Jua­ni­ta Ro­drí­guez, una pro­fe­sio­nal del fu­tu­ro

Fucsia - - CONTINIDO -

No so­lo se ha des­ta­ca­do por ca­pa­ci­tar a más de 50 mu­je­res co­mo hac­kers. Aho­ra tie­ne en men­te crear una pa­sa­re­la en la que los di­se­ña­do­res usen el 'In­ter­net de las co­sas' y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

La his­to­ria de Jua­ni­ta Ro­drí­guez Kat­tah es­tá lle­na de da­tos, y no to­dos es­tán en las re­des so­cia­les. La di­rec­to­ra de Trans­for­ma­ción Di­gi­tal del MINTIC, que lle­ga a una reunión con los la­bios pin­ta­dos de azul o a la inau­gu­ra­ción en al­gu­na re­gión con una ca­mi­se­ta de Ra­mo­nes, va al rit­mo de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial. An­da a to­da má­qui­na, ha­bla a mil y ma­dru­ga a las cua­tro pa­ra que le al­can­ce el día. Ca­da ma­ña­na se ejer­ci­ta en el Rush Mind and Body Stu­dio, en don­de quie­re ser coach muy pron­to. De­sa­yu­na con su es­po­so, el vi­ce­mi­nis­tro de De­fen­sa Na­cio­nal pa­ra las Po­lí­ti­cas y Asun­tos In­ter­na­cio­na­les, Aní­bal Fer­nán­dez de So­to. Lle­va a su hi­jo Jo­sé María al Li­ceo Fran­cés, en el que ella es­tu­dió. Y se arre­gla de­ta­lla­da­men­te pa­ra ir a su ofi­ci­na en el Edi­fi­cio Mu­ri­llo To­ro, en pleno cen­tro de Bo­go­tá, por­que ade­más es una fas­hion lo­ver. Se cui­da de es­tar siem­pre bien pues­ta, y en su look hay al­go dark o geek. Co­mo a su car­go ac­tual, a la bo­go­ta­na de 39 años le va bien la pa­la­bra trans­for­ma­ción: es­ta abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en De­re­cho de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les cam­bió el rum­bo de su vi­da pro­fe­sio­nal en ma­yo de 2007. De­cep­cio­na­da del de­re­cho de­jó el bu­fe­te de Gam­ba Ba­rre­ra y Aso­cia­dos pa­ra ir­se a tra­ba­jar en la ofi­ci­na de ad­qui­si­cio­nes del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. “O sea a com­prar el papel toi­let­te, por­que no te­nía na­da que ver con ar­mas”, cuen­ta con hu­mor.

Cla­ra­men­te su per­fil da­ba pa­ra mu­cho más, y en so­lo dos se­ma­nas le pro­pu­sie­ron apren­der de De­re­cho Pú­bli­co. Juan Car­los Pin­zón, quien pa­ra en­ton­ces era vi­ce­mi­nis­tro de esa car­te­ra, le ha­bló de la po­lí­ti­ca de Coope­ra­ción In­dus­trial y So­cial, Off­set, con la que las em­pre­sas que ven­den ar­mas dan una com­pen­sa­ción en trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gías. Él no te­nía el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra im­ple­men­tar­la y le dio un mes a Jua­ni­ta pa­ra ha­cer­lo. Co­mo es de su­po­ner­se, el re­to la im­pul­só an­tes que ami­la­nar­la.

A par­tir de ese mo­men­to na­die pu­do de­cir­le que no, y un año des­pués trans­for­mó esa po­lí­ti­ca en un do­cu­men­to CONPES. “Lo pri­me­ro que en­ten­dí es que te­nía­mos que va­lo­rar la tec­no­lo­gía que nos ofre­cían. En­ton­ces sa­ca­mos la pri­me­ra po­lí­ti­ca de pro­pie­dad in­te­lec­tual y me me­tí de lleno en ese te­ma”, re­cuer­da.

GERENCIAR IDEAS, SU FUER­TE

De la mano de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio, pa­so a pa­so fue en­con­tran­do su lu­gar en­tre mi­si­les y las fra­ga­tas de la Cor­po­ra­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía pa­ra el Desa­rro­llo de la In­dus­tria Na­val Ma­rí­ti­ma y Flu­vial, Co­tec­mar, que hoy ex­por­ta Co­lom­bia. Con al­go de sor­pre­sa, la po­co ami­ga de las ma­te­má­ti­cas en sus años co­le­gia­les des­cu­brió que su ex­per­ti­se era gerenciar las ideas de los in­ge­nie­ros. “Ne­ce­si­ta­ban al­guien que lle­va­ra a ca­bo sus pro­yec­tos y que, ade­más, en­ten­die­ra que no se les pue­de cam­biar ni una co­ma, por­que es la úni­ca ma­ne­ra en la que fun­cio­nen per­fec­ta­men­te. Así lle­gué a ocu­par el car­go de di­rec­to­ra de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa”.

En es­te nue­vo es­pa­cio crea­ti­vo no hu­bo quien la pa­ra­ra, ge­ne­ró ca­pa­ci­da­des pa­ra desa­rro­llar dro­nes, ra­da­res y si­mu­la­do­res en Co­lom­bia. Ade­más, su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción y es­pí­ri­tu vi­sio­na­rio la pu­sie­ron al fren­te de im­por­tan­tes de­ci­sio­nes, co­mo la de de­fi­nir las pla­ta­for­mas idea­les en­tre el Mi­nis­te­rio y las Fuer­zas Mi­li­ta­res y de Po­li­cía. En­ton­ces creó el pri­mer CONPES de ci­ber­se­gu­ri­dad y ci­ber­de­fen­sa del país.

Con la dis­ci­pli­na que la ha ca­rac­te­ri­za­do des­de que era una ni­ña de­di­ca­da al ba­llet, Jua­na, co­mo la lla­man sus ami­gos y su fa­mi­lia, con­vir­tió su tra­ba­jo en su me­jor es­cue­la. Ha­ce dos años lle­gó a en­gro­sar las fi­las de los co­la­bo­ra­do­res de Da­vid Lu­na en MINTIC. Allí se em­pe­zó a mo­ver co­mo pez en el agua en me­dio de los in­ge­nie­ros que ca­si na­die en­ten­día. Co­mo di­rec­to­ra de Es­tán­da­res y Ar­qui­tec­tu­ra, que es el car­go más téc­ni­co del mun­do, lo­gró tra­du­cir sus ideas a ‘cris­tiano’.

Pa­ra vo­lar a la al­tu­ra del cloud com­pu­ting se re­mi­tió a las nor­mas in­ter­na­cio­na­les y tra­du­jo esas “vai­nas su­per­téc­ni­cas” pa­ra ser una es­pe­cie de in­tér­pre­te del mi­nis­tro Lu­na. “Me to­có en­fren­tar el Wan­na Cry (los ata­ques in­for­má­ti­cos con­tra el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Win­dows de Mi­cro­soft) y yo le ex­pli­ca­ba al mi­nis­tro, pa­ra que él a su vez le di­je­ra con cla­ri­dad al pre­si­den­te San­tos lo que es­ta­ba pa­san­do”, re­cuer­da.

EN LA CUAR­TA RE­VO­LU­CIÓN

Aho­ra es la di­rec­to­ra de Trans­for­ma­ción Di­gi­tal, car­go que le per­mi­tió vol­ver a los te­mas de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción. Aun­que ya no le pue­de de­di­car tiem­po al belly dan­ce y a las cla­ses de dab­ke que la co­nec­ta­ban con sus an­ces­tros li­ba­ne­ses, hoy se mue­ve al rit­mo del Big Da­ta, el In­ter­net de las co­sas o la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, las ten­den­cias que mar­can la Cuar­ta Re­vo­lu­ción. “En el país nos te­ne­mos que co­mer el cuen­to de que so­mos ca­pa­ces. Na­die tie­ne ni idea de lo du­ros que so­mos en ani­ma­ción y vi­deo­jue­gos. Con una em­pre­sa co­lom­bia­na que se lla­ma Co­co­dri­lo Dog hi­ci­mos el vi­deo­jue­go de la pe­lí­cu­la de Dis­ney Moa­na y ellos que­da­ron tan con­ten­tos con el tra­ba­jo que les pro­pu­sie­ron po­ner su lo­go al la­do del su­yo”.

Pa­ra Jua­ni­ta el mun­do de los da­tos es el nue­vo car­bón o el nue­vo pe­tró­leo, “por­que el co­no­ci­mien­to nun­ca se va a aca­bar”. In­sis­te en que hay que es­tar a la van­guar­dia, ya que en la Cuar­ta Re­vo­lu­ción to­do pa­sa muy rá­pi­do y no se pue­den po­ner me­tas a lar­go pla­zo. Por eso des­pués del éxi­to que tu­vo con la ex­po­si­ción de reali­dad vir­tual Björk Di­gi­tal, en el Co­lom­bia 4.0 de 2018 tie­ne en men­te or­ga­ni­zar una pa­sa­re­la de mo­da, al­go que ten­ga su se­llo per­so­nal. “Ese pue­de ser un fi­lón pa­ra mos­trar que la tec­no­lo­gía no nos des­hu­ma­ni­za, sino que nos permite ser más ami­ga­bles con el pla­ne­ta, te­ner me­jo­res prác­ti­cas de pro­duc­ción”.

El nue­vo sue­ño de la fa­ná­ti­ca de las fir­mas de mo­da Bas­tar­do, Pink Fi­lo­sofy, Max Ma­ra y Lau­ra Lau­rens, es trans­for­mar el mun­do tex­til con las nue­vas tec­no­lo­gías. Su ca­rre­ra pú­bli­ca de­mues­tra que, se­gu­ro, eso tam­bién lo va a lo­grar.

En no­viem­bre, Jua­ni­ta ha­rá su de­but en Mun­do Hac­ker. Se­rá la con­duc­to­ra del pro­gra­ma de te­le­vi­sión que mos­tra­rá ejer­ci­cios reales de hac­keo pa­ra po­ner­lo al al­can­ce de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.