Un ta­ller pa­ra en­con­trar pa­re­ja

Mi­guel Án­gel Es­co­bar vi­vió en car­ne pro­pia lo di­fí­cil que pue­de ser ha­llar la com­pa­ñía ideal cuan­do no se ha apren­di­do a re­la­cio­nar­se con uno mis­mo. Así na­ció su pro­yec­to.

Fucsia - - CONTENIDO -

Com­pren­dí que to­das las si­tua­cio­nes y per­so­nas tie­nen al­go que en­se­ñar­me y que so­lo des­de ese fo­co lo­gra­ré mi­rar­me a mí mis­ma. Com­pren­der, acep­tar, dar lo me­jor de mí, va­lo­rar, res­pe­tar y agra­de­cer pa­ra que la vi­da flu­ya. Si es­toy bien y vi­bran­do con una ener­gía al­ta, atrae­ré a la per­so­na ade­cua­da”. Así de­fi­ni­nió su ex­pe­rien­cia Step­ha­nie Meoz lue­go de pa­sar 48 ho­ras en un ho­tel en Ta­bio, Cun­di­na­mar­ca, con otras 20 per­so­nas que se reunie­ron pa­ra en­con­trar pa­re­ja.

Lo que bus­ca­ban era la res­pues­ta a unas pre­gun­tas que años atrás se ha­bía he­cho el fa­ci­li­ta­dor y coach es­pi­ri­tual Mi­guel Án­gel Es­co­bar, quien ha­lló en sus pro­pias ex­pe­rien­cias el ca­mino pa­ra en­con­trar­se y lle­gar al nú­cleo de su esen­cia: ser­vir a los de­más. “Gra­cias a que es­tu­dié in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca y de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pu­de crear una em­pre­sa y man­te­ner­la du­ran­te 14 años; al fi­nal, que­bré y ter­mi­né vi­vien­do en una ha­bi­ta­ción con ba­ño com­par­ti­do. La ex­pe­rien­cia me sir­vió pa­ra te­ner con­cien­cia

y re­fle­xio­nar so­bre lo que me es­ta­ba pa­san­do; así con­cluí que si no me la ‘co­mía’, la vi­da me la iba a re­pe­tir”.

En uno de esos días de so­le­dad y si­len­cio in­te­rior, un ami­go lo in­vi­tó a un ta­ller que iba a dic­tar co­mo fa­ci­li­ta­dor. Al co­mien­zo se ne­gó y su ‘sí’ fi­nal fue, sin pen­sar, el im­pul­so que ne­ce­si­ta­ba pa­ra cam­biar su vi­da. “Cuan­do aca­bó su par­ti­ci­pa­ción, me di­jo: ‘Aho­ra ha­ble us­ted’. ‘¿Y qué di­go?’, le res­pon­dí. ‘Lo que es­té sin­tien­do en es­te mo­men­to’. Ha­blé y co­nec­té. Y, lue­go, él me cues­tio­nó: ‘¿Por qué no te for­mas co­mo fa­ci­li­ta­dor?’ Así lo hi­ce. Des­de en­ton­ces, la vi­da em­pe­zó a abrir­me un ca­mino nue­vo”.

Des­pués de in­ves­ti­gar por su cuen­ta, se en­con­tró una maes­tría en in­ge­nie­ría hu­ma­na. “Allí te­nía que me­ter­me con­mi­go mis­mo. ‘Va­mos a re­mo­ver cun­chos’, di­jo mi maes­tro, y así fue. Co­no­cí a mu­chos guías y las he­rra­mien­tas pa­ra lo que se­ría mi vi­da”.

Se cer­ti­fi­có co­mo coach es­pi­ri­tual y su­po, en­ton­ces, cuál era real­men­te su vo­ca­ción: ser­vir, al­go que la vi­da ya le ha­bía mos­tra­do des­de los 5 años, cuan­do es­tu­dia­ba en el Co­le­gio Agus­ti­niano de San Ni­co­lás, en Bogotá, pe­ro que so­lo com­pren­dió has­ta que to­có fon­do. Una de las frases de San Agus­tín fue tras­cen­den­tal en es­te re­sur­gir: “Pa­ra­fra­sean­do al san­to, ‘que tu pa­la­bra sa­ne, de­lei­te y se dis­fru­te’. Siem­pre he di­cho que cuan­do esas tres ca­rac­te­rís­ti­cas se jun­tan en la pa­la­bra, se es es­pi­ri­tual”.

‘HASER’ PA­RE­JA

Su vi­da sen­ti­men­tal ini­ció muy jo­ven. A los 22 años ya es­ta­ba ca­sa­do con la fu­tu­ra ma­dre de sus hi­jos, Da­nie­la y San­tia­go. “Me se­pa­ré on­ce años des­pués. Em­pe­cé a dar tum­bos; ya no era tan fá­cil re­la­cio­nar­me. Fue así co­mo hi­ce mi pro­pia bús­que­da y me cues­tio­né so­bre lo que no es­ta­ba ha­cien­do bien. En­con­tré una maes­tría que se lla­ma La Magia del Amor, li­de­ra­da por Ge­rar­do Sch­med­ling, y el li­bro Las ma­te­má­ti­cas del amor, de Han­nah Fry. Pu­se en prác­ti­ca, pa­so a pa­so, lo que apren­dí y aho­ra ten­go una pa­re­ja con la que hi­ce match. Des­pués to­do em­pe­zó a fluir en mi vi­da”. Así na­ció el ta­ller ‘HASER’ pa­re­ja.

Se­gún Mi­guel, la ese de ‘HASER’ re­sal­ta el “ser”. “Lo pri­me­ro que di­go en es­te ta­ller es que la pa­re­ja no so­lo la con­for­man los es­po­sos o no­vios; es­tán las pa­re­jas ma­dre-hi­jo, pa­dre-hi­ja, her­ma­nos, je­fe-sub­al­terno. Pe­ro si no sa­be­mos ha­cer pa­re­ja con no­so­tros mis­mos no va­mos a po­der en­con­trar una afue­ra”. De ahí que el ta­ller es­té di­ri­gi­do a solteros, no­vios, ca­sa­dos, di­vor­cia­dos (o que es­tén en pro­ce­so de di­vor­ciar­se) y viu­dos; es de­cir, cual­quier per­so­na que quie­ra ar­mo­ni­zar la di­men­sión de pa­re­ja en su vi­da.

La mo­ti­va­ción de Step­ha­nie, de 32 años, era en­ten­der me­jor cómo fun­cio­na el re­la­cio­na­mien­to en pa­re­ja y sa­nar. “Aun­que no te­nía mu­chas pre­gun­tas, de­ci­dí ir al ta­ller con el co­ra­zón abierto y sin ex­pec­ta­ti­vas. El año pa­sa­do vi­ví una rup­tu­ra muy do­lo­ro­sa con mi pa­re­ja y que­ría en­con­trar he­rra­mien­tas pa­ra mi sa­na­ción per­so­nal”, re­la­ta.

APREN­DER

A SER DOS

El jue­go, la pe­da­go­gía, la es­pi­ri­tua­li­dad y el apren­di­za­je son las he­rra­mien­tas con las que tra­ba­ja Mi­guel pa­ra ayu­dar­le a la gen­te a en­con­trar, man­te­ner e in­clu­so ter­mi­nar una re­la­ción. “Re­la­cio­nar­se no es un mis­te­rio. Mien­tras re­co­noz­ca­mos que pa­ra lo­grar­lo exis­ten unos pro­pó­si­tos, unos prin­ci­pios cla­ros y una ló­gi­ca y se­cuen­cia uni­ver­sa­les, es­ta­re­mos muy cer­ca de adue­ñar­nos com­ple­ta­men­te de ese re­sul­ta­do que desea­mos”, di­ce el ta­lle­ris­ta.

En ese pro­ce­so es cla­ve sa­ber cuá­les son los “no ne­go­cia­bles”, aque­llas co­sas en las cua­les no po­de­mos dar el bra­zo a tor­cer, so pe­na de que re­pi­ta­mos nues­tros erro­res.

St­he­pa­nie en­ten­dió lo cla­ros que se de­ben te­ner los pre­rre­qui­si­tos pa­ra en­con­trar pa­re­ja: “En el es­ta­do de ‘enamo­ra­mien­to’ mu­chas ve­ces uno se ‘ciega’ y se me­te en re­la­cio­nes que no es­tán en sin­to­nía con lo que se quie­re. Hay co­sas que no se ne­go­cian. Aho­ra es­toy más cons­cien­te de la im­por­tan­cia de cui­dar­me a mí mis­ma, de abrir el co­ra­zón a nue­vas opor­tu­ni­da­des di­cién­do­le ‘sí’ a la vi­da. En­ten­dí, ade­más, que hay que re­la­cio­nar­se des­de un pi­vo­te de ener­gía vi­tal al­ta, en el cual uno mis­mo se con­vier­te en ple­na rea­li­za­ción, por­que te co­no­ces, te acep­tas, te com­pren­des y te amas tal cual eres”.

MÁS IN­FOR­MA­CIÓN: Cel: 320 891 6193

“Mien­tras re­co­noz­ca­mos que pa­ra lo­grar­lo exis­ten unos pro­pó­si­tos, unos prin­ci­pios cla­ros y una ló­gi­ca y se­cuen­cia uni­ver­sa­les, es­ta­re­mos muy cer­ca de adue­ñar­nos com­ple­ta­men­te

de ese re­sul­ta­do que desea­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.