En po­los opues­tos

Fucsia - - RELACIONES -

en­sa­la­das y pla­tos fuer­tes con car­nes cu­yos mé­to­dos de coc­ción ga­ran­ti­zan sa­bo­res y tex­tu­ras in­com­pa­ra­bles.

¿Qué pien­sa de la die­ta ve­ga­na?

Es un asun­to de gus­tos. Lo im­por­tan­te de un re­gi­men ali­men­ta­rio que ase­gu­re una sa­lud ade­cua­da y que apor­te ener­gía pa­ra afron­tar los re­tos dia­rios. Sin em­bar­go, pien­so que la ali­men­ta­ción ve­ga­na de al­gu­na ma­ne­ra pri­va de ali­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el cuer­po en tér­mi­nos de va­rie­dad y sa­bo­res, que al ser con­su­mi­dos de ma­ne­ra ade­cua­da ga­ran­ti­zan que el cuer­po cuen­te con toda cla­se de nu­trien­tes. Sin lu­gar a du­das, los ve­ge­ta­les apor­tan al­gu­nos que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra nues­tro cuer­po, pero son el com­ple­men­to de una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

¿Qué pien­sa de la die­ta pa­leo?

Re­sal­to que fun­cio­na con la ge­né­ti­ca de ca­da uno y per­mi­te man­te­ner el cuer­po en el pe­so ideal, con bue­na ma­sa mus­cu­lar y ener­gía. Es­ta, al no ex­cluir nin­gún gru­po ali­men­ti­cio, per­mi­te a nues­tro cuer­po dis­fru­tar de to­das las vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. El ali­men­to es mi com­bus­ti­ble y es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con mi estado de áni­mo. Ade­más, me per­mi­te com­par­tir con las per­so­nas que quie­ro, pues no hay na­da más pla­cen­te­ro que una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca.

¿Có­mo ca­lifi­ca los ali­men­tos con in­gre­dien­tes de ori­gen ani­mal?

Tie­nen un al­to com­po­nen­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ami­noá­ci­dos que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de los múscu­los y hue­sos. Tam­bién ayu­dan a man­te­ner el buen estado de la piel, el pe­lo y las uñas. De­ben con­su­mir­se ha­bi­tual­men­te, sin ex­ce­sos y com­bi­na­dos con otro ti­po de ali­men­tos.

¿En qué pien­sa mien­tras co­me?

Tra­to de pen­sar en co­sas que no es­tén re­la­cio­na­das con mi tra­ba­jo. Me gus­ta dis­fru­tar de un mo­men­to agra­da­ble que me re­car­gue de la me­jor ener­gía pa­ra con­ti­nuar con mis ac­ti­vi­da­des dia­rias. Dis­fru­to de ca­da uno de los sa­bo­res e in­gre­dien­tes que in­clu­yen mis co­mi­das; me en­can­tan las es­pe­cias, soy aman­te de los bue­nos pi­can­tes, que en al­gu­nos pla­tos son el con­di­men­to per­fec­to. Por otro la­do, los ali­men­tos que con­su­mi­mos cuan­do es­ta­mos de via­je per­du­ran en nues­tra me­mo­ria, son una for­ma de co­no­cer di­fe­ren­tes cul­tu­ras, son una par­te fun­da­men­tal pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia com­ple­ta.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted vol­ver al ori­gen? Uti­li­zar in­gre­dien­tes na­tu­ra­les, sin pre­ser­va­ti­vos ni pro­ce­sos in­dus­tria­les que al­te­ren sus pro­pie­da­des e in­clu­so sus sa­bo­res. Quie­re de­cir uti­li­zar con­di­men­tos y pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del cam­po.

¿Cuál es su prin­ci­pal ten­ta­ción en tér­mi­nos gas­tro­nó­mi­cos?

Las car­nes ahu­ma­das con le­ña y con coc­cio­nes muy lar­gas, que ga­ran­ti­zan ex­pe­rien­cias úni­cas y sa­bo­res inigua­la­bles.

¿Có­mo de­fi­ne el azú­car? Nunca con­su­mo los re­fi­na­dos por­que es­con­den los sa­bo­res ori­gi­na­les de los ali­men­tos. Pue­de ge­ne­rar en­fer­me­da­des y dis­mi­nuir la sa­lud, y exis­ten en­dul­zan­tes na­tu­ra­les que no son da­ñi­nos pa­ra el or­ga­nis­mo y per­mi­ten dis­fru­tar de pos­tres de una ma­ne­ra na­tu­ral y sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.