Co­lum­na Adol­fo Za­bleh

Es­co­gí lle­var una vi­da so­li­ta­ria y me­dio hu­ra­ña, pe­ro en el fon­do vi­ve un ser so­cia­ble que an­he­la es­tar en con­tac­to con la gen­te.

Fucsia - - CONTINIDO - Por: Adol­fo Za­bleh Du­rán

Di­ce mi psi­có­lo­ga que yo no me agra­do y que ten­go un de­seo re­pri­mi­do por vi­vir. Es­to es que no so­lo no me acep­to, sino que no ha­go mu­cho por me­jo­rar lo que no me gus­ta de mí. En­ci­ma, sig­ni­fi­ca que es­co­gí lle­var una vi­da so­li­ta­ria y me­dio hu­ra­ña, pe­ro que en el fon­do vi­ve un ser so­cia­ble que an­he­la es­tar en con­tac­to con la gen­te. Me­nu­do des­cu­bri­mien­to pa­ra un mar­tes en la ma­ña­na. Des­pués de nues­tras se­sio­nes sue­lo sa­lir li­viano, aman­do la vi­da, pe­ro des­pués de es­ta sa­lí con­tra­ria­do y mo­les­to, no con ella, sino con la si­tua­ción.

Y es ra­ro es­tar así por­que no es que odie la vi­da, de he­cho, creo dis­fru­tar­la. ¿Han vis­to có­mo la gen­te se que­ja de los do­min­gos? Yo los ado­ro, es im­po­si­ble odiar­los, nun­ca, des­de que vi­vo so­lo, me he abu­rri­do en un día así. Es de­cir, nun­ca he con­si­de­ra­do sui­ci­dar­me por­que apre­cio la vi­da en ge­ne­ral y la mía en par­ti­cu­lar. Creo tam­bién que vi­vir tie­ne sen­ti­do, aun­que en el fon­do qui­zá no lo ten­ga, lo que me po­ne en una si­tua­ción in­có­mo­da se­gún las con­clu­sio­nes a las que he­mos lle­ga­do: no me quie­ro ma­tar, pe­ro tam­po­co es­toy dis­fru­tan­do de la fies­ta.

En­ton­ces pa­sa que así me gus­te la vi­da, al te­ner­la ato­ra­da ter­mino no apre­cián­do­la. No me sien­to par­te de ella, no sien­to ni mi cuer­po, al que per­ci­bo co­mo ajeno, co­mo si fue­ra de al­guien más. En­ton­ces, si no va­lo­ro lo que soy y lo que ten­go, si no apre­cio vi­vir, mu­cho me­nos voy a va­lo­rar a los de­más.

Di­ce tam­bién mi psi­có­lo­ga que soy tre­men­da­men­te egoís­ta, lo cual es evi­den­te pa­ra quie­nes me co­no­cen, pe­ro aun así va­lio­so de des­cu­brir por­que las co­sas más ob­vias son las que me­nos per­ci­bi­mos, no im­por­ta que las ten­ga­mos en nues­tras na­ri­ces. Pa­ra eso hay que pa­gar­le a un es­pe­cia­lis­ta no pa­ra que vea ca­rac­te­rís­ti­cas en no­so­tros, sino pa­ra que nos las di­ga. Las per­so­nas cer­ca­nas las ven to­do el tiem­po, las su­fren in­clu­so, pe­ro no nos las di­cen; so­lo se atre­ven a ha­cer­lo en el ca­lor de un con­flic­to pa­ra des­car­gar­se o pa­ra man­dar­nos a la mier­da así sea por un ra­to.

Pe­ro los des­cu­bri­mien­tos que he ido ha­cien­do son reales y no es fá­cil acep­tar­los. La gen­te me tie­ne sin cui­da­do, o al me­nos he lo­gra­do con­ven­cer­me de ello. Es por eso que me de­di­co a es­cri­bir, un ofi­cio so­li­ta­rio don­de li­dio con la me­nor can­ti­dad de per­so­nas po­si­bles. Cuan­do me hablan me ha­go el que oi­go, pe­ro lo cier­to es que no es­toy ahí. No es que sea un mal ti­po, es que no me im­por­ta lo que los de­más sien­tan, el cie­lo o el in­fierno por el que pue­dan es­tar pa­san­do. Du­ran­te años he si­len­cia­do ese sen­ti­mien­to tan im­por­tan­te lla­ma­do em­pa­tía, que es el que en bue­na par­te permite que vi­va­mos sin ma­tar­nos los unos a los otros. Por eso tam­bién, por ejem­plo, ra­ra vez re­cuer­do el nom­bre de quie­nes co­noz­co. ¿Pa­ra qué, si no son yo? ¿Sa­ben có­mo me re­la­ciono con la gen­te? So­lo si pue­de dar­me al­go, al­gún ser­vi­cio, prin­ci­pal­men­te co­mi­da, di­ne­ro o se­xo. Se­xo. El otro día pen­sa­ba en que que­ría vol­ver a enamo­rar­me, que se­ría bo­ni­to in­tere­sar­me en al­guien y te­ner esa com­pli­ci­dad que so­lo las pa­re­jas tie­nen. Lue­go me mi­ré y en­ten­dí que así no quie­ra vi­vir acos­tán­do­me to­do el tiem­po, es el se­xo lo que uso pa­ra re­la­cio­nar­me por­que es lo que me ha­ce sen­tir vi­vo, y que así va a ser di­fí­cil lo­grar­lo. For­mar víncu­los a tra­vés de él no lle­va a nin­gún la­do, por­que si no se desa­rro­llan otros la­zos, des­pués del or­gas­mo no que­da na­da. Yo re­cuer­do cin­co, seis mu­je­res que me im­por­ta­ron, pe­ro bas­tan­tes más con las que so­lo me unie­ron el de­seo, y esa es una con­clu­sión tris­te. Es de­cir, muy pla­cen­te­ro to­do, pe­ro to­das las re­la­cio­nes ter­mi­na­ron des­va­ne­cién­do­se, por­que el se­xo por el se­xo es un pi­lar dé­bil, ca­si des­truc­ti­vo. Mu­chas de ellas ter­mi­na­ron in­clu­so odián­do­me por la forma en que me com­por­ta­ba, por­que cuan­do la re­la­ción ame­na­za­ba con evo­lu­cio­nar en al­go más, yo po­nía una ba­rre­ra. Al­gu­na vez le di­je a una mu­jer que no que­ría que tu­vié­ra­mos más se­xo, pe­ro que po­día­mos ver­nos pa­ra hacer otras co­sas. Nun­ca más vol­ví a ha­blar­le.

Es­to no pa­ra acá, y si lo que ten­go es un pro­ble­ma, re­co­no­cer­lo y es­cri­bir so­bre él es una bue­na forma de en­fren­tar­lo. Tiem­po atrás tu­ve una psi­có­lo­ga con la que qui­se acos­tar­me. La desea­ba mon­to­nes, pe­ro nun­ca di­je ni hi­ce na­da al res­pec­to por­que me ser­vía más co­mo te­ra­peu­ta que co­mo aman­te. Con la ac­tual no me ocu­rre eso y to­do trans­cu­rre den­tro de lí­mi­tes es­tric­ta­men­te pro­fe­sio­na­les. Eso, creo, ya es un avan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.