Apun­tan­do al nor­te

La ini­cia­ti­va Swe­den@co­lom­bia in­vi­tó a FUC­SIA a Es­to­col­mo pa­ra co­no­cer más de cer­ca sus in­dus­trias crea­ti­vas. Una aven­tu­ra por el país nór­di­co ha­cia la in­no­va­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad.

Fucsia - - CONTINIDO - Por: María Jo­sé Ma­rro­quín

Cuan­do un gru­po de com­ple­tos ex­tra­ños es in­vi­ta­do a hacer un via­je en con­jun­to y ter­mi­nan con­so­li­dan­do, más allá de las amis­ta­des pro­pias y de la con­vi­ven­cia, ideas, pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas crea­ti­vas que bus­can un im­pac­to so­cial, es que al­go sa­lió muy bien.

Es­te fue el ca­so de nues­tra vi­si­ta a Sue­cia en el mar­co del pro­gra­ma Swe­den@co­lom­bia, una ini­cia­ti­va del Ins­ti­tu­to Sue­co y la Em­ba­ja­da de Sue­cia en Co­lom­bia, que jun­tó a 21 co­lom­bia­nos y cin­co me­xi­ca­nos de dis­tin­tas áreas de la mo­da, la mú­si­ca y el em­pren­di­mien­to en in­dus­trias cul­tu­ra­les en un re­co­rri­do de in­no­va­ción y crea­ti­vi­dad con Es­to­col­mo co­mo prin­ci­pal es­ce­na­rio.

Así pues, la ca­pi­tal sue­ca, que nos re­ci­bió con un cli­ma fan­tás­ti­co de prin­ci­pios de oto­ño, vio lle­gar una co­mi­ti­va la­ti­na ex­pec­tan­te, abier­ta y ávi­da de co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia.

Or­ga­ni­za­do con pre­ci­sión, rit­mo y pun­tua­li­dad nór­di­ca, nues­tro iti­ne­ra­rio fue tan nu­tri­do co­mo en­ri­que­ce­dor. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el Stockholm School of Eco­no­mics, don­de la di­rec­to­ra del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción pa­ra las Artes, Ne­go­cios y la Cul­tu­ra, Emma Stens­tröm, nos ur­gió a sa­lir del odio­so lu­gar co­mún en el que ar­te, cul­tu­ra y ne­go­cio no van de la mano y son es­pa­cios ex­clu­yen­tes. Muy por el con­tra­rio, nos in­vi­tó a pen­sar­los co­mo ma­tri­mo­nios lucrativos so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te si se eje­cu­tan co­mo una em­pre­sa con­jun­ta.

De he­cho, uno de los gran­des apren­di­za­jes trans­mi­ti­dos du­ran­te es­te via­je es que pa­ra ge­ne­rar ini­cia­ti­vas que pro­duz­can cam­bio real en la so­cie­dad, es ne­ce­sa­rio que tres en­tes de la so­cie­dad se in­vo­lu­cren y co­la­bo­ren jun­tos des­de su ex­pe­rien­cia y sus for­ta­le­zas: la aca­de­mia, el sec­tor pú­bli­co o Go­bierno y el sec­tor pri­va­do o la in­dus­tria. Es­ta 'tri­ple hé­li­ce', co­mo ha si­do lla­ma­da en el cam­po de la in­no­va­ción, es de­fi­ni­ti­va­men­te el ob­je­ti­vo por per­se­guir y apli­car en nues­tros pro­yec­tos a fu­tu­ro.

En las ins­ta­la­cio­nes del Swe­dish Ins­ti­tu­te, a po­cos me­tros del so­brio pe­ro im­po­nen­te Pa­la­cio Real sue­co, nos reuni­mos con Pau­li­ne Ström Gun­nér, del Swe­dish Fas­hion Coun­cil, quien du­ran­te su ex­po­si­ción so­bre el es­ta­do ac­tual de la mo­da en Sue­cia hi­zo es­pe­cial én­fa­sis en la im­por­tan­cia de las ini­cia­ti­vas y los em­pren­di­mien­tos del sec­tor pa­ra pro­mo­ver la sos­te­ni­bi­li­dad.

Sos­te­ni­bi­li­dad... tal vez una de las pa­la­bras que más oí­mos du­ran­te to­da nues­tra es­ta­día en el país nór­di­co. Y es que nos que­dó cla­ro que pa­ra los sue­cos es­to de­jó de ser ha­ce tiem­po un sim­ple con­cep­to 'in' o una pa­la­bra pa­ra im­pre­sio­nar, sino que se tra­ta de una de las ba­ses de su mo­dus vi­ven­di y uno de los más gran­des com­pro­mi­sos de su so­cie­dad. La sos­te­ni­bi­li­dad, eso sí, en­ten­di­da co­mo una ope­ra­ción que in­vo­lu­cra a to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad: des­de unos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos más res­pon­sa­bles y que efec­ten lo me­nos po­si­ble al me­dioam­bien­te y el ser hu­mano, has­ta una edu­ca­ción del con­su­mi­dor fi­nal que en­tien­de el im­pac­to de sus pro­pias elec­cio­nes a la ho­ra de com­prar y desechar.

Pau­li­ne nos de­jó lis­tos pa­ra una vi­si­ta al Stockholm Fas­hion Dis­trict, un es­pa­cio de diez mil me­tros cua­dra­dos que al­ber­ga al­re­de­dor de 90 show­rooms per­ma­nen­tes de mar­cas y di­se­ña­do­res, y en el cual se desa­rro­llan las prin­ci­pa­les fe­rias y los even­tos de mo­da del país.

En­tre sal­tos por una ciu­dad que fun­cio­na a la per­fec­ción y en la que las ca­lles in­vi­tan a ex­plo­rar y apre­ciar su di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta, asis­ti­mos tam­bién a char­las en el Cen­tro de Es­tu­dios de Mo­da de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo, vi­si­ta­mos una in­cu­ba­do­ra de talento e in­no­va­ción en un ba­rrio mar­gi­na­do de la ca­pi­tal y has­ta tu­vi­mos tiem­po de pro­bar las fa­mo­sas köt­bu­llar o al­bón­di­gas sue­cas.

Fi­nal­men­te, le lle­gó el turno al Gat­her Fes­ti­val, uno de los pun­tos más es­pe­ra­dos de nues­tro via­je. Se tra­ta de una ini­cia­ti­va que com­bi­na fes­ti­val, con­fe­ren­cias y talleres con la in­ten­ción de co­nec­tar men­tes crea­ti­vas de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas pa­ra pen­sar la cul­tu­ra e in­no­va­ción en el mun­do de hoy con la fi­lo­so­fía de la co­la­bo­ra­ción co­mo gran di­rec­triz or­ques­ta­do­ra.

Una vez más, una mu­jer se ro­bó el show: Lucy Mcrae, ar­tis­ta de cien­cia fic­ción y au­to­pro­cla­ma­da 'ar­qui­tec­ta del cuer­po', quien ha crea­do tra­jes fu­tu­ris­tas, tan­to pa­ra vi­deos mu­si­ca­les e ins­ta­la­cio­nes de ar­te co­mo fun­cio­na­les pa­ra lo­grar que la ro­pa ten­ga una uti­li­dad di­rec­ta en nues­tro bie­nes­tar, más allá de su as­pec­to es­té­ti­co.

Ce­rra­mos el ci­clo de pa­ne­lis­tas ins­pi­ra­do­res que nos hi­cie­ron re­fle­xio­nar acer­ca de nues­tro com­por­ta­mien­to on­li­ne, el fu­tu­ro de los me­dios y la in­ter­ac­ción hu­ma­na con una reali­dad ca­da vez más di­gi­ta­li­za­da con un con­cier­to de la ban­da co­lom­bia­na Mi­tú, in­vi­ta­da es­pe­cial al fes­ti­val, la cual se lu­ció con sus so­ni­dos rai­za­les elec­tró­ni­cos.

En­tre tan­ta ac­ti­vi­dad fue evi­den­te pa­ra to­dos que es­te era el co­mien­zo de una opor­tu­ni­dad de co­la­bo­ra­ción a fu­tu­ro con nues­tros pa­res sue­cos y nues­tros co­le­gas na­cio­na­les con el fin de for­ta­le­cer las pro­pias in­dus­trias crea­ti­vas y em­po­de­rar nues­tra la­bor dia­ria. Que el com­pro­mi­so que te­ne­mos aho­ra es bus­car las bue­nas prác­ti­cas, sos­te­ni­bles, via­bles y con­tun­den­tes en un in­ten­to por de­mos­trar que in­ver­tir y apos­tar­le a la cul­tu­ra, al ar­te, a la in­no­va­ción y a la mo­da sí pa­ga. Amén.

Pa­ra los sue­cos la sos­te­ni­li­dad es una de las ba­ses de su mo­dus vi­ven­di y uno de los más gran­des com­pro­mi­sos de su so­cie­dad.

El gru­po de la­ti­nos en Es­to­col­mo.

Lucy Mcrae, ar­tis­ta de cien­cia fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.