El aco­so en el ci­ne

Las acu­sa­cio­nes con­tra el mag­na­te del ci­ne Har­vey Weins­tein por hos­ti­ga­mien­to y abu­so se­xual ha­rán his­to­ria no so­lo por lo sór­di­do de las re­ve­la­cio­nes sino tam­bién por el al­tí­si­mo per­fil de los pro­ta­go­nis­tas.

Fucsia - - CONTINIDO - Por: Ve­ró­ni­ca Ar­bo­le­da

En me­dio de co­men­ta­rios, tuits, men­sa­jes y hash­tags a pro­pó­si­to del es­cán­da­lo de Har­vey Weins­tein una voz ‘so­nó’ en las re­des so­cia­les: Tip­pi He­dren lla­ma­ba nue­va­men­te la aten­ción so­bre ese fla­ge­lo que de­nun­ció ha­ce más de me­dio si­glo, cuan­do fue víc­ti­ma de uno de los ge­nios de Holly­wood y na­die qui­so ha­cer­le ca­so. Su men­sa­je de­cía: “Es­to no es nue­vo, ni es­tá li­mi­ta­do a la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to (…) Hitch­cock no fue el pri­me­ro. Yo no es­tu­ve dis­pues­ta a to­le­rar­lo. Sim­ple­men­te me mar­ché sin mi­rar atrás. Di­jo que arrui­na­ría mi ca­rre­ra y le res­pon­dí que hi­cie­ra lo que tu­vie­ra que hacer. Han pa­sa­do 50 años. Es ho­ra de que las mu­je­res se le­van­ten co­mo pa­re­ce que lo es­tán ha­cien­do en es­te mo­men­to fren­te al ca­so Weins­tein. ¡Bien por ellas!”.

He­dren, quien hoy tie­ne 87 años, es la ma­má y abue­la de las tam­bién ac­tri­ces Me­la­nie Grif­fith y Da­ko­ta John­son, y ha­bla con gran co­no­ci­mien­to de cau­sa. ‘El maes­tro del sus­pen­so’ la aco­só por años y le co­bró ca­ro su re­cha­zo. Lo­gró que Uni­ver­sal Stu­dios no la apo­ya­ra en una po­si­ble can­di­da­tu­ra al Ós­car co­mo me­jor ac­triz y le im­pi­die­ran ac­tuar en otros pro­yec­tos. Se de­di­có a ha­blar mal de ella con los de­más di­rec­to­res y fue el fi­nal de una ca­rre­ra muy pro­me­te­do­ra.

EN LAS ME­JO­RES FAMILIAS

El ca­so de Tip­pi He­dren es una mues­tra cla­ra de có­mo en los círcu­los más ex­clu­si­vos, abu­so

y po­der han con­vi­vi­do por años de forma po­co sa­lu­da­ble has­ta lo­grar la com­pli­ci­dad de to­da una in­dus­tria. Y es que si bien en Holly­wood los es­cán­da­los se­xua­les son una mo­ne­da co­rrien­te a la que por des­gra­cia el pú­bli­co tam­bién pa­re­ce ha­ber­se acos­tum­bra­do, el ca­so Weins­tein no pa­ra de cau­sar es­tu­por no so­lo por los de­ta­lles en los re­la­tos de las víc­ti­mas, sino por el al­to per­fil de to­dos sus pro­ta­go­nis­tas.

El pri­me­ro en ha­blar del te­ma fue Ro­nan Fa­rrow, hi­jo de la ac­triz Mia Fa­rrow y el di­rec­tor Woody Allen, quien for­jó su ca­rre­ra co­mo abo­ga­do y ase­sor de de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te el go­bierno de Oba­ma y des­de ha­ce al­gún tiem­po in­cur­sio­nó en el pe­rio­dis­mo. Cuan­do or­ga­ni­zó so­bre la me­sa el re­sul­ta­do de más de un año de en­tre­vis­tas y prue­bas, su­po que te­nía una bom­ba en las ma­nos. No so­lo iba a de­nun­ciar a un de­pre­da­dor se­xual, sino al pro­duc­tor que en los años no­ven­ta re­su­ci­tó la ca­rre­ra de su pa­dre (con quien ya no cru­za pa­la­bra), que es­ta­ba al bor­de del abis­mo por cuen­ta de su ro­man­ce con Soon-yi Pre­vin, la her­ma­na adop­ti­va de Ro­nan a quien se­du­jo sien­do una me­nor de edad.

Fa­rrow se di­ri­gió a la re­vis­ta The New Yor­ker y sus edi­to­res no lo pen­sa­ron dos ve­ces. Mien­tras él le da­ba las úl­ti­mas pun­ta­das a su ar­tícu­lo, las cur­ti­das re­por­te­ras de The New York Ti­mes Jo­di Kan­tor y Me­gan Twohey (fi­na­lis­ta del Pre­mio Pu­lit­zer) pu­bli­ca­ron un in­for­me ex­ten­so y de­ta­lla­do so­bre có­mo Weins­tein lle­va­ba más de 30 años ne­go­cian­do eco­nó­mi­ca­men­te con sus víc­ti­mas a cam­bio de si­len­cio, y peor aún, el co­no­ci­mien­to de sus ac­tos por par­te de al­tos di­rec­ti­vos de sus com­pa­ñías Mi­ra­max y The Weins­tein Com­pany.

La his­to­ria arran­ca­ba con el tes­ti­mo­nio de la re­co­no­ci­da ac­triz Ash­ley Judd na­rran­do có­mo 20 años atrás el pro­duc­tor la ha­bía aco­sa­do en el Ho­tel Pe­nin­su­la de Be­verly Hills. El efec­to fue in­me­dia­to, so­bre to­do gra­cias al po­der vi­ral de las re­des so­cia­les, y co­men­za­ron a co­no­cer­se re­la­tos de fa­mo­sas ac­tri­ces que ha­bían vi­vi­do epi­so­dios similares; cin­co días des­pués Ro­nan re­ma­ta­ba con su tex­to que in­cluía los re­la­tos de 13 víc­ti­mas. Tres de ellas afir­ma­ban ha­ber si­do vio­la­das por Weins­tein. Ya no era “la ra­bia del hi­jo de Woody con­tra Har­vey”, era to­da una red de mu­je­res afec­ta­das, y muy in­flu­yen­tes, de­ci­di­das a rom­per el si­len­cio.

OB­SE­SIÓN SIN FIL­TRO

En­tre las ce­le­bri­da­des que de­ci­die­ron ha­blar so­bre sus en­cuen­tros con Weins­tein apa­re­cie­ron nom­bres co­mo Gwy­neth Pal­trow y An­ge­li­na Jo­lie, que si bien en el mo­men­to en que ocu­rrie­ron los he­chos ini­cia­ban sus ca­rre­ras, ya eran par­te de la reale­za de Holly­wood por ser hi­jas de im­por­tan­tes ac­to­res y di­rec­to­res. A Pal­trow la ci­tó en un ho­tel pa­ra una reunión con su equi­po, a pro­pó­si­to de la pe­lí­cu­la Emma. La char­la tu­vo lu­gar en una sui­te. Har­vey hi­zo sa­lir a to­dos los asis­ten­tes y se que­dó con la ac­triz. Le pi­dió que fue­ran a la ha­bi­ta­ción por­que que­ría ha­cer­le un ma­sa­je. Ella se rehu­só y se fue. Le con­tó a su no­vio de aquel en­ton­ces Brad Pitt, quien lo con­fron­tó en una fies­ta en la cual ca­si lo aga­rra a trom­pa­das. A Jo­lie (quien ca­sual­men­te años más tar­de se­ría la es­po­sa de Pitt) le ocu­rrió al­go si­mi­lar, se­gún na­rró en un co­rreo elec­tró­ni­co en­via­do a The New York Ti­mes con mo­ti­vo del es­cán­da­lo: “Yo de­ci­dí que ja­más tra­ba­ja­ría con él y me en­car­gué de ad­ver­tir­les a otras mu­je­res so­bre su com­por­ta­mien­to”. Es­to de­ja en evi­den­cia có­mo el pro­duc­tor-aco­sa­dor no te­nía nin­gún ti­po de fil­tro a la ho­ra de ele­gir sus pre­sas y el al­can­ce de su po­der en la in­dus­tria. “Si lo­gra­ba in­ti­mi­dar a jó­ve­nes que po­drían ha­cer­lo que­dar mal en su en­torno más cer­cano, ¿qué pu­die­ron sen­tir las asis­ten­tes, em­plea­das o co­la­bo­ra­do­ras que pa­sa­ron por sus se­sio­nes de aco­so?”, de­cla­ró la re­por­te­ra Jo­di Kan­tor en una entrevista pos­te­rior al es­cán­da­lo.

LOS PLA­TOS RO­TOS

El ca­so Weins­tein ha de­ri­va­do, ade­más, en una se­rie de re­pro­ches y re­cla­mos par­ti­cu­lar­men­te con­tra el gé­ne­ro mas­cu­lino: ac­to­res y al­tos eje­cu­ti­vos de Holly­wood que han ido ad­mi­tien­do que co­no­cían las prác­ti­cas de Weins­tein. Una de las peo­res par­tes se la han llevado los ac­to­res Ben Af­fleck y Matt Da­mon (cu­ya pe­lí­cu­la Good Will Hun­ting, que los lle­vó a ga­nar el pre­mio Ós­car, fue pro­du­ci­da por Weins­tein). Af­fleck com­par­tió en su cuen­ta de Twit­ter su opi­nión al res­pec­to y di­jo que la­men­ta­ba lo ocu­rri­do e in­vi­tó a sus se­gui­do­res a pro­te­ger a las mu­je­res del aco­so. En cues­tión de minutos re­ci­bió una se­rie de ata­ques por par­te de la tam­bién ac­triz Ro­se Mc­go­wan quien lo acu­só de men­ti­ro­so, pues ella mis­ma le con­fe­só ha­ce años que ha­bía si­do vio­la­da por Weins­tein. A Da­mon, por otra par­te, se le ha cul­pa­do de ha­ber im­pe­di­do que una in­ves­ti­ga­ción si­mi­lar sa­lie­ra a la luz ha­ce al­gu­nos años uti­li­zan­do sus in­fluen­cias.

El es­cán­da­lo le ha cos­ta­do a Weins­tein el des­pi­do

de su pro­pia com­pa­ñía y el aban­dono de su es­po­sa, la di­se­ña­do­ra Geor­gi­na Chap­man. Se­gún su fa­mi­lia y re­pre­sen­tan­tes le­ga­les ha in­gre­sa­do en un tra­ta­mien­to si­co­ló­gi­co en una clí­ni­ca pri­va­da

pa­ra tra­tar ‘su pro­ble­ma’.

Otro que ha si­do du­ra­men­te cues­tio­na­do es el di­rec­tor Quen­tin Ta­ran­tino, que le de­be al pro­duc­tor bue­na par­te del éxi­to de sus pe­lí­cu­las. Se ha de­cla­ra­do sor­pren­di­do por las de­nun­cias, pe­ro na­die le cree que fue­ra ajeno a ellas. Su prin­ci­pal de­trac­tor en las úl­ti­mas se­ma­nas ha si­do el ce­le­brity-chef Ant­hony Bour­dain, pues su ac­tual pa­re­ja, la be­lla di­rec­to­ra y ac­triz ita­lia­na Asia Ar­gen­to (hi­ja del di­rec­tor Da­rio Ar­gen­to) ha com­par­ti­do una de las in­for­ma­cio­nes más cru­das so­bre Weins­tein, al ase­gu­rar que la vio­ló ha­ce va­rios años prac­ti­cán­do­le se­xo oral a la fuer­za. Bour­dain se re­fi­rió a Ta­ran­tino co­mo “un su­je­to con una vi­da lle­na de com­pli­ci­dad y ver­güen­za por pu­ro com­pro­mi­so”.

Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te la ava­lan­cha de de­nun­cias, el ca­so ha da­do otro gi­ro, nue­va­men­te por cuen­ta de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Ro­nan Fa­rrow que pa­re­ce dis­pues­to a re­unir to­das las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas y sa­car a Weins­tein de la co­mo­di­dad de la clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción Mea­dows en el es­ta­do de Ari­zo­na, don­de el pro­duc­tor di­ce es­tar so­me­tién­do­se a un tra­ta­mien­to pa­ra su­pe­rar sus fi­ja­cio­nes se­xua­les. La más re­cien­te pu­bli­ca­ción de Fa­rrow afir­ma que el mag­na­te, hoy caí­do en des­gra­cia, ha­bría con­tra­ta­do una em­pre­sa de se­gu­ri­dad con se­de en Is­rael lla­ma­da Black Cu­be, en la que tra­ba­jan ex­miem­bros del Mos­sad, uno de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de ese país, con el ob­je­ti­vo de es­piar a las ac­tri­ces que fue­ron sus víc­ti­mas en al­gún mo­men­to. Ci­ta con­cre­ta­men­te el ca­so de Ro­se Mc­go­wan, quien ha si­do una de las más enér­gi­cas en sus acu­sa­cio­nes y des­cri­be có­mo una de es­tas agen­tes se hi­zo pa­sar por abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos de la mu­jer pa­ra gra­bar se­cre­ta­men­te sus con­ver­sa­cio­nes con la ac­triz y co­no­cer el con­te­ni­do del bo­rra­dor de su li­bro au­to­bio­grá­fi­co The Bra­ve, en el que ha­cía re­fe­ren­cia al abu­so se­xual que su­frió por par­te de Har­vey Weins­tein. Una pi­la de do­cu­men­tos y los tes­ti­mo­nios de sie­te im­pli­ca­dos reuni­dos por Fa­rrow re­ve­lan, ade­más, que los de­tec­ti­ves de­bían se­guir de cer­ca a cual­quier pe­rio­dis­ta que pu­die­se es­tar in­da­gan­do so­bre las an­dan­zas del pro­duc­tor.

El ‘cas­ting de par­tí­ci­pes’ si­gue cre­cien­do. Al cie­rre de es­ta edición, 82 mu­je­res ha­bían de­nun­cia­do a Weins­tein, un rey mi­das que ter­mi­nó con­ver­ti­do en mons­truo del pan­tano y pro­ta­go­nis­ta de una his­to­ria real de per­ver­sión que pro­me­te su­pe­rar a cual­quie­ra de sus pe­lí­cu­las.

Har­vey Weins­tein

Quen­tin Ta­ran­tino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.