De­li­nea­dos in­ver­ti­dos

Co­no­ci­dos co­mo un­der­li­nes, pue­den real­zar la mi­ra­da o apa­gar­la se­gún el co­lor y el gro­sor de la lí­nea tra­za­da. Un ex­per­to nos da las cla­ves de cómo usar­los co­rrec­ta­men­te.

Fucsia - - CONTENIDO -

No es una mo­da de nues­tros días. El un­der­li­ne o de­li­nea­do in­ver­ti­do se ha usa­do por si­glos. Los pri­me­ros en lle­var­lo fue­ron los tur­cos y su apli­ca­ción obe­de­cía más a una ne­ce­si­dad que a so­lo va­ni­dad: les ayu­da­ba a mi­ni­mi­zar el im­pac­to de la luz so­lar en los ojos. El tra­za­do se rea­li­za en la par­te in­fe­rior y hoy es una de las ten­den­cias más fuer­tes de la tem­po­ra­da.

To­das las mu­je­res pue­den lle­var­lo. La cla­ve es­tá en la es­co­gen­cia del co­lor y en el gro­sor de la lí­nea, al­go que se de­ter­mi­na no so­lo por el tono de la piel, sino por las ojeras, si las hay. Luis Cas­co, ma­qui­lla­dor glo­bal de la mar­ca Mary Kay, nos cuen­ta cómo ha­cer el de­li­nea­do y lo­grar que los ojos bri­llen.

LO PRI­ME­RO…

Es im­por­tan­te no es­co­ger el mis­mo tono de las ojeras, pues es­to au­men­ta­rá su apa­rien­cia. Por ejem­plo, si son violeta, evi­te ese co­lor o el ca­fé, y eli­ja más bien uno com­ple­men­ta­rio, co­mo el ne­gro o el ver­de, que en es­te ca­so ayu­da a re­sal­tar los ojos, no a apa­gar­los.

El tra­za­do de­be rea­li­zar­se por de­ba­jo de la lí­nea in­fe­rior de los ojos, no aden­tro. Pe­ro si se quie­re un efecto más dra­má­ti­co e in­ten­so, la re­co­men­da­ción es ha­cer­lo tan­to aden­tro co­mo afue­ra.

El de­li­nea­dor idó­neo es el lá­piz ne­gro, pues es cre­mo­so y no re­se­ca es­ta área que es tan de­li­ca­da. Se pue­de tra­zar una lí­nea ba­se pa­ra po­der di­fu­mi­nar­la, si se quie­re, o po­ner­le otros co­lo­res en­ci­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.