24 La mo­da consciente no es fic­ción

SOS­TE­NI­BLE NO ES FIC­CIÓN

Fucsia - - CONTENIDO -

En con­ver­sa­ción con el equi­po de in­ves­ti­ga­ción de Si­lla­ver­de, com­pa­ñía fun­da­da por la pe­rio­dis­ta y po­li­tó­lo­ga Ro­cío Arias Hof­man, abor­da­mos los re­tos, pro­ble­má­ti­cas y be­ne­fi­cios que en­fren­ta la in­dus­tria de la mo­da pa­ra con­tri­buir a un mundo per­du­ra­ble.

¿Qué es mo­da consciente?

“Consciente” pue­de re­fe­rir­se al ám­bi­to de lo éti­co-so­cial, am­bien­tal o ani­mal. En lo so­cial tie­ne que ver con prác­ti­cas la­bo­ra­les, sa­la­rio digno, ins­ta­la­cio­nes apro­pia­das y se­gu­ras pa­ra la pro­duc­ción, no in­cu­rrir en tra­ba­jo in­fan­til o for­za­do, y crear in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. En lo am­bien­tal, la con­se­cu­ción de ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les u or­gá­ni­cas, la pro­duc­ción a par­tir del reúso, re­ci­cla­je y re­di­se­ño de re­si­duos pre y pos­con­su­mo, así co­mo ma­te­ria­les pro­ve­nien­tes de otras in­dus­trias, co­mo el plás­ti­co. La in­no­va­ción de pro­ce­sos que re­duz­can el gas­to de agua, ener­gía y ver­ti­mien­tos, y la ex­trac­ción de me­ta­les y mi­ne­ra­les de for­ma ami­ga­ble, en el ca­so de la jo­ye­ría.

Con res­pec­to a los ani­ma­les, tie­ne que ver con la pro­duc­ción a par­tir de ma­te­ria­les que no pro­ven­gan de es­tos o que se ob­ten­gan del friendly far­ming.

"La in­dus­tria no ayu­da lo su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar que el mundo tal y co­mo lo co­no­ce­mos pros­pe­re en me­jor di­rec­ción. Y sin un pla­ne­ta sano

y en con­di­cio­nes, re­sul­ta im­pen­sa­ble un fu­tu­ro bri­llan­te pa­ra ella".

¿A qué reac­cio­na?

Reac­cio­na a va­rios fac­to­res que mues­tran que las prác­ti­cas de la in­dus­tria de la mo­da van en de­tri­men­to de la per­du­ra­bi­li­dad de nues­tro pla­ne­ta y sus ha­bi­tan­tes, a lar­go pla­zo. En­tre ellos es­tán: su im­pac­to en la salud fí­si­ca y men­tal de tra­ba­ja­do­res en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles en las fá­bri­cas (sweats­hops), el con­su­mo des­afo­ra­do e in­cons­cien­te que es­tá dis­mi­nu­yen­do los re­cur­sos, la con­ta­mi­na­ción de las fuen­tes hí­dri­cas, la ero­sión de los sue­los, el irres­pe­to por las co­mu­ni­da­des lo­ca­les que a ve­ces no son bien re­mu­ne­ra­das y cu­yos co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les son usa­dos sin per­mi­so o sin el de­bi­do re­co­no­ci­mien­to mo­ral.

¿He­mos lle­ga­do al pun­to en que “la mo­da se es­tá de­vo­ran­do a sí mis­ma”?

La in­dus­tria, en ge­ne­ral, no ayu­da lo su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar que el mundo tal y co­mo lo co­no­ce­mos pros­pe­re en me­jor di­rec­ción. Y sin un pla­ne­ta sano y en con­di­cio­nes, re­sul­ta im­pen­sa­ble con­tem­plar un fu­tu­ro bri­llan­te pa­ra el diseño, con­fec­ción, pro­duc­ción y con­su­mo de ves­tua­rio. A la mo­da co­mo fe­nó­meno y ne­go­cio le in­tere­sa que el mer­ca­do es­té es­truc­tu­ral­men­te sano y con un diag­nós­ti­co de ca­li­dad de vi­da ha­cia el fu­tu­ro. ¿No es cier­to?

¿De qué ma­te­ria­les es­tán he­chas las pren­das cons­cien­tes?

Al­go­dón or­gá­ni­co, se­da, po­liés­ter re­ci­cla­do, plás­ti­co re­ci­cla­do, al­go­dón re­ci­cla­do, cá­ña­mo, se­da de ara­ña sin­té­ti­ca, cue­ro de pi­ña, en­tre otros.

¿Có­mo se pro­ce­san?

Si es so­cial, pue­de im­pli­car el tra­ba­jo en con­di­cio­nes dig­nas de ar­te­sa­nos, pa­tro­nis­tas y con­fec­cio­nis­tas. Si, ade­más, es am­bien­tal, im­pli­ca­ría el cul­ti­vo y con­se­cu­ción de ma­te­ria pri­ma sin fer­ti­li­zan­tes tó­xi­cos o pro­ce­sos de ero­sión de la tie­rra, tin­tu­ras a ba­se de agua y sin tó­xi­cos,

y la­va­dos que no con­su­man tan­ta agua, por ejem­plo. Si tie­ne que ver con lo cir­cu­lar, pue­de pa­sar por el re­ci­cla­je de re­si­duos pre y pos­con­su­mo, pa­ra crear fi­bras nue­vas pa­ra pro­du­cir las pren­das.

¿Qué be­ne­fi­cios trae pa­ra la in­dus­tria, pa­ra el me­dioam­bien­te y pa­ra la so­cie­dad es­ta co­rrien­te?

Des­de la re­duc­ción de re­si­duos que pue­den ter­mi­nar en ver­te­de­ros, pa­go jus­to a quie­nes la pro­du­cen (si se tra­ta del co­mer­cio di­rec­to o jus­to), per­du­ra­bi­li­dad de los re­cur­sos na­tu­ra­les, me­nos en­fer­me­da­des aso­cia­das a la pro­duc­ción con quí­mi­cos tó­xi­cos, has­ta una nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res que va­lo­ren la pro­ce­den­cia y las con­di­cio­nes en que se pro­du­cen sus pren­das.

¿Qué cri­te­rios de­be­mos co­no­cer pa­ra con­su­mir de una for­ma res­pon­sa­ble?

El con­su­mi­dor de­be­ría co­no­cer de dón­de vie­ne su pren­da: cuál es la ma­te­ria pri­ma que la com­po­ne, dón­de y có­mo se ob­tie­ne; ade­más, de­be te­ner la po­si­bi­li­dad de en­con­trar in­for­ma­ción de dón­de y en qué con­di­cio­nes es pro­du­ci­da. Ini­cia­ti­vas co­mo Pro­ject Just, Fas­hion Re­vo­lu­tion, Good on You o Po­vigy ha­cen ca­da vez más fá­cil que la au­dien­cia en­cuen­tre la in­for­ma­ción en un mis­mo lu­gar.

La di­se­ña­do­ra Or­so­la de Cas­tro creó Fas­hion Re­vo­lu­tion, un mo­vi­mien­to que se ha per­fi­la­do co­mo au­di­tor del sec­tor. Des­de esa pla­ta­for­ma se pre­gun­ta a las mar­cas có­mo y quién hi­zo la ro­pa pa­ra me­dir la trans­pa­ren­cia de la in­dus­tria.

La ini­cia­ti­va Fas­hion Re­vo­lu­tion le ha cam­bia­do la ca­ra a la mo­da en el mundo, ha­cién­do­la ver más ama­ble. Fir­mas co­mo Adi­das, Tops­hop y Ste­lla Mc­cart­ney se han vuel­to ca­da vez más cons­cien­tes.

So­bre la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res en las sweats­ho­pes, se pue­de ver Ma­chi­nes, un do­cu­men­tal que mues­tra có­mo son las con­di­cio­nes de

los tra­ba­ja­do­res de una fá­bri­ca de tex­ti­les en Gu­ja­rat, In­dia (http://www.fucsia.co/mo­da/ar­ticu­lo/do­cu­men­tal-de-la-in­dus­tria-de-la­mo­da-ma­chi­nes/77826)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.