Fra­nçis Bet­ten­court, una he­re­de­ra sin cos­mé­ti­ca

La hi­ja de la due­ña de L'oréal se con­vir­tió, se­gún los me­dios eu­ro­peos, en la se­gun­da mu­jer más ri­ca del mun­do des­pués de la muer­te de su ma­dre. Hoy, jun­to con sus hi­jos, es pro­pie­ta­ria del 33,05 de la com­pa­ñía.

Fucsia - - CONTINIDO - Por: Ca­ta­li­na Ga­llo

Te­nía to­do pa­ra ser fa­mo­sa, pa­ra apa­re­cer en las re­vis­tas del jet­set, pa­ra co­dear­se con los políticos im­por­tan­tes, pa­ra ca­sar­se con un hom­bre adi­ne­ra­do, pa­ra ser per­se­gui­da por los pa­pa­ra­zis y tal vez pro­ta­go­ni­zar al­gún es­cán­da­lo por cuen­ta de sus amo­res y desamo­res. Pa­ra apa­re­cer en pú­bli­co siem­pre ves­ti­da con tra­jes de los me­jo­res di­se­ña­do­res del mun­do y gas­tar for­tu­nas en gus­tos ex­tra­va­gan­tes. Pe­ro no, Fra­nçoi­se Bet­ten­court, hi­ja de Li­lia­ne Bet­ten­court, due­ña de L’oréal y has­ta su muer­te, el mes pa­sa­do, la mu­jer más ri­ca del pla­ne­ta con una for­tu­na va­lo­ra­da en 39.500 mi­llo­nes de dó­la­res se­gún For­bes, pre­fi­rió la dis­cre­ción del mun­do in­te­lec­tual y ar­tís­ti­co, con sus pa­sio­nes por el piano y la es­cri­tu­ra.

Su ros­tro, su vi­da y sus hi­jos se hi­cie­ron más po­pu­la­res en Fran­cia por cuen­ta del pleito le­gal que ella, hi­ja úni­ca, ini­ció pa­ra de­fen­der los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de su fa­mi­lia de los abu­sos eco­nó­mi­cos que, se­gún ella, em­plea­dos, co­la­bo­ra­do­res y per­so­nas cer­ca­nas es­ta­ban co­me­tien­do con­tra su ma­dre, ya an­cia­na y con Alz­hei­mer. El prin­ci­pal an­ta­go­nis­ta en es­ta his­to­ria, que los fran­ce­ses si­guie­ron en los me­dios co­mo si fue­ra una no­ve­la y que ter­mi­nó afec­tan­do al Elí­seo, fue Ma­rie Ba­nier, es­cri­tor oca­sio­nal y fo­tó­gra­fo de re­vis­tas co­mo The New Yor­ker y Va­nity Fair quien se ga­nó los afec­tos de Li­lia­ne —in­clu­so lle­gó a lla­mar­lo su hi­jo adop­ti­vo— y re­ci­bió de ella re­ga­los has­ta por 1.000 mi­llo­nes de eu­ros, en efec­ti­vo y en obras de ar­te de pin­to­res co­mo Ma­tis­se y Pi­cas­so. Li­lia­ne y su pro­te­gi­do via­ja­ban jun­tos y las ma­las len­guas lo de­fi­nían co­mo un vi­vi­dor exi­gen­te que lle­va­ba una vi­da de lu­jos con su pa­re­ja gra­cias a la due­ña de L’oréal, por­que ella era in­ca­paz de ne­gar­le al­go.

Pa­ra Fra­nçoi­se, él se es­ta­ba apro­ve­chan­do de la se­ni­li­dad de su an­cia­na ma­dre y de­ci­di­da a de­mos­trar an­te los es­tra­dos que no es­ta­ba en sus ca­ba­les, le or­de­nó al ma­yor­do­mo de Li­lia­ne gra­bar las con­ver­sa­cio­nes de su ma­dre. Fue así co­mo des­cu­brió char­las con el no­ta­rio de la fa­mi­lia en las que ella que­ría cam­biar el tes­ta­men­to pa­ra in­cluir al fo­tó­gra­fo en­tre los he­re­de­ros. Las cuen­tas de la mu­jer más ri­ca del mun­do se ven­ti­la­ron en Fran­cia has­ta el pun­to de cir­cu­lar in­for­ma­ción so­bre una po­si­ble financiación ile­gal de L’oréal a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Ni­co­lás Sar­kozy.

Al fi­nal de to­do es­te en­tra­ma­do, el pre­si­den­te de Fran­cia sa­lió ile­so, el fo­tó­gra­fo fue con­de­na­do a pa­gar 2 años y 5 me­ses de pri­sión, una mul­ta de 350.000 eu­ros y 158 mi­llo­nes más a Fra­nçoi­se co­mo in­dem­ni­za­ción;

la re­la­ción en­tre ma­dre e hi­ja que­dó de­te­rio­ra­da. En una car­ta que Li­lia­ne le en­vió al fo­tó­gra­fo re­cién que­dó viu­da, en 2007, se pre­gun­ta­ba por qué su hi­ja la odia­ba. “Re­fu­gia­da en las so­na­tas de Bach, ya ni si­quie­ra me pa­sa la mano por el hom­bro”, es­cri­bió. La dis­tan­cia lle­gó a tal pun­to que en me­dio de los li­ti­gios se re­fi­rió pú­bli­ca­men­te a su hi­ja co­mo “una pe­sa­da”. Su ac­ti­tud era muy des­con­cer­tan­te pa­ra una ma­dre que cuan­do su ni­ña pe­que­ña sa­lía a pa­sear por Pa­rís la en­via­ba con un guar­daes­pal­das por­que te­mía que fue­ra se­cues­tra­da y la me­nor era tan ape­ga­da a su ma­dre que la lla­ma­ban ‘el me­ji­llón en la ro­ca’. Al fi­nal, las dos mu­je­res se re­con­ci­lia­ron.

LA FOR­TU­NA

Li­lia­ne ha­bía he­re­da­do el ne­go­cio de su pa­dre Eu­gè­ne Schue­ller, un quí­mi­co que in­ven­tó un tin­te pa­ra el ca­be­llo que dio ori­gen a lo que se con­ver­ti­ría en el em­po­rio cos­mé­ti­co L’oréal. Huér­fa­na de ma­dre a los 5 años, co­men­zó a apren­der des­de muy jo­ven so­bre los ne­go­cios de su pa­dre, pe­ro una tu­bercu­losis la ale­jó de Fran­cia pa­ra re­cu­pe­rar­se en Sui­za don­de co­no­ció a An­dré Bet­ten­court, su fu­tu­ro es­po­so. Con ese ma­tri­mo­nio, ella in­gre­só tam­bién al mun­do de la po­lí­ti­ca. Jun­tos con­for­ma­ron una pa­re­ja mi­llo­na­ria, her­mo­sa y exi­to­sa.

Su ma­ri­do em­pe­zó a tra­ba­jar en el ne­go­cio fa­mi­liar, pe­ro ella nun­ca se ale­jó del to­do. “Par­ti­ci­pó en to­das las gran­des de­ci­sio­nes”, de­cla­ró en una opor­tu­ni­dad. Al­gu­nas de es­tas de­ci­sio­nes de­fi­ni­ti­vas fue­ron las com­pras de Gar­nier, Lan­cô­me y Biot­herm.

Su vi­da fue co­lor de ro­sa has­ta cuan­do en­viu­dó y co­men­za­ron los dis­gus­tos con su hi­ja, una ni­ña mi­ma­da que ha­bía es­tu­dia­do en el co­le­gio fran­co-es­ta­dou­ni­den­se Mary­mount en Neuilly, co­mu­ni­dad per­te­ne­cien­te al área me­tro­po­li­ta­na de Pa­rís, don­de siem­pre vi­vie­ron las dos, pri­me­ro jun­tas en el pa­la­ce­te ma­terno y lue­go Fra­nçoi­se por su la­do en el dú­plex que su ma­dre le re­ga­ló.

An­tes del es­cán­da­lo, Fra­nçoi­se era más co­no­ci­da por sus li­bros so­bre mi­to­lo­gía y re­li­gión. De he­cho, uno de ellos, Las trom­pe­tas de Je­ri­có, que tra­ta so­bre las raí­ces co­mu­nes en­tre el ju­daís­mo y el cris­tia­nis­mo, ga­nó el pre­mio li­te­ra­rio de los Lau­riers Verts en 2009.

Su acer­ca­mien­to al ju­daís­mo lle­gó por cuen­ta de su ma­tri­mo­nio con Jean-pie­rre Me­yers, miem­bro de una de las co­mu­ni­da­des ju­días más po­de­ro­sas de Fran­cia e hi­jo de un ra­bino, re­la­ción que sig­ni­fi­có en su mo­men­to un en­fren­ta­mien­to con sus pa­dres. Cuan­do jo­ven, An­dré Bet­ten­court ha­bía si­do miem­bro del gru­po fas­cis­ta La Ca­gou­le, crea­do pre­ci­sa­men­te por Eu­gè­ne Schue­ller, fun­da­dor de L’oréal. El pa­dre de Fra­nçoi­se fue lue­go mi­nis­tro en dos go­bier­nos fran­ce­ses y re­ci­bió me­da­llas de ho­nor por su va­lor en la Re­sis­ten­cia.

A pe­sar de su pa­sa­do po­lí­ti­co, no pu­do evi­tar que su hi­ja de 19 años se enamo­ra­ra de un ju­dío de 23 y que su ma­tri­mo­nio se con­cre­ta­ra en 1984. El es­po­so de Fra­nçoi­se tam­bién en­tró a for­mar par­te de la jun­ta ad­mi­nis­tra­do­ra del ne­go­cio fa­mi­liar y ella, aun­que tam­bién es­tá en es­ta, se de­di­có más a sus pa­sio­nes in­te­lec­tua­les, y a lle­var una vi­da dis­cre­ta y sin lu­jos. Los me­dios fran­ce­ses cuen­tan que via­ja siem­pre en lí­neas co­mer­cia­les, que no es ex­tra­ño ver­la pa­sear en leg­gings por la ca­lle y que su úni­co gas­to subido de tono es pa­gar 105 eu­ros por un pla­to en el res­tau­ran­te chi­no­ja­po­nés Tong Yen, cer­ca de los cam­pos Elí­seos.

Aho­ra, a los 64 años, se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da mu­jer más ri­ca del mun­do des­pués de Ali­ce Wal­ton, de los su­per­mer­ca­dos Wal­mart de Es­ta­dos Uni­dos. Ya no os­ten­ta el pri­mer pues­to que ocu­pó su ma­dre pues del to­tal de la he­ren­cia re­ci­bió dos ter­cios y el otro ter­cio que­dó en ma­nos de sus dos hi­jos, Jean Vic­tor y Ni­co­las. Es­ta re­par­ti­ción es­ta­ba acor­da­da des­de 1992, cuan­do Li­lia­ne de­ci­dió so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de su he­ren­cia y hacer uso del de­re­cho de usu­fruc­to de sus ac­cio­nes. Se­gún Le Mon­de, to­das las ac­cio­nes es­tán agru­pa­das en el gru­po fi­nan­cie­ro fa­mi­liar Thétys, prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de L’oréal, con una par­ti­ci­pa­ción de 33,05 por cien­to.

Y aún con es­te es­ca­la­fón en el nú­me­ro de los mi­llo­na­rios del mun­do, al pa­re­cer sus de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les de­be­rá dis­cu­tir­las con su hi­jo ma­yor, Jean Vic­tor, quien des­de los 25 años y lue­go del es­cán­da­lo por los ro­bos a su abue­la, que­dó al fren­te de la em­pre­sa pa­ra po­der di­ri­gir­la con una mi­ra­da aje­na a los pro­ble­mas fa­mi­lia­res. Pro­ba­ble­men­te Fra­nçoi­se ma­ne­je es­ta si­tua­ción con la mis­ma dis­cre­ción que ha llevado en su vi­da y que se no­ta en su ros­tro, siem­pre con un su­til y de­li­ca­do ma­qui­lla­je.

Fra­nçois pre­fi­rió la dis­cre­ción del mun­do in­te­lec­tual y ar­tís­ti­co que el mun­do del jet-set y los gus­tos ex­tra­va­gan­tes.

Li­lia­ne y An­dré

Bet­ten­court.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.