His­to­rias más allá de la ca­ma

Dos mar­cas co­lom­bia­nas es­tán cam­bian­do la ma­ne­ra co­mo se lle­van las pren­das de dor­mir. Piú y Lo­bo Ro­sa han con­ver­ti­do las pi­ja­mas y ba­tas en pie­zas gla­mu­ro­sas pa­ra usar tan­to en ca­sa co­mo de puer­tas pa­ra afue­ra.

Fucsia - - CONTENIDO -

“Las pie­zas de Piú son es­pe­cia­les por­que te ha­cen sen­tir có­mo­da y ver­te lin­da y arre­gla­da, siem­pre”. Va­le­rie Mat­tos.

Piú

Va­le­rie Mat­tos y Ga­brie­lla Za­vat­ti, su ami­ga y so­cia, siem­pre han te­ni­do un es­ti­lo de vi­da si­mi­lar: via­jan va­rias ve­ces al mes, así que cuan­do es­tán en ca­sa quie­ren sen­tir­se y es­tar con­for­ta­bles pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar con sus ami­gos y fa­mi­lia­res. De ahí na­ció la idea de Piú Li­festy­le. “Que­ría­mos una ro­pa có­mo­da, lin­da y a buen pre­cio, que fun­cio­na­ra pa­ra estas ac­ti­vi­da­des que son gran par­te de nues­tra vi­da. Gabby y yo te­ne­mos en co­mún que so­mos aman­tes de las pi­ja­mas y es lo pri­me­ro que nos po­ne­mos al lle­gar a ca­sa, sea la ho­ra que sea. De ahí par­tió to­do el con­cep­to”.

Va­le­rie es re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca, na­ció en Co­lom­bia y se edu­có en Sui­za y Es­ta­dos Uni­dos; has­ta ha­ce un tiem­po era edi­to­ra pa­ra Co­lom­bia de Vo­gue La­ti­noa­mé­ri­ca. Co­no­ció a Ga­brie­lla, una aus­tra­lia­na cria­da en Hong Kong, por­que sus res­pec­ti­vos es­po­sos – Ste­ven y Bas­tien– son bue­nos ami­gos des­de la in­fan­cia y fue­ron al co­le­gio jun­tos en Pa­rís. “Cuan­do te­ne­mos que sa­lir, so­lo nos pro­vo­ca via­jar có­mo­das y lo ideal es que el atuen­do que usa­mos du­ran­te es­te nos fun­cio­ne des­pués pa­ra lle­gar a nues­tro des­tino y cum­plir las ci­tas la­bo­ra­les o even­tos so­cia­les que ten­ga­mos. Nues­tras pa­ja­mas son lo má­xi­mo pa­ra no­so­tras, por­que por co­mo he­mos de­ci­di­do ha­cer­las, las po­de­mos lle­var con una cha­que­ta o un bla­zer y unos te­nis, y mon­tar­nos en un avión con un look co­ol, o sa­lir a la ca­lle con nues­tros pa­ja­ma tops y unos jeans a tra­ba­jar. Tam­bién es lo pri­me­ro que usa­mos pa­ra des­can­sar al lle­gar a ca­sa y, por su­pues­to, pa­ra dor­mir”, ex­pli­ca Va­le­rie.

La mar­ca, que tie­ne sus ofi­ci­nas en Pa­rís, pe­ro que con­fec­cio­na su pro­duc­tos des­de una pe­que­ña fá­bri­ca en Hong Kong, aún no ha cum­pli­do el año, pues la pri­me­ra pa­ja­ma se ven­dió a co­mien-

zos de di­ciem­bre 2016. “Las te­las las bus­ca­mos en los mer­ca­dos de es­ta ciu­dad y al­gu­nas en Mon­go­lia”, cuen­ta la re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca. Aun­que aún no tie­nen al­ma­cén y so­lo ofre­cen sus pro­duc­tos on­li­ne a tra­vés de www.piu­li­festy­le.com (pi­ja­mas de dos pie­zas con pan­ta­lón o short, tú­ni­cas y ca­mi­sas ti­po boy­friend), ha­cen en­víos a cual­quier lu­gar del mundo en cin­co días há­bi­les y con un re­car­go de 15 dó­la­res. “Tam­bién ven­de­mos en al­gu­nas de nues­tras bou­ti­ques fa­vo­ri­tas en Co­lom­bia (St. Dom, Ga­le­na Gift y Pax de Deux) y EE. UU. (en clu­bes pri­va­dos co­mo Soho Soho Hou­se), y ha­ce po­co tu­vi­mos pre­sen­cia en Co­let­te con el pro­yec­to de Esteban Cor­tá­zar × Co­let­te; ade­más es­ta­mos en al­gu­nos de los ho­te­les más lin­dos del mundo, co­mo El Bris­tol, en Pa­rís, y el Ro­se­wood, en Londres, y tra­ba­ja­mos actualmente en nue­vos pro­yec­tos”, agre­ga.

Va­le­rie es la en­car­ga­da de las ven­tas, los me­dios so­cia­les y las re­la­cio­nes pú­bli­cas; Ga­brie­lla su­per­vi­sa la pro­duc­ción, la par­te cor­po­ra­ti­va y el con­trol de ca­li­dad; mien­tras Bas­tien ma­ne­ja la lo­gís­ti­ca y los en­víos. “No­so­tras no nos he­mos in­ven­ta­do ni el con­cep­to ni es­te es­ti­lo de pa­ja­mas; es­to es al­go que exis­te ha­ce mu­chí­si­mos años, des­de la épo­ca de los re­yes. So­lo lo trans­for­ma­mos con un cor­te que se ajus­ta per­fec­ta­men­te a la si­lue­ta de la mu­jer –tam­bién ven­den pa­ra hom­bre y ni­ños–, en te­las que nos gus­tan y en nues­tros co­lo­res fa­vo­ri­tos; es­tán di­se­ña­das pa­ra usar tan­to en la ca­sa co­mo en la ca­lle y pa­ra que mu­je­res que las lle­ven se sien­tan có­mo­das, y se vean lin­das y arre­gla­das”, afir­ma Mat­tos.

Lo­bo Ro­sa

La es­ti­lis­ta de mo­da Catalina Zu­lua­ga y la di­se­ña­do­ra de jo­yas Mer­ce­des Sa­la­zar crea­ron Lo­bo Ro­sa cuan­do en las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les no ha­bían re­apa­re­ci­do los ki­mo­nos ni es­ta­ban de mo­da los pa­ja­ma suits. La idea de ela­bo­rar pren­das de dor­mir o pa­ra es­tar en ca­sa, con las que tam­bien pu­die­ran sa­lir a la ca­lle les sur­gió en 2015, lue­go de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do du­ran­te una épo­ca con los slee­pers, has­ta que se sin­tie­ron es­tan­ca­das. “Me en­can­tan las ba­tas y en ese en­ton­ces no ha­bía en el mer­ca­do nin­gu­na mar­ca que se de­di­ca­ra a ha­cer­las, así que, lue­go de una pau­sa con la fir­ma, arran­ca­mos”, cuen­ta Catalina.

Su pri­me­ra co­lec­ción de ba­tas sa­lió a la luz en no­viem­bre de ese año, aun­que lle­va­ban tra­ba­jan­do en el di­se­ño y la pro­duc­ción des­de ju­nio. Ellas mis­mas fue­ron las en­car­ga­das de dar­les vi­da a los es­tam­pa­dos (bo­cas, ba­rras de la­bios, lan­gos­tas, es­tre­llas y nu­bes so­lea­das), que se han con­ver­ti­do en su se­llo di­fe­ren­cia­dor. Por eso, pa­ra su se­gun­da co­lec­ción –ins­pi­ra­da en la sel­va co­lom­bia­na–, de­ci­die­ron dar­les más fuer­za: bus­ca­ron di­fe­ren­tes ar­tis­tas y di­se­ña­do­res, y se en­con­tra­ron con Na­ta­lia Swarz, una re­co­no­ci­da ilus­tra­do­ra co­lom­bia­na ra­di­ca­da en Bar­ce­lo­na, quien es actualmente la que los rea­li­za.

Y jus­to por es­tos (los es­tam­pa­dos) las ba­tas y pi­ja­mas, que ini­cial­men­te es­ta­ban con­ce­bi­das pa­ra la ca­sa, han pa­sa­do de la ca­ma a la ca­lle. Lo me­jor de to­do es que fue­ron las mis­mas clien­tas las que die­ron or­gá­ni­ca­men­te ese pa­so. “Hoy las usan co­mo pren­das ex­te­rio­res, pa­ra la pla­ya o pa­ra sa­lir”, afir­ma la es­ti­lis­ta.

Ela­bo­ra­das cien­to por cien­to en se­da sa­ti­na­da, ca­da pie­za es he­cha y es­tam­pa­da en Co­lom­bia, y su con­cep­to va más allá de sim­ple­men­te ves­tir, ya sea den­tro o fue­ra del en­torno pri­va­do. “Des­de el co­mien­zo pen­sa­mos que te­nía que ser una pren­da muy lin­da, que em­po­de­ra­ra a la mu­jer. Mu­chas usan las ba­tas en ca­sa, en­ci­ma de la pi­ja­ma, y se sien­ten bo­ni­tas, so­fis­ti­ca­das, ele­gan­tes, aun­que es­tén re­cién le­van­ta­das. To­das las clien­tas me co­men­tan que sus es­po­sos o no­vios se sor­pren­den cuan­do se las ven pues­tas. Creo que son pie­zas que em­be­lle­cen”, aña­de.

Así lo han creí­do tam­bién per­so­na­li­da­des co­mo So­fía Ver­ga­ra, Johan­na Ortiz y Marg­he­ri­ta Mis­so­ni; in­clu­so, la ex­cén­tri­ca Mi­che­lle Har­per es fa­ná­ti­ca de Lo­bo Ro­sa. “Pe­ro es más sor­pren­den­te cuan­do ve­mos nues­tras pren­das eti­que­ta­das en lu­ga­res a los que no lle­ga­mos, co­mo Ru­sia, por ejem­plo”, di­ce emo­cio­na­da Catalina. Tam­bién se ale­gra al re­ve­lar que lue­go de mu­cho in­ten­tar, las crea­cio­nes

“Es­ta­mos en un muy buen mo­men­to. La idea es man­te­ner­nos en la cres­ta de la ola y se­guir su­bien­do, que no ten­ga­mos so­lo 15 mi­nu­tos de fa­ma en los que la gen­te pon­ga los ojos en la mar­ca; que­re­mos que per­du­re”.

Catalina Zu­lua­ga.

de ella y su so­cia y ami­ga –con quien com­par­te la par­te crea­ti­va– se ven­den aho­ra en un trunk show en Mo­da Ope­ran­di, su ma­yor con­quis­ta has­ta la fe­cha. “Estuve ha­blan­do con ellos des­de la pri­me­ra co­lec­ción, pe­ro es­ta no en­tró. Hoy día soy su­per­cons­cien­te de que la se­gun­da co­lec­ción es mil ve­ces más fuer­te que la pri­me­ra. La pla­ta­for­ma de lu­jo on­li­ne te pide mu­chas mues­tras fí­si­cas, te pi­den fo­tos, te exi­gen una es­truc­tu­ra con la que pue­das cum­plir con los pe­di­dos a tiem­po y te­ner la par­te

de pro­duc­ción muy or­ga­ni­za­da. La cu­ra­du­ría es bue­na; son bas­tan­te exi­gen­tes”.

Pe­ro no ha si­do su úni­co lo­gro. En sep­tiem­bre es­ta­rán en la re­co­no­ci­da fe­ria in­ter­na­cio­nal de mo­da Who’s Next, en Pa­rís, y el pa­sa­do mes de julio fue­ron in­vi­ta­das a Mia­mi Swim Week, don­de Lo­bo Ro­sa com­par­tió stand con las jo­yas de Mer­ce­des Sa­la­zar; tam­bién tu­vie­ron una pop up sto­re en la ciu­dad. Ade­más, ven­den en España, Gua­te­ma­la, Pa­na­má y en di­fe­ren­tes re­gio­nes de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Su ma­yor sue­ño?: “Lle­gar a Net-à-por­ter, y por su­pues­to, ven­der en to­do el mundo”, ase­gu­ra Zu­lua­ga.

En tan­to eso ocu­rre, las fun­da­do­ras de la mar­ca pron­to ex­pan­di­rán su ofer­ta con la in­clu­sión de nue­vas pren­das, co­mo bla­zer y ves­ti­dos, que si­guen la mis­ma lí­nea de las otras pie­zas, y que se re­co­no­ce­rán, ob­via­men­te, por sus es­tam­pa­dos. “Pa­ra ello ten­dre­mos nue­vas co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas e ilus­tra­do­res pues en Co­lom­bia hay mu­cho ta­len­to”, con­clu­ye.

Kelly Ta­la­mas

Mer­ce­des Sa­la­zar

Laura To­bón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.