B Ca­pi­tal sor­pren­de

Es­ta pla­ta­for­ma, que se ale­ja del con­cep­to de pa­sa­re­la tra­di­cio­nal, mar­ca el re­gre­so de la fir­ma Po­li­te a la es­ce­na nacional, y de Da­río Cár­de­nas des­pués de una lar­ga con­va­le­cen­cia. Tam­bién le apues­ta a la unión en­tre mo­da y fo­to­gra­fía de la mano de Ju­lie

Fucsia - - CONTENIDO -

El he­cho de que Car­los Po­li­te le hu­ya a los lu­ga­res co­mu­nes, fue una coin­ci­den­cia fe­liz pa­ra B Ca­pi­tal, un even­to di­ná­mi­co y en cons­tan­te evo­lu­ción que se aven­tu­ra a in­cluir for­ma­tos ori­gi­na­les más allá de la tí­pi­ca pa­sa­re­la, co­mo per­for­man­ces, flash mobs (pre­sen­ta­cio­nes rá­pi­das), ex­hi­bi­cio­nes y fas­hion films.

Y es fe­liz por­que el di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma Po­li­te no co­mul­ga con lo con­ven­cio­nal pues ni él ni su mar­ca lo son. Mu­cho me­nos la co­lec­ción que mos­tra­rá en el even­to, que es­te año se tras­la­da al Par­que Em­pre­sa­rial de Las Amé­ri­cas, en Bogotá (an­tes se rea­li­za­ba en el Cen­tro Crea­ti­vo Tex­tu­ra): una pro­pues­ta de ex­pe­ri­men­tal coutu­re, que ex­plo­ra len­gua­jes vi­sua­les y fue ele­gi­da pa­ra inau­gu­rar la edi­ción 2017.

I am an In­di­vi­dual es su nom­bre, una pues­ta en es­ce­na que com­bi­na per­for­man­ce con un fil­me de mo­da rea­li­za­do por Luis Barreto Ca­rri­llo, co­lom­biano re­si­den­te en

Nue­va York y di­rec­tor de ar­te de la pro­duc­to­ra Noir Tri­be. En la prác­ti­ca, lo que ve­rán los asis­ten­tes es un ejer­ci­cio de es­ti­lo pues, pa­ra el crea­dor, la mo­da de nues­tros días tie­ne que ir más allá del pa­trón y de­be pro­po­ner cómo lle­var las pren­das, ofre­cer “la ex­pe­rien­cia de la po­si­bi­li­dad que pue­de te­ner una pie­za a la ho­ra de usar­la o de ves­tir­la”.

Con un mis­mo pun­to de ins­pi­ra­ción pa­ra las dos tem­po­ra­das del año (pri­ma­ve­ra-ve­rano y oto­ño-invierno), Po­li­te ex­plo­ra en 44 looks (30 de la pri­me­ra y 14 de la se­gun­da) un te­ma que jus­ti­fi­ca ple­na­men­te su nom­bre: crear una rup­tu­ra con el he­cho de que una pren­da de­ba te­ner un gé­ne­ro y que es­té pen­sa­da, más bien, pa­ra un in­di­vi­duo.

“To­da la co­lec­ción sur­ge a par­tir de la obra de Jean-fraçois Mi­llet. Siem­pre me ha gus­ta­do mu­cho el rea­lis­mo y lo que hi­ce fue to­mar­lo en to­do su con­tex­to (li­te­ra­rio, crea­ti­vo…). Me pa­re­ce muy in­tere­san­te la for­ma en que el ar­tis­ta ma­ne­ja­ba la luz y el co­lor, que es­tán im­plí­ci­tos en la pro­pues­ta, así co­mo las di­fe­ren­cias en­tre la inocen­cia del cam­po en con­tra­po­si­ción al desa­rro­llo in­dus­trial de la ur­be, que re­pre­sen­ta­ba en sus pin­tu­ras”, re­la­ta.

Pe­se a que ex­plo­ra el mis­mo asun­to a lo lar­go de las dos tem­po­ra­das, hay una cla­ra di­fe­ren­cia en­tre una y otra. “Cuan­do vi­ves en un país que tie­ne es­ta­cio­nes, a pe­sar de que el pai­sa­je y los edi­fi­cios son los mis­mos, el te­ma de la luz es muy di­fe­ren­te. No es la mis­ma sen­sa­ción cuan­do es­tás en ve­rano en Ma­drid que en oto­ño. Pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia, lo que va­mos a ver en B Ca­pi­tal es un ejer­ci­cio de ex­plo­ra­ción de te­ji­dos”, acla­ra.

EL RE­NA­CER DE DA­RÍO CÁR­DE­NAS

Me­dian­te el re­cur­so es­té­ti­co del per­for­man­ce y lue­go de una lar­ga au­sen­cia de­bi­do a un cán­cer de ri­ñón, Da­río Cár­de­nas re­gre­sa a la es­ce­na de la mo­da nacional con Equi­li­brio, una co­lec­ción en la que ha­ce ca­tar­sis por lo que tu­vo que pa­sar pa­ra ven­cer la en­fer­me­dad y las re­fle­xio­nes que de­ri­va­ron de ello. “Mi co­lec­ción es un tri­bu­to, un agra­de­ci­mien­to a la vi­da por es­ta nue­va opor­tu­ni­dad. Tam­bién es un ho­me­na­je a la medicina tra­di­cio­nal y a la cha­má­ni­ca; al es­pí­ri­tu, a la fe, a la fuer­za y a la vi­ta­li­dad del ser hu­mano”, cuen­ta el di­se­ña­dor. La es­tam­pa­ción, par­te fun­da­men­tal de su ADN y pun­to di­fe­ren­cia­dor de su pro­pues­ta, des­ta­ca el va­lor que tu­vie­ron en su re­cu­pe­ra­ción las plan­tas me­di­ci­na­les y las en­fer­me­ras que lo aten­die­ron du­ran­te sus se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia; así co­mo el con­tras­te en­tre la con­ta­mi­na­ción que

El di­rec­tor crea­ti­vo de Po­li­te se ins­pi­ró en la obra de Jean-fra­nçois Mi­llet, en su rea­lis­mo, y en la ma­ne­ra en que usa­ba la luz y el co­lor en sus pin­tu­ras.

exis­te en nues­tras ciu­da­des que, se­gún él, nos es­tá ma­tan­do, y la im­por­tan­cia de ha­cer las pa­ces con lo na­tu­ral, a co­nec­tar­nos de nue­vo con la vi­da que lle­va­ban nues­tros an­ces­tros y con nues­tra esen­cia.

En 16 sa­li­das, di­vi­di­das en cua­tro, Da­río re­pre­sen­ta las co­sas que fue­ron de­ter­mi­nan­tes en es­te pro­ce­so: los gu­na­du­le, a quie­nes co­no­ció en la ex­po­si­ción Mo­las, ca­pas de la sa­bi­du­ría, ex­hi­bi­da en el Mu­seo del Oro, en la que des­cu­brió lo que sig­ni­fi­ca­ba crear des­de el ser; los em­be­rá cha­mí, del Cho­có, de quie­nes se ins­pi­ró en la ma­ne­ra co­mo ex­pre­san lo que les pa­sa a tra­vés de sus ves­ti­men­tas y bor­da­dos; los ha­re krish­na, de los que apren­dió el va­lor de ali­men­tar­se, y las mu­je­res que aten­die­ron su con­va­le­cen­cia, a quie­nes va­lo­ra pro­fun­da­men­te. Ca­da una le en­se­ñó al­go que apli­ca­ría pa­ra pa­sar la ho­ja del cán­cer y cam­biar su es­ti­lo de vi­da: apren­der a co­mer y a res­pi­rar cons­cien­te­men­te, a sa­nar el es­pí­ri­tu; sen­tir ca­da cos­tu­ra y ca­da pun­ta­da, y po­ner­se a sí mis­mo en pri­mer lu­gar y re­la­jar el cuer­po.

AR­TE + FO­TO­GRA­FÍA

Una de las gran­des sor­pre­sas de es­ta edi­ción de B Ca­pi­tal es la alian­za co­la­bo­ra­ti­va en­tre Ju­lie­ta Suá­rez y Raúl Hi­gue­ra, quie­nes se­rán los en­car­ga­dos de ce­rrar el even­to. La di­se­ña­do­ra y el fo­tó­gra­fo unie­ron sus men­tes crea­ti­vas y se ins­pi­ra­ron mu­tua­men­te pa­ra pre­sen­tar la co­lec­ción Lí­neas Cru­za­das. En la pues­ta en es­ce­na, que él des­cri­be co­mo “una ex­pe­rien­cia de ca­lei­dos­co­pio”, los cor­tes ar­qui­tec­tó­ni­cos de la crea­do­ra se mul­ti­pli­ca­rán mien­tras son re­fle­ja­dos en cien­tos de es­pe­jos, y las mo­de­los des­fi­la­rán en me­dio de gran­des te­las es­tam­pa­das con cla­ros­cu­ros lo­gra­dos por el ar­tis­ta, quien apor­tó gran par­te de su in­ves­ti­ga­ción so­bre los re­fle­jos en la fo­to­gra­fía. “El es­pe­jo nos da la es­té­ti­ca pa­ra con­tar la his­to­ria y per­mi­te frac­cio­nar las te­las. El es­tam­pa­do lo crea­mos en con­jun­to con la di­se­ña­do­ra de tex­ti­les Na­ta­lia Es­gue­rra; es la pri­me­ra vez que me aven­tu­ro a ha­cer­lo”, cuen­ta Ju­lie­ta.

El 20 de oc­tu­bre pre­sen­ta­rán más de 35 pie­zas di­se­ña­das en te­ji­do de pun­to, ra­yón, chi­fón y ace­ta­to, el re­sul­ta­do de su “ca­rre­ra de crea­ción” que pa­ra ellos le­jos de ser una com­pe­ten­cia fue la opor­tu­ni­dad de jun­tar sus ta­len­tos.

Ju­lie­ta Suá­rez y Raúl

Hi­gue­ra se ins­pi­ra­ron en los re­fle­jos de la fo­to­gra­fía y en el efecto ca­lei­dos­co­pio.

Una par­te de los es­tam­pa­dos de la co­lec­ción de Da­río Cár­de­nas ha­ce ho­me­na­je a las plan­tas me­di­ci­na­les y sus be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.