Un le­ga­do de 45 años

Ni­ke Cor­tez, los za­pa­tos que han re­vo­lu­cio­na­do el atle­tis­mo, la mo­da ca­lle­je­ra y la in­dus­tria de la te­le­vi­sión y el ci­ne, ce­le­bran más de cua­tro dé­ca­das de es­tar en el mer­ca­do, lo que los ha­ce los “fa­vo­ri­tos” en to­do el mundo.

Fucsia - - CONTENIDO -

Quie­nes no los re­co­no­cen por su nom­bre, se­gu­ro tie­nen pre­sen­te la ima­gen en la que Fo­rrest Gump sa­le de su ca­sa a co­rrer, lu­cien­do una icó­ni­ca za­pa­ti­lla Ni­ke en co­lo­res azul, blan­co y ro­jo. O a la mí­ti­ca Fa­rrah Faw­cett, en su rol de Jill Mun­roe en Los Án­ge­les de Char­lie, tre­pa­da so­bre una pa­ti­ne­ta con sus clá­si­cos Cor­tez. Sin em­bar­go, es­tos no so­lo se ro­ba­ron el pro­ta­go­nis­mo de las es­ce­nas más re­cor­da­das del ci­ne y la te­le­vi­sión, tam­bién fue­ron los fa­vo­ri­tos de los de­por­tis­tas en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mú­nich en 1972, y hoy son los in­fal­ta­bles en la es­ce­na del street sty­le.

En ese en­ton­ces, en Es­ta­dos Uni­dos, el fu­ror del jog­ging (tro­tar) dio pa­so a la de­mo­cra­ti­za­ción del ac­to de co­rrer fue­ra del en­torno de­por­ti­vo; es­to fue la pla­ta­for­ma pa­ra que, en 1972, lue­go de va­rias prue­bas, fue­ran lan­za­dos los Ni­ke Cor­tez, pri­me­ra obra maes­tra de la mar­ca que, gra­cias a la men­te in­no­va­do­ra de Bill Bo­wer­man, re­vo­lu­cio­nó el mundo del run­ning. La idea era sim­ple: crear un za­pa­to es­pe­cial pa­ra es­te de­por­te, que fue­ra tan có­mo­do co­mo du­ra­ble, la com­bi­na­ción per­fec­ta pa­ra re­co­rrer lar­gas dis­tan­cias sin im­por­tar el te­rreno. Lo cu­rio­so es que la ins­pi­ra­ción lle­gó de un ob­je­to tan co­ti­diano co­mo unas san­da­lias de ba­ño.

El mo­de­lo de los za­pa­tos no fue el úni­co ele­men­to ex­tra­or­di­na­rio en es­ta historia. Du­ran­te el di­se­ño, los dos fun­da­do­res, Bill Bo­wer­man y Phil Knight, pla­nea­ban lla­mar­lo Az­te­ca, co­mo un tri­bu­to a los Olím­pi­cos de Mé­xi­co de 1968. Pe­ro tu­vo que ser des­car­ta­do de­bi­do a que otra com­pa­ñía lan­zó unos te­nis con el mis­mo nom­bre. Así, al ser crea­do pa­ra “ser el me­jor de to­dos”, de­ci­die­ron re­em­pla­zar­lo por el del con­quis­ta­dor es­pa­ñol que de­rro­tó a di­cho im­pe­rio: Her­nán Cortés.

La clá­si­ca si­lue­ta de los Cor­tez fue in­flu­yen­te des­de sus ini­cios, pe­ro lo fue aún más cuan­do en 1994 Fo­rrest Gump re­co­rrió los rin­co­nes de Es­ta­dos Uni­dos con ella. Su aco­gi­da fue tal que, aun­que se ha­bía pla­nea­do co­mo una za­pa­ti­lla pa­ra de­por­tis­tas, se con­vi­ri­tó en el za­pa­to pre­fe­ri­do de los jóvenes en Ca­li­for­nia, así co­mo de al­gu­nos ra­pe­ros de la Cos­ta Oes­te; es de­cir, se con­vir­tió en un ac­ce­so­rio que se to­mó las ca­lles a cam­bio de las pis­tas.

Des­de en­ton­ces, es­te mo­de­lo ha es­ta­do pre­sen­te en va­rios mo­men­tos de Holly­wood. Daniel Larus­so, en Karate Kid, los pre­fe­ría en gris con blan­co y ma­rrón; Leo­nar­do Dica­prio ves­tía unos blan­co con ne­gro en su in­ter­pre­ta­ción en El Lo­bo de Wall Street, igual que Be­lla Swan en Cre­púscu­lo; mien­tras Geor­ge Cos­tan­za, en Sein­feld, lle­vó unos blan­cos con azul du­ran­te nue­ve tem­po­ra­das de la se­rie.

Du­ran­te 45 años, los Ni­ke Cor­tez han si­do un pun­to de re­fe­ren­cia de mo­da, ren­di­mien­to y de la cultura pop, no so­lo por su fun­cio­na­li­dad y co­mo­di­dad, sino por­que for­man par­te del street cred, es de­cir, cuen­tan con la apro­ba­ción de los jóvenes co­mo miem­bros de una cultura de mo­da, al­go que to­dos bus­can.

“Un za­pa­to de­be ser tres co­sas: li­viano, có­mo­do y so­por­tar dis­tan­cias”.

Bill Bo­wer­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.