En las gran­des li­gas

Pe­pa Pom­bo, Johan­na Or­tiz, Mer­ce­des Sa­la­zar, L.A. Cano, Leal Dac­ca­rett, Car­lo Ca­rri­zo­sa y Paula Men­do­za son al­gu­nas de las mar­cas co­lom­bia­nas que han lo­gra­do lle­gar a pla­ta­for­mas de ven­tas on­li­ne tan pres­ti­gio­sas co­mo Mo­da Ope­ran­di, Net-a-por­ter y Coo­per

Fucsia - - PUNTOCOM - Por: Ju­lia­na Vi­lle­gas Arias

De­trás de la pu­bli­ci­ta­da lle­ga­da de Pe­pa Pom­bo a Mo­da Ope­ran­di y Berg­dorf Good­man –don­de re­cien­te­men­te tu­vo un pop up shop, o pun­to de ven­ta tem­po­ral, lo­ca­li­za­do en el ter­cer pi­so de la tien­da de la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York– hay un es­fuer­zo de mu­chos años. Al­gu­nos di­rán que lue­go de cua­tro dé­ca­das en el mer­ca­do, una mar­ca co­mo la de la di­se­ña­do­ra bo­go­ta­na –que se ha pre­sen­ta­do en es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les y que ha ven­di­do en paí­ses co­mo Pa­na­má, Mé­xi­co, Gua­te­ma­la, Fi­li­pi­nas, Sui­za y Es­ta­dos Uni­dos– no ten­dría que ha­cer ma­yor an­te­sa­la. Pe­ro sí.

Su fun­da­do­ra cuen­ta que mu­chas ve­ces to­có las puer­tas de aque­lla lu­jo­sa tien­da por de­par­ta­men­tos a don­de so­lo lle­gan las mar­cas más re­co­no­ci­das y pres­ti­gio­sas del mun­do, y ca­si siem­pre se las ce­rra­ron sin pie­dad, so­bre to­do por­que allí te­nían la idea de que co­mo eran pie­zas ela­bo­ra­das a mano, el re­vés de es­ta es­ta­ría lleno de nu­dos e hi­los suel­tos. Cuan­do por fin la re­ci­bie­ron y se die­ron cuen­ta de lo im­pe­ca­ble de los aca­ba­dos, no so­lo le abrie­ron la puer­ta, le hi­cie­ron un pri­mer pe­di­do de 3000 pie­zas; el pro­ble­ma era que es­te so­bre­pa­sa­ba la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de la ca­sa, de­di­ca­da a ha­cer in­trin­ca­dos di­se­ños en te­ji­do de pun­to.

Pen­só que nun­ca ten­dría una opor­tu­ni­dad igual y que pro­ba­ble­men­te no ve­ría cum­pli­do su sue­ño de lle­gar a la me­ca de la mo­da: Nue­va York. Sin em­bar­go, en di­ciem­bre de 2015, Pe­pa y su hi­ja Mó­ni­ca

Hol­guín, ac­tual di­rec­to­ra crea­ti­va de la fir­ma, co­men­za­ron a tra­ba­jar con CREO Con­sul­ting, una con­sul­to­ra de mo­da la­ti­na a ni­vel mun­dial. “Em­pe­za­mos a re­vi­sar to­dos los ar­chi­vos de la mar­ca y es­co­gi­mos las pie­zas que nos pa­re­cían las más ade­cua­das pa­ra el clien­te in­ter­na­cio­nal. Crea­mos una co­lec­ción ba­sa­da en es­ta se­lec­ción y des­pués bus­ca­mos el equi­po ideal pa­ra ha­cer el look­book. Lue­go, pro­du­ji­mos una pre­sen­ta­ción en Nue­va York pa­ra in­tro­du­cir­la a com­pra­do­res y pren­sa es­pe­cia­li­za­da”, cuen­tan Clo­cló Echa­va­rría y Gio­van­na Cam­pag­na, pro­pie­ta­rias de la em­pre­sa en la Gran Man­za­na.

Pri­me­ro fue Mo­da Ope­ran­di, el por­tal de pre­ven­tas de mar­cas de lu­jo más im­por­tan­te del mun­do, fun­da­da por Lau­ren San­to Do­min­go; lue­go, Berg­dorf Good­man. El sue­ño es­ta­ba cum­pli­do. “Fue un pro­ce­so de mu­cha pa­cien­cia, de mu­cho es­pe­rar. Ellos po­nen mu­chos re­qui­si­tos. CREO se dio a la ta­rea de mos­trar, exa­mi­nar y ga­ran­ti­zar que éra­mos una em­pre­sa cons­ti­tui­da, se­ria, con mu­chos años de his­to­ria, con un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal cu­bier­to de tiem­po atrás. To­das las pla­ta­for­mas a las que he­mos lle­ga­do son muy im­por­tan­tes, pe­ro la ver­dad es que es­tas eran una me­ta; lle­gar a Nue­va York en mo­da es el gran sue­ño de to­do di­se­ña­dor”, afir­ma Pe­pa.

CO­LOM­BIA­NOS EN LA CUM­BRE

Por su par­te, Johan­na Or­tiz –la di­se­ña­do­ra ca­le­ña que se ha he­cho fa­mo­sa por sus pie­zas con vo­lan­tes y por su icó­ni­ca blu­sa Tu­lum– lle­gó a Mo­da Ope­ran­di a fi­na­les de 2014, gra­cias a que Lau­ren San­to Do­min­go­se enamo­ró de una de sus pren­das y le pi­dió que se reunie­ran en Nue­va York. "Me dio mu­chos con­se­jos, fue muy es­pe­cial; ade­más, me pre­sen­tó edi­to­ras de Vo­gue. Des­de ese mo­men­to he es­ta­do pre­sen­tan­do mis co­lec­cio­nes en esa pla­ta­for­ma. La con­si­de­ro mi 'men­to­ra'", cuen­ta la crea­do­ra.

Lue­go, de la mano de CREO Con­sul­ting, en­tró a otras gran­des bou­ti­ques co­mo Berg­dorf Good­man y Saks Fifth Ave­nue, en Es­ta­dos Uni­dos; Ha­rrods, en Reino Uni­do, así co­mo a Net-a-por­ter, la tien­da on­li­ne de lu­jo de mo­da fe­me­ni­na. Hoy día tam­bién ven­de en Sel­frid­ges, Mat­ches Fas­hion y My The­re­sa, y en bou­ti­ques en Orien­te Me­dio. “Nues­tro tra­ba­jo pa­ra Johan­na Or­tiz fue de re­pre­sen­tan­te de mar­ca en ven­tas y re­la­cio­nes pú­bli­cas. A tra­vés de nues­tro show­room, fui­mos res­pon­sa­bles de mos­trar las nue­vas co­lec­cio­nes en las se­ma­nas de la mo­da de Pa­rís y Nue­va York”, ase­gu­ran las con­sul­to­ras de CREO.

Pe­ro es­tas no han si­do las úni­cas mar­cas co­lom­bia­nas que han lle­ga­do a es­tas im­por­tan­tes pla­ta­for­mas. Des­de que Clo­cló y Gio­van­na le die­ron vi­da a su em­pre­sa en fe­bre­ro de 2014, han im­pul­sa­do la mar­ca de car­te­ras y com­ple­men­tos Mo­la Sa­sa, que res­ca­ta las mo­las de la co­mu­ni­dad ku­na, y Mag­ne­tic Mid­night, fir­ma de ac­ce­so­rios pa­ra la ca­be­za, crea­da por la di­se­ña­do­ra co­lom­bia­na Lu­cía Echa­va­rría. “Ca­da mar­ca

“To­do el pro­ce­so pa­ra lle­gar a los ojos de los com­pra­do­res ade­cua­dos, de pre­pa­rar las co­lec­cio­nes pa­ra es­tos mer­ca­dos tan exi­gen­tes, es un tra­ba­jo que to­ma tiem­po”.

Eduar­do Cano, de L.A. Cano.

es muy di­fe­ren­te y tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas. Por ejem­plo, Mag­ne­tic Mid­night no quie­re un cre­ci­mien­to rá­pi­do, y a Mo­la Sa­sa, de­bi­do a que sus pro­duc­tos son ar­te­sa­na­les y he­chos a mano, hay que pro­mo­cio­nar­la de for­ma di­fe­ren­te y mos­trar, so­bre to­do, su la­do eco­ló­gi­co”.

Con la crea­do­ra de jo­yas Mer­ce­des Sa­la­zar, el pro­ce­so em­pe­zó un po­co des­pués. “Con ella he­mos tra­ba­ja­do en el ám­bi­to crea­ti­vo, ayu­dán­do­la a desa­rro­llar sus co­lec­cio­nes y el pro­duc­to fi­nal”, co­men­tan. El pri­mer pe­di­do fue de 300 pie­zas y, has­ta la fe­cha, la fir­ma ha des­pa­cha­do seis. “Es­tar en esa pla­ta­for­ma es muy emo­cio­nan­te”, con­fie­sa Sa­la­zar, que lle­va 18 me­ses de tra­ba­jo con­ti­nuo con CREO.

L.A. Cano, la fir­ma de jo­yas co­lom­bia­nas co­no­ci­da por sus re­in­ter­pre­ta­cio­nes del ar­te pre­co­lom­bino, em­pe­zó a tra­ba­jar con las con­sul­to­ras a co­mien­zos de es­te año. “Par­te de la es­tra­te­gia de lan­za­mien­to de nues­tra co­lec­ción ORO en la se­ma­na de la mo­da de Nue­va York era en­trar a una pla­ta­for­ma co­mo Mo­da Ope­ran­di, así que des­de que se es­ta­ba pla­nean­do to­do con CREO Con­sul­ting, ve­nía­mos mos­tran­do la co­lec­ción; la com­pra­do­ra de jo­ye­ría del por­tal de pre­ven­tas de mar­cas de lu­jo nos vi­si­tó y se enamo­ró de la pro­pues­ta”, cuen­ta Eduar­do Cano, di­rec­tor co­mer­cial.

En Berg­dorf Good­man, la mar­ca tu­vo re­cien­te­men­te un pop up shop –al mis­mo tiem­po que Pe­pa Pom­bo– en el que ven­dió a la ex­clu­si­va clien­te­la de la tien­da de lu­jo por de­par­ta­men­tos una se­lec­ción cu­ra­da de su co­lec­ción ORO. “Tan­to Berg­dorf Good­man co­mo Mo­da Ope­ran­di son dos vi­tri­nas muy im­por­tan­tes den­tro del mun­do de la mo­da. El ti­po de mar­cas que se en­cuen­tran en es­tas dos tien­das son de lo me­jor que hay con una clien­te­la muy exi­gen­te. Las mu­je­res que com­pran allí bus­can ex­clu­si­vi­dad y lo me­jor en di­se­ño y ca­li­dad. Pa­ra no­so­tros es un ho­nor ex­po­ner en es­tas vi­tri­nas tan im­por­tan­tes y es­tar al la­do de tan­tas otras que ad­mi­ra­mos”.

La fir­ma lle­va más de 25 años en El Cor­te In­glés en Es­pa­ña, don­de ten­drá una im­por­tan­te ex­pan­sión es­te año, y en ju­nio pa­sa­do in­gre­só a la Bo­de­ga MATE, una tien­da de di­se­ña­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos que se inau­gu­ró ha­ce unos días en el Mu­seo MATE de Ma­rio Tes­tino en Li­ma. “He­mos es­ta­do en con­ver­sa­cio­nes con im­por­tan­tes tien­das por de­par­ta­men­to en Mé­xi­co y es­te mes en­tra­mos a la tien­da del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Nan­tes en Fran­cia, don­de abre

“Los com­pra­do­res no so­lo mi­ran el pro­duc­to de una mar­ca, es de­cir, la ro­pa o los ac­ce­so­rios; pa­ra ellos es im­por­tan­te en­ten­der su ADN”.

CREO Con­sul­ting.

una ex­po­si­ción del Mu­seo del Oro muy im­por­tan­te”, re­ve­ló.

ES­FUER­ZO EN SO­LI­TA­RIO

Ha­ce tres años Paula Men­do­za, La di­se­ña­do­ra de jo­yas co­lom­bia­na ra­di­ca­da en Nue­va York, es­ta­ba pre­sen­tan­do su más re­cien­te co­lec­ción en el mar­co de la se­ma­na de la mo­da de la ca­pi­tal del mun­do, cuan­do re­ci­bió la vi­si­ta de Mo­da Ope­ran­di. Lue­go de ver sus pie­zas de jo­ye­ría, de­ci­die­ron ha­cer un trunk show —mo­de­lo pri­va­do de ven­tas ex­clus­vias, di­ri­gi­do a un gru­po pe­que­ño de clien­tes— con la mar­ca y, pos­te­rior­men­te, po­ner­la en las co­lec­cio­nes per­ma­nen­tes de la bou­ti­que on­li­ne. “El re­qui­si­to pa­ra que te ten­gan pre­sen­te es con­tar con un pro­duc­to con­sis­ten­te, de ca­li­dad y, ob­via­men­te, en­tre­gar los pe­di­dos a tiem­po”, ex­pli­ca la jo­ye­ra, pa­ra quien te­ner el apo­yo de una pla­ta­for­ma co­mo es­ta es siem­pre una ma­ra­vi­llo­sa vi­tri­na in­ter­na­cio­nal. Tan es así que ya es­tá ven­dien­do en Far­fetch, una pá­gi­na bri­tá­ni­ca de ven­tas on­li­ne de mo­da y lu­jo, con­si­de­ra­da una de las más com­ple­tas del mun­do di­gi­tal.

Mo­da Ope­ran­di tam­bién con­tac­tó ha­ce unos años a Leal Dac­ca­rett, pe­ro no fue sino has­ta ju­nio del año pa­sa­do que de­ci­die­ron pre­sen­tar allí la mar­ca; así em­pe­zó su re­la­ción. “Ellos tie­nen gran in­te­rés por los di­se­ña­do­res co­lom­bia­nos; en agos­to ha­re­mos nues­tro cuar­to trunk show con ellos”. Es­to lo con­fir­man tam­bién las fun­da­do­res de CREO Con­sul­ting: “A Mo­da Ope­ran­di le en­can­tan nues­tros crea­do­res por­que le apues­tan a lo di­fe­ren­te; una mo­da que ofre­ce al­go nue­vo, con si­lue­tas fe­me­ni­nas, co­lo­res fe­li­ces y ac­ce­so­rios di­ver­ti­dos. Tam­bién les lla­ma mu­cho la aten­ción que los di­se­ños in­cor­po­ran el tra­ba­jo ar­te­sa­nal, pe­ro siem­pre de una for­ma ele­va­da y de la ca­li­dad más al­ta”.

Car­lo Ca­rri­zo­sa em­pe­zó a ven­der re­cien­te­men­te en Coo­pe­ra­ti­va Shop, una pla­ta­for­ma que pro­mue­ve las pro­pues­tas de di­se­ña­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos cui­da­do­sa­men­te cu­ra­dos a com­pra­do­res cons­cien­tes de la mo­da en to­do el mun­do; le lle­ga­ron has­ta su puer­ta. Hoy el crea­dor bo­go­tano en­vía dos pe­di­dos anua­les y dos re­pe­ti­cio­nes de las pie­zas cla­ves de ca­da co­lec­ción. Y es que co­mo di­jo Ni­na Gar­cía du­ran­te la pa­sa­da se­ma­na de la mo­da de Bogotá, y co­mo con­fir­man las con­sul­to­ras de la pla­ta­for­ma pa­ra las pro­mo­ción de di­se­ña­do­res la­ti­nos a ni­vel mun­dial, “la mo­da co­lom­bia­na es­tá de mo­da”.

Pe­pa Pom­bo

Mo­la Sa­sa

Bo­de­ga MATE en el Mu­seo MATE, de Ma­rio Tes­tino en Li­ma. L.A. Cano

FO­TO: CORTESÍA OPE­RAN­DI

Mag­ne­tic Mid­nigth

Mer­ce­des Sa­la­zar

Johan­na

Or­tiz

Leal Dac­ca­rett

Paula Men­do­za

Car­lo Ca­rri­zo­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.