Con­ver­sa­cio­nes de mo­da

Las di­se­ña­do­ras Va­nes­sa Gó­mez (A New Cross) y Ju­lie­ta Suá­rez se reunie­ron lue­go de sus res­pec­ti­vas par­ti­ci­pa­cio­nes en B Ca­pi­tal pa­ra ha­blar de la im­por­tan­cia de es­te es­ce­na­rio en la mo­da na­cio­nal y la ac­tual cri­sis del sec­tor.

Fucsia - - CONTINIDO - FO­TOS ©PA­TRI­CIA PRO­DUC­CIÓN CAS­TE­LLA­NOS AN­DRÉS YE­PES MA­QUI­LLA­JE ANGÉLICA BEL­TRÁN ASIS­TEN­TE DE ILU­MI­NA­CIÓN CÉ­SAR RUBIANO

La reunión tu­vo lu­gar en la tien­da de Ju­lie­ta Suá­rez en la ca­lle de los An­ti­cua­rios al nor­te de Bo­go­tá. Allí, la di­se­ña­do­ra com­par­te es­pa­cio con otras mar­cas, co­mo al­gu­na vez lo hi­zo en GRIS, la bou­ti­que de di­se­ño van­guar­dis­ta que albergó, ade­más de la su­ya, fir­mas co­mo A New Cross, Lau­ra Lau­rens y MAZ (Ma­nue­la Ál­va­rez), y que ce­rró sus puer­tas al pú­bli­co en ma­yo de es­te año.

Va­nes­sa Gó­mez, una de las crea­do­ras de la fir­ma A New Cross (a dúo con Ni­co­lás Ri­ve­ro), la abra­za al ver­la; no so­lo son co­le­gas, tam­bién ami­gas. Jun­tas for­ma­ron par­te de es­te pro­yec­to y aun­que ya no cuel­gan sus pren­das en el mis­mo es­pa­cio de ex­hi­bi­ción, tie­nen ob­je­ti­vos e in­tere­ses co­mu­nes, co­mo que la mo­da co­lom­bia­na en­cuen­tre una ma­ne­ra de rein­ven­tar­se pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Va­nes­sa Gó­mez: Es­te ha si­do un año di­fí­cil, so­bre to­do pa­ra los ar­tícu­los de lu­jo, por­que no re­sul­tan ‘esen­cia­les’ pa­ra los con­su­mi­do­res. Hay una reali­dad. Sin em­bar­go, a la gen­te con ma­yor po­der ad­qui­si­ti­vo, qui­zá es­to no la gol­pea tan du­ro y si­gue con­su­mien­do mo­da y ar­te…

Ju­lie­ta Suá­rez: La cri­sis tam­bién nos ha pues­to el re­to de ser más crea­ti­vos. A mí, en par­ti­cu­lar, me ha he­cho re­plan­tear mis pro­duc­cio­nes y mis co­lec­cio­nes; me ha pues­to a re­vi­sar lo que más ven­do y a re­crear pro­yec­tos que qui­se hacer y no ha­bía po­di­do. Aho­ra, sin pro­du­cir al rit­mo del año pa­sa­do, más tran­qui­la y con más tiem­po, es­toy crean­do pie­zas de di­se­ño que no se ha­bían vis­to en mi marca, pren­das que me cues­tan más y pue­do ven­der más ca­ras —ves­ti­dos lar­gos y abri­gos, por ejem­plo—, no pie­zas de gran ro­ta­ción. Bus­co que mis clien­tas se enamo­ren.

V.G.: Es cier­to, los mo­men­tos du­ros obli­gan a re­plan­tear­se, a ge­ne­rar ideas nue­vas y flo­re­cer. Cuan­do lle­gó el cie­rre de GRIS, por ejem­plo, hu­bo que to­mar de­ci­sio­nes tan­to en el pro­yec­to co­mo en nues­tras mar­cas in­di­vi­dua­les: ca­da quien en­fren­ta­ba un pro­ce­so de rein­ven­ción de su fir­ma y GRIS no te­nía ca­bi­da en esos ho­ri­zon­tes par­ti­cu­la­res. No hu­bo dra­ma. Aho­ra, que ha­ya­mos ce­rra­do GRIS no sig­ni­fi­ca que el pro­yec­to fra­ca­só. Uno sa­be cuán­do hi­zo un buen tra­ba­jo y cuán­do no, y esa sa­tis­fac­ción es la que de­ter­mi­na si al­go es exi­to­so o no.

J.S.: El pun­to, con GRIS, fue que nos arries­ga­mos con un se­gun­do pi­so y con un si­tio di­fí­cil, pe­ro, so­bre to­do, lo hi­ci­mos en una ciu­dad don­de la gen­te no es­tá dis­pues­ta a sa­cri­fi­car su tiem­po y quie­re que to­do es­té ahí, al la­do.

V.G.: Era una apues­ta arries­ga­da, tam­bién, por­que nues­tras mar­cas di­se­ñan más des­de la pa­sión. Qui­si­mos em­pu­jar el mer­ca­do ha­cia nues­tra vi­sión y eso nos hi­zo me­nos ‘co­mer­cia­les’. Pe­ro ese es­pí­ri­tu fue lo que nos unió y nos man­tie­ne uni­dos. Es lin­do ver­nos a to­dos de nue­vo en B Ca­pi­tal, ca­da uno con sus mar­cas.

J.S.: Tal vez GRIS hu­bie­ra fun­cio­na­do más co­mo show­room y no co­mo tien­da abier­ta al pú­bli­co. Era más un es­pa­cio cu­ra­do, un ejercicio de ima­gen.

V.G.: Eso se vio en B Ca­pi­tal... me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­sa es­ta apues­ta de Inex­mo­da co­mo un even­to don­de se ex­hi­be al­go dis­tin­to. El mun­do de la mo­da vie­ne sien­do muy pa­re­jo, cons­trui­do so­bre las tem­po­ra­das, con los li­nea­mien­tos eu­ro­peos y —si te­ne­mos en cuen­ta la glo­ba­li­za­ción y nues­tra geo­gra­fía— sin un gran sen­ti­do de la con­tem­po­ra­nei­dad. Hay, jus­ta­men­te, que rein­ven­tar ese mer­ca­do con los con­cep­tos de ‘no sea­son’ y ‘gen­der­less’ (sin tem­po­ra­das y mo­da neu­tra), que, en nues­tro ca­so, se re­fie­ren a ‘mix gen­der’ o ‘mix­self’ (mo­da mez­cla­da). No se tra­ta de un asun­to de gé­ne­ro, sino de la ro­pa co­mo he­rra­mien­ta pa­ra co­mu­ni­car­se y en­con­trar­se. La pues­ta en escena, por de­más, hoy se ale­ja ca­da vez más de la pa­sa­re­la tra­di­cio­nal.

J.S.: La pues­ta en escena com­ple­men­ta las ideas y afian­za el di­se­ño. Te permite com­par­tir ideas y eso es emo­cio­nan­te. Es di­ver­ti­do mos­trar tus crea­cio­nes en otros con­tex­tos fue­ra del ta­ller.

V.G.: Lo que más nos im­pul­sa en un des­fi­le, a no­so­tros, es el ejercicio crea­ti­vo. Y di­ver­tir­nos. No se tra­ta so­lo de ro­pa sino de las ideas de­trás de la marca, de su evo­lu­ción, de có­mo va re­cor­dar­la al­guien.

Las cri­sis y los mo­men­tos co­yun­tu­ra­les nos po­nen el re­to de ser más crea­ti­vos.

A mí me ha he­cho re­plan­tear mis pro­duc­cio­nes y mis co­lec­cio­nes.

Ju­lie­ta Suá­rez

Cuan­do to­do flu­ye y pa­sa, uno cae en un le­tar­go crea­ti­vo, pe­ro cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les, es­to te obli­ga a re­pen­sar y a que flo­rez­can nue­vas ideas.

Va­nes­sa Gó­mez

J.S.: Co­no­ces, ade­más, otras per­so­nas que ha­cen tra­ba­jos in­creí­bles y muy crea­ti­vos.

V.G.: Sí, esas re­la­cio­nes son muy fruc­tí­fe­ras. Esos even­tos abren oportunidades ha­cia el fu­tu­ro o evo­lu­cio­nan en es­pa­cios que no son ne­ta­men­te co­mer­cia­les —co­mo es­te diá­lo­go, por ejem­plo— y nos per­mi­ten co­nec­tar­nos y co­no­cer otros tra­ba­jos. Eso, pa­ra no­so­tros, es más im­por­tan­te que lo co­mer­cial. Por su­pues­to, te­ne­mos un com­pro­mi­so con quie­nes es­tán cons­tru­yen­do la in­dus­tria de la mo­da y, de he­cho, que­re­mos lle­var el mer­ca­do ha­cia otro pun­to, em­pu­jar las ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.