28 Ac­ce­so­rios con al­ma na­ti­va

Fucsia - - CONTENIDO -

Más que una mar­ca que ha lla­ma­do la aten­ción del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de la mo­da, Mo­la Sa­sa es un pro­yec­to de lu­jo sos­te­ni­ble que bus­ca pre­ser­var la cul­tu­ra ku­na, y crear con­di­cio­nes jus­tas y equi­ta­ti­vas pa­ra sus ar­te­sa­nas.

Des­de ha­ce unos años, las se­ma­nas de la mo­da y las pá­gi­nas de las re­vis­tas más in­flu­yen­tes so­bre el te­ma, se han ve­ni­do lle­nan­do de tra­di­ción an­ces­tral gra­cias a un fe­nó­meno lla­ma­do Mo­la Sa­sa, que ha ele­va­do lo ar­te­sa­nal a la ca­te­go­ría de lu­jo. Y es que es­tos ac­ce­so­rios se han ga­na­do el ho­nor de que pu­bli­ca­cio­nes co­mo Va­nity Fair y Vo­gue les de­di­ca­ran edi­to­ria­les que des­ta­can la ca­pa­ci­dad de la mar­ca pa­ra co­mu­ni­car las tra­di­cio­nes ku­nas a tra­vés de di­se­ños in­no­va­do­res y co­lo­ri­dos que se han ga­na­do el ca­li­fi­ca­ti­vo de “ele­gan­cia tro­pi­cal”.

De la mano de Creo Con­sul­ting, la fir­ma ha lo­gra­do ro­bar­se el ca­ri­ño y la ad­mi­ra­ción del pú­bli­co in­ter­na- cio­nal, a tal pun­to que Mo­da Ope­ran­di, por­tal de pre­ven­tas de mar­cas de lu­jo, reali­zó pre­sen­ta­cio­nes ex­clu­si­vas de sus car­te­ras, con lo cual des­per­tó el in­te­rés del mer­ca­do glo­bal en el ta­len­to la­ti­noa­me­ri­cano.

Yas­min Sa­ber, di­se­ña­do­ra de­trás de la mar­ca Mo­la Sa­sa, ase­gu­ra que ha si­do afor­tu­na­da al te­ner una for­ma­ción mul­ti­cul­tu­ral que le ha per­mi­ti­do “ja­más dar por sen­ta­da la be­lle­za”. Su ma­dre era co­lom­bia­na y su pa­dre egip­cio. A los 12 años se fue a vivir a Es­ta­dos Uni­dos y lue­go

La crea­do­ra de Mo­la Sa­sa es­tá con­ten­ta con la aco­gi­da de la mar­ca a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro tie­ne cla­ro que su nue­vo ob­je­ti­vo es de­vol­ver con

cre­ces lo que la co­mu­ni­dad ku­na le ha da­do.

a Eu­ro­pa, al­go que le per­mi­tió te­ner siem­pre una vi­sión glo­ba­li­za­da. Su tra­ve­sía le en­se­ñó a ver a Co­lom­bia co­mo un hí­bri­do de et­nias: in­dí­ge­na, afri­ca­na y de raí­ces es­pa­ño­las, “una he­ren­cia cul­tu­ral in­men­sa que te­nía que lle­var al mundo”.

Des­de jo­ven, ha te­ni­do una vi­da muy agi­ta­da. Es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas, ru­so e, in­clu­so, ar­qui­tec­tu­ra; sin em­bar­go, siem­pre su­po que su ver­da­de­ra pa­sión era el diseño. Por eso, cuan­do re­gre­só al país ha­ce unos años, te­nía muy cla­ro que que­ría de­di­car­se a ello por com­ple­to. No obs­tan­te, cuen­ta Sa­ber, su re­la­ción con la mo­da se dio por ac­ci­den­te. Aun­que ella siem­pre cre­ció ro­dea­da de mo­las –en su ca­sa se usa­ban co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo–, la idea de in­cor­po­rar­las a sus crea­cio­nes sur­gió cuan­do lle­vó a Bo­go­tá a un ami­go es­pa­ñol. Ese día fue­ron a un mer­ca­do ar­te­sa­nal tra­di­cio­nal y se sor­pren­dió al ver que cuan­do pre­gun­tó por mo­las, la lle­va­ron a ver una es­pe­cie de “te­so­ro” que es­ta­ba ocul­to ba­jo ca­pas de pol­vo y en el ol­vi­do. Lue­go de com­prar unas cuan­tas pa­ra ha­cer co­ji­nes de­co­ra­ti­vos, en la no­che, mien­tras ha­bla­ba por te­lé­fono, se le ocu­rrió crear car­te­ras que in­cor­po­ra­ran es­ta tra­di­ción mi­le­na­ria, ca­rac­te­rís­ti­ca de la cul­tu­ra ku­na.

El pa­so si­guien­te era de­ci­dir có­mo desa­rro­llar­las. “Que­ría

que la mar­ca re­pre­sen­ta­ra el con­cep­to del tra­ba­jo ma­nual ar­te­sa­nal, así que se ase­gu­ró de que ca­da pie­za gi­ra­ra en torno a es­ta idea. Hoy, las car­te­ras y pul­se­ras se ha­cen cien­to por cien­to a mano; “el to­que de lu­jo se lo da la com­po­si­ción de te­las, que son so­fis­ti­ca­das, her­mo­sas y úni­cas”. Es­ta com­bi­na­ción es com­ple­men­ta­da con la tex­tu­ra y la for­ma inusual del yu­te.

Pa­ra Mo­la Sa­sa, la pro­duc­ción es la ba­se de su iden­ti­dad. La fir­ma tra­ba­ja con una coope­ra­ti­va de 60 mu­je­res que vi­ven en una re­ser­va in­dí­ge­na, en el nor­te de Co­lom­bia en la re­gión del Da­rién, y son las en­car­ga­das de co­ser las te­las a mano. Aun­que la di­se­ña­do­ra cuen­ta que ha no­ta­do que los di­se­ños va­rían de­pen­dien­do de la mujer y la re­gión de su pro­ce­den­cia, en ge­ne­ral ex­pre­san los pen­sa­mien­tos, cos­tum­bres y el es­pí­ri­tu de la na­tu­ra­le­za que ro­dea la co­ti­dia­ni­dad de los ku­nas.

Más allá de ser una mar­ca, Mo­la Sa­sa pre­ten­de ser un pro­yec­to de lu­jo sos­te­ni­ble que bus­ca crear con­di­cio­nes jus­tas y equi­ta­ti­vas pa­ra sus ar­te­sa­nas. Es­to quie­re de­cir que, ade­más de un pa­go jus­to –en­tre mu­chas otras co­sas–, de­be ase­gu­rar que la pro­duc­ción res­pe­te los tiem­pos y cos­tum­bres de los ku­nas, lo que no per­mi­te que su tra­ba­jo se com­pa­re con el de un ta­ller con­ven­cio­nal. Por ejem­plo, Yas­min le con­tó a la re­vis­ta Sum­mus que “la co­mu­ni­ca­ción con Ro­se­mary, lí­der de la coope­ra­ti­va Gu­na Du­le, se in­te­rrum­pió du­ran­te 12 días. Cuan­do vol­vie­ron a en­trar en con­tac­to, Ro­se­mary le ex­pli­có que ha­bían de­ja­do su la­bor por­que es­ta­ban en épo­ca de ce­re­mo­nias”. Fue así co­mo ella com­pren­dió que cul­tu­ral­men­te la con­fec­ción tie­ne un lu­gar y un mo­men­to que no de­be ni pien­sa al­te­rar. Ade­más ca­da pie­za es fru­to de un tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo del cual sur­gen obras con un va­lor ar­tís­ti­co y simbólico inalie­na­ble, un fac­tor por el que Yas­min sien­te mu­cho res­pe­to, ya que so­lo in­ter­vie­ne las mo­las cuan­do es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio.

La crea­do­ra de Mo­la Sa­sa es­tá con­ten­ta con la aco­gi­da de la mar­ca a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro tie­ne cla­ro que su nue­vo ob­je­ti­vo es de­vol­ver con cre­ces lo que la co­mu­ni­dad ku­na le ha da­do. Por eso, su sue­ño es ins­truir so­bre pro­ce­sos de pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción a las mu­je­res de la coope­ra­ti­va a tra­vés de ta­lle­res, y así em­po­de­rar­las y pro­mo­ver la crea­ción de pequeñas em­pre­sas.

La in­fluen­cia­do­ra Ale­xan­dra Pe­rei­ra, más co­no­ci­da co­mo @lo­vely­pe­pa, en las ca­lles de NY.

Kelly Ta­la­mas, di­rec­to­ra crea­ti­va de Vo­gue Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca en NY Fas­hion Week. La mo­de­lo Sas­ha Fro­lo­va en las pá­gi­nas de Man Re­pe­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.