Alejandra Az­cá­ra­te: la vi­da es un cuen­to

Fucsia - - MODA -

Es una mu­jer her­mo­sa, con una ha­bi­li­dad de ha­cer reír in­cal­cu­la­ble. Lo más in­tere­san­te de ella es que ha lle­va­do a la ta­ri­ma to­dos sus pen­sa­mien­tos y ha lo­gra­do em­po­de­rar a las mu­je­res con to­dos sus men­sa­jes. Siem­pre nos re­cuer­da que la edad no im­por­ta, que no ne­ce­si­ta­mos a los hom­bres pa­ra ser fe­li­ces y que lo úni­co que de­be­mos te­ner en es­ta vi­da es ve­rra­que­ra.

Aun­que los co­lom­bia­nos la he­mos co­no­ci­do en sus ro­les de pre­sen­ta­do­ra, mo­de­lo, ac­triz, co­me­dian­te, lo­cu­to­ra y co­lum­nis­ta, Alejandra nos co­rri­ge: nos di­ce que nun­ca pen­só en ser co­me­dian­te, “de he­cho no lo soy”, y nos acla­ra que ella se gra­duó en pe­rio­dis­mo y en cien­cias po­lí­ti­cas. “Nun­ca he te­ni­do la for­ma­ción de co­me­dian­te que, ade­más, res­pe­to in­men­sa­men­te”. Pe­ro sea co­mo sea, es­ta mu­jer tie­ne el don de ha­cer reír y no­so­tros la ama­mos por eso.

Con va­rios años de ma­tri­mo­nio en­ci­ma, Alejandra si­gue tan enamo­ra­da de su es­po­so co­mo el día en que le dio el “sí, acep­to”, y no du­da en afir­mar que la historia de amor más bo­ni­ta que co­no­ce es la su­ya. Nos cuen­ta que el ges­to más ro­mán­ti­co que han te­ni­do con ella pro­vino de su pa­re­ja al cons­truir jun­tos una vi­da en co­mún, pe­ro –ase­gu­ra– “res­pe­tan­do siem­pre mi vi­da”.

Se con­si­de­ra una per­so­na apa­sio­na­da y se­ña­la que eso for­ma par­te de su esen­cia y de su ma­ne­ra de trans­mi­tir el amor. Tam­bién nos con­fie­sa que pa­ra ella una mu­jer ro­mán­ti­ca es la que tie­ne sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca, una per­cep­ción un po­co fan­ta­sio­sa del en­torno y que dis­fru­ta la vi­da co­mo lo que es: un cuen­to.

A es­ta her­mo­sa y des­com­pli­ca­da mu­jer la con­mue­ven mu­chas co­sas. Cree que apren­der a di­vi­dir y a com­par­tir es un re­to que to­das las per­so­nas de­ben en­fren­tar. Ade­más, ama los re­cuer­dos, la mú­si­ca, las his­to­rias aje­nas, el pa­so del tiem­po, lo des­co­no­ci­do, las de­mos­tra­cio­nes de amor y la ca­pa­ci­dad de des­ape­gar­se.

Co­mo bue­na enamo­ra­da, es­tá con­ven­ci­da de que Pa­rís es la ciu­dad ro­sa por ex­ce­len­cia y no so­lo por­que los atar­de­ce­res pá­li­dos de la ca­pi­tal fran­ce­sa sean ro­sa­dos. “Pa­rís es la oda al ro­man­ce. Sin­te­ti­za la cultura, la be­lle­za y los ex­ce­sos”.

Tam­bién ad­mi­te que El­sa y Fred, una pe­lí­cu­la que na­rra la historia de dos an­cia­nos que se enamo­ran per­di­da­men­te y que ven en ca­da uno la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de ser fe­li­ces y de to­car el cie­lo con las ma­nos, es una de las cin­tas más ro­mán­ti­cas que se han he­cho en la historia, y Dreams, de The Cran­be­rries, la can­ción más be­lla.

“Una mu­jer ro­mán­ti­ca es la que tie­ne sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca, una per­cep­ción un po­co fan­ta­sio­sa del en­torno y que dis­fru­ta la vi­da co­mo lo que es: un cuen­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.