Ma­má des­pués del cán­cer de seno

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Ca­ta­li­na Ga­llo

La qui­mio­te­ra­pia afec­ta la fertilidad de la mu­jer. Por for­tu­na, la cien­cia ofre­ce op­cio­nes pa­ra pre­ser­var­la y con­ver­tir­se en ma­dre des­pués de ter­mi­nar el tra­ta­mien­to con­tra la en­fer­me­dad.

La de­ci­sión no tar­dó más que se­gun­dos. Sí, Elia­na Me­jía Fran­co y su es­po­so que­rían te­ner un hi­jo. Y así le res­pon­die­ron al mé­di­co cuan­do se los pre­gun­tó mi­nu­tos des­pués de dar­les la noticia: ella te­nía cán­cer de mama y era ne­ce­sa­rio ini­ciar el tra­ta­mien­to pa­ra combatirlo, a más tar­dar en 20 días o un mes.

No ha­bía tiem­po que per­der, así que en me­dio del do­lor y del llan­to, ella acu­dió ese mis­mo día a la ci­ta con el doc­tor Juan Luis Gi­ral­do, mé­di­co gi­ne­có­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en re­pro­duc­ción hu­ma­na, quien le con­fir­mó que sí po­día ser ma­dre des­pués de superar el cán­cer.

Se­gún ex­pli­ca Gi­ral­do, la qui­mio­te­ra­pia tie­ne con­se­cuen­cias so­bre la fertilidad en las mu­je­res con cán­cer de mama, por­que los agen­tes que se uti­li­zan pue­den aca­bar con la re­ser­va de óvu­los. No to­das que­dan in­fér­ti­les, pe­ro en el ca­so de las mu­je­res por en­ci­ma de los 38 años que va­yan a qui­mio­te­ra­pia por es­te mo­ti­vo, el 85 por cien­to en­tra en me­no­pau­sia. “La qui­mio­te­ra­pia de cán­cer de seno adi­cio­na al­re­de­dor de diez años al com­por­ta­mien­to re­pro­duc­ti­vo de la mu­jer. Si tie­ne 35 años, des­pués de la qui­mio­te­ra­pia se va a com­por­tar re­pro­duc­ti­va­men­te ha­blan­do, co­mo si tu­vie­ra 45”, afir­ma Gi­ral­do.

En es­tos ca­sos se bus­ca pre­ser­var la fertilidad a tra­vés de la con­ge­la­ción de óvu­los o de em­brio­nes. El pro­ce­di­mien­to, se­gún ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta, es el si­guien­te: si la mu­jer ya tie­ne una pa­re­ja de­fi­ni­da con

la que quie­re te­ner su hi­jo, el pri­mer pa­so es es­ti­mu­lar sus ova­rios. Pos­te­rior­men­te, se ex­traen sus óvu­los, se fe­cun­dan con los es­per­ma­to­zoi­des de su pa­re­ja pa­ra for­mar em­brio­nes y es­tos se crio­pre­ser­van o con­ge­lan en ni­tró­geno lí­qui­do, a 190 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro. Una vez ter­mi­na­do el tra­ta­mien­to, los em­brio­nes des­con­ge­la­dos se trans­fie­ren al úte­ro, que ha si­do pre­via­men­te pre­pa­ra­do pa­ra ello.

Cuan­do la mu­jer no tie­ne un com­pa­ñe­ro de­fi­ni­do, pue­de con­ge­lar sus óvu­los. Pa­ra ello se es­ti­mu­lan los ova­rios, des­pués, se ex­traen los óvu­los por vía tras­va­gi­nal y se lle­van al la­bo­ra­to­rio. Allí se de­ter­mi­na cuá­les es­tán ma­du­ros, se pro­ce­de a con­ge­lar­los en ni­tró­geno lí­qui­do y se man­tie­nen en es­te es­ta­do por mu­cho tiem­po pa­ra ser uti­li­za­dos en un fu­tu­ro en un pro­ce­so de fer­ti­li­za­ción in vi­tro en el cual son des­con­ge­la­dos, fe­cun­da­dos con es­per­ma­to­zoi­des pa­ra for­mar em­brio­nes y lue­go ser trans­fe­ri­dos al úte­ro de la mu­jer.

Es­tos pro­ce­di­mien­tos no tie­nen nin­gu­na con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va en el fu­tu­ro be­bé, tam­po­co le trans­mi­ten el cán­cer al fe­to ni ha­cen que reapa­rez­ca la en­fer­me­dad en el cuer­po de la ma­dre. Así mis­mo, se pue­den rea­li­zar a cual­quier edad, ex­cep­to cuan­do se ha lle­ga­do a la me­no­pau­sia. Gi­ral­do ex­pli­ca que in­clu­so en la mu­jer pre­pú­ber es po­si­ble guar­dar te­ji­do ová­ri­co, con­ge­lar­lo por mu­cho tiem­po y más ade­lan­te tras­plan­tar­lo nue­va­men­te al si­tio ori­gi­nal don­de es­ta­ban los ova­rios. “Es­tos pro­ce­di­mien­tos ya se ha­cen en el mundo y se han re­por­ta­do em­ba­ra­zos es­pon­tá­neos des­pués del tras­plan­te de te­ji­do ová­ri­co y ob­via­men­te por fe­cun­da­ción in vi­tro de óvu­los ob­te­ni­dos de ese te­ji­do tras­plan­ta­do”, afir­ma Gi­ral­do.

“Las ci­ca­tri­ces te re­cuer­dan el com­pro­mi­so de ayu­dar”.

Vic­to­ria Hi­nes­tro­za

DE A PO­CO

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es­tos tra­ta­mien­tos son re­cien­tes. En el cen­tro don­de tra­ba­ja en Me­de­llín, por ejem­plo, tie­nen 60 ca­sos de mu­je­res que pre­ser­va­ron su fertilidad y una ter­ce­ra par­te de es­tos son de pa­cien­tes con cán­cer de seno.

Elia­na Me­jía es pre­ci­sa­men­te una de ellas. Co­men­zó su tra­ta­mien­to de so­bre­es­ti­mu­la­ción de sus ova­rios al día si­guien­te de co­no­cer el diag­nós­ti­co. De­bía ha­cer­lo in­me­dia­ta­men­te. Con­ta­ba con po­co tiem­po, por­que los óvu­los se de­ben ex­traer an­tes de ini­ciar la qui­mio­te­ra­pia. En su ca­so lo­gra­ron ex­traer ocho, los cua­les se fe­cun­da­ron y de es­tos ma­du­ró uno: el em­brión que con­ser­van con­ge­la­do des­de ha­ce dos años. Elia­na y su es­po­so lo lla­man ‘hie­li­to’, y ella es­pe­ra que pron­to pue­da que­dar em­ba­ra­za­da. La qui­mio­te­ra­pia tam­bién le afec­tó el co­ra­zón y por aho­ra su car­dió­lo­go le re­co­mien­da es­pe­rar.

Tie­ne 42 años y es­tá dis­pues­ta a dar­se la opor­tu­ni­dad de ver cre­cer den­tro de ella ese hi­jo que tan­to an­he­la y que le dio tan­ta fuer­za. “Eso es de lo más bo­ni­to. Las mu­je­res se afe­rran a es­ta op­ción co­mo una ra­zón más pa­ra vi­vir y en­fren­tar la en­fer­me­dad”, di­ce Gi­ral­do ba­sa­do en su ex­pe­rien­cia. Y Elia­na lo con­fir­ma: “Pa­ra mí fue un ali­cien­te muy gran­de, so­por­té to­do el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer so­lo con la es­pe­ran­za de ser ma­má”. El cán­cer de seno trans­for­mó a es­tas mu­je­res por den­tro y por fue­ra, y es­tas son las lecciones que les de­jó.

“So­por­té to­do el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer so­lo con la es­pe­ran­za de ser ma­má”. Elia­na Me­jía Fran­co

Ber­mú­dez Eje­cu­ti­va

Diag­nos­ti­ca­da a los 45 años. Es­tá en tra­ta­mien­to.

“Al prin­ci­pio es co­mo si lle­ga­ran y po­da­ran la ma­ta, y tu vez un ta­lli­to to­do feo, por­que te qui­tan to­do lo que ador­na a la mu­jer: el pe­lo, las ce­jas, las pes­ta­ñas, las uñas se caen, se po­nen ne­gras; eres des­po­ja­da de to­do lo que te ha­ce ver bo­ni­ta. Des­pués de es­to pen­sé: dón­de es­tá mi be­lle­za y em­pe­zó un pro­ce­so de trans­for­ma­ción, de re­na­ci­mien­to, en el que me sien­to bo­ni­ta por lo que soy; sin ro­pa o con ro­pa me sien­to her­mo­sa. Aho­ra es­toy más em­po­de­ra­da, soy más mu­jer, más fuer­te y más va­lien­te que an­tes, por­que me acep­to co­mo soy. Que me qui­ten to­do y si­go sien­do yo, ma­ra­vi­llo­sa, her­mo­sa, con buen co­ra­zón, con una for­ta­le­za in­men­sa, va­lien­te.

Me­jía

“Uno sa­le del co­le­gio con ga­nas de co­mer­se el mundo, pe­ro con el cán­cer en­ten­dí que no to­do es co­mo uno pien­sa ni co­mo uno quie­re; a ve­ces la vi­da tie­ne si­tua­cio­nes que de­bes en­fren­tar pa­ra re­ci­bir otras más gran­des. Me de­jó una en­se­ñan­za: com­pren­der que hay reali­da­des que no tie­nen es­pe­ra, aun­que que­ra­mos ha­cer mu­chas co­sas es so­lo la vi­da la que te va a en­se­ñar a ha­cer­las”.

Me­sa Gon­zá­lez

“A los 30 años es­tás en la flor de la ju­ven­tud y te crees in­ven­ci­ble, que no te va a pa­sar na­da, y te das cuen­ta de que no, que la vi­da es de­ma­sia­do vul­ne­ra­ble y de­bes vi­vir­la al cien­to por cien­to. El cán­cer me en­se­ñó a ver­la con otros ojos, a no aho­gar­me en pro­ble­mas que se pue­den re­sol­ver. Apren­des a va­lo­rar más a tu fa­mi­lia, a tus ami­gos, a las per­so­nas que es­tán a tu la­do, que es­tán ahí en los peo­res mo­men­tos. Uno en ge­ne­ral cree que tie­ne mu­chos ami­gos y cuan­do es­tás en es­ta si­tua­ción te das cuen­ta de

quie­nes son real­men­te”.

Hi­nes­tro­za

“Ha si­do una lec­ción in­creí­ble. Du­ran­te bue­na par­te del tra­ta­mien­to no puedes ha­cer na­da y eso te obli­ga a una gran in­tros­pec­ción; en esa eta­pa ves pa­sar la vi­da co­mo en una pe­lí­cu­la y em­pie­zas a ‘chu­lear’: ¿Con qué me voy a que­dar? ¿con qué no? Cuan­do uno asu­me des­de la en­fer­me­dad una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la vi­da y la en­tien­de co­mo una se­gun­da opor­tu­ni­dad, es al­go muy en­ri­que­ce­dor, aun­que du­ro.

Aho­ra vi­vo con mu­cha más ple­ni­tud, más des­pa­cio y con una gra­ti­tud muy gran­de ha­cia la vi­da y los que me acom­pa­ña­ron y me ani­ma­ron. Ade­más, se­lec­ciono me­jor to­do: lo que ha­go, en lo que tra­ba­jo, las per­so­nas con quie­nes me re­la­ciono.

A mí la mas­tec­to­mía me pa­re­ció muy du­ra, más en el as­pec­to emo­cio­nal que en el fí­si­co. No te­nía nin­gu­na pre­pa­ra­ción men­tal y me sen­tí mu­ti­la­da; me afec­tó la fe­mi­ni­dad, mi as­pec­to. A uno le que­dan ci­ca­tri­ces que al prin­ci­pio son muy do­lo­ro­sas, pe­ro des­pués son ca­si un re­cuer­do del com­pro­mi­so que uno ha­ce por vi­vir dis­tin­to, con más pau­sa, dis­fru­tar mu­cho la vi­da, no com­pro­me­ter­se con lo que no le co­rres­pon­de y ayu­dar­les a las per­so­nas que es­tán pa­san­do por el pro­ce­so. Las ci­ca­tri­ces te re­cuer­dan que hay que cum­plir con el com­pro­mi­so de ayu­dar”.

FO­TOS: JO­SÉ LUIS RUIZ. PRO­DUC­CIÓN Y STYLING: ÁNGELA AGUI­RRE @AA_PRODUCER. MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: ALE­JAN­DRO MO­LI­NA

Ca­mi­sa de Naf Naf: $129.900.

Jean de Pun­to Blan­co: $129.900.

Are­tes de Nó­ma­da (dis­po­ni­bles en Due Mi­la): $100.000

Ca­mi­sa y jean de Che­vig­non: $98.900 y $249.900, res­pec­ti­va­men­te. Tenis de Con­ver­se edi­ción Mo­do Ro­sa: $120.000

Jean de Pun­to Blan­co: $129.900 Ca­mi­sa de Naf Naf: $129.900. Jean de Che­vig­non: $249.900. Are­tes de Nó­ma­da (dis­po­ni­bles en Due Mi­la): $140.000

Ca­mi­sa de Naf Naf: $169.900. Jean de Che­vig­non: $249.900. Co­llar, de Pri­ma­ve­ra Chaäng (dis­po­ni­ble en Due Mi­la): $90.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.