Neu­ros­tands pa­ra la tu­sa

Fucsia - - CONTENIDO -

Mu­chas per­so­nas lle­gan con el co­ra­zón par­ti­do a las char­las de Jor­ge Ruiz; lo iró­ni­co es que sa­len de es­tas con do­lor de ba­rri­ga de tan­to reír y con fuer­zas re­no­va­das pa­ra su­pe­rar la tu­sa. Es­to ocu­rre gra­cias a que en me­dio del hu­mor y la re­fle­xión pro­fun­da, es­te coach les ayu­da a vis­lum­brar un re­na­cer en sus vi­das.

Más allá de re­la­jar­se y desaho­gar sus pe­nas, en es­tas con­fe­ren­cias o en se­sio­nes in­di­vi­dua­les, las per­so­nas ac­ce­den a una se­rie de es­tra­te­gias di­se­ña­das por él pa­ra su­pe­rar el des­pe­cho y ac­tuar de ma­ne­ra más aser­ti­va en las re­la­cio­nes fu­tu­ras.

Jor­ge Ruiz es psi­có­lo­go trans­per­so­nal y en­tre­na­dor de pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca cer­ti­fi­ca­do por Ri­chard Band­ler; es ex­per­to en te­ra­pia re­gre­si­va re­cons­truc­ti­va y gra­dua­do en hip­no­sis clí­ni­ca. Con to­das es­tos co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos y con un don na­tu­ral pa­ra ha­cer reír, di­se­ñó sus neu­ros­tands, mez­cla de stand up co­medy y con­fe­ren­cia, con he­rra­mien­tas de pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca, li­de­raz­go, neu­ro­cien­cia, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y sa­bi­du­ría es­pi­ri­tual.

PASITO A PASITO

Aque­llos que es­tán nau­fra­gan­do en un mar de lá­gri­mas por el fin de una re­la­ción sen­ti­men­tal, a me­nu­do cul­pan a su ex­pa­re­ja de es­te fra­ca­so. Pa­ra ela­bo­rar una “ta­bla de sal­va­ción” pa­ra es­tos náu­fra­gos del amor, el coach par­tió de las en­se­ñan­zas del psi­quia­tra Fritz Perls, quien afir­ma que to­dos los pro­ble­mas in­ter­per­so­na­les vie­nen de un pro­ble­ma in­tra­per­so­nal. “Es de­cir, to­do lo bueno o ma­lo que ve­mos afue­ra es por­que lo te­ne­mos aden­tro y lo es­ta­mos pro­yec­tan­do”, ex­pli­ca. De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, un al­tí­si­mo por­cen­ta­je de en­fer­me­da­des son de ori­gen psi­co­so­má­ti­co, de ahí que sea tan im­por­tan­te sa­nar las emo­cio­nes an­tes de que es­tas se ma­ni­fies­ten en el cuerpo.

1. DESAHOGO

Es im­pe­ra­ti­vo ex­te­rio­ri­zar la ra­bia, el do­lor, la tris­te­za, el mie­do o cual­quier otra emo­ción que se es­té ex­pe­ri­men­tan­do co­mo con­se­cuen­cia del due­lo amo­ro­so. Pa­ra ello, hay va­rias téc­ni­cas: es­cri­bir una car­ta di­ri­gi­da a la ex­pa­re­ja, ex­pre­san­do to­do lo que se tie­ne guar­da­do, pa­ra lue­go que­mar­la vi­sua­li­zan­do una lla­ma azul vio­le­ta, que es el co­lor de la trans­mu­ta­ción. Si la car­ta fue in­su­fi­cien­te, se de­be ele­gir un co­jín, que no sea el de des­can­so de al­guien de la ca­sa, pa­ra des­car­gar en es­te to­da la ra­bia. "So­lo de­bes pa­rar cuan­do sien­tas ese res­pi­ro de ali­vio; es una eficiente for­ma de sol­tar la emo­ción pa­ra

Así co­mo exis­te la li­po­suc­ción pa­ra sa­car el ex­ce­so de gra­sa del cuerpo, exis­te tam­bién la “li­po­tu­sa”, un con­jun­to de es­tra­te­gias crea­das por un re­co­no­ci­do coach co­lom­biano pa­ra des­ha­cer­se del so­bre­pe­so emo­cio­nal cau­sa­do por el des­pe­cho. ¿En qué con­sis­te?

que no se que­de cir­cu­lan­do en el cuerpo”, cuen­ta el ex­per­to.

Pa­ra los que no son ca­pa­ces de llo­rar, la re­ce­ta es ele­gir una pe­lí­cu­la al­ta­men­te la­cri­mó­ge­na y ver­la du­ran­te diez no­ches con­se­cu­ti­vas. La cin­ta pro­vo­ca­rá el llan­to, el desahogo, has­ta que al ver­la por dé­ci­ma vez ya no ge­ne­re el mis­mo efec­to.

Y la “lla­ve má­gi­ca” ha­cia la paz in­te­rior la ofre­ce el Ho’opo­no­pono, una prác­ti­ca de per­dón y re­con­ci­lia­ción ins­pi­ra­da en las tra­di­cio­nes de los in­dí­ge­nas ha­waia­nos. “De­bes con­cen­trar­te pen­san­do en la per­so­na que te hi­zo da­ño y des­de el fon­do de tu co­ra­zón de­cir­le sin­ce­ra­men­te: ‘Lo sien­to, per­dó­na­me, gra­cias, te amo’. Mu­chos me di­cen: ‘¿Có­mo le voy a pe­dir per­dón a ese des­gra­cia­do que me pu­so los ca­chos?’. Bueno, se tra­ta de sa­nar. Le di­ces: ‘Lo sien­to’, por los erro­res que tú tam­bién pu­dis­te co­me­ter; ‘per­dó­na­me’, por­que una par­te de lo que ocu­rrió es res­pon­sa­bi­li­dad tu­ya; ‘te amo’, por­que amas la esen­cia di­vi­na que hay en ese ser, y ‘gra­cias’, por­que si esa per­so­na se sa­na, te sa­nas tú tam­bién”.

2. DESAPEGO

Mu­chas pa­re­jas, a pe­sar de ser in­com­pa­ti­bles emo­cio­nal­men­te, per­ma­ne­cen uni­das mien­tras la quí­mi­ca del ce­re­bro los ha­ce sen­tir ena­mo­ra­dos. Pe­ro tar­de o tem­prano aflo­ran las di­fe­ren­cias de fon­do, y el prín­ci­pe azul o la prin­ce­sa ro­sa­da se des­ti­ñen. Sin em­bar­go, mu­chos arras­tran una re­la­ción da­ñi­na, de­pen­dien­te y ba­sa­da en el ape­go. Pa­ra po­der pa­sar la pá­gi­na en una rup­tu­ra, hay que tra­ba­jar el desapego. “Tie­nes que en­ten­der que si es­tás ape­ga­do a una per­so­na que no es pa­ra ti, por­que no tie­nen mu­cho en co­mún pe­ro no la de­jas ir, no lle­ga­rá a tu vi­da al­guien que sí com­par­ta tu fi­lo­so­fía de vi­da”, di­ce Jor­ge.

3. VITALIDAD

Hay que co­men­zar el día su­bien­do la ener­gía vi­tal, y la gra­ti­tud es una de las me­jo­res ma­ne­ras de ha­cer­lo por­que ayu­da a va­lo­rar la vi­da, las ca­pa­ci­da­des y las cir­cuns­tan­cias en que vi­vi­mos. En las con­sul­tas y char­las con Jor­ge, el tra­ba­jo pa­ra for­ta­le­cer la au­to­es­ti­ma es muy im­por­tan­te. “Hay que abra­zar­se, que­rer­se, cui­dar­se y agra­de­cer ca­da co­sa que hay en tu vi­da”.

4. CO­MER Y MO­VER­SE

Ali­men­tar­se bien y ha­cer ejer­ci­cio es una for­ma de va­lo­rar­se. Jor­ge re­co­mien­da co­men­zar el día to­man­do un ju­go ver­de, que apor­te vi­ta­mi­nas y sea sua­ve con la di­ges­tión. Ade­más, apli­car el vie­jo ada­gio de desa­yu­nar co­mo rey, al­mor­zar co­mo prín­ci­pe y co­mer co­mo men­di­go. Y ejer­ci­tar­se

En sus neu­ros­tands, las per­so­nas ac­ce­den a es­tra­te­gias di­se­ña­das pa­ra su­pe­rar el des­pe­cho y ac­tuar de ma­ne­ra más aser­ti­va en el fu­tu­ro.

to­dos los días con una ac­ti­vi­dad que sea pla­cen­te­ra.

5. MEDI­TAR

Jor­ge su­gie­re de­di­car­le to­dos los días un tiem­po a co­nec­tar­se con­si­go mis­mo. “Si eres ca­tó­li­co, la ora­ción es una for­ma de me­di­ta­ción. Si no eres re­li­gio­so, te pue­des co­nec­tar con tu ser in­te­rior a tra­vés de es­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.