¿El pun­to fi­nal?

Mu­chas ve­ces lo­grar que la pa­re­ja en­tien­da que no se quie­re con­ti­nuar con la re­la­ción pue­de ser mu­cho más com­ple­jo que de­cir sim­ple­men­te “no más”.

Fucsia - - CONTINIDO - Por: Ca­ta­li­na Ga­llo

Con­tra­tar de­tec­ti­ves pa­ra sa­ber ca­da mo­vi­mien­to de la pa­re­ja, re­cla­mar por ca­da li­ke y post en las re­des so­cia­les, apa­re­cer de im­pro­vi­so y con fre­cuen­cia en el tra­ba­jo de la otra per­so­na pa­ra sa­ber qué es­tá ha­cien­do, re­vi­sar­le el ce­lu­lar, pre­gun­tar por ca­da lla­ma­da, in­clu­so hac­kear el te­lé­fono, son com­por­ta­mien­tos de cier­tos hom­bres que no so­lo se ven en las pe­lí­cu­las, tam­bién en la vi­da real y cuan­do se pre­sen­tan du­ran­te un no­viaz­go, una con­quis­ta o una con­vi­ven­cia, va­ti­ci­nan que po­ner­le pun­to fi­nal a la re­la­ción pue­de ser muy tor­men­to­so.

Así le su­ce­dió a Mi­le­na*. Cuan­do lo­gró de­cir­le a su no­vio que no más, cre­yó que por fin to­do ha­bía ter­mi­na­do. Es­ta­ba equi­vo­ca­da. El hom­bre que ha­bía co­no­ci­do a los 15 años, cuan­do él te­nía 23, que ha­bía si­do de­ta­llis­ta, amo­ro­so y per­fec­to du­ran­te el pri­mer año de la re­la­ción, no se que­dó quie­to con una de­ci­sión ra­di­cal de ella. Ya du­ran­te los años de no­viaz­go ha­bía lo­gra­do ha­cer­se ami­go de sus ami­gas y fa­mi­lia­res, así co­mo de su ma­dre, y aho­ra lo­gra­ba que to­dos le con­ta­ran lo que ha­cía, dón­de vi­vía y con quién con­ver­sa­ba.

Du­ran­te el no­viaz­go le re­vi­sa­ba el ce­lu­lar, co­no­cía ca­da mo­vi­mien­to su­yo en la uni­ver­si­dad y la es­pe­ra­ba de sor­pre­sa en la ca­sa pa­ra ase­gu­rar­se de que lle­ga­ra y pre­gun­tar­le dón­de ha­bía es­ta­do. Has­ta que ella en­ten­dió que to­do es­to no era nor­mal, y pa­ra po­der huir de él y dar­le pun­to fi­nal a la re­la­ción, ce­rró sus re­des so­cia­les, cam­bió de ce­lu­lar y con­si­guió un nue­vo tra­ba­jo.

Pe­ro des­pués de ter­mi­nar, él no desis­tió. Con­si­guió en cua­tro oca­sio­nes dis­tin­tas su nue­vo nú­me­ro de ce­lu­lar y cuan­do lo­gra­ba con­tac­tar­la le de­cía que el hom­bre con quien es­ta­ba sa­lien­do era un bo­rra­cho o la bus­ca­ba por se­xo, que so­lo él la iba a que­rer co­mo lo me­re­cía. La bus­có tan­tas ve­ces en su ofi­ci­na que de­bió avi­sar­les a los por­te­ros pa­ra que no lo de­ja­ran en­trar.

Fi­nal­men­te, cuan­do for­ma­li­zó la re­la­ción con quien hoy es su es­po­so y que­dó em­ba­ra­za­da, él des­apa­re­ció. Pe­ro so­lo por un año. Des­pués de que Mi­le­na dio a luz, él re­gre­só a la ca­sa de su ex­sue­gra pa­ra de­cir­le que es­ta­ba dis­pues­to a cam­biar, a ir a te­ra­pia, que él acep­ta­ría a la ni­ña de ella co­mo si fue­ra su­ya.

Hoy, to­da­vía sien­te mie­do: él tie­ne una cau­ción, ella vi­gi­la con fre­cuen­cia que si­ga vi­gen­te, y si de­be ir a lu­ga­res cer­ca­nos a los que él fre­cuen­ta, no lle­va a su hi­ja.

Marcela Va­lle Cué­llar, psi­có­lo­ga lo­go­te­ra­peu­ta y di­rec­to­ra del Cen­tro de Aten­ción Fa­mi­liar Sa­nar Psi­co­te­ra­pia, ex­pli­ca que com­por­ta­mien­tos co­mo es­tos, en los que el hom­bre no acep­ta un no co­mo res­pues­ta, en que es con­tro­la­dor y ce­lo­so, no son pro­duc­to del amor. “Es­tas son re­la­cio­nes tó­xi­cas, in­sa­nas. El sen­ti­mien­to de­be ser re­cí­pro­co, res­pe­tuo­so”. Y Car­lo­ta Ro­drí­guez To­rres, mé­di­ca psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta de pa­re­ja y de fa­mi­lia, es ca­te­gó­ri­ca al de­cir que cual­quier in­ten­si­dad con la que un hom­bre in­sis­ta en una re­la­ción a pe­sar de re­ci­bir un no co­mo res­pues­ta, no es amor, por­que es­te in­clu­ye que una per­so­na pue­da acep­tar una ne­ga­ti­va y por­que el amor pro­pio es el más im­por­tan­te. Ade­más, en­fa­ti­za, una re­la­ción sa­na ge­ne­ra tran­qui­li­dad, no mie­do ni an­gus­tia.

UN PRO­BLE­MA DE FON­DO

La in­sis­ten­cia en una re­la­ción que la otra per­so­na ya dio por ter­mi­na­da es, mu­chas ve­ces, una reac­ción com­ple­ja, afir­ma la psi­có­lo­ga fa­mi­liar María Ele­na Ló­pez, y ex­pli­ca que pue­de ir más allá del sim­ple des­pe­cho y obe­de­cer a un te­mor al aban­dono, a acep­tar que per­dió, por­que es do­mi­nan­te o tie­ne ba­ja au­to­es­ti­ma.

Las psi­có­lo­gas con­sul­ta­das co­men­tan que aque­llos hom­bres que no acep­tan un no co­mo res­pues­ta por lo ge­ne­ral han si­do muy ce­lo­sos, con­tro­la­do­res y ma­ni­pu­la­do­res du­ran­te la re­la­ción. Mu­chas ve­ces son de­pen­dien­tes emo­cio­nal­men­te, con va­cíos que es­pe­ran lle­nar con la pa­re­ja, tie­nen mie­do a es­tar so­los o a no ser ca­pa­ces de en­con­trar a al­guien más. In­clu­so ame­na­zan con sui­ci­dar­se si to­do aca­ba.

Así le su­ce­dió a Jua­ni­ta*. Al prin­ci­pio se ha­bía sen­ti­do de ma­ra­vi­lla por­que la lle­va­ba y la re­co­gía a don­de fue­ra, la acom­pa­ña­ba a com­prar ro­pa, al mé­di­co y a vi­si­tar a sus ami­gos y fa­mi­lia­res. Si no po­día ir por ella, la es­pe­ra­ba en su ca­sa. Has­ta que ter­mi­nó sin­tién­do­se as­fi­xia­da. In­clu­so su ma­dre le prohi­bió al no­vio en­trar al es­pa­cio de su hi­ja pa­ra que lo­gra­ra te­ner, aun­que fue­ra, es­te lu­gar de pri­va­ci­dad. Pe­ro Jua­ni­ta no po­día ter­mi­nar la re­la­ción: ca­da vez que lo in­ten­ta­ba, él de­cía que es­ta­ba so­lo, que úni­ca­men­te la te­nía a ella, que la ne­ce­si­ta­ba y que se po­dría sui­ci­dar. Ella se sen­tía cul­pa­ble. In­clu­si­ve asis­tió a te­ra­pia pa­ra pe­dir ayu­da.

Las con­sul­tas con pro­fe­sio­na­les pa­ra po­der ter­mi­nar con re­la­cio­nes de es­te ti­po, co­mo en el ca­so de Jua­ni­ta, son fre­cuen­tes y las mu­je­res lo­gran sa­lir ade­lan­te cuan­do en­tien­den que es­tas no son ver­da­de­ro amor y lo­gran va­lo­rar­se a sí mis­mas.

LA SO­LU­CIÓN

La re­co­men­da­ción de las psi­có­lo­gas con­sul­ta­das es que pa­ra ter­mi­nar bien una re­la­ción y de­fi­ni­ti­va­men­te, una mu­jer de­be ser cla­ra, cohe­ren­te y fir­me. Mu­chas ve­ces los hom­bres si­guen in­sis­tien­do por­que ella no es con­tun­den­te, por­que no usa las pa­la­bras exac­tas, por­que le da es­pe­ran­zas, por­que di­ce que ha ter­mi­na­do, pe­ro des­pués lo bus­ca con al­gún pre­tex­to. Si la de­ci­sión es, de ver­dad, no que­rer te­ner al­go con un hom­bre, al ac­tuar de­be ser cohe­ren­te con lo que di­ce, pien­sa y sien­te. Co­mo afir­ma Car­lo­ta Ro­drí­guez: “Lo que ha­ce más da­ño es man­te­ner las aguas ti­bias. Si ya to­mó la de­ci­sión, de­be cor­tar de raíz, no vol­ver a te­ner con­tac­to con la per­so­na ni per­mi­tir que ha­ya avan­ces”.

Es bueno analizar con qué per­so­na se es­tá tra­tan­do. Si es al­guien que mues­tra ras­gos ob­se­si­vos o ame­na­zan­tes, a ve­ces es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir in­clu­so a la po­li­cía y po­ner una cau­ción, co­mo en el ca­so de Mi­le­na. Cuan­do la si­tua­ción no es tan ex­tre­ma, pe­ro el hom­bre si­gue in­sis­tien­do, pue­de ser ne­ce­sa­rio no con­tes­tar­le las lla­ma­das, blo­quear­lo en las re­des so­cia­les, pe­dir en la por­te­ría del edi­fi­cio —y en el tra­ba­jo— que no lo de­jen en­trar. No te­ner con­tac­to con ami­gos en co­mún ni con la fa­mi­lia, por­que a ve­ces “las mu­je­res so­mos con­des­cen­dien­tes y por no ser gro­se­ras per­mi­ti­mos al­gún ti­po de acer­ca­mien­to que pue­de ser in­ter­pre­ta­do co­mo in­te­rés y eso da pie pa­ra el aco­so”, afir­ma Ro­drí­guez.

* Nom­bre fic­ti­cio.

Pa­ra ter­mi­nar bien una re­la­ción y de­fi­ni­ti­va­men­te, una mu­jer de­be

ser cla­ra, cohe­ren­te y fir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.