La cien­cia de con­ce­bir

No es un ca­mino de ro­sas, pe­ro tam­po­co un le­cho de es­pi­nas. En­con­trar las es­pe­ra­das dos ra­yi­tas azu­les, des­pués de en­fren­tar un pro­ble­ma de in­fer­ti­li­dad, es hoy un fi­nal fe­liz que ca­da vez sor­pren­de a más pa­re­jas.

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Mar­ce­la Ochoa

Me to­mó 10 años con­ver­tir­me en ma­dre”, es la frase con la que arran­ca su his­to­ria Ana Ma­ría Me­di­na, una co­mu­ni­ca­do­ra so­cial es­pe­cia­li­za­da en Ge­ren­cia de Mer­ca­deo que hoy es ma­dre de una ni­ña de 8 años y una de 3. Des­pués de dos años de ma­tri­mo­nio de­ci­dió con su pa­re­ja bus­car be­bé, pe­ro co­mo los me­ses pa­sa­ban sin te­ner éxi­to, hi­zo una ci­ta en el Ins­ti­tu­to de Fertilidad Hu­ma­na, In­ser, en Me­de­llín, pa­ra sa­ber qué pa­sa­ba. “To­dos los exá­me­nes re­sul­ta­ron nor­ma­les, por lo que de­ja­mos de preo­cu­par­nos. Con el tiem­po re­to­ma­mos el te­ma; esa vez mi es­po­so se in­vo­lu­cró y el diag­nós­ti­co hi­zo que el mundo se nos de­rrum­ba­ra: azoos­per­mia —una al­te­ra­ción del se­men que afec­ta su ca­li­dad e im­pi­de el em­ba­ra­zo—”.

Ser pa­dres de co­ra­zón fue el ca­mino que eli­gie­ron. No obs­tan­te, el te­ma de la in­fer- ti­li­dad ha­bía gol­pea­do tan­to la re­la­ción, que se ter­mi­nó. Años más tar­de, Ana Ma­ría en­con­tró una nue­va pa­re­ja y de­ci­dió con ella for­mar una fa­mi­lia. Por in­creí­ble que pa­rez­ca, la his­to­ria se re­pi­tió ca­si li­te­ral­men­te. Afor­tu­na­da­men­te, en es­te ca­so, fue po­si­ble re­cu­rrir a la fer­ti­li­za­ción in vi­tro. “En el pri­mer in­ten­to que­dé em­ba­ra­za­da de me­lli­zos; ob­via­men­te, la fe­li­ci­dad com­ple­ta. Sin em­bar­go, me di­je­ron que uno de los be­bés no so­bre­vi­vi­ría. No fue­ron me­ses fá­ci­les”, con­fe­só, quien hoy es di­rec­to­ra co­mer­cial y de mer­ca­deo de es­te ins­ti­tu­to.

“Tie­nes que ha­cer mu­chos due­los al mis­mo tiem­po. No te sien­tes en­fer­ma, pe­ro al­go es­tá pa­san­do den­tro de tu cuer­po; afron­tas la po­si­bi­li­dad de que no pue­das te­ner hi­jos y sien­tes te­mor de que tu re­la­ción se aca­be”, ex­pli­ca Ali­na Uri­be, psi­quia­tra y fun­da­do­ra de Ape­co, úni­co gru­po en Co­lom­bia de psiquiatras y psi­có­lo­gas clí­ni­cas es­pe­cia­li­za­das en aten­der es­te pro­ble­ma. “Ade­más, en la ma­yo­ría de los ca­sos es un due­lo muy so­li­ta­rio. Tra­tar de es­tar bien, cuan­do por den­tro te es­tás mu­rien­do, ge­ne­ra mu­cha pre­sión”. Apren­der a co­mu­ni­car­se con la pa­re­ja, bus­car el bie­nes­tar emo­cio­nal (ya sea sa­lien­do con ami­gos o ha­cien­do la ci­ta con el acu­pun­tu­ris­ta que le fun­cio­nó a una ami­ga), bus­car gru­pos de apo­yo o acu­dir a psi­co­te­ra­pia, es de gran ayu­da.

NO HAY QUE DAR­LE TIEM­PO AL TIEM­PO

Los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por FUC­SIA es­tu­vie­ron de acuer­do en que el pri­mer pa­so pa­ra afron­tar, ade­cua­da­men­te, un pro­ble­ma de in­fer­ti­li­dad es de­jar de pen­sar que em­ba­ra­zar­se es un asun­to de ‘dar­le tiem­po al tiem­po’. “Se es­ti­ma que 15 de ca­da 100 pa­re­jas po­drían te­ner al­gu­na di­fi­cul­tad; cla­ro que es­to no sig­ni­fi­ca que to­das va­yan a re­que­rir tra­ta­mien­tos com­ple­jos”, acla­ra Car­los Fan­di­ño, gi­ne­có­lo­go del Cen­tro de Fertilidad Clí­ni­ca de la Mu­jer.

“Si des­pués de un año (en mu­je­res me­no­res de 35 años) o de seis me­ses (an­tes de los 40) de ha­ber sus­pen­di­do los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos y man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les re­gu­la­res no se lo­gra un em­ba­ra­zo, se de­be con­sul­tar”, pun­tua­li­za Juan Luis Gi­ral­do, gi­ne­có­lo­go es­pe­cia­lis­ta en

“Pue­do de­cir, con to­tal con­vic­ción, que due­le tan­to per­der un hi­jo co­mo no po­der te­ner uno”.

Ana Ma­ría Me­di­na.

Re­pro­duc­ción Hu­ma­na de In­ser. Así mis­mo, Car­los Sa­rria, gi­ne­co­obs­te­tra, miem­bro fun­da­dor de la Uni­dad de Fertilidad de Pro­fa­mi­lia, ex­pli­ca: “El tiem­po es un fac­tor im­por­tan­te. Bus­car ayu­da des­pués de lle­var 3 o 5 años in­ten­tan­do que­dar en em­ba­ra­zo, pue­de im­pli­car me­di­das más ex­tre­mas y un au­men­to en los cos­tos”.

Es­te es el pa­no­ra­ma al que mu­chas pa­re­jas se en­fren­tan y que ini­cial­men­te pue­de pa­re­cer des­alen­ta­dor. La bue­na noticia es que exis­ten va­rias op­cio­nes. En­tre ellas:

• El día in­di­ca­do. “Aho­ra se sa­be que exis­ten ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de un em­ba­ra­zo, si se tie­nen re­la­cio­nes in­ter­dia­rias unos sie­te días an­tes de la ovu­la­ción”, ex­pli­ca el doc­tor Fan­di­ño. • Me­di­ca­men­tos pa­ra in­du­cir la

ovu­la­ción. Se for­mu­lan por un pe­rio­do cor­to de tiem­po y pue­den ser ora­les o sub­cu­tá­neos.

• In­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Es ideal cuan­do exis­ten tras­tor­nos le­ves en el se­men, la mu­jer su­fre de en­do­me­trio­sis no muy se­ve­ra o el pro­ble­ma de in­fer­ti­li­dad no tie­ne una ex­pli­ca­ción apa­ren­te.

• Fe­cun­da­ción In Vi­tro (FIV). “Es el rey de los tra­ta­mien­tos por­que ayu­da a so­lu­cio­nar la gran ma­yo­ría de los pro­ble­mas que pue­de pre­sen­tar una pa­re­ja”, ase­gu­ra el doc­tor Sa­rria. • In­yec­ción In­tra­ci­to­plas­má­ti­ca de Es­per­ma­to­zoi­des (ICSI por

sus si­glas en in­glés). Fun­cio­na en ca­sos co­mo el de Ana Ma­ría, don­de los es­per­ma­to­zoi­des de su pa­re­ja se ob­tu­vie­ron del tes­tícu­lo por me­dio de una biop­sia tes­ti­cu­lar. • Diag­nós­ti­co ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal o el ta­mi­za­je ge­né­ti­co preim­plan­ta­cio­nal. Es­tos aná­li­sis per­mi­ten trans­fe­rir so­lo los em­brio­nes ge­né­ti­ca­men­te sa­nos.

La in­fer­ti­li­dad es co­mo te­ner dia­be­tes, las pa­re­jas de­ben po­der ha­blar li­bre­men­te del te­ma. Los es­tu­dios han de­mos­tra­do que cuan­to más apo­yo ten­gan, más

fá­cil se­rá asu­mir es­te pro­ce­so.

¡UN PO­CO DE AYU­DA!

“En lo po­si­ble evi­ten in­vo­lu­crar a ter­ce­ras per­so­nas que pue­dan ge­ne­rar más pre­sión en la re­la­ción”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga Dia­na Ca­ro­li­na Po­ve­da-her­nán­dez. En cam­bio, re­co­mien­da, con­ver­tir en alia­dos a ami­gos cer­ca­nos y a fa­mi­lia­res. Ló­gi­ca­men­te, el es­pe­cia­lis­ta en fertilidad de­be ser el con­se­je­ro prin­ci­pal, así que lo ideal es pre­pa­rar­se muy bien pa­ra esa pri­me­ra ci­ta, en la que el mé­di­co in­da­ga­rá so­bre la sa­lud de los dos. Ha­blar cla­ra­men­te so­bre las en­fer­me­da­des que am­bos han su­fri­do pue­de ser de mu­cha ayu­da, por eso es ne­ce­sa­rio ser muy pre­ci­sos acer­ca del tiem­po que lle­van in­ten­tán­do­lo. Ade­más, de­ben ser fran­cos a la ho­ra de ha­blar de sus re­la­cio­nes. “Ex­pli­car si son ex­clu­si­va­men­te ge­ni­ta­les o tam­bién ora­les o si usan lu­bri­can­tes y de qué ti­po. Mu­chas ve­ces ahí es­tá la cau­sa del pro­ble­ma, pe­ro si la pa­re­ja no ha­bla, el diag­nos­ti­co se va a de­mo­rar”, acla­ra el doc­tor Fan­di­ño.

Al fi­nal, y de acuer­do a lo que se des­cu­bra, el doc­tor or­de­na­rá una se­rie de exá­me­nes que pue­den ir des­de aná­li­sis de san­gre has­ta eco­gra­fías, biop­sias u otros pro­ce­di­mien­tos, en la mu­jer, y un es­per­mo­gra­ma, en el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.