Ac­né emo­cio­nal

Es­ta en­fer­me­dad crónica inflamatoria de la piel no so­lo tie­ne cau­sas fí­si­cas y bio­ló­gi­cas, tam­bién aními­cas. Li­be­rar los pro­ble­mas in­ter­nos es la cla­ve pa­ra man­te­ner­la a ra­ya.

Fucsia - - CONTENIDO -

to­do lo que sen­ti­mos se re­fle­ja en la piel; es un ór­gano que co­mu­ni­ca aque­llo que no nos atre­ve­mos a de­cir. El ac­né es una ma­ni­fes­ta­ción de ello. Cuan­do es­ta­mos emo­cio­nal y men­tal­men­te en con­flic­to, cuan­do no nos acep­ta­mos co­mo so­mos, por lo ge­ne­ral apa­re­ce. “Es­ta­mos por fue­ra co­mo es­ta­mos por den­tro. Si nues­tro intestino, co­lon e hí­ga­do, que son nues­tros sis­te­mas de dre­na­je, es­tán con­ges­tio­na­dos, no po­drán eli­mi­nar co­mo es de­bi­do; por en­de, el or­ga­nis­mo lo rea­li­za a tra­vés de los po­ros y es­to tam­bién pue­de oca­sio­nar ac­né”, afir­ma la doc­to­ra Dia­na Es­gue­rra, mé­di­ca ci­ru­ja­na con es­tu­dios en ayur­ve­da y bio­ener­gé­ti­ca. Se pue­de de­cir que es­ta es una ex­pre­sión vi­si­ble de irri­ta­ción, re­cha­zo, ver­güen­za, re­sen­ti­mien­to o in­se­gu­ri­dad, así co­mo de im­pa­cien­cia, po­ca fle­xi­bi­li­dad a los cam­bios y un al­go de ira re­pri­mi­da. ¿Qué ha­cer? Es ideal la­var­se la ca­ra dos ve­ces al día: por la ma­ña­na, pa­ra lim­piar los po­ros de las to­xi­nas que se eli­mi­nan en la no­che, y an­tes de dor­mir, pa­ra re­ti­rar la su­cie­dad que se re­co­ge du­ran­te el día.

Hay que lim­piar de aden­tro ha­cia afue­ra. Co­mer pro­duc­tos de ori­gen ani­mal –car­nes y lác­teos– y la in­ges­ta de gra­sas son unos de los de­to­nan­tes del ac­né, por lo cual es cla­ve ha­cer­se des­in­to­xi­ca­cio­nes y lim­pie­zas de co­lon e hí­ga­do.

En es­te ca­so, un me­di­ca­men­to o tra­ta­mien­to so­lo con­tro­la los sín­to­mas, no el ori­gen. La re­co­men­da­ción es cu­brir to­dos los flan­cos, tan­to el fí­si­co co­mo el emo­cio­nal.

An­tes de apli­car al­gún pro­duc­to o tra­ta­mien­to, es in­dis­pen­sa­ble acu­dir a un der­ma­tó­lo­go pa­ra que eva­lúe ca­da ca­so, y orien­te so­bre la ne­ce­si­dad me­di­car o re­co­men­dar pro­duc­tos cu­tá­neos que se adap­ten a la con­di­ción par­ti­cu­lar de piel.

Es acon­se­ja­ble ob­ser­var­se pa­ra en­ten­der de dón­de pro­vie­nen las frus­tra­cio­nes y qué las de­to­na, así po­drá tra­ba­jar en có­mo en­fren­tar­las.

Las mas­ca­ri­llas de ar­ci­lla ver­de ayu­dan a ab­sor­ber gra­sa; se pue­den po­ner má­xi­mo por diez mi­nu­tos, dos ve­ces a la se­ma­na, pa­ra eli­mi­nar el bri­llo o ma­ti­zar.

Fuen­te: El gran dic­cio­na­rio de las do­len­cias y en­fer­me­da­des, de Jac­ques Mar­tel.

Dia­na Es­gue­rra, mé­di­ca ci­ru­ja­na con es­tu­dios en ayur­ve­da, bio­ener­gé­ti­ca, y ex­per­ta en nu­tri­ción.

Lá­mi­nas an­ti­bri­llo;

de Dhems.

Blo­quea­dor so­lar en gel; de Is­din.

Gel de lim­pie­za Bo­ta­ni­cal Ef­fects;

de Mary Kay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.