Meg­han Mar­kle, la no­via de Harry de In­gla­te­rra

Su ro­man­ce lle­ga ca­da día con un nue­vo ca­pí­tu­lo. Des­de su en­cuen­tro en ma­yo del año pa­sa­do, la pa­re­ja ha si­do ti­tu­lar de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por el ori­gen mestizo y el ma­tri­mo­nio an­te­rior de la no­via, ade­más de la reac­ción de la rei­na Isa­bel II de

Fucsia - - CONTINIDO - Por: Clau­dia Lucía Gon­zá­lez

So­bre la me­sa es­ta­ba ser­vi­do un blend de Dar­jee­ling y As­sam, el té pre­fe­ri­do de la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra. Su nieto Harry y Meg­han Mar­kle lle­ga­ron pun­tua­les a la ci­ta en la que el prín­ci­pe le pre­sen­ta­ría ofi­cial­men­te a su no­via, la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se que lo tie­ne en­can­ta­do ha­ce un año y me­dio.

Eran las cin­co de la tar­de y el sol se re­fle­ja­ba en los jar­di­nes del Pa­la­cio de Buc­king­ham. El cli­ma es­ta­ba per­fec­to y con­tra­rio a lo que mu­chos pen­sa­ron, a la abue­la de 91 años se le vio muy con­ten­ta com­par­tien­do con sus jó­ve­nes in­vi­ta­dos una abun­dan­te va­rie­dad de sánd­wi­ches, los fa­mo­sos sco­nes bri­tá­ni­cos y dos cla­ses de tor­tas.

Y es que la de­bi­li­dad de la mo­nar­ca por el hi­jo me­nor de Car­los y Dia­na es bien co­no­ci­da. Se­gún el Daily Mail, aun­que la pre­sen­ta­ción de las no­vias reales tar­da años, ella ace­le­ró el en­cuen­tro “por­que quie­re ver­lo fe­liz y con su pro­pia fa­mi­lia”. Los de­ta­lles de la con­ver­sa­ción so­lo los co­no­cen ellos, pe­ro la pren­sa bri­tá­ni­ca es­pe­cu­la que la rei­na les dio su vis­to bueno a pe­sar de que Meg­han es ple­be­ya, ac­triz, hi­ja de una afro­ame­ri­ca­na y un es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen ir­lan­dés, y pa­ra com­ple­tar, ha­ce cua­tro años se di­vor­ció del pro­duc­tor de te­le­vi­sión Tre­vor En­gel­son. “La rei­na tie­ne una men­te abier­ta y me ima­gino que pien­sa: ‘Si es­tán enamo­ra­dos y se lle­van bien, en­ton­ces de­ben pro­ce­der’”, le di­jo Sally Be­dell Smith, bió­gra­fa de la rei­na, a The Ti­mes.

UN AMOR A TRA­VÉS DE LA PAN­TA­LLA

Es evi­den­te que Harry y Meg­han se lle­van muy bien. In­clu­so un ami­go de la pa­re­ja le di­jo a Us Weekly que ya se com­pro­me­tie­ron, pe­ro que pa­ra hacer el anun­cio es­ta­ban es­pe­ran­do que ella se re­ti­ra­ra de la se­rie de te­le­vi­sión Suits, en la que por sie­te tem­po­ra­das le ha da­do vi­da a la abo­ga­da Ra­chel Za­ne. So­bre es­te per­so­na­je de fic­ción ha­bló la pe­rio­dis­ta Ka­tie Ni­choll: la ex­per­ta en la fa­mi­lia real le re­ve­ló a The Sun que el prín­ci­pe Harry se enamo­ró de Meg­han a tra­vés de las pan­ta­llas dos años an­tes de co­no­cer­la per­so­nal­men­te. “Lo sé por­que me to­mé unos tra­gos con una de sus ami­gas y me di­jo que ha­bía es­ta­do de fies­ta con el prín­ci­pe Harry. En esa épo­ca es­ta­ba sol­te­ro y ella le pre­gun­tó quién era su mu­jer ideal. Él con­tes­tó: ‘Meg­han Mar­kle, de Suits’”.

Has­ta ese mo­men­to Harry sa­bía muy po­co acer­ca de la gua­pí­si­ma ca­li­for­nia­na que el 4 de agos­to cum­plió 36 años. El quin­to en la lí­nea de su­ce­sión al trono bri­tá­ni­co es­ta­ba le­jos de ima­gi­nar­se que a los 16 ella fue pre­si­den­ta del sin­di­ca­to de es­tu­dian­tes ne­gros y que com­par­tía cla­ses con el can­tan­te Ro­bin Thic­ke, a quien mu­chos años des­pués le hi­zo de su pu­ño y le­tra las tar­je­tas de in­vi­ta­ción a su ma­tri­mo­nio con Pau­la Pat­ton. Por­que otra de sus sor­pre­sas es su be­lla ca­li­gra­fía, que la sa­có de al­gu­nos apu­ros eco­nó­mi­cos: mien­tras es­tu­dia­ba en la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la North­wes­tern Uni­ver­sity, don­de se es­pe­cia­li­zó en Tea­tro y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, tra­ba­jó es­cri­bien­do la co­rres­pon­den­cia que Dol­ce & Gab­ba­na les en­vía a las ce­le­bri­da­des. Meg­han era to­do un mun­do por des­cu­brir pa­ra el prín­ci­pe tres años me­nor que ella.

En­ton­ces en­tró en escena Mar­kus An­der­son, su ami­go ca­na­dien­se que tra­ba­ja pa­ra la red de clubs pri­va­dos Soho Hou­se Group, quien sir­vió de ce­les­tino. “Harry le pi­dió que se las arre­gla­ra pa­ra pre­sen­tár­se­la sin ne­ce­si­dad de una ci­ta, y ocu­rrió en uno de los sa­lo­nes pri­va­dos del Soho Hou­se 76 Dean Street”, con­tó Ni­choll, quien pa­ra evi­tar sus­pi­ca­cias acla­ró que al en­cuen­tro fue­ron ocho ami­gos co­mu­nes.

The Te­le­graph es­cri­bió una ver­sión di­fe­ren­te de es­te ca­pí­tu­lo. El pe­rió­di­co bri­tá­ni­co di­ce que se co­no­cie­ron gra­cias a la di­se­ña­do­ra de mo­das neo­yor­qui­na Mis­ha No­noo, ami­ga de Meg­han

De ca­sar­se con Harry de In­gla­te­rra, la es­ta­dou­ni­den­se no se­ría nom­bra­da co­mo prin­ce­sa, sino du­que­sa de Sus­sex. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que la bo­da sea ci­vil

y que se ce­le­bre fue­ra del Reino Uni­do.

y exes­po­sa de Ale­xan­der Gil­kes, el co­fun­da­dor de la ca­sa de subas­tas Padd­le8, quien co­no­ce a Harry des­de su épo­ca de es­tu­dian­tes en el Eton Co­lle­ge. Se­gún los li­bre­tis­tas del ro­man­ce me­diá­ti­co, el acon­te­ci­mien­to ocu­rrió en ma­yo del año pa­sa­do en La Flo­ri­da, du­ran­te los In­vic­tus Ga­mes crea­dos por el Prín­ci­pe Harry en 2014.

De lo que sí hay se­gu­ri­dad es que las pri­me­ras apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de los pro­me­ti­dos tam­bién ocu­rrie­ron en los In­vic­tus Ga­mes, que es­te año se ce­le­bra­ron en To­ron­to, Ca­na­dá, y don­de com­pi­tie­ron cer­ca de 600 mi­li­ta­res he­ri­dos en gue­rra. Se les vio en la inau­gu­ra­ción el 23 de sep­tiem­bre y aun­que es­tu­vie­ron se­pa­ra­dos por unas cuan­tas fi­las, la ca­li­for­nia­na —que es­ta­ba sen­ta­da al la­do de Mar­kus An­der­son— no so­lo lla­mó la aten­ción de los pa­pa­raz­zi, sino tam­bién de las fa­ná­ti­cas de la reale­za, quie­nes ago­ta­ron en las tiendas Arit­zia y Mac­ka­ge el ves­ti­do y la cha­que­ta de cue­ro que ella lle­va­ba.

DO­RIA RADLAN, LA SUE­GRA CO­OL

Dos días des­pués, ya jun­tos, se les vio muy ca­ri­ño­sos y ale­gres du­ran­te un par­ti­do de te­nis en el Nat­han Phi­llips Squa­re. Y en la clau­su­ra, que se ce­le­bró en el Air Ca­na­da Cen­tre, com­par­tie­ron un pal­co pri­va­do con Do­ria Radlan, la ma­dre de Meg­han, quien se­gún The Ti­mes, “lucía fres­ca, tran­qui­la y com­ple­ta­men­te im­per­tur­ba­ble”.

Es­te nue­vo en­cuen­tro fa­mi­liar le dio otro gi­ro in­tere­san­te a la his­to­ria. La sue­gra de 60 años es to­do un per­so­na­je, y su es­ti­lo es tan lla­ma­ti­vo que The Ti­mes le de­di­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do The co­olest mother-in­law? La pe­rio­dis­ta Han­nah Betts la com­pa­ra con la ma­dre de Ka­te, la du­que­sa de Cam­brid­ge, y sus con­jun­tos rí­gi­dos de aza­fa­ta. “Ca­ro­le Midd­le­ton, quien por mu­cho tiem­po se ha pro­mo­cio­na­do co­mo la ‘fría’ sue­gra de la Ca­sa de Wind­sor, po­dría ser eclip­sa­da por la pers­pec­ti­va mu­cho más mo­der­na que es Do­ria Ra­gland”, es­cri­be Betts sin ocul­tar su ad­mi­ra­ción.

Co­mo es de su­po­ner­se, Meg­han tam­bién es una en­tu­sias­ta se­gui­do­ra de su ma­má. En la edición de agos­to de la re­vis­ta Gla­mour le pi­die­ron que hi­cie­ra una lis­ta de las diez mu­je­res que le cam­bia­ron la vi­da. Y ella la in­clu­yó jun­to a Ma­de­lei­ne Al­bright, la can­tan­te Jo­ni Mit­chell y Ju­lia Ro­berts, en­tre otras. “Mi ma­dre es ins­truc­to­ra de yo­ga, pe­ro tam­bién ha­ce tra­ba­jo so­cial con la co­mu­ni­dad ge­riá­tri­ca. Siem­pre ha te­ni­do un es­pí­ri­tu li­bre, usa ras­tas y un aro en la na­riz. Aca­ba de co­rrer la Maratón de Los Án­ge­les. Nos di­ver­ti­mos mu­cho jun­tas, y ade­más en­cuen­tro con­sue­lo en su apo­yo. Esa dua­li­dad co­exis­te de la mis­ma ma­ne­ra que con un me­jor ami­go”, es­cri­bió la ac­triz.

Los no­vios ya ter­mi­na­ron las pre­sen­ta­cio­nes fa­mi­lia­res: el prín­ci­pe Wi­lliam y su es­po­sa Ka­te, la du­que­sa de Cam­brid­ge, re­ci­bie­ron a la pa­re­ja en los apar­ta­men­tos del Ken­sing­ton Pa­la­ce el 10 de enero. Por eso, días des­pués del té con la rei­na los ru­mo­res de ma­tri­mo­nio cre­cie­ron. Ade­más, la ac­triz les anunció a los pro­duc­to­res de Suits que no se­gui­rá en la oc­ta­va en­tre­ga de la se­rie so­bre abo­ga­dos, una de las fa­vo­ri­tas de Bill Clin­ton y Mi­che­lle Oba­ma, y en la que Meg­han le ha­cía ho­nor al tí­tu­lo lu­cien­do en ca­da ca­pí­tu­lo tra­jes de Va­len­tino, Dior, Zac Po­sen, Guc­ci y Bur­berry. Al res­pec­to, el Daily Star pu­bli­có que ella es­tá fe­liz de hacer ese sa­cri­fi­cio per­so­nal y que des­pués del ma­tri­mo­nio se de­di­ca­rá a las obras fi­lan­tró­pi­cas. “Dis­fru­ta mu­cho con su co­la­bo­ra­ción con Uni­cef y se­gu­ra­men­te am­plíe sus com­pro­mi­sos cuan­do se con­vier­ta en una ro­yal a tiem­po com­ple­to”, le di­jo una fuen­te al dia­rio.

Pe­ro es­to con­tra­di­ce las de­cla­ra­cio­nes de Meg­han en la edición de sep­tiem­bre de Va­nity Fair en la que fue por­ta­da. Ade­más de con­tar que sa­lie­ron du­ran­te seis me­ses sin que na­die lo su­pie­ra, acla­ra que lo úni­co que ha va­ria­do es la per­cep­ción de la gen­te. “Na­da cam­bió. Si­go sien­do la mis­ma per­so­na. Nun­ca me de­fi­nió una re­la­ción”.

Eso es­tá por ver­se cuan­do sal­ga de la Aba­día de West­mins­ter to­ma­da del bra­zo de su nue­vo es­po­so.

Des­pués de la trans­mi­sión del do­cu­men­tal When Harry Met Meg­han: A Ro­yal Ro­man­ce por el Channel 4 bri­tá­ni­co, la re­vis­ta sen­sa­cio­na­lis­ta OK! Weekly es­pe­cu­ló con que Meg­han tie­ne tres me­ses de em­ba­ra­zo.

An­tes, Meg­han lle­ga­ba a las al­fom­bras rojas acom­pa­ña­da de su ma­dre Do­ria Radlan. Aho­ra, ase­dia­da por los pa­pa­raz­zi, pre­fie­re pa­sar inad­ver­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.