El la­do ro­sa de: Pau­li­na Ve­ga, San­tia­go Moure y Alejandra Az­cá­ra­te

El la­do ro­sa de... Es­tos per­so­na­jes han aca­pa­ra­do ti­tu­la­res por ra­zo­nes di­fe­ren­tes, pe­ro siem­pre han da­do de qué ha­blar. Al­gu­nos más irre­ve­ren­tes y desafian­tes que otros, sus opi­nio­nes son siem­pre po­lé­mi­cas. Hoy mos­tra­mos su la­do más dul­ce, ro­mán­ti­co y su

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Ma­ría Alejandra Cas­ti­llo

Des­de que Luz Ma­ri­na Zu­lua­ga fue co­ro­na­da en 1958 co­mo reina de la be­lle­za uni­ver­sal, Co­lom­bia es­pe­ró con im­pa­cien­cia y por más de cin­co dé­ca­das a Pau­li­na Ve­ga Diep­pa, la ale­gre jo­ven­ci­ta de cuer­po es­cul­tu­ral y ca­ra de mu­ñe­ca, que ade­más de te­ner una be­lle­za des­lum­bran­te cuen­ta con una in­te­li­gen­cia in­na­ta pa­ra los ne­go­cios que la ha lle­va­do a ser una gran em­pre­sa­ria y em­pren­de­do­ra.

Ha­ga lo que ha­ga, ya pa­só a la historia del país cuan­do, a sus es­ca­sos 22 años, tra­jo a ca­sa la co­ro­na de Miss Uni­ver­so. Y es que mien­tras los co­lom­bia­nos se­guía­mos emo­cio­na­dos la trans­mi­sión de la ga­la, jus­to cuan­do la ve­ne­zo­la­na Ga­brie­la Is­ler co­ro­nó a Ve­ga co­mo la nue­va so­be­ra­na el 25 de enero de 2015, ella es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te cal­ma­da y se­re­na. No obs­tan­te, una de las pri­me­ras co­sas que nos con­fe­só en es­ta en­tre­vis­ta es que es muy emo­cio­nal. “Cuan­do ga­né, sen­tí la sa­tis­fac­ción del de­ber cum­pli­do”; de ahí su com­pos­tu­ra.

Han pa­sa­do po­co más de dos años des­de que en­tre­gó el tí­tu­lo y aun­que di­ce que es­tá ma­du­ran­do, ad­mi­te que aún no es una mu­jer adul­ta. Pau­li­na si­gue sien­do una fuer­za arro­lla­do­ra de ale­gría ca­ri­be­ña que bai­la to­dos los días y que se de­pri­me con el frío de Bo­go­tá. La emo­cio­na via­jar, re­no­var­se, re­tar­se a sí mis­ma, apren­der co­sas nue­vas, ver sus pro­yec­tos ha­cer­se reali­dad y sen­tir que es­tá vi­vien­do al cien­to por cien­to

Lle­va con­si­go el Car­na­val de su na­tal Ba­rran­qui­lla, ciu­dad que aso­cia con los bri­llan­tes co­lo­res del Ca­ri­be co­lom­biano y que re­cuer­da en to­das par­tes, aún en Nue­va York, a la que ha adop­ta­do y que aso­cia con el co­lor gris plo­mo, uno de sus fa­vo­ri­tos, así co­mo el blan­co y el ne­gro. En cuan­to al fuc­sia –que se ha to­ma­do las pa­sa­re­las y aho­ra in­va­de las ca­lles–, acon­se­ja usar­lo con se­gu­ri­dad y ele­gan­cia.

Enamo­ra­da de su fa­mi­lia, Pau­li­na ado­ra a sus sie­te her­ma­nos y tie­ne una de­bi­li­dad por los ni­ños que su­fren des­nu­tri­ción, pues, se­gún ella, “es una trá­gi­ca si­tua­ción a la que to­do el mundo de­be­ría pres­tar­le aten­ción”. Por eso no ce­sa en su cau­sa y tra­ba­ja por­que su gra­ni­to de are­na crez­ca ca­da vez más.

Su ne­ce­si­dad de ayu­dar a otros no na­ció du­ran­te el año en el que, co­mo Miss Uni­ver­so, fue aban­de­ra­da de va­rias cau­sas so­cia­les al­re­de­dor del mundo. Na­ció del ejem­plo que le dio su pa­dre, Ro­dol­fo, des­de que era ni­ña. Re­cuer­da con mu­chí­si­mo ca­ri­ño que él, car­dió­lo­go de pro­fe­sión, siem­pre le ayu­dó a los ni­ños de es­ca­sos recursos que te­nían pro­ble­mas car­día­cos. Lle­va­ba a Pau­li­na a even­tos en los que se re­cau­da­ban fon­dos pa­ra los más pe­que­ños y es­tá se­gu­ra de que estas ex­pe­rien­cias fue­ron la cau­sa de la ne­ce­si­dad que sien­te aho­ra de ayu­dar. “Si pue­do ha­cer­lo, ¿por qué no?”, di­ce.

Pau­li­na es sen­ci­lla y des­com­pli­ca­da; irra­dia fe­li­ci­dad. Nun­ca se ha cohi­bi­do al ex­pre­sar una opi­nión y es un ca­ma­león que pa­sa de ha­cer una se­sión de fo­tos en Cu­ra­zao a apo­yar una cam­pa­ña pa­ra re­co­lec­tar ali­men­tos pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos de Johan­nes­bur­go, en Su­dá­fri­ca, con la or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal Stop Hun­ger Now.

“Ser la ima­gen de Falabella ha si­do fan­tás­ti­co. Es una gran em­pre­sa con res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, ex­ce­len­tes men­sa­jes po­si­ti­vos en sus cam­pa­ñas, ade­más de ser di­ver­ti­das. Es­toy muy fe­liz con ellos”.

Pau­li­na lle­va una blu­sa Ba­se­ment; de Falabella, $69.990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.