Karl La­ger­feld, el ge­nio lle­ga a Co­lom­bia

Fucsia - - CONTENIDO - Por: Li­la Ochoa Pa­lau

No so­lo es el di­rec­tor crea­ti­vo de Cha­nel y de Fen­di, tam­bién lo es de su pro­pia fir­ma. Hoy, la noticia es que sus di­se­ños se pue­den com­prar por pri­me­ra vez en nues­tro país, gra­cias a una alian­za co­la­bo­ra­ti­va en­tre el di­se­ña­dor ale­mán y Fa­la­be­lla*.

Aco­mien­zos de los años ochen­ta, po­cos hu­bie­ran apos­ta­do que un ale­mán se­ría ele­gi­do por Cha­nel co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de la ca­sa fran­ce­sa. Des­pués de la muerte de Gabrielle ‘Co­co’ Cha­nel, su crea­do­ra, la mai­son en­tró en un pe­rio­do de hi­ber­na­ción. To­mó ca­si una dé­ca­da pa­ra que se rein­ven­ta­ra y hoy es, tal vez, la fir­ma de mo­da más va­lio­sa en el mundo.

De la mano de Karl La­ger­feld, el look Cha­nel fue re­lan­za­do en 1983 e in­me­dia­ta­men­te con­quis­tó a los aman­tes de la mo­da, tal co­mo lo ha­bía he­cho Co­co en su mo­men­to. Si­guien­do los pa­rá­me­tros y re­glas que su fun­da­do­ra ha­bía de­ja­do co­mo legado, y apli­can­do el lema del gran poe­ta Goet­he “haz un fu­tu­ro me­jor, de­sa­rro­llan­do ele­men­tos con el pa­sa­do”, Karl La­ger­feld fue el res­pon­sa­ble del re­na­ci­mien­to de la mar­ca y hoy es uno de los po­cos di­se­ña­do­res que do­mi­na el mundo del prêt-àpor­ter (lis­to pa­ra usar) y de la Al­ta Cos­tu­ra en Mi­lán, Lon­dres y, des­de lue­go, Pa­rís.

El di­se­ña­dor es un tras­gre­sor que no te­me rom­per to­das las re­glas, ex­cep­to, eso sí, las de su ca­sa ma­triz. No le tie­ne mie­do a in­no­var. Des­de 1983 crea ca­da co­lec­ción pa­ra Cha­nel

Des­pués de fir­mar co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co en Cha­nel, de­ci­dió crear su pro­pia mar­ca, en­fo­ca­da en la ven­ta al de­tal; no ha­ce des­fi­les y sus pre­cios son más ase­qui­bles que los de otras ca­sas.

ins­pi­ra­do en los di­se­ños de Co­co. Su ca­pa­ci­dad crea­ti­va es tan in­creí­ble que, 40 años des­pués, lo­gra sor­pren­der ca­da tem­po­ra­da con una idea no­ve­do­sa, ya sea pa­ra las co­lec­cio­nes de Al­ta Cos­tu­ra o pa­ra las de prêt-à-por­ter, sin per­der su ADN. Esa con­ti­nui­dad en los perfumes, la lí­nea de be­lle­za o la jo­ye­ría le ha per­mi­ti­do a la com­pa­ñía un rit­mo sos­te­ni­do de cre­ci­mien­to y una per­ma­nen­cia en el tiem­po. La­ger­feld con­tro­la to­do, es mul­ti­fa­cé­ti­co y, aun­que de­le­ga mu­cho, siem­pre es­tá al tan­to del úl­ti­mo co­lor de lá­piz de la­bios o de la nue­va ver­sión de la cha­que­ta Cha­nel.

Creó una ima­gen de sí mis­mo inol­vi­da­ble, por eso se ha con­ver­ti­do tam­bién en un ícono de mo­da. Siem­pre se lo ve con guan­tes de cue­ro ne­gro y ta­ches me­tá­li­cos, tra­je os­cu­ro, ca­mi­sa blan­ca de cue­llo du­ro y len­tes de sol. El pe­lo blan­co co­gi­do en co­la de ca­ba­llo es el to­que fi­nal de su ves­ti­men­ta, que ra­ra vez cam­bia. Es­to lo ha trans­for­ma­do en una fi­gu­ra re­co­no­ci­da en to­dos los rin­co­nes del mundo y en un re­fe­ren­te de es­ti­lo.

Na­ció en 1930, en Ham­bur­go, Ale­ma­nia, du­ran­te el ré­gi­men de Hitler. Su fa­mi­lia se tras­la­dó a Pa­rís du­ran­te los años de la gue­rra y allí vi­vió ais­la­do del mun­da­nal rui­do. Re­gre­só a su ciu­dad na­tal ya ado­les­cen­te y muy cons­cien­te de cuál era su pa­sión; así fue co­mo se en­gan­chó de­fi­ni­ti­va­men­te con la mo­da.

A los 14 años le pi­dió per­mi­so a sus pa­dres pa­ra ir­se a vi­vir a la ca­pi­tal; su ma­dre fue quien lo hi­zo po­si­ble, pues lo apo­ya­ba en to­do. En 1954, mien­tras ade­lan­ta­da es­tu­dios en la Ciu­dad Luz, se ga­nó un premio del Se­cre­ta­ria­do In­ter­na­cio­nal de la La­na, gra­cias al cual em­pe­zó a tra­ba­jar en el ta­ller de Pie­rre Balmain, don­de apren­dió to­das las

Karl La­ger­feld creó una ima­gen de sí mis­mo inol­vi­da­ble, por eso se ha

con­ver­ti­do tam­bién en un ícono de mo­da.

téc­ni­cas del ofi­cio. Muy pron­to, es­ta­ba di­se­ñan­do pa­ra mar­cas en In­gla­te­rra, Fran­cia, Ita­lia y Ale­ma­nia, to­do por­que des­de muy jo­ven su es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te no le per­mi­tió ser ‘ex­clu­si­vo’ de na­die. Co­mo él mis­mo di­jo en una en­tre­vis­ta: “Me arrien­do, pe­ro no me ven­do”.

Des­pués de fir­mar co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co en Cha­nel, de­ci­dió crear su pro­pia mar­ca, en­fo­ca­da en la ven­ta al de­tal. No ha­ce des­fi­les y sus pre­cios son más ase­qui­bles que los de otras ca­sas. Su mar­ca es­tá he­cha a su ima­gen y se­me­jan­za, si bien se en­fo­ca en gen­te jo­ven, con re­fe­ren­cias di­ver­ti­das y trans­gre­so­ras. Tam­bién re­cu­rre a los ele­men­tos icó­ni­cos de la ima­gen que du­ran­te mu­chos años ha re­fi­na­do.

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Co­lom­bia, un di­se­ña­dor de es­ta ta­lla ha­ce una co­la­bo­ra­ción con una tien­da por de­par­ta­men­tos en es­ta par­te del pla­ne­ta. La­ger­feld reali­zó una alian­za con Fa­la­be­lla pa­ra crear una co­lec­ción ver­sá­til, ele­gan­te y re­fi­na­da, a unos pre­cios in­creí­bles. Las co­lom­bia­nas van a en­con­trar pren­das có­mo­das, pa­ra el día, y con len­te­jue­las y bri­llo, pa­ra la no­che. Tam­bién las más jó­ve­nes ten­drán de dón­de es­co­ger: pa­ra ellas es­tá pen­sa­da la lí­nea Ca­sual Rock, con pie­zas más ju­ve­ni­les y osa­das, y con to­ques ur­ba­nos y atre­vi­dos.

¿Cómo ha­ce el crea­dor ale­mán pa­ra ma­ne­jar es­te jue­go a tres ban­das: ocho co­lec­cio­nes prêt-á-por­ter y dos de Al­ta Cos­tu­ra pa­ra Cha­nel, los za­pa­tos y las pie­les pa­ra Fen­di, su mar­ca Karl La­ger­feld, la fo­to­gra­fía, las ca­ri­ca­tu­ras po­lí­ti­cas, el di­se­ño in­te­rior y to­do lo de­más? “o me pre­gun­to cómo lo ha­go. Sim­ple­men­te lo ha­go”, di­jo al­gu­na vez.

El di­se­ña­dor reali­zó una alian­za con Fa­la­be­lla pa­ra crear una co­lec­ción ver­sá­til, ele­gan­te y re­fi­na­da, a unos pre­cios in­creí­bles.

*La co­lec­ción de Karl La­ger­feld pa­ra Fa­la­be­lla ya es­tá dis­po­ni­ble en las tien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.