Gi­glio­la Ay­car­di PROFESIONALIZÓ EL EJER­CI­CIO

HA­CE 21 AÑOS FUNDÓ, JUN­TO CON NICOLÁS LOAIZA, UN CEN­TRO MÉ­DI­CO DE­POR­TI­VO LLAMADO BODYTECH, EN EL QUE LA IN­DUS­TRIA DEL FITNESS ENCONTRÓ SU TEMPLO. EL RES­TO ES HIS­TO­RIA.

Fucsia - - EMPRENDEDORAS - POR lo­re­na MACHADO Fio­ri­llo

A CUAL­QUIER co­lom­biano, ha­ga ejer­ci­cio o no, la pri­me­ra re­fe­ren­cia que se le vie­ne a la ca­be­za cuan­do le pre­gun­tan por un gim­na­sio es Bodytech, una mar­ca que lle­va en el país des­de 1997 y que na­ció en la cla­se de mar­ke­ting de la maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de la Uni­ver­si­dad de los An­des, en la que Nicolás Loaiza y Gi­glio­la Ay­car­di se co­no­cie­ron y se aso­cia­ron. “Nicolás es un ami­go en­tra­ña­ble, por quien sien­to una pro­fun­da ad­mi­ra­ción. Su pa­sión por el ne­go­cio del

fitness y por el ejer­ci­cio es ins­pi­ra­do­ra. Es un hom­bre so­ña­dor y con mu­cha fuer­za pa­ra sa­car ade­lan­te to­dos los pro­yec­tos que se propone. Co­mo nos di­jo al­guien una vez, él es el so­ña­dor y yo soy el po­lo a tie­rra”, con­fie­sa Ay­car­di, una oca­ñe­ra que se sien­te un usua­rio pro­me­dio a la ho­ra de ha­cer ejer­ci­cio, pues el mo­ti­va­dor prin­ci­pal pa­ra ella ha si­do el pe­so.

En su épo­ca de es­tu­dian­tes, Nicolás y Gi­glio­la pro­pu­sie­ron una ma­te­ria elec­ti­va que se lla­ma­ba sa­lud y de­por­te y con­sis­tía en jor­na­das de ejer­ci­cio y sa­li­das a Mon­se­rra­te. De ahí sur­gió la ins­pi­ra­ción pa­ra su pro­yec­to de gra­do con el que tu­vie­ron la di­fí­cil ta­rea de bus­car fi­nan­cia­mien­to. “Hi­ci­mos un plan de ne­go­cios con el ca­pi­tal que ne­ce­si­ta­ría­mos, pe­ro no nos al­can­za­ba; has­ta mi ma­má hi­po­te­có su apar­ta­men­to pa­ra ayu­dar­nos. Era una gran apues­ta, pues pro­yec­ta­mos que si el ne­go­cio no era ren­ta­ble de­bía­mos tra­ba­jar unos 20 años con los suel­dos que te­nía­mos en ese mo­men­to pa­ra pa­gar la deu­da. De to­das ma­ne­ras tu­vi­mos que acu­dir al sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Era 1997 y dos jó­ve­nes de 25 años con la idea de ha­cer un gim­na­sio no era la ima­gen de la cual los ban­cos se fia­ban. Des­pués de gol­pear mu­chas puer­tas al­guien nos acon­se­jó pre­sen­tar nues­tro emprendimiento al Fon­do Na­cio­nal de Ga­ran­tías y fue por me­dio de es­ta en­ti­dad que con­se­gui­mos que los ban­cos nos pres­ta­ran el ca­pi­tal que nos ha­cía fal­ta pa­ra em­pe­zar”.

Inau­gu­ra­ron su pri­me­ra se­de, ubi­ca­da en la ca­rre­ra sép­ti­ma con ca­lle 63, en Bogotá. “El 9 de fe­bre­ro de 1998 abri­mos. Era sor­pren­den­te sa­ber cuán­ta gen­te es­ta­ba ne­ce­si­tan­do un lu­gar así pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, pa­ra ver­se bien, ha­cer ami­gos y sen­tir­se me­jor ca­da día. Nues­tras pro­yec­cio­nes más op­ti­mis­tas eran las de con­tar con 800 per­so­nas, pe­ro el pri­mer mes lo­gra­mos una ci­fra de 1800 afi­lia­dos”.

Hoy tie­ne más de 150 se­des en Co­lom­bia, Chi­le y Pe­rú, y es un referente en La­ti­noa­mé­ri­ca que de­be gran par­te de su éxi­to a lu­char por la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la in­dus­tria, con­tra­tan­do ex­per­tos idó­neos pa­ra la pres­crip­ción del ejer­ci­cio. En­tre mé­di­cos del de­por­te, fi­sio­te­ra­peu­tas, nu­tri­cio­nis­tas y edu­ca­do­res fí­si­cos, Nicolás y Gi­glio­la se com­pro­me­tie­ron con la sa­lud y el bie­nes­tar de sus afi­lia­dos, po­nien­do un se­llo di­fe­ren­cia­dor en­tre los de­más gim­na­sios del país.

A ella la idea que te­nía so­bre ser due­ña de su pro­pia em­pre­sa y no te­ner je­fes le pa­re­cía per­fec­ta pa­ra ma­ne­jar su tiem­po y de­di­car­se más a sí mis­ma. “Con la ex­pe­rien­cia he apren­di­do que tu emprendimiento es un tra­ba­jo de 24 ho­ras, to­dos los días de la semana, que no tie­nes un so­lo je­fe... to­dos nues­tros afi­lia­dos –280.000 en los tres paí­ses– lo son”.

Su ne­go­cio,

una idea que sur­gió en el sa­lón de cla­ses, tie­ne hoy 280.000

afi­lia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.