Via­jar pa­ra sa­nar

Tan­to el via­je­ro que va en bus­ca de lu­ga­res di­fe­ren­tes co­mo el que ne­ce­si­ta re­co­nec­tar­se con­si­go mis­mo y recuperar la ar­mo­nía en un mundo hi­per­es­tre­sa­do, en­cuen­tran en el tu­ris­mo de bie­nes­tar una nue­va al­ter­na­ti­va del des­can­so.

Fucsia - - CONTENIDO - Por: An­drea Do­mín­guez

Una pis­ci­na, un coc­tel de­co­ra­do con una som­bri­lli­ta y un desa­yuno ame­ri­cano son imá­ge­nes que vie­nen a la ca­be­za cuan­do se pien­sa en va­ca­cio­nes. Pe­ro en el reino del can­san­cio cró­ni­co en el que vi­vi­mos, po­bla­do de wor­kaho­lics con de­dos pul­ga­res hi­per­ac­ti­vos y adic­tos a la luz ar­ti­fi­cial de las pan­ta­llas, se re­quie­re mu­cho más pa­ra des­can­sar que las pro­pues­tas tu­rís­ti­cas con­ven­cio­na­les.

Hoy, más que nun­ca, las per­so­nas ne­ce­si­tan des­co­nec­tar­se en to­dos los sen­ti­dos y no so­lo pa­ra li­be­rar­se del agi­ta­do rit­mo de vi­da ac­tual, sino pa­ra con­ser­var o recuperar la sa­lud que le es arre­ba­ta­da por el es­trés, la dis­tan­cia con la na­tu­ra­le­za y la fal­ta de con­tac­to con­si­go mis­mo.

Pa­ra ello son fun­da­men­ta­les los en­tor­nos na­tu­ra­les, una in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra de ca­li­dad y una pro­pues­ta de des­can­so ori­gi­nal, oja­lá arrai­ga­da en cul­tu­ras y pro­duc­tos ori­gi­na­les. Pe­ro ¿dón­de po­drá en­con­trar­se una re­ce­ta tan com­ple­ta? Aquí no más. Co­lom­bia es uno de los paí­ses con ma­yor po­ten­cial pa­ra el lla­ma­do ‘tu­ris­mo de bie­nes­tar’ y al­gu­nas de las op­cio­nes que ofre­ce el país ya em­pie­zan a cap­tu­rar la aten­ción nacional e in­ter­na­cio­nal.

Re­cien­te­men­te se reali­zó en Ou­ren­se, Es­pa­ña, Ter­ma­ta­lia, el even­to in­ter­na­cio­nal más im­por­tan­te en tu­ris­mo de bie­nes­tar, sa­lud y aguas ter­ma­les. Has­ta allá lle­gó Co­lom­bia con pro­pues­tas en un seg­men­to que ofre­ce una gran ven­ta­na de cre­ci­mien­to: se­gún la Glo­bal Well­ness Sum­mit, es­te ti­po de tu­ris­mo ge­ne­ró en el mundo unos 650 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015.

TU­RIS­MO AN­CES­TRAL

Ibal­hú Ro­drí­guez se crio en­tre mé­di­cos al­ter­na­ti­vos. Su pa­dre, Pe­dro Ro­drí­guez, es un re­co­no­ci­do te­ra­peu­ta ho­lís­ti­co que ha acom­pa­ña­do a pa­cien­tes en pro­ce­sos de sa­na­ción. Pa­ra ella el te­ma de la en­fer­me­dad y la cura siem­pre fue un gran mis­te­rio, y al cre­cer, qui­so abor­dar­las des­de un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te al de sus fa­mi­lia­res mé­di­cos; por eso es­tu­dió an­tro­po­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia.

De esa ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca y de sus es­tu­dios pos­te­rio­res en Psi­co­lo­gía Ges­talt sur­gió la con­vic­ción de que los en­tor­nos desem­pe­ñan un pa­pel im­por­tan­te en la sa­lud y la en­fer­me­dad del in­di­vi­duo. “La an­tro­po­lo­gía nos di­ce que el con­tex­to crea unas si­tua­cio­nes so­bre el or­ga­nis­mo y que al cam­biar es­te, el cuer­po tam­bién lo ha­ce”, afir­ma. Se­gún Ibal­hú —cu­yo nom­bre en la len­gua inuit sig­ni­fi­ca “mu­jer medicina”—, an­ti­gua­men­te se ha­bla­ba de ‘tem­pe­rar’, ir a otro

lu­gar con un cli­ma di­fe­ren­te por un tiem­po de­ter­mi­na­do con el ob­je­ti­vo de des­can­sar. “Cuan­do te vas a otro es­pa­cio, el cuer­po ad­quie­re con­tac­to con otro am­bien­te, otros olo­res y otras sen­sa­cio­nes, otros se­res hu­ma­nos y es en­ton­ces cuan­do tie­ne que bus­car otros me­ca­nis­mos pa­ra adap­tar­se. To­do es­to es muy pro­pi­cio pa­ra que las en­fer­me­da­des se trans­for­men”. Unien­do sa­be­res y el de­seo de ayu­dar a otros a cui­dar su sa­lud, Ibal­hú y su pa­dre crea­ron el Hos­tal Sin­da­ma­noy Men­te Cuer­po, una de las pro­pues­tas que re­pre­sen­tó a Co­lom­bia en Ter­ma­ta­lia y que des­de ha­ce nue­ve años vie­ne re­no­van­do el con­cep­to de des­can­so y bie­nes­tar a tra­vés de su in­fra­es­truc­tu­ra ins­pi­ra­da en tra­di­cio­nes ame­rin­dias y sus pro­gra­mas de des­can­so cen­tra­dos en la sa­lud y el bie­nes­tar.

“El tu­ris­mo de bie­nes­tar es una po­si­bi­li­dad de ir­nos

ha­cia aden­tro, de es­cu­char ne­ce­si­da­des pro­pias, de dar­nos cuen­ta del sen­tir, de qué es lo que es­toy per­ci­bien­do y cuál es mi ne­ce­si­dad fí­si­ca y emo­cio­nal”.

Ibal­hú Ro­drí­guez

DES­CO­NE­XIÓN Y RECONEXIÓN

Ubi­ca­do en Za­pa­to­ca, San­tan­der, el hos­tal in­vi­ta al au­to­co­no­ci­mien­to, a la reconexión con la na­tu­ra­le­za y la au­to­sa­na­ción. En es­te lu­gar hay una ma­lo­ka, cons­trui­da con la ase­so­ría de in­dí­ge­nas ar­hua­cos y ko­guis, en la que se rea­li­zan se­sio­nes gru­pa­les. Tam­bién hay una ca­ba­ña del si­len­cio que fue edi­fi­ca­da con la ayu­da de un ‘ar­qui­te­rro’ (ex­per­to en cons­truc­ción con ta­pia pi­sa­da) y cu­ya es­truc­tu­ra per­mi­te la me­di­ta­ción en ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad y si­len­cio; aquí, se­gún ex­pli­ca Ibal­hú, se apa­ga la luz ex­te­rior y se en­cien­de la luz in­te­rior.

Otro es­pa­cio que lla­ma la aten­ción es el te­mas­cal, ins­pi­ra­do en los ‘sau­nas’ de los ma­yas pe­ro que en lu­gar de ro­cas, co­mo los tra­di­cio­na­les ba­ños me­soa­me­ri­ca­nos, tie­ne un horno de pie­dra en el cen­tro. En es­te es­pa­cio se uti­li­za la et­no­bo­tá­ni­ca pa­ra que las pro­pie­da­des de las plan­tas na­ti­vas se apro­ve­chen en pro de la lim­pie­za de la piel, en la re­la­ja­ción de la fas­cia y de los múscu­los, y en la ar­mo­ni­za­ción del sis­te­ma ner­vio­so. Ade­más es­tá el so­la­rium, un lu­gar con sar­có­fa­gos de pie­dra pi­za­rra de cin­co bi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad que ab­sor­ben la luz so­lar y lue­go la trans­mi­ten a la piel con el fin de re­ge­ne­rar te­ji­dos y ‘re­se­tear’ las cé­lu­las pa­ra que vuel­van a su ci­clo nor­mal de na­ci­mien­to y muerte. El he­cho de que la per­so­na de­ba en­trar en una es­truc­tu­ra que pa­re­ce un se­pul­cro, in­vi­ta a la ex­pe­rien­cia de mo­rir a pa­tro­nes an­ti­guos pa­ra re­na­cer a una nue­va ex­pe­rien­cia vi­tal.

Apar­te del es­pa­cio que de por sí ya ge­ne­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en el via­je­ro, en Sin­da­ma­noy se apro­ve­cha tam­bién el be­ne­fi­cio del ri­tual en la acep­ción más pu­ra del tér­mino. “En mis ex­pe­rien­cias con los in­dí­ge­nas co­fa­nes, in­gas, wa­yúu y ar­hua­cos pu­de ob­ser­var co­mo an­tro­pó­lo­ga lo que su­ce­día en la cu­ra­ción a tra­vés del cha­ma­nis­mo. Veía que en sus cul­tu­ras hay en­fer­me­da­des que no exis­ten en la nues­tra y vi­ce­ver­sa. Y ob­ser­va­ba tam­bién la cura de es­tas y su re­la­ción con el sis­te­ma sim­bó­li­co de ca­da co­lec­ti­vi­dad. En re­su­men, pu­de apre­ciar que en los sím­bo­los hay una po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción”.

Por eso en al­gu­nos de los pla­nes que ofre­ce el hos­tal hay un cier­to com­po­nen­te ri­tual que la per­so­na pue­de ex­pe­ri­men­tar en es­ce­na­rios co­mo la ca­ba­ña del si­len­cio o los sar­có­fa­gos del so­la­rium. “Son pro­ce­sos fí­si­cos y men­ta­les que ca­da quien se da el per­mi­so de vi­vir. En los ri­tua­les

“La an­tro­po­lo­gía nos di­ce que el con­tex­to crea unas si­tua­cio­nes so­bre el or­ga­nis­mo y que al cam­biar es­te, cam­bia tam­bién el cuer­po”.

Ibal­hú Ro­drí­guez

en ge­ne­ral hay un mo­men­to de muerte y uno de re­na­ci­mien­to. En la pri­me­ra par­te, se pre­pa­ra el cuer­po pa­ra sol­tar el yo y la es­truc­tu­ra, y por un mo­men­to de­jar de ser quien se es, con to­da la car­ga sim­bó­li­ca que es­to im­pli­ca; en la se­gun­da, se re­ci­be una in­for­ma­ción nue­va. Al­go de eso emu­la­mos aquí con nues­tros tra­ta­mien­tos”, di­ce Ibal­hú.

EL PO­DER DEL AGUA

Con otro en­fo­que, pe­ro den­tro del mis­mo es­pec­tro del tu­ris­mo de bie­nes­tar, es­tá la pro­pues­ta de En­tre­mon­te, un ho­tel-spa ubi­ca­do en Apu­lo, Cun­di­na­mar­ca, a dos ho­ras de Bogotá, que se guía prin­ci­pal­men­te por los pre­cep­tos alo­pá­ti­cos de la medicina.

Su in­fra­es­truc­tu­ra so­bria y có­mo­da fue ins­ta­la­da en torno al agua en un pai­sa­je na­tu­ral de cli­ma tem­pla­do. El ho­tel ga­nó en 2016 el premio de la ex­ce­len­cia de Con­dé Nast Johan­sens por las me­jo­res ins­ta­la­cio­nes de las Amé­ri­cas y el Ca­ri­be, y en 2017 ob­tu­vo el de me­jor spa en Su­ra­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Es­te año tam­bién es­tá no­mi­na­do pe­ro al cie­rre de es­ta edi­ción no se co­no­cían los re­sul­ta­dos.

Se­gún Ma­ría Clau­dia Ron­de­ros, ge­ren­te de mer­ca­deo, el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­te lu­gar es ins­pi­rar a la gen­te a que ten­ga una me­jor vi­da, que en­cuen­tre ins­pi­ra­ción, se ejer­ci­te sin ne­ce­si­dad de es­tar en un gim­na­sio y apren­da a ali­men­tar­se sa­na­men­te. “En el ho­tel los in­vi­ta­mos a ex­pe­ri­men­tar una vi­sión in­tros­pec­ti­va de sí mis­mos; la idea es vol­ver a la con­cien­cia de que en la me­di­da en que uno es­té bien, to­do al­re­de­dor se con­ta­gia de ese bie­nes­tar”.

En el Va­lle del Agua, un pe­que­ño pa­raí­so en­tre mon­ta­ñas cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te, es­tá ubi­ca­do el cir­cui­to de agua del ho­tel, que apro­ve­cha di­ver­sos ti­pos de hi­dro­ma­sa­je pa­ra po­ten­ciar su po­der cu­ra­ti­vo. Pis­ci­na, ja­cuz­zi, cho­rros y un pai­sa­je deses­tre­san­te ha­cen la ta­rea de lle­var al vi­si­tan­te a una di­men­sión ar­mó­ni­ca, ale­ja­da del mun­da­nal rui­do. Pa­ra com­ple­tar, el ba­ño ham­mam (tur­co) que en al­gu­nos mo­men­tos se uti­li­za co­mo es­pa­cio frío y en otros co­mo los tra­di­cio­na­les ba­ños de va­por de Orien­te Me­dio.

Así mis­mo, En­tre­mon­te tie­ne un com­ple­to me­nú de tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les con en­fo­que tan­to es­té­ti­co co­mo de sa­lud. El com­ple­men­to de es­ta pro­pues­ta son los es­pa­cios pri­va­dos de las ha­bi­ta­cio­nes, den­tro de las cua­les hay pe­que­ñas pis­ci­nas cli­ma­ti­za­das.

UNA PUER­TA SENSORIAL EN PLE­NA CIU­DAD

Pe­ro no so­lo sa­lien­do de la ‘ci­vi­li­za­ción’ se ac­ce­de a los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo de bie­nes­tar. Tam­bién en me­dio de la vi­da ur­ba­na se pue­de ha­cer una pau­sa re­no­va­do­ra, co­mo lo ofre­ce Nir­va­na Spa, en Me­de­llín. Es­te es uno de los spas co­lom­bia­nos con ma­yo­res cre­den­cia­les in­ter­na­cio­na­les. Con cua­tro se­des en la ca­pi­tal an­tio­que­ña, ofre­ce una ver­da­de­ra sa­li­da al es­trés ci­ta­dino a tra­vés de prác­ti­cas fí­si­cas, ri­tua­les de sa­lud y pro­ce­di­mien­tos de es­té­ti­ca, to­dos di­se­ña­dos pa­ra bus­car un es­ta­do de re­no­va­ción y des­co­ne­xión.

Pa­ra An­gie Ve­las­co, ge­ren­te ge­ne­ral, es­te lu­gar, ga­lar­do­na­do dos ve­ces con el premio Lu­xury Well­ness Spa co­mo me­jor spa de lu­jo de Su­da­mé­ri­ca (en 2016 y 2017), lo que más bus­can los clien­tes son tra­ta­mien­tos que les ayu­den a cam­biar su es­ta­do de áni­mo, “tra­ba­jan­do lo fí­si­co pa­ra li­be­rar ener­gía ne­ga­ti­va y re­cu­pe­ran­do un tiem­po pa­ra ellos mis­mos”. Los más bus­ca­dos son aque­llos rea­li­za­dos con nuez de co­co y ve­la ter­mal, así co­mo el Ri­tual An­des, un pro­gra­ma que se ins­pi­ra en la re­gión an­di­na y en el que se ex­pe­ri­men­tan, a tra­vés de los cin­co sen­ti­dos, los aro­mas y las tex­tu­ras del ca­fé, las flo­res, la ca­ña de azú­car, los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za y los can­tos de los pá­ja­ros.

HOS­TAL SIN­DA­MA­NOY MEN­TE CUER­PO

Km 1 Vía Za­pa­to­ca-mi­ra­dor de los Gua­nes

Tel.: (7) 694 3131

Cel.: (316) 231 4994 Sin­da­ma­noy.com

EN­TRE­MON­TE

WELL­NESS HO­TEL & SPA Ve­re­da Gua­ca­ma­yas, Km. 5 , Apu­lo, Cun­di­na­mar­ca

Tel.: 744 3187

Cels.: (321) 483 4128,

(321) 485 4377 y (320) 285 3815 En­tre­mon­te.com

NIR­VA­NA SPA

Cll. 10A No. 34-11, pi­so H-6, Me­de­llín

Tel.: (4) 319 7452 Nir­va­nas­pa­co­lom­bia.com

Ca­sas ame­rin­dias en el Hos­tal Sin­da­ma­noy Men­te Cuer­po.

Ca­ba­ña de te­ra­pias.

Las ca­ba­ñas es­tán cons­trui­das

en pal­ma de na­cu­ma.

Te­mas­cal

Ca­ba­ña del si­len­cio

Vis­ta ge­ne­ral de En­tre­mon­te Well­ness Ho­tel & Spa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.