Po­los opues­tos

Marcela Mo­ra­les, abo­ga­da y due­ña del res­tau­ran­te Smoky Mon­key, y Do­ri­ta Mo­rei­nis, ex­per­ta en yo­ga y crea­do­ra de Kind Kit­chen, son dos apa­sio­na­das por la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Des­de sus die­tas pa­leo­lí­ti­ca y ve­ga­na, res­pec­ti­va­men­te, ellas tie­nen en co­mún

Fucsia - - CONTINIDO -

¿Si so­mos lo que co­me­mos, quién es us­ted?

Soy una mu­jer de 40 años que se preo­cu­pa por su sa­lud y bie­nes­tar. La ali­men­ta­ción es fun­da­men­tal pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de mi cuer­po y men­te, por eso me preo­cu­po por te­ner há­bi­tos que in­clu­yan fru­tas, ve­ge­ta­les, fru­tos se­cos y pro­teí­nas, sin ser es­cla­va de la co­mi­da y con el pleno con­ven­ci­mien­to de que se pue­de co­mer bien sin sa­cri­fi­car mis gus­tos. Eso se ve re­fle­ja­do en la car­ta de mi res­tau­ran­te que tie­ne en­tra­das con in­fluen­cia me­di­te­rrá­nea, en­sa­la­das y pla­tos fuer­tes con car­nes cu­yos mé­to­dos de coc­ción ga­ran­ti­zan sa­bo­res y tex­tu­ras in­com­pa­ra­bles.

¿Qué pien­sa de la die­ta ve­ga­na?

Es un asun­to de gus­tos. Lo im­por­tan­te de un regimen ali­men­ta­rio que ase­gu­re una sa­lud ade­cua­da y que apor­te ener­gía pa­ra afron­tar los re­tos dia­rios. Sin em­bar­go, pien­so que la ali­men­ta­ción ve­ga­na de al­gu­na ma­ne­ra pri­va de ali­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el cuer­po en tér­mi­nos de va­rie­dad y sa­bo­res, que al ser con­su­mi­dos de ma­ne­ra ade­cua­da ga­ran­ti­zan que el cuer­po cuen­te con to­da cla­se de nu­trien­tes. Sin lu­gar a du­das, los ve­ge­ta­les apor­tan al­gu­nos que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra nues­tro cuer­po, pe­ro son el com­ple­men­to de una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da.

¿Qué pien­sa de la die­ta pa­leo?

Re­sal­to que fun­cio­na con la ge­né­ti­ca de ca­da uno y permite man­te­ner el cuer­po en el pe­so ideal, con bue­na ma­sa mus­cu­lar y ener­gía. Es­ta, al no ex­cluir nin­gún gru­po ali­men­ti­cio, permite a nues­tro cuer­po dis­fru­tar de to­das las vi­ta­mi­nas y nu­trien­tes ne­ce­sa­rios. El ali­men­to es mi com­bus­ti­ble y es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con mi es­ta­do de áni­mo. Ade­más, me permite com­par­tir con las per­so­nas que quie­ro, pues no hay na­da más pla­cen­te­ro que una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca.

¿Có­mo ca­li­fi­ca los ali­men­tos con in­gre­dien­tes de ori­gen ani­mal?

Tie­nen un al­to com­po­nen­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ami­noá­ci­dos que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de los múscu­los y hue­sos. Tam­bién ayu­dan a man­te­ner el buen es­ta­do de la piel, el pe­lo y las uñas. De­ben con­su­mir­se ha­bi­tual­men­te, sin ex­ce­sos y com­bi­na­dos con otro ti­po de ali­men­tos.

¿En qué pien­sa mien­tras co­me?

Tra­to de pen­sar en co­sas que no es­tén re­la­cio­na­das con mi tra­ba­jo. Me gus­ta dis­fru­tar de un mo­men­to agra­da­ble que me re­car­gue de la me­jor ener­gía pa­ra con­ti­nuar con mis ac­ti­vi­da­des dia­rias. Dis­fru­to de ca­da uno de los sa­bo­res e in­gre­dien­tes que in­clu­yen mis co­mi­das; me en­can­tan las es­pe­cias, soy aman­te de los bue­nos pi­can­tes, que en al­gu­nos pla­tos son el con­di­men­to per­fec­to. Por otro la­do, los ali­men­tos que con­su­mi­mos cuan­do es­ta­mos de via­je per­du­ran en nues­tra me­mo­ria, son una forma de co­no­cer di­fe­ren­tes cul­tu­ras, son una par­te fun­da­men­tal pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia com­ple­ta.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted vol­ver al ori­gen? Uti­li­zar in­gre­dien­tes na­tu­ra­les, sin pre­ser­va­ti­vos ni pro­ce­sos in­dus­tria­les que al­te­ren sus pro­pie­da­des e in­clu­so sus sa­bo­res. Quie­re de­cir uti­li­zar con­di­men­tos y pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del cam­po.

¿Cuál es su prin­ci­pal ten­ta­ción en tér­mi­nos gas­tro­nó­mi­cos?

Las car­nes ahu­ma­das con le­ña y con coc­cio­nes muy lar­gas, que ga­ran­ti­zan ex­pe­rien­cias úni­cas y sa­bo­res inigua­la­bles.

¿Có­mo de­fi­ne el azú­car? Nun­ca con­su­mo los re­fi­na­dos por­que es­con­den los sa­bo­res ori­gi­na­les de los ali­men­tos. Pue­de ge­ne­rar en­fer­me­da­des y dis­mi­nuir la sa­lud, y exis­ten en­dul­zan­tes na­tu­ra­les que no son da­ñi­nos pa­ra el or­ga­nis­mo y per­mi­ten dis­fru­tar de pos­tres de una ma­ne­ra na­tu­ral y sa­lu­da­ble.

Re­cien­te­men­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud aler­tó so­bre la de­fi­cien­cia de hie­rro co­mo “el más co­mún y ex­ten­di­do des­or­den nu­tri­cio­nal en el mun­do”.

Las per­so­nas y en es­pe­cial las mu­je­res de hoy, se han preo­cu­pa­do por man­te­ner es­te­reo­ti­pos, ha­cien­do die­tas ex­tre­mas, eli­mi­nan­do gru­pos ali­men­ti­cios im­por­tan­tes, sin ser cons­cien­tes de los efec­tos da­ñi­nos de es­tas de­ci­sio­nes en la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

¿Có­mo es­tá su co­ra­zón? Fun­cio­na per­fec­ta­men­te en to­dos los sen­ti­dos. Fe­li­pe Bo­te­ro Ja­ra­mi­llo, mi es­po­so, es un hom­bre ma­ra­vi­llo­so. Lle­va­mos 6 años de ma­tri­mo­nio y ca­da día me con­ven­zo más de que fue la me­jor de­ci­sión de mi vi­da, te­ne­mos una re­la­ción ba­sa­da en el amor, el res­pe­to y el apo­yo mu­tuo. ¿Có­mo se­ría una ce­na ro­mán­ti­ca?

Me gus­ta mu­cho dis­fru­tar de los es­pa­cios abier­tos, am­bien­ta­dos con ve­las y con una vis­ta que trai­ga a mi men­te las me­jo­res sen­sa­cio­nes y me lle­ne de tran­qui­li­dad y ar­mo­nía. Res­pec­to al me­nú, pre­fe­ri­ría que fue­ra al­go li­ge­ro, co­mo por ejem­plo una va­rie­dad de en­tra­das con in­fluen­cia me­di­te­rrá­nea que in­clu­yan pro­teí­nas y ve­ge­ta­les fres­cos.

¿Los ex­tre­mos no son bue­nos?

De­fi­ni­ti­va­men­te no. Siem­pre he tra­ta­do de man­te­ner el equilibrio en to­dos los as­pec­tos de mi vi­da: es el se­cre­to de una vi­da tran­qui­la y fe­liz. No vi­vir en los ex­tre­mos nos da la opor­tu­ni­dad de analizar las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des, en la va­rie­dad de nues­tros gus­tos es­tá la cla­ve de ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes.

Pa­ra man­te­ner una vi­da sa­na com­bino una bue­na ali­men­ta­ción con ru­ti­nas de ejercicio. Sin de­jar de la­do el sue­ño y el des­can­so co­mo com­ple­men­tos in­dis­pen­sa­bles.

¿Có­mo de­fi­ne su es­ti­lo de vi­da?

Lle­vo un es­ti­lo au­tén­ti­co por­que des­pués de mu­chos años de ex­pe­ri­men­tar creé mi pro­pia vi­sión. Fle­xi­ble, pues no me im­pon­go re­glas in­que­bran­ta­bles y ba­lan­ceo mis elec­cio­nes se­gún la oca­sión. Cons­cien­te, por­que to­mo de­ci­sio­nes te­nien­do co­mo ba­se lo que me­jor se adap­ta a mi vi­da. Me en­con­tré con el yo­ga ha­ce 15 años y des­per­té. En­ten­dí cla­ra­men­te que mis de­ci­sio­nes dia­rias afec­tan mi vi­da en­te­ra y que es­co­ger bien me lle­va a una vi­da me­jor.

¿Si so­mos lo que co­me­mos, quién es us­ted?

Soy ve­ge­ta­les y fru­tas. Soy ver­de y de to­dos los colores. Soy par­te del mun­do ve­ge­tal, a lo me­jor co­mo un ár­bol. Soy nue­ces y se­mi­llas, qui­noa y len­te­jas. Me sien­to par­te de la tie­rra y co­mo lo que es­tá tal cual vino de ella, en su pre­sen­ta­ción na­tu­ral. ¡Soy luz, soy vi­da, soy mu­jer!

¿Có­mo sa­na su cuer­po a tra­vés del ali­men­to?

La cla­ve es­tá en en­con­trar el ba­lan­ce en­tre lo que ne­ce­si­ta­mos y dón­de en­con­trar­lo. Pa­ra es­to uso las cua­li­da­des del ali­men­to: su sa­bor (dul­ce, áci­do, as­trin­gen­te, amar­go, sa­la­do), su ori­gen (raí­ces, ár­bo­les, ar­bus­tos), su ele­men­to prin­ci­pal (tie­rra, agua, fue­go, ai­re) y su efec­to en mi cuer­po. De­pen­dien­do de los sín­to­mas se en­cuen­tra el re­me­dio. Por ejem­plo, los ma­les que in­di­can pre­sen­cia de mu­cho fue­go en el sis­te­ma, co­mo úl­ce­ras, re­flu­jo o he­ri­das en la piel, se neu­tra­li­zan evi­tan­do ce­bo­llas, ajos o pi­can­tes, y au­men­tan­do lí­qui­dos, sá­bi­la, sa­bo­res más dul­ces y neu­tros. Cuan­do hay do­lor de ar­ti­cu­la­cio­nes in­clu­yo más gra­sas bue­nas: agua­ca­te, aceite de oli­va o nue­ces. Si el pro­ble­ma es de irri­ta­ción es­to­ma­cal, fun­cio­na in­cluir kom­bu­cha o pro­bió­ti­cos pa­ra res­tau­rar la flo­ra in­tes­ti­nal.

¿Y la men­te?

Cuan­do me sien­to ele­va­da, des­con­cen­tra­da y no lo­gro ate­rri­zar, co­mo más raí­ces: re­mo­la­chas, pa­pas o cham­pi­ño­nes, ali­men­tos que me acer­quen a la tie­rra. Si por el con­tra­rio es­toy pe­sa­da, es­tan­ca­da, sin ener­gía, co­mo ver­du­ras muy fres­cas, en­sa­la­das cru­das y fru­tas. En mo­men­tos de de­pre­sión o tris­te­za la miel y las fru­tas más dul­ces con­sien­ten al co­ra­zón. Cuan­do hay so­le­dad una so­pa ca­lien­te abra­za el al­ma. ¿Qué pien­sa de la die­ta pa­leo?

No la co­noz­co mu­cho ni la he prac­ti­ca­do. Prin­ci­pal­men­te por­que soy ve­ge­ta­ria­na y en­tien­do que pro­mue­ve el con­su­mo de pro­teí­na ani­mal.

Sin em­bar­go, ten­go ami­gos que la prac­ti­can y les fun­cio­na. Es im­por­tan­te en­ten­der que so­mos se­res hu­ma­nos 'bio­in­di­vi­dua­les', lo que quie­re de­cir que a ca­da per­so­na le fun­cio­na al­go di­fe­ren­te, que de­pen­de de su ge­né­ti­ca, su vi­da dia­ria y mu­chos fac­to­res más.

¿Có­mo ca­li­fi­ca los ali­men­tos con in­gre­dien­tes de ori­gen ani­mal?

Re­vi­so ca­da pro­duc­to an­tes de ca­li­fi­car­lo; se en­cuen­tra de to­do en el mer­ca­do. Por ejem­plo, co­noz­co un se­ñor que tra­ba­ja en el cam­po y tie­ne un re­ba­ño de ca­bras ba­jo su cui­da­do, las ali­men­ta y has­ta les can­ta. Ha­ce que­sos con la le­che de es­tas ca­bras, que son de­li­cio­sos y bien pro­du­ci­dos. En­cuen­tro ma­ra­vi­llo­sos es­te ti­po de pro­duc­tos. To­do de­pen­de de dón­de ven­gan, es im­por­tan­te in­ves­ti­gar y co­no­cer el ori­gen de lo que co­me­mos.

¿En qué pien­sa mien­tras co­me?

To­do de­pen­de de con quien es­té, qué es­tá pa­san­do en mi vi­da o lo que es­toy co­mien­do. Son mu­chos, mu­chí­si­mos los pen­sa­mien­tos que ocu­rren mien­tras co­mes. Lo que sí pue­do de­cir es que mu­chas ve­ces cuan­do me sien­to a co­mer agra­dez­co el ali­men­to, a las per­so­nas que lo pre­pa­ra­ron y la abun­dan­cia en la me­sa. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted vol­ver al ori­gen?

Al ali­men­to real. A apre­ciar lo que la tie­rra nos da. A la co­ci­na, a usar las ma­nos pa­ra pre­pa­rar, pi­car y pro­bar. A “ali­men­tar” a nues­tras familias y ami­gos. La co­mi­da es mu­cho más que nu­trien­tes: es amor, es cre­ci­mien­to. Vol­ver al ori­gen pa­ra mí es re­gre­sar a la tie­rra.

¿Cuál es su prin­ci­pal ten­ta­ción en tér­mi­nos gas­tro­nó­mi­cos?

El cho­co­la­te amar­go, sin du­da al­gu­na. Me en­can­ta en to­das sus pre­sen­ta­cio­nes y sa­bo­res.

¿Có­mo de­fi­ne el azú­car?

Me gus­ta el dul­ce y pro­cu­ro ob­te­ner­lo de fuen­tes na­tu­ra­les co­mo las fru­tas. La miel de abe­jas es un eli­xir má­gi­co y úl­ti­ma­men­te ex­pe­ri­men­to con la miel de ya­cón que es muy sa­na. Exis­te la re­fi­na­da que aun­que es un en­dul­zan­te de ori­gen na­tu­ral, al ser re­fi­na­da tie­ne unos pro­ce­sos me­cá­ni­cos y quí­mi­cos. Hay otras azú­ca­res sin ín­di­ce gli­cé­mi­co co­mo la ste­via y el xi­li­tol que son ap­tas pa­ra per­so­nas que con­tro­lan su in­ges­ta de azú­car. El dul­ce de la pa­ne­la es otra op­ción a la ho­ra de co­ci­nar.

Re­cien­te­men­te la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud aler­tó so­bre la de­fi­cien­cia de hie­rro co­mo “el más co­mún y ex­ten­di­do des­or­den nu­tri­cio­nal en el mun­do”.

Sien­to que es­to es re­sul­ta­do de la co­mi­da tan pro­ce­sa­da que ya no con­ser­va sus pro­pie­da­des. Y co­mo to­do, la

me­di­ci­na es­tá en la na­tu­ra­le­za: cuan­to más ver­de, más hie­rro. La es­pi­ru­li­na y chlo­re­lla en pol­vo son las que más lo con­tie­nen. Tam­bién las ho­jas de las es­pi­na­cas, acel­gas y ka­le es­tán car­ga­das de es­te mi­ne­ral.

¿Có­mo es­tá su co­ra­zón?

Po­dría es­cri­bir un li­bro con to­do lo que lle­vo en el co­ra­zón.

Soy bien sen­si­ble y ade­más me gus­ta ana­li­zar­lo to­do. Lo ex­plo­ro dia­ria­men­te, ca­da ma­ña­na cuan­do me des­pier­to, an­tes de abrir los ojos me que­do por unos minutos sin­tien­do li­te­ral­men­te có­mo es­tá. Al­gu­nos días es más fá­cil lle­gar ahí que otros.

Con es­ta ob­ser­va­ción las he­ri­das ex­pe­ri­men­ta­das me en­se­ñan de mí mis­ma, y al apren­der, sano. Aden­tro en mi co­ra­zón es­tán mi es­po­so, John Ra­bi­no­vich, mi fa­mi­lia y ami­gos cer­ca­nos, quie­nes me sos­tie­nen só­li­da­men­te.

¿Y fun­cio­na bien?

Tra­ba­jo pa­ra que lo que su­ce­de ex­ter­na­men­te ali­men­te mi in­te­rior. En las re­vi­sio­nes que me han he­cho lo en­cuen­tran sano la­te un po­co más des­pa­cio que la me­dia. Pe­ro es­tá en forma, en­cen­di­do y lis­to. Úl­ti­ma­men­te tam­bién lo sien­to vul­ne­ra­ble, dis­pues­to, in­te­li­gen­te, es­co­ge sus ba­ta­llas y, so­bre to­do, bus­ca las for­mas de en­tre­gar su amor.

¿Có­mo se­ría una ce­na ro­mán­ti­ca?

En la pla­ya, cer­ca del mar, con las es­tre­llas co­mo te­cho y una lu­na cre­cien­te en el ho­ri­zon­te. Jun­to a mi ama­do, por su­pues­to. Un buen y ater­cio­pe­la­do vino ro­jo, co­mi­da ve­ge­ta­ria­na de esa que sor­pren­de en ca­da bo­ca­do, pre­pa­ra­da con mez­cla de es­pe­cias in­dias. Ro­sas o pé­ta­los en la me­sa y de pos­tre, tru­fas de cho­co­la­te que se de­rri­tan en la bo­ca.

¿Los ex­tre­mos no son bue­nos?

Hay ex­tre­mos de ex­tre­mos. Al­gu­nos ven el ve­ge­ta­ria­nis­mo co­mo ex­tre­mis­ta, ese por ejem­plo es uno que me en­can­ta. En cam­bio, co­mer po­llo a dia­rio es un ex­tre­mo que me asus­ta y me dis­gus­ta. Lo que no es bueno es ‘co­mer cuen­to’ a cie­gas.

Una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na permite te­ner la cla­ri­dad del es­ta­do men­tal pre­sen­te y qué se ne­ce­si­ta pa­ra trans­for­mar­lo. La sen­si­bi­li­dad se ha­ce más su­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.