Crónica. Con las bo­tas pues­tas

Seis al­tas eje­cu­ti­vas de la ad­mi­nis­tra­ción dis­tri­tal es­tán al fren­te de una de las obras más am­bi­cio­sas del su­roc­ci­den­te de Bo­go­tá: el Trans­mi­ca­ble. En me­dio de de­ce­nas de obre­ros, no so­lo son las que dan las ór­de­nes y de­fi­nen el cro­no­gra­ma, tam­bién le da

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Ju­lia­na Vi­lle­gas Arias

Ja­neth Man­ti­lla en­tra son­rien­te a una gran sa­la en la que más de 30 mu­je­res es­pe­ran su lle­ga­da. Co­mo di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo Ur­bano (IDU), es la ca­be­za de una de las obras más gran­des de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, el Trans­mi­ca­ble de Ciu­dad Bo­lí­var. Quie­nes la re­ci­ben no son vi­si­tan­tes; for­man par­te del equi­po que tra­ba­ja hom­bro a hom­bro por lle­var a los ha­bi­tan­tes de es­ta lo­ca­li­dad bo­go­ta­na una al­ter­na­ti­va de trans­por­te más sos­te­ni­ble y ami­ga­ble con el am­bien­te, que ini­cial­men­te bus­ca cam­biar la vi­da de más de 669 mil per­so­nas de es­ca­sos recursos de la lo­ca­li­dad.

Con ella es­tán Ma­ría del Pi­lar Gra­ja­les, di­rec­to­ra téc­ni­ca de pre­dios; Ka­ri­na Martínez, ge­ren­te de Trans­mi­ca­ble; Lucy Mo­lano, je­fe de la Ofi­ci­na de Aten­ción al Ciu­da­dano; Ma­ri­bel Ote­ro, ge­ren­te am­bien­tal, y Clau­dia Ta­tia­na Ra­mos, di­rec­to­ra de la obra. Las seis co­man­dan al grupo de hom­bres y mu­je­res que des­de las 7:00 a.m. y has­ta las 5:00 p.m. (si no hay tra­ba­jos adi­cio­na­les que alar­guen la jor­na­da la­bo­ral) lu­chan pa­ra cum­plir el cro­no­gra­ma de es­te me­ga­pro­yec­to.

Lo sor­pren­den­te no es so­lo que sean ellas –mu­je­res– quie­nes es­tén al fren­te de una obra de in­fra­es­truc­tu­ra de tal pro­por­ción, pues en estas por lo ge­ne­ral son los hom­bres los que lle­van la ba­tu­ta, sino que sean tan­tas las que apo­yan su tra­ba­jo,

tan­to en el área téc­ni­ca co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va, so­cial, am­bien­tal y de se­gu­ri­dad.

PO­DER FE­ME­NINO

Ca­si to­das son ma­dres; se le­van­tan tem­prano, des­pa­chan a sus hi­jos y arran­can el día con la agen­da lle­na. Si bien las 30 no es­tán to­do el tiem­po en la obra, ha­cen pre­sen­cia al menos dos ve­ces a la se­ma­na. Pe­ro tam­bién hay al­gu­nas que, prác­ti­ca­men­te, vi­ven allí.

En sus ofi­ci­nas se ve la mano fe­me­ni­na. Aun­que estas son con­te­ne­do­res, ha­cen lo po­si­ble por sen­tir­se co­mo en ca­sa. De­co­ran sus es­pa­cios con fo­tos fa­mi­lia­res y ve­las aro­má­ti­cas, aun­que el am­bien­te “en cons­truc­ción” se tra­gue cual­quier fra­gan­cia, in­clu­so la de sus per­fu­mes. Lle­gan a su es­pa­cio de tra­ba­jo co­mo cual­quier otra em­plea­da o eje­cu­ti­va de ofi­ci­na: con sus atuen­dos per­fec­ta­men­te lim­pios y plan­cha­dos, y, por su­pues­to, ma­qui­lla­das, si bien al fi­nal de la jor­na­da no que­de na­da del arre­glo.

¿Por qué tan­tas mu­je­res? Es­ta es una pre­gun­ta que le han he­cho fre­cuen­te­men­te a la di­rec­to­ra del IDU. “Nos en­ten­de­mos, la ma­yo­ría te­ne­mos hi­jos, unas tam­bién es­po­sos, otras es­ta­mos se­pa­ra­das, pe­ro nues­tra dis­ci­pli­na es inago­ta­ble, pues el tiem­po que de­di­ca­mos a nues­tro tra­ba­jo es pa­ra pro­du­cir, pa­ra desa­rro­llar, pa­ra com­pro­me­ter­nos, y el com­pro­mi­so que te­ne­mos es a prue­ba de to­do”, afir­ma Man­ti­lla.

Por eso ha pro­cu­ra­do ro­dear­se de mu­je­res en las que con­fía a ple­ni­tud. “Aun­que los

“No es fá­cil, pe­ro es­te tra­ba­jo nos apa­sio­na, y es tan­ta la pa­sión que sen­ti­mos, ama­mos tan­to lo que ha­ce­mos y es­ta­mos tan com­pro­me­ti­das, que a ve­ces no se sien­te que pa­sa el tiem­po y se nos ha­ce un go­ce”.

Ni­co­le Isz­ler

hom­bres son cla­ves en es­ta obra, par­ti­cu­lar­men­te me sien­to muy có­mo­da tra­ba­jan­do con ellas, so­bre to­do con las que ya co­noz­co”. La di­rec­to­ra mis­ma se ha en­car­ga­do de ele­gir a la ma­yo­ría y al­gu­nas la han acom­pa­ña­do de tiem­po atrás. “Las que tra­ba­jan di­rec­ta­men­te con­mi­go en el IDU no tie­nen en su vo­ca­bu­la­rio la pa­la­bra ‘no’; so­lo ‘sí’, y es un ‘sí’ con el pro­yec­to y es un ‘sí’ con un pro­pó­si­to, el de cum­plir unas me­tas, y co­mo no te­ne­mos el tiem­po que desea­ría­mos pa­ra de­di­car­nos a no­so­tras y un po­co más a nues­tros hi­jos, cuan­do es­ta­mos tra­ba­jan­do es al cien por cien”.

En­tran­do en ma­te­ria, a la ge­ren­te del Trans­mi­ca­ble se le no­ta el or­gu­llo por lo que ha­ce cuan­do ha­bla de lo que sig­ni­fi­ca­rá la obra pa­ra Bo­go­tá y, en es­pe­cial, pa­ra Ciu­dad Bo­lí­var. “El ca­ble va a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción de es­ta lo­ca­li­dad y va re­du­cir a 13 mi­nu­tos el des­pla­za­mien­to des­de la es­ta­ción más al­ta, Illi­ma­ni, has­ta El Tu­nal, en tra­yec­tos que an­tes to­ma­ban en­tre 45 mi­nu­tos y una ho­ra”, ase­gu­ra. To­das las ca­be­zas del pro­yec­to sien­ten el Trans­mi­ca­ble co­mo su­yo y quie­ren que los ha­bi­tan­tes ha­gan lo mis­mo. “Des­de el IDU he­mos en­ten­di­do que el com­po­nen­te so­cial y hu­mano es muy im­por­tan­te, así co­mo las his­to­rias que hay de­trás de pro­yec­tos tan gran­des co­mo es­te, y no so­lo es in­for­mar a la gen­te, tam­bién in­vo­lu­crar a los ni­ños pa­ra que se apro­pien de las obras que dis­fru­tan, y a los adul­tos pa­ra que apa­dri­nen los es­pa­cios al­re­de­dor de las pi­lo­nas, y que la obra va­ya más allá de lo fun­cio­nal y em­be­llez­ca el sec­tor”, di­ce la je­fe de la Ofi­ci­na de Aten­ción al Ciu­da­dano. Y es que el ca­ble es­tá pen­sa­do, ade­más, pa­ra que sea un sis­te­ma de trans­por­te am­bien­tal­men­te ami­ga­ble. “Es el úni­co pro­yec­to de Bo­go­tá que se ha ins­cri­to en unos prin­ci­pios de cons­truc­ción sos­te­ni­ble”, re­ve­la Ma­ri­bel Ote­ro, ge­ren­te am­bien­tal.

EL RE­TO: DI­RI­GIR HOM­BRES

A es­te pun­to la pre­gun­ta obli­ga­da es: ¿Ha si­do fá­cil o di­fí­cil di­ri­gir hom­bres en un pro­yec­to co­mo es­te? “No ha si­do fá­cil –co­men­ta la di­rec­to­ra del IDU–. Soy abo­ga­da, pe­ro ca­si to­da mi vi­da, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo en el pri­va­do, he ge­ren­cia­do com­pa­ñías y he es­ta­do al fren­te de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, así que lo que uno tie­ne que ha­cer es, con hu­mil­dad, re­ci­bir to­da la in­for­ma­ción, y una vez la ten­ga, cum­plir las me­tas. To­das son ex­per­tas en lo que ha­cen y por eso se ha­ce mu­cho más fá­cil em­pe­zar a de­ba­tir con nues­tros com­pa­ñe­ros hom­bres. Cuan­do nos ven en ac­ción, nos prue­ban unos días, y cuan­do ven re­sul­ta­dos, em­pe­za­mos a res­pe­tar­nos to­dos y nos ha­bla­mos por igual”.

“¿Có­mo ha­ces pa­ra que un equi­po de 100 obre­ros y tra­ba­ja­do­res te res­pon­dan? ¿Có­mo lo lo­gras? La úni­ca for­ma es que te res­pe­ten. ¿Có­mo te ga­nas el res­pe­to de un hom­bre? Que es­te real­men­te vea que las ór­de­nes que das y el co­no­ci­mien­to que tie­nes son efi­cien­tes pa­ra el pro­yec­to. En­ton­ces, cuan­do no hay con­tra­dic­cio­nes y la obra va bien, es cuan­do em­pie­zan a res­pe­tar­te, y lo más bo­ni­to, a co­la­bo­rar, a res­pal­dar­te. Es gra­ti­fi­can­te ver que los hom­bres tam­bién es­tán cam­bian­do un po­co el ma­chis­mo, pe­ro to­da­vía fal­ta y hay que con­ti­nuar, y eso se lo­gra con tra­ba­jo”, afri­ma Ni­co­le Isz­ler, es­pe­cia­lis­ta en es­truc­tu­ras.

Tal vez es­te pa­rén­te­sis en su ru­ti­na les ha­ya qui­ta­do al­go de su tiem­po, pe­ro les ha de­ja­do al­go y se les no­ta en las son­ri­sas de la des­pe­di­da: jun­tas son fuer­tes –más– y en equi­po se em­po­de­ran. Es­tán ha­cien­do la di­fe­ren­cia en uno de los sec­to­res que tra­di­cio­nal­men­te ha si­do li­de­ra­do por hom­bres, y son ellas las que han da­do el pri­mer pa­so, uno muy fuer­te.

“El ca­ble va a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de Ciu­dad Bo­lí­var y va re­du­cir a 13 mi­nu­tos el des­pla­za­mien­to des­de la es­ta­ción más al­ta, Illi­ma­ni, has­ta El Tu­nal, en tra­yec­tos que an­tes to­ma­ban en­tre 45 mi­nu­tos y una ho­ra”.

Ka­ri­na Martínez

Ma­ría del Pi­lar Gra­ja­les, di­rec­to­ra téc­ni­ca de pre­dios; Lucy Mo­lano, je­fe de la Ofi­ci­na de Aten­ción al Cui­da­dano; Ja­neth Man­ti­lla, di­rec­to­ra del IDU; Ma­ri­bel Ote­ro, ge­ren­te am­bien­tal; Ka­ri­na Martínez, ge­ren­te de Trans­mi­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.