HABITADA POR EL DUENDE

LA CO­LOM­BIA­NA MARÍA JO­SÉ AR­JO­NA, DISCÍPULA DE MARINA ABRAMOVIĆ, LA PER­FOR­MAN­CE MÁS FAMOSA DEL MUN­DO, SE PRESENTARÁ EN MARZO EN EL MUSEO DE AR­TE MODERNO DE BOGOTÁ. FUC­SIA LE SIGUIÓ LOS PA­SOS MIENTRAS ENSAYABA SU SHOW Y CREÓ DE SU MANO UN EDITORIAL DE MO­DA.

Fucsia - - HISTORIA DE MODA - POR ro­cío arias Hof­man* /@si­lla­ver­de

UN DEMIPLIÉ tras otro en me­dio del si­len­cio que­bra­do de re­pen­te por un par de mar­ti­llos cer­ca­nos. Ali­nea­da fren­te a una pa­red blan­ca, María Jo­sé Ar­jo­na se des­li­za por una lí­nea pa­ra­le­la mar­ca­da úni­ca­men­te por el con­trol que ejer­ce so­bre el cuer­po. Sus pier­nas se fle­xio­nan y avan­za de la­do, des­pa­cio, mientras so­pla bur­bu­jas de anili­na ro­ja. Al es­ta­llar ti­ñen el mu­ro y sal­pi­can co­lor. So­bre el ros­tro de la artista co­lom­bia­na el pun­ti­llis­mo re­pen­tino la vuel­ve pe­co­sa y en­mar­ca sus pro­fun­dos ojos. En su blu­sa y pan­ta­lón blan­cos, el lí­qui­do ge­ne­ra el mis­mo efec­to in­quie­tan­te que las man­chas so­bre la pa­red: ¿es­ta­mos ha­blan­do de muer­tos? Con es­te per­for­man­ce, ti­tu­la­do

Acuér­da­me de acor­dar­me (el mis­mo Re­mem­ber to re­mem­ber que ha te­ñi­do

es­pa­cios en va­rias ciu­da­des del mun­do), inau­gu­ra­rá en marzo una an­to­lo­gía so­bre su obra en el Museo de Ar­te Moderno de Bogotá. Su tra­ba­jo es el re­sul­ta­do de in­ten­sas con­ver­sa­cio­nes con las dos cu­ra­do­ras que la acom­pa­ñan, Clau­dia Se­gu­ra y Jen­ni­fer Be­rries, con el fin de ate­rri­zar una mues­tra que le per­mi­ta al pú­bli­co acer­car­se a su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de ex­pre­sar­se.

Eso mis­mo le su­ce­dió al equi­po en­car­ga­do por FUC­SIA pa­ra aco­me­ter es­ta pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca en la que la di­rec­to­ra de ar­te, So­nia Lahoz; el di­se­ña­dor de mo­da, Jor­ge Du­que; y la fo­tó­gra­fa, Li­sa Pa­lo­mino, dis­cu­tie­ron el con­te­ni­do es­té­ti­co y ar­tís­ti­co. La na­rra­ción no es li­neal por­que la mis­ma Ar­jo­na se mue­ve en va­rios ni­ve­les si­mul­tá­nea­men­te. “Me pa­re­cía fan­tás­ti­co no es­tar ubi­ca­da.

Sa­bía que es­ta­ba vien­do las co­sas des­de otro si­tio. Siem­pre me ha in­tere­sa­do la di­fe­ren­cia. De chi­qui­ta me sen­tía muy en­ce­rra­da. Em­pe­cé a an­dar con alas de día y en­ten­dí el efec­to que cau­sa lo que veía en la gen­te”, di­ce la artista.

Si María Jo­sé fue­ra pez, las plu­mas se­rían sus es­ca­mas. Pe­ro el océano le da miedo, sus pies to­can ca­si siem­pre tie­rra y eli­ge del reino ani­mal (al que apren­dió a que­rer des­de ni­ña por in­fluen­cia de su pa­dre cien­tí­fi­co) es­pe­cies co­mo el águi­la cua­res­me­ra pa­ra ar­ti­cu­lar su se­rie Avis­ta­mien­to. En ella se pre­sen­ta con un cas­co de ce­tre­ría, una cha­que­ta em­plu­ma­da y guan­tes en for­ma de ga­rras; o co­mo Va­len­ti­na, su pe­rro wei­ma­ra­ner, con quien com­par­te la vi­da co­ti­dia­na y de­be pre­sen­ciar las piezas que com­po­nen el ar­ma­rio de su due­ña: una piel de mar­ta ce­di­da por una ad­mi­ra­do­ra ru­sa, un cor­sé de cue­ro de Ale­xan­der Mc­queen, un ves­ti­do de ba­ño Cha­nel de los cin­cuen­ta y bo­tas mods de plataforma. Pren­das ne­gras en su ma­yo­ría, com­pra­das en Nue­va York, don­de ha vi­vi­do por más de quin­ce años, y en lu­ga­res del mun­do don­de su ojo cer­te­ro ha­lla la tea­tra­li­dad pa­ra ves­tir.

En sus es­pec­tácu­los, en los que com­bi­na di­ver­sas ar­tes, de­rro­cha una fuer­za in­con­te­ni­ble a tra­vés de su mi­ra­da, de los ges­tos re­pe­ti­dos y de su cuer­po ves­ti­do pa­ra desafiar pre­jui­cios. “El ves­tua­rio en el per­for­man­ce te in­tro­du­ce a otro lu­gar: tan­to al pú­bli­co co­mo al artista”, di­ce.

Ella descubrió ese po­der del ves­ti­do en los años ochen­ta, de la mano del gru­po mu­si­cal que co­man­da­ba Ca­mi­lo Pom­bo y al que ves­tía Su­sa­na de Goe­na­ga (Ma­da­me Cre­pé), Liz Bohór­quez,

Ju­lie­ta Suá­rez, Án­gel Yá­ñez y Her­nán Za­jar. Eran las fies­tas ‘De­li­rio’, una exul­tan­te li­ber­tad que se ma­ni­fes­ta­ba en la dan­za y la in­ven­ción de un ves­tua­rio.

Ahí es­ta­ba Ar­jo­na, la me­nor de una fa­mi­lia clá­si­ca, ves­ti­da con pan­ta­lo­nes de vi­ni­lo y lu­cien­do un co­llar de pe­rro al­re­de­dor del cue­llo. Ar­jo­na sien­do

Ni­na Ha­gen. Ar­jo­na pu­dien­do ser Ma­don­na. Bai­lan­do sin pa­rar.

“PE­RO YO SOY EL TIGRE”

‘Tigre’, así fue bau­ti­za­da la artista por un ha­bi­tan­te de las ca­lles del cen­tro de Bogotá al com­pro­bar la fie­re­za de esa mujer del­ga­da pa­ra no de­jar­se ro­bar.

Una vo­lu­ta de hu­mo se es­ca­pa de los la­bios ‘pi­cas­sia­nos’ de María Jo­sé, quien aca­ba de ter­mi­nar uno de sus

per­for­man­ces. Fu­ma pa­ra re­cu­pe­rar el tono vi­tal. Es­tu­vo des­nu­da, en­vuel­ta en una bol­sa plás­ti­ca, sen­ta­da du­ran­te ho­ras en una si­lla au­pa­da en una pa­red, con un dia­man­te es­con­di­do en la bo­ca a la es­pe­ra de que al­guien la con­ven­cie­ra de en­tre­gár­se­lo. Acos­tó la ca­be­za en una jau­la de pá­ja­ros y can­tó Je ne

re­gret­te rien, al uní­sono del pú­bli­co.

Ella cal­cu­la sus mo­vi­mien­tos en fun­ción de las tex­tu­ras. La mo­da es ella. “Jor­ge Du­que es artista, una de las per­so­nas que me­jor me co­no­cen. Sabe ca­da mi­lí­me­tro de mi cuer­po. Con­ci­bió ob­je­tos ex­tra­or­di­na­rios que me per­mi­ten des­pla­zar­me en un es­pa­cio de 15 cen­tí­me­tros, en­tre el sue­lo y un mar de bo­te­llas de vi­drio.

Nos co­no­ce­mos des­de 2015 y me gus­ta el olor de su ta­ller. Siem­pre es di­fe­ren­te y lo aso­cio con la sen­si­bi­li­dad que tie­ne con el mun­do. Nun­ca ha­bía te­ni­do una re­la­ción se­me­jan­te con un di­se­ña­dor”.

Seis ga­lli­nas or­na­men­ta­les ca­carean has­ta po­sar­se so­bre la blu­sa de or­gan­za ro­jo en­cen­di­do que María Jo­sé Ar­jo­na lu­ce en es­ta editorial de mo­da. Sus pes­ta­ñas sos­tie­nen ex­ten­sio­nes de plu­mas. Las aves, aquí de nue­vo. Es

Avis­ta­mien­to en un con­tex­to in­só­li­to pa­ra la artista: no hay pú­bli­co con el que in­ter­ac­tuar, tan so­lo el len­te de una cámara. “Me fas­ci­na es­tar so­bre­ves­ti­da, co­mo siem­pre me di­ce mi ma­má. Me gus­ta la si­tua­ción del dis­fraz. Son co­sas que ha­go con gen­te muy ami­ga”.

Hue­llas cir­cu­la­res so­bre la es­pal­da. Un tul se­pa­ra la piel de Ar­jo­na de unos va­sos en los que na­dan unos pe­que­ños pe­ces ro­jos. Es­tá acos­ta­da con la mi­ra­da fi­ja en el te­cho, la na­riz per­fi­la­da co­mo un ave al ace­cho y los de­dos de las ma­nos dó­ci­les, co­mo si aca­ba­ra de pin­tar­los Bot­ti­ce­lli.

¿Qué es el per­for­man­ce, pues­to que es­ta ima­gen téc­ni­ca­men­te no lo es? ¿Qué di­rec­ción le da a su obra es­ta artista que ha te­ji­do una re­la­ción pro­fe­sio­nal con Marina Abramović, la maes­tra de es­ta dis­ci­pli­na?

“Siem­pre que ha­go al­go con el cuer­po me sien­to vi­va. Y to­do lo que afir­me en mí la vi­da, es lo que quie­ro ha­cer. Los ges­tos en un per­for­man­ce pro­du­cen co­no­ci­mien­to. Es un pro­ce­so, un ex­pe­ri­men­to. Se ad­quie­re un cam­po de in­ter­pre­ta­ción dis­tin­to al pre­sen­ciar­lo”.

Sí, María Jo­sé Ar­jo­na tie­ne duende, eso que en el fla­men­co lla­man el sen­ti­mien­to del artista con­ver­ti­do en pu­ro ar­te.

Fo­to­gra­fía: Li­sa Pa­lo­mino. Di­rec­ción de ar­te y sty­ling: So­nia Lahoz. Pro­duc­ción: Ana María Lon­do­ño y Helena Fadul. Ma­qui­lla­je: Álex Os­pi­na. Bus­tier en cue­ro de Eduar­do Mo­lla. Pan­ta­lón de pai­llets Vin­ta­ge. Za­pa­tos ar­ma­di­llo de Fen­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.