Ma­ria­na San­tos UNA CHICA PODEROSA

ES­TA PORTUGUESA TIE­NE UNA ORGANIZACIÓN, CON PRE­SEN­CIA EN 13 PAÍ­SES, QUE USA LA INNOVACIÓN DE ME­DIOS DIGITALES PA­RA LA FOR­MA­CIÓN DE MU­JE­RES LÍ­DE­RES EN TEC­NO­LO­GÍA E INVESTIGACIÓN.

Fucsia - - EMPRENDEDORAS - POR lo­re­na MACHADO Fio­ri­llo

LA FUN­DA­DO­RA y CEO de Chi­cas Po­de­ro­sas, la organización que ha lu­cha­do por­que las mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas ten­gan las he­rra­mien­tas digitales ne­ce­sa­rias pa­ra que pue­dan te­ner un pa­pel activo en su co­mu­ni­dad, encontró en el de­par­ta­men­to de desa­rro­llo de soft­wa­re del pe­rió­di­co The Guar­dian una reali­dad que qui­so cam­biar. “En el de­par­ta­men­to de di­se­ño éra­mos cer­ca de 200 per­so­nas, de las cua­les apenas tres eran mu­je­res. Me di cuen­ta de lo di­fí­cil que era te­ner re­pre­sen­tan­tes fe­me­ni­nas pa­ra tra­ba­jar en tec­no­lo­gía por­que no­so­tros bus­cá­ba­mos can­di­da­tas y lo que pa­sa­ba era que o no ha­bía su­fi­cien­tes pos­tu­lán­do­se o no te­nían la ca­li­dad ne­ce­sa­ria de al­to ca­li­bre de desa­rro­llo web. Al final, los que ter­mi­na­ban ahí eran hom­bres y me pa­re­cía im­por­tan­te que al con­tar las his­to­rias hu­bie­ra di­ver­si­dad en el equi­po”, di­ce Ma­ria­na San­tos, quien es oriun­da de Por­tu­gal y vi­ve ac­tual­men­te en Bra­sil.

Su je­fe de aquel en­ton­ces, Alas­tair Dant –a quien aún lla­ma men­tor, me­jor ami­go y her­mano– le en­se­ñó du­ran­te tres años to­do lo que sa­bía y la trans­for­mó en la me­jor pro­fe­sio­nal de di­se­ño in­ter­ac­ti­vo que ella mis­ma di­ce po­dría ser. Fue tal su agra­de­ci­mien­to con él que qui­so re­pli­car su ac­ción y se le ocu­rrió crear Chi­cas Po­de­ro­sas pa­ra ha­cer un puen­te en­tre men­to­res y alum­nos, y cru­zar emprendimiento y li­de­raz­go con tec­no­lo­gía pa­ra pe­rio­dis­mo.

“Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son ma­yo­ri­ta­ria­men­te li­de­ra­dos por hom­bres y es más di­fí­cil que una mujer pue­da lle­gar a car­gos muy al­tos en me­dios de co­mu­ni­ca­ción la­ti­noa­me­ri­ca­nos. La idea con Chi­cas Po­de­ro­sas es cam­biar esa es­truc­tu­ra con una chica a la vez, al mis­mo tiem­po que in­ten­ta rein­ven­tar el pe­rio­dis­mo, que es­tá su­frien­do un cam­bio muy gran­de. La tec­no­lo­gía es el me­dio prin­ci­pal pa­ra esa evo­lu­ción. Si las mu­je­res del mun­do no se adue­ñan del len­gua­je di­gi­tal, va­mos a per­der el tren. Pa­ra em­po­de­rar­se, uno tie­ne que sa­ber ju­gar con las re­glas y hoy día es un jue­go tec­no­ló­gi­co”.

Con pre­sen­cia en 13 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, en­tre ellos Co­lom­bia, Chi­cas Po­de­ro­sas jun­ta a las mu­je­res pa­ra que pue­dan transformar el mun­do a tra­vés del con­tac­to con va­rios men­to­res, usan­do sus ha­bi­li­da­des en pro de la lu­cha por la igual­dad de la re­vo­lu­ción di­gi­tal que es­ta­mos atra­ve­san­do. Ese pro­ce­so es co­la­bo­ra­ti­vo y se ha­ce de ma­ne­ra so­li­da­ria por me­dio de las em­ba­ja­do­ras, quie­nes son lí­de­res de las co­mu­ni­da­des en los paí­ses don­de Chi­cas Po­de­ro­sas tie­ne re­pre­sen­ta­ción, y son ellas las que de­fi­nen la agen­da pe­rio­dís­ti­ca que van a desa­rro­llar allí.

“Por ejem­plo, en Co­lom­bia hi­ci­mos una reunión con las chi­cas pa­ra ha­cer un pro­yec­to a pro­pó­si­to de las elec­cio­nes. Las em­ba­ja­do­ras de­ci­die­ron con la co­mu­ni­dad cuá­les eran los talentos que más fal­tan y los te­mas que van a ser tra­ba­ja­dos. Es­te año que­re­mos que las mu­je­res se in­vo­lu­cren en po­lí­ti­ca a tra­vés de la tec­no­lo­gía, que se co­mu­ni­quen con sus pú­bli­cos, que man­ten­gan ac­ti­va esa con­ver­sa­ción de a dón­de que­re­mos ir y có­mo lle­ga­mos ahí. Así na­ció El Po­der de Elegir”.

Es­te pro­yec­to es una plataforma desa­rro­lla­da en co­la­bo­ra­ción con otras or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can el ac­ce­so a los da­tos que se es­tán com­par­tien­do en re­des so­cia­les, pa­ra ha­cer mo­ni­to­reo y ve­ri­fi­ca­ción de in­for­ma­ción en What­sapp, con el fin de con­fir­mar si las no­ti­cias son fal­sas o ver­da­de­ras en el pe­rio­do elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.