ex­cu­sas pa­ra ver­la por­que ver­la es el plan y ade­más has con­se­gui­do un cóm­pli­ce pa­ra eso que has he­cho so­lo to­da la vi­da: ir­te a ca­sa a pie sin im­por­tar la ho­ra, ha­cer mer­ca­do y vuel­tas de ban­co; ver Net­flix tam­bién. Lo abu­rri­do y lo co­ti­diano, to­do es di­ver­ti­do, to­do es una fies­ta.

Dan ga­nas en­ton­ces de te­ner sexo, co­ci­nar, ir­se de via­je y co­no­cer a la fa­mi­lia. Pien­sas en ella y te dan ga­nas de oír mú­si­ca, es así co­mo sa­bes que de­be es­tar en tu vi­da. Pe­ro so­bre to­do te mo­ti­va a ha­cer equi­po y cons­truir, que es lo que ha­ce to­da la di­fe­ren­cia. No hay es­tra­te­gias re­bus­ca­das ni se­gun­das in­ten­cio­nes, y re­tos que an­tes eran mi­sio­nes in­sal­va­bles se con­vier­ten en ta­reas sen­ci­llas. Es co­mo un amor a pri­me­ra vis­ta que so­bre­vi­vió al he­chi­zo del pri­mer en­cuen­tro y se re­pi­te a sí mis­mo.

Has vi­vi­do pre­gun­tán­do­te dón­de es­tán las per­so­nas has­ta que lle­ga una, siem­pre es­tás a una per­so­na de co­no­cer a la que va­le la pe­na. Y cuan­do apa­re­ce, esa vai­na lla­ma­da amor por fin co­ge ca­ra. Es ahí cuan­do el asun­to se po­ne in­tere­san­te.

“En­con­trar pa­re­ja no so­lo de­pen­de de no­so­tros sino de va­ria­bles co­mo tiem­po y es­pa­cio, que por mu­cho que co­noz­ca­mos no con­tro­la­mos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.