“Di­ga­mos se­xo con to­das sus le­tras”

La es­cri­to­ra Ma­ría Paz Ruiz, au­to­ra de Se­xo sin co­mi­llas, ha­bló con FUC­SIA so­bre se­xua­li­dad y có­mo en su li­bro de­rri­ba va­rios mi­tos arrai­ga­dos so­bre es­te te­ma, a ve­ces ta­bú.

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Lorena Ma­cha­do Fio­ri­llo

Ma­ría Paz Ruiz –39 años, periodista, bo­go­ta­na, ex­po­nen­te de la li­te­ra­tu­ra pos­fe­mi­nis­ta– es una de las mu­je­res que más abor­da la se­xua­li­dad en Co­lom­bia. En­tre sus li­bros es­tá Se­xo sin co­mi­llas, una in­ves­ti­ga­ción de dos años que re­co­pi­la los tes­ti­mo­nios de más de cin­cuen­ta per­so­nas pa­ra de­rri­bar va­rios de los mi­tos arrai­ga­dos en la con­cien­cia co­lec­ti­va so­bre se­xua­li­dad, des­de un len­gua­je cer­cano, ameno de leer.

Con tan­ta so­bre­ex­po­si­ción, ¿por qué es im­por­tan­te ha­blar de se­xo hoy?

Por­que la in­for­ma­ción que hay no es de­ta­lla­da, no es ri­gu­ro­sa, no hay una in­ves­ti­ga­ción que la so­por­te. Lo que nos cuen­tan es a par­tir de ti­tu­la­res, de por­no­gra­fía o no­ti­cias gro­tes­cas que nos atraen. Sin em­bar­go, cuan­do te­ne­mos una du­da, cuan­do hay al­go que nun­ca he­mos pro­ba­do o com­pren­di­do, no te­ne­mos a al­guien que nos lo ex­pli­que sin nin­gún jui­cio de va­lor. De ahí la im­por­tan­cia de ha­blar sin ta­pu­jos.

¿Qué es lo prin­ci­pal al mo­men­to de la ex­plo­ra­ción se­xual?

El con­sen­ti­mien­to. La ex­plo­ra­ción tie­ne un co­mien­zo y un fi­nal, un ob­je­ti­vo en el que se cum­ple la fan­ta­sía o la prác­ti­ca. La ex­plo­ra­ción en sí mis­ma no es bue­na ni ma­la, pe­ro tie­ne con­se­cuen­cias. Nun­ca de­be ha­cer­se ba­jo pre­sión. Aun­que pa­ra mí exis­tan los ro­les del ex­plo­ra­dor y del ex­plo­ra­do, am­bas par­tes de­ben es­tar de acuer­do. El prin­ci­pio es: si a us­ted le gus­ta es vá­li­do, mien­tras no le ha­ga da­ño a na­die.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do el pa­pel de la mu­jer en la se­xua­li­dad? ¿Cuá­les son nues­tras con­quis­tas en ese te­rreno?

Son in­fi­ni­tas. Hoy, mu­chas mu­je­res, so­bre to­do las de ge­ne­ra­cio­nes más jóvenes, tie­nen tan­ta o más ini­cia­ti­va que los hom­bres, pre­ci­sa­men­te por la so­bre­ex­po­si­ción del te­ma, lo que pro­vo­ca que se atre­van a ju­gar. Ya no son ellas de­ci­dien­do so­bre lo que ellos pro­po­nen, sino que ya hay ini­cia­ti­va y di­se­ñan la vi­da se­xual que quie­ren.

En esas nue­vas con­quis­tas es­tá el len­gua­je con el que nos re­fe­ri­mos a nues­tra anato­mía, a nues­tra ma­ne­ra de ser mu­je­res con se­xo, con de­seo, desean­tes y desea­das. La mu­jer de hoy se

per­mi­te desear. Hay las mis­mas po­si­bi­li­da­des de desear sien­do mu­jer o sien­do hom­bre, pe­ro ella ya no es esa de 1910 que abría las pier­nas y es­pe­ra­ba que le sa­lie­ran seis hi­jos pa­ra mo­rir­se en un ran­chi­to.

Sin em­bar­go, es­ta­mos ha­blan­do de un te­ma del que no to­das las mu­je­res ha­blan a cal­zón qui­ta­do. Es im­por­tan­te saber que cual­quier mu­jer que tie­ne vi­da se­xual se for­mu­la pre­gun­tas; siem­pre hay al­go que quie­re saber y que no le han con­tes­ta­do. ¿Con quién se li­be­ran estas mu­je­res? Nor­mal­men­te con el círcu­lo de amis­ta­des y la pa­re­ja.

En ese sen­ti­do, ¿el cuer­po se con­vier­te en un ar­ma?

El cuer­po es lo que tú quie­res que sea; es de­cir, si tú eres una ac­ti­vis­ta po­lí­ti­ca o una ar­tis­ta y tu cuer­po es tu ar­ma, es vá­li­do. Co­noz­co mu­chas per­so­nas que a tra­vés de su se­xua­li­dad ex­pre­san co­sas. Nos di­cen “vís­ta­se”, “tá­pe­se”, “lím­pie­se”, “no va­ya a de­jar que na­die vea eso”, y no­so­tras no so­mos nin­gu­nas pe­ca­do­ras. Quie­ro que el len­gua­je de­je de con­no­tar co­sas a fa­vor y en con­tra: “Tú sí y tú no”, “tú tie­nes, tú no tie­nes”, “es que le fal­tan te­tas”. Aun­que la ten­den­cia es que la mu­jer ya no es­tá pa­ra lo que se vio en los si­glos XIX y XX, el cuer­po es una con­quis­ta muy di­fí­cil, por­que al es­tar ta­pa­do se re­quie­re de una ex­plo­ra­ción ín­ti­ma pa­ra co­no­cer­lo; se­xua­li­dad tam­bién es lo que yo ha­go con­mi­go. El cuer­po es­tá per­fec­ta­men­te di­se­ña­do pa­ra sen­tir, pa­ra co­mu­ni­car­se con­si­go y con sus pa­re­jas.

En­ton­ces, ¿có­mo de­jar­se de de­fi­nir a tra­vés de la eti­que­ta de lo sexy?

Lo que tú tie­nes a otra per­so­na le pa­re­ce sexy. Eso lo em­pe­cé a ver y a leer a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción, na­die res­pon­de a lo mis­mo. Aun­que nin­guno va a de­cir que una mu­jer co­mo So­fía Ver­ga­ra es fea, lo que sí des­cu­bro es que to­dos te­ne­mos al­go que a otro le pue­de gus­tar. Es­ta idea de que la mu­jer es­tá re­pre­sen­ta­da de una so­la for­ma es fal­sa. Pa­ra una re­la­ción se­xual hay que te­ner ga­nas y con­sen­ti­mien­to.

¿Qué des­cu­bri­mien­tos se die­ron en su in­da­ga­ción?

Hay uno muy cu­rio­so: la in­fi­de­li­dad. To­das las per­so­nas con­sul­ta­das, a ex­cep­ción de una, han si­do in­fie­les en ma­yor o me­nor me­di­da. La in­fi­de­li­dad es la con­sul­ta nú­me­ro uno al ha­blar de se­xo y pa­re­ja en Co­lom­bia. El otro fue que del amor siem­pre vas a pa­sar al se­xo, pe­ro del se­xo no vas a pa­sar al amor ne­ce­sa­ria­men­te.

¿Cuá­les son sus con­clu­sio­nes res­pec­to a có­mo asu­mi­mos la se­xua­li­dad en Co­lom­bia?

Hay una Co­lom­bia que se su­po­ne muy pa­ca­ta o de mu­cha cen­su­ra, en teo­ría; pe­ro cuan­do a la gen­te se le da la opor­tu­ni­dad de ha­blar, lo ha­ce. Es ver­dad, hay di­fe­ren­cias no­ta­bles en­tre ha­blar con un ado­les­cen­te a ha­cer­lo con una pa­re­ja de 60 años, pe­ro mi tra­ba­jo es que per­so­nas que nun­ca han pro­nun­cia­do es­ta pa­la­bra la pro­nun­cien y que di­gan “se­xo” con to­das sus le­tras.

Ade­más, so­mos una cultura que en­sal­sa la fi­gu­ra se­xual, es vi­va des­de el pun­to de vis­ta de los sen­ti­dos y del pla­cer, que sa­be lo que es bueno. Hay gran con­te­ni­do se­xual que in­va­de nues­tras pan­ta­llas, sex shops, con­gre­sos de se­xua­li­dad y eso ri­ñe con la su­pues­ta mo­ji­ga­te­ría que car­ga­mos a cues­tas. En Co­lom­bia la gen­te sí es­tá aten­ta a es­te te­ma, quie­re saber y apren­der más.

“Ya no son ellas de­ci­dien­do so­bre lo que ellos pro­po­nen, sino que ya hay ini­cia­ti­va y di­se­ñan la vi­da se­xual que quie­ren”.

Ma­ría Paz Ruiz, au­to­ra de Se­xo sin co­mi­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.