Clau­dia Tria­na PU­SO DE MO­DA EL CI­NE CO­LOM­BIANO

LA DI­REC­TO­RA DE PROIMÁGENES CO­LOM­BIA ENCONTRÓ EN EL FOMENTO DE ES­TE SECTOR, TAN­TO EN EL PLANO NA­CIO­NAL CO­MO IN­TER­NA­CIO­NAL, LA VOCACIÓN DE SU VI­DA. LA LEY DE CI­NE Y LA CREA­CIÓN DE LA COMISIÓN FÍLMICA, SUS DOS GRAN­DES LOGROS.

Fucsia - - EMPRENDEDORAS -

UNA COSA lle­vó a la otra, y a otra y a otra… No ha­bía es­ca­pa­to­ria: el ci­ne es­ta­ba en su mapa de ru­ta. A Clau­dia Tria­na le lle­gó muy jo­ven, a los vein­ti­tan­tos, cuan­do asu­mió la di­rec­ción de la Ci­ne­ma­te­ca Dis­tri­tal de Bogotá, con la que es­tu­vo vin­cu­la­da du­ran­te seis años. Aun­que fue al­go ines­pe­ra­do, y si bien no te­nía vas­tos co­no­ci­mien­tos so­bre el te­ma, sa­bía quién po­día apo­yar­la en la di­fí­cil ta­rea de ‘pa­rar’ es­te san­tua­rio de la pre­ser­va­ción de imá­ge­nes en mo­vi­mien­to. Y lo logró: con­si­guió que la en­ti­dad fue­ra in­cor­po­ra­da a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ar­chi­vos Fíl­mi­cos (FIAF).

Lue­go pro­mo­vió la crea­ción de la Fun­da­ción Pa­tri­mo­nio Fíl­mi­co Co­lom­biano, del que fue di­rec­to­ra eje­cu­ti­va du­ran­te nue­ve años y pos­te­rior­men­te miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va has­ta 2002. En 1998 asu­mió la di­rec­ción de Proimágenes Co­lom­bia, en­ti­dad pri­va­da sin áni­mo de lu­cro que na­ció me­dian­te la Ley Ge­ne­ral de Cul­tu­ra, con­for­ma­da por re­pre­sen­tan­tes de to­do el sector pa­ra con­so­li­dar y pro­mo­ver la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca na­cio­nal y la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio au­dio­vi­sual co­lom­biano. Una ta­rea ti­tá­ni­ca en un sector que en 2003, según re­cuer­da es­ta bo­go­ta­na li­cen­cia­da en Ar­tes Li­be­ra­les de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra (Es­pa­ña), re­ci­bió del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra la mó­di­ca su­ma de 50 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra in­ver­sión.

Su nom­bre sur­gió en una asam­blea en la que se en­con­tra­ban reuni­dos di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos del sector pa­ra dis­cu­tir es­ta ley. Ra­mi­ro Oso­rio, mi­nis­tro de Cul­tu­ra en ese en­ton­ces, fue quien la pro­pu­so. “Por ley ha­bía­mos he­re­da­do los bie­nes y re­cur­sos de la ex­tin­gui­da Fo­ci­ne, y la casa en la que ac­tual­men­te fun­cio­na la cor­po­ra­ción era uno de ellos. Cuan­do lle­gué es­ta­ba lle­na de ar­chi­vos, pues era uno de los de­pó­si­tos del Mi­nis­te­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes. Es­ta­ba so­la; mi her­mano me pres­tó un compu­tador y no te­nía idea de có­mo se ma­ne­ja­ba. Así em­pe­cé”.

Un mes más tar­de eran tres: ella, la se­cre­ta­ria y la en­car­ga­da del área ad­mi­nis­tra­ti­va. Su pri­mer re­to era pre­sen­tar un pre­su­pues­to a la jun­ta di­rec­ti­va (con­for­ma­da por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, Col­cien­cias y la Dian, del sector pú­bli­co; y Ci­ne Co­lom­bia, la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Dis­tri­bui­do­res de Pe­lí­cu­las, la Fun­da­ción Pa­tri­mo­nio Fíl­mi­co Co­lom­biano y re­pre­sen­tan­tes de los sec­to­res de pro­duc­ción y rea­li­za­ción, del sector pri­va­do) pa­ra po­der arran­car. “No te­nía­mos un pe­so por­que era un fon­do sin fon­dos, pues unos apor­ta­ron 164 mi­llo­nes de pe­sos en efec­ti­vo y el res­to con­tri­bu­yó en es­pe­cie. No era fácil en­con­trar qué nos die­ran en es­pe­cie; de he­cho hoy, 20 años des­pués, es­ta­mos ter­mi­nan­do de re­ci­bir los apor­tes de la Dian, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Col­cien­cias”.

Lo que se pre­ten­día en ese mo­men­to era te­ner una me­sa de con­cer­ta­ción

pa­ra que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ca­pi­ta­li­za­ra Proimágenes, “por­que 164 mi­llo­nes de pe­sos eran apenas pa­ra so­bre­vi­vir. Así es­tu­vi­mos cin­co años, ro­gán­do­le año tras año al Mi­nis­te­rio que nos asig­na­ra re­cur­sos con el fin de se­guir tra­ba­jan­do, mientras di­se­ñá­ba­mos los ins­tru­men­tos pa­ra que sub­sis­tir fue­ra po­si­ble”. En 2003, Clau­dia Tria­na par­ti­ci­pó en el di­se­ño y acom­pa­ñó el pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de la Ley de Ci­ne, en la que se pre­veían nue­vos re­cur­sos pa­ra el fomento de la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal e in­cen­ti­vos tri­bu­ta­rios pa­ra aque­llos que in­vir­tie­ran en ella, y per­mi­tió la crea­ción del Fon­do pa­ra el Desa­rro­llo Ci­ne­ma­to­grá­fi­co, FDC. Des­de en­ton­ces, el au­ge de la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en Co­lom­bia ha si­do evi­den­te. “Pa­sa­mos de te­ner una pe­lí­cu­la en 1997 (La deu­da, de Ma­nuel Jo­sé Ál­va­rez) a 42 en car­te­le­ra el año pa­sa­do”.

CO­LOM­BIA: UNA GRAN LOCACIÓN

Ade­más, li­de­ró la crea­ción de un pro­gra­ma mun­dial que ha per­mi­ti­do la pre­sen­cia y vi­si­bi­li­dad de la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal en di­fe­ren­tes mer­ca­dos, fes­ti­va­les y es­pa­cios aca­dé­mi­cos. Des­de 2007 im­pul­só la Comisión Fílmica (la lla­ma­da Ley de Lo­ca­cio­nes), me­dian­te la cual se fo­men­ta al te­rri­to­rio na­cio­nal co­mo es­ce­na­rio pa­ra el ro­da­je de obras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. “Ya he­mos apo­ya­do 29 pe­lí­cu­las y vie­nen co­mo sie­te más. El pri­mer pro­yec­to fue Los 33 y el más re­cien­te, Mi­le 22, con Mark Wahl­berg”.

Pe­ro no ha si­do fácil. Es­to le ha sig­ni­fi­ca­do una du­ra pre­pa­ra­ción en la que la pa­cien­cia, la per­se­ve­ran­cia y la con­vic­ción han si­do cla­ves. “El en­tre­na­mien­to es el ma­tri­mo­nio. Lle­vo 40 años de ca­sa­da y con el mis­mo hom­bre”. Eso sí, no sin an­tes ha­ber­se con­ver­ti­do en más­ter en con­cer­ta­ción, en cons­truc­to­ra de con­fian­za con el go­bierno y en lu­cha­do­ra con­tra la in­cre­du­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, y de pa­so, ha­cer oí­dos sor­dos a pa­la­bras ne­cias. “Mi gran don ha si­do el de la neu­tra­li­dad: tra­ba­jo por el bien de to­dos por igual, no ten­go con­flic­to de in­tere­ses por­que no es­toy bus­can­do el provecho per­so­nal; por el con­tra­rio, bus­co pro­ce­sos trans­pa­ren­tes pa­ra im­pul­sar el sector. Y, según al­gu­nos, ‘no ge­ne­ro re­ti­cen­cias y soy hon­ra­da’”.

Ha apren­di­do y si­gue apren­dien­do. ¿Su nue­vo re­to? “Me fal­ta re­don­dear la par­te de la edu­ca­ción, que va de la mano de crear au­dien­cias más for­ma­das pa­ra lo au­dio­vi­sual y que den­tro del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, que es mi so­cio, ha­ya quien en­tien­da eso. En­ton­ces des­pués, tal vez, me pue­da ir tran­qui­la al se­pul­cro”.

El se­cre­to de su éxi­to ha si­do la per­ma­nen­cia: so­lo ha ha­bi­do una di­rec­to­ra de Proimágenes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.