Ame­lia Ro­sa­les

Fucsia - - ESEPCIAL ROSA -

Des­de siem­pre se ha sen­ti­do apa­sio­na­da y atraí­da por la ilus­tra­ción, no so­lo por­que he­re­dó de su ma­dre –la tam­bién di­bu­jan­te Martha Al­ta­mar– el don de ex­pre­sar­se a tra­vés de la pin­tu­ra, sino por­que cre­ció ro­dea­da de los co­lo­res de los atar­de­ce­res car­ta­ge­ne­ros y del mar Ca­ri­be, que hoy si­gue sien­do su ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción.

Su vo­ca­ción la dio a co­no­cer en la ado­les­cen­cia, cuan­do a los 16 años apren­dió a di­bu­jar y pin­tar vien­do tu­to­ria­les por in­ter­net, co­sa que la lle­vó a re­co­no­cer­se a sí mis­ma co­mo au­to­di­dac­ta, aun cuan­do se gra­duó con el tí­tu­lo de maes­tra en ar­tes vi­sua­les de la Uni­ver­si­dad de los An­des. Su in­cli­na­ción por el di­bu­jo era tan gran­de que, en su úl­ti­mo año de ca­rre­ra, de­ci­dió ir en con­tra de los con­se­jos de los ase­so­res y di­rec­to­res de te­sis al op­tar por la ilus­tra­ción. “Cuan­do es­ta­ba es­tu­dian­do ar­tes, sen­tí que al­go me ha­cía fal­ta. Las cla­ses eran muy con­cep­tua­les; por for­tu­na, des­cu­brí el di­bu­jo. Me enamo­ré de la ilus­tra­ción cuan­do me per­ca­té de que com­bi­na­ba mis dos gran­des amo­res: la li­te­ra­tu­ra y el ar­te, y era jus­to el com­ple­men­to que es­ta­ba bus­can­do”.

Su ta­len­to la lle­vó a en­con­trar con fa­ci­li­dad sus pri­me­ros clien­tes que, pa­ra for­tu­na de la ar­tis­ta, no eran so­lo co­lom­bia­nos, sino tam­bién de otras par­tes del mundo. Des­de en­ton­ces, en su am­plio por­ta­fo­lio se des­glo­san pie­zas crea­das pa­ra mar­cas de mo­da co­mo Naf Naf, L’oréal, Le­vi’s y Bur­berry, y otras cuan­tas pa­ra me­dios de co­mu­ni­ca­ción im­pre­sos, co­mo El Tiem­po, FUC­SIA, Vo­gue La­ti­noa­mé­ri­ca y el dia­rio El Co­mer­cio, y pa­ra editoriales co­mo Pen­guin Ran­dom Hou­se, Eti­que­ta Ne­gra y Edi­to­rial Pla­ne­ta, por so­lo nom­brar al­gu­nas.

Aun­que pa­ra Ame­lia no fue fá­cil sa­lir de su zo­na de con­fort y de­jar a sus se­res que­ri­dos pa­ra for­jar una nue­va vi­da en el ex­te­rior, es­ta­ba con­ven­ci­da de que la vi­da le trae­ría gran­des opor­tu­ni­da­des, y no se equi­vo­có. “En Co­lom­bia aún no hay un boom de la ilus­tra­ción”, co­men­tó a El He­ral­do, y re­cuer­da el día en que ex­pi­dió el RUT, pues tar­dó 20 mi­nu­tos pa­ra ex­pli­car en qué con­sis­tía su tra­ba­jo, da­da “la fal­ta de co­no­ci­mien­to que hay fren­te al te­ma”. Mien­tras cur­sa­ba en Man­hat­tan la maes­tría de ilus­tra­ción co­mo en­sa­yo vi­sual, en School of Vi­sual Arts, tra­ba­jó co­mo free­lan­ce pa­ra clien­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca y el Reino Uni­do, y con­si­guió que la re­pre­sen­ta­ra una im­por­tan­te ga­le­ría de Nue­va York en la que tu­vo el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par en va­rias ex­po­si­cio­nes, pues “el ar­te nun­ca me de­jó”.

La ar­tis­ta ase­gu­ra que crear imá­ge­nes no es so­lo su pro­fe­sión, sino “el úni­co len­gua­je que ha­bla”. Sus pie­zas re­tra­tan for­ta­le­za y son una oda a la mu­jer y al Ca­ri­be. En ellas, son im­pres­cin­di­bles

sal­pi­ca­du­ras vi­vas y es­pon­tá­neas de acua­re­la que en­mar­can di­ver­sas téc­ni­cas mix­tas, un tan­to arries­ga­das, que bus­can la unión del ar­te con­ven­cio­nal con el di­se­ño grá­fi­co, su más re­cien­te des­cu­bri­mien­to y pa­sión. Y es que Ame­lia es­tá cons­tan­te­men­te en bus­ca de ins­pi­ra­ción en rin­co­nes re­mo­tos y pol­vo­rien­tos que le per­mi­tan ha­cer de sus imá­ge­nes una pre­gun­ta y res­pues­ta a la vez, que des­lum­bre, des­con­cier­te y cues­tio­ne un tan­to a quien la ob­ser­ve.

Si le pre­gun­tan por sus lo­gros, ase­gu­ra que ha si­do tra­ba­jo du­ro y cons­tan­te y, so­bre to­do, con­fiar en sí mis­ma. Por eso, “mi me­jor consejo pa­ra cual­quie­ra es: ‘Si­gue tu pro­pio ins­tin­to, voz y ca­mino. Si no lo amas, dé­ja­lo ir’”. Aho­ra, se sien­te afor­tu­na­da, pues se mu­dó a San Fran­cis­co y tra­ba­ja co­mo la di­se­ña­do­ra gráfica prin­ci­pal de una em­pre­sa de ra­dio­di­fu­sión. “Mi tra­ba­jo in­clu­ye crear afi­ches pa­ra con­cier­tos, pin­tar en vi­vo en fes­ti­va­les de mú­si­ca en Ca­li­for­nia y ha­cer ar­te pu­bli­ci­ta­rio y di­gi­tal. He te­ni­do el pla­cer de crear pa­ra clien­tes co­mo Ch­ris Ro­bin­son, The Lu­mi­neers, The 1975, The xx, Bas­ti­lle, Mu­seum of Mo­dern Art y Wells Far­go, en­tre otros”.

Me enamo­ré de la ilus­tra­ción cuan­do me per­ca­té de que com­bi­na­ba mis dos gran­des amo­res: la li­te­ra­tu­ra y el ar­te, y era jus­to el com­ple­men­to que es­ta­ba bus­can­do.

Ame­lia Ro­sa­les

"Es­ta ilus­tra­ción es un in­ten­to por re­tra­tar a to­das las mu­je­res y lec­to­ras de la re­vis­ta FUC­SIA. Re­pre­sen­ta a las que aman, a las que son fuer­tes y pa­cien­tes, a las in­ter­me­dia­rias, a las que quie­ren cam­biar el mundo, a las que es­tu­dian y tra­ba­jan, a las que bus­can y a las que ya en­con­tra­ron, a las apa­sio­na­das, a las que ya triun­fa­ron y a las que no, a las

ma­más, a las hi­jas y a to­das aque­llas que aman ser mu­jer".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.