Die­ta car­ní­vo­ra y de­pre­sión

Fucsia - - CONTENIDO - POR mar­ce­la ochoa ja­ra­mi­llo

Los se­gui­do­res de es­ta ten­den­cia ali­men­ta­ria le con­fie­ren pro­pie­da­des pa­ra cu­rar es­ta y otras en­fer­me­da­des.

A LA PAR DE LA CO­RRIEN­TE DEL VEGETARIANISMO HA SUR­GI­DO UN MO­VI­MIEN­TO QUE DEFIENDE LA CAR­NE RO­JA CO­MO EL ALI­MEN­TO IDEAL. SUS SE­GUI­DO­RES ASE­GU­RAN QUE ALI­VIA LA DE­PRE­SIÓN Y PUE­DE CU­RAR PRO­BLE­MAS REUMATOLÓGICOS Y MUS­CU­LA­RES. ¿ES HO­RA DE CAM­BIAR LA EN­SA­LA­DA POR UN JU­GO­SO FI­LE­TE? ME­JOR LEA LA OPINIÓN DE LAS EX­PER­TAS.

CO­MER O NO CO­MER car­nes ro­jas tie­ne tan­tos par­ti­da­rios co­mo de­trac­to­res; sin em­bar­go, en es­te úl­ti­mo año, quie­nes la pro­cla­man co­mo un su­per­ali­men­to es­tán em­pe­zan­do a re­clu­tar adep­tos. Al­go en lo que tie­nen ra­zón los car­ní­vo­ros ex­tre­mos, crip­to­car­ní­vo­ros o ve­ga­nos in­ver­sos (co­mo se les co­no­ce) es que, más allá de su sa­bor, sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les son dig­nas de des­ta­car.

Es una ex­ce­len­te fuen­te de hie­rro, eso lo te­ne­mos cla­ro. Lo que tal vez no sa­be­mos es que es­te mi­ne­ral es de al­ta bio­dis­po­ni­bi­li­dad; es de­cir, “es fá­cil­men­te ab­sor­bi­do por el apa­ra­to di­ges­ti­vo ya que se en­cuen­tra en for­ma ‘he­mo’ (cla­si­fi­ca­ción quí­mi­ca que se le da al hie­rro en los ali­men­tos). Ade­más, con­tie­ne hie­rro ‘no he­mo’ el cual se asi­mi­la me­jor cuan­do se com­bi­na con ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C”, ase­gu­ra Ma­ría Ca­mi­la Loai­za, nu­tri­cio­nis­ta die­tis­ta de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

Tie­nen tam­bién un al­to con­te­ni­do de pro­teí­nas y de cier­tas vi­ta­mi­nas del lla­ma­do com­ple­jo B (B1 y B2), y es una bue­na fuen­te “de al­gu­nos nu­trien­tes im­por­tan­tes pa­ra el de­sa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des de la vi­da dia­ria co­mo el zinc y el se­le­nio”, com­ple­men­ta Li­lia­na La­dino, doc­to­ra en nu­tri­ción y coor­di­na­do­ra de la Lí­nea Mal­nu­tri­ción del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en Nu­tri­ción, Ge­né­ti­ca y Me­ta­bo­lis­mo (IINGM) de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad El Bos­que.

NI MU­CHO NI PO­CO

Se­gún las ex­per­tas, en to­das las eta­pas de la vi­da es im­por­tan­te in­cluir las car­nes ro­jas co­mo par­te de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, lo que va­ría es el ta­ma­ño de la por­ción y la fre­cuen­cia, que pue­de au­men­tar o dis­mi­nuir de acuer­do con la edad y las con­di­cio­nes de ca­da quien.

Ad­vier­ten igual­men­te que de­jar de con­su­mir­la sin un ade­cua­do se­gui­mien­to mé­di­co y nu­tri­cio­nal no es la op­ción más acon­se­ja­ble. “Exis­te la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar anemia por de­fi­cien­cia de hie­rro, lo que pue­de oca­sio­nar can­san­cio, vér­ti­go, pa­li­dez ge­ne­ra­li­za­da y uñas que­bra­di­zas”, ex­pli­ca la doc­to­ra La­dino.

Una re­co­men­da­ción que se apli­ca en el ca­so con­tra­rio: “Si ha­bla­mos de la car­ne, su abu­so pue­de ge­ne­rar car­ga re­nal o ex­ce­so de áci­do úri­co, en­tre otras afec­cio­nes”, com­ple­men­ta Loai­za. Así mis­mo, cuan­do exis­te un al­to con­su­mo de es­te ali­men­to se sue­le dis­mi­nuir la in­ges­ta de los de­más, pues ge­ne­ra ma­yor sen­sa­ción de sa­cie­dad.

UN LO­MO PA­RA SER FE­LIZ

De es­ta con­tro­ver­ti­da ten­den­cia, un te­ma que ha ge­ne­ra­do mu­cha in­quie­tud es la afir­ma­ción de que una die­ta car­ní­vo­ra pue­de ser la cla­ve pa­ra cu­rar la de­pre­sión. ¿Qué tan cier­to es? “Si la per­so­na tie­ne dé­fi­cit o ex­ce­so en el con­su­mo de al­gún ali­men­to, eso pue­de al­te­rar su sa­lud y es allí don­de con­si­de­ro que se po­dría des­en­ca­de­nar

En­cuen­tre los más no­ve­do­sos te­mas de nu­tri­ción en nues­tra sec­ción En For­ma en

una al­te­ra­ción en el es­ta­do de áni­mo. Si es­tás bien nu­tri­do, te sen­ti­rás me­jor y más sano”, afir­ma la nu­tri­cio­nis­ta die­tis­ta de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia.

Pa­ra la doc­to­ra La­dino, la ra­zón pue­de es­tar en los neu­ro­trans­mi­so­res que es­tán com­pues­tos por pro­teí­nas que ob­te­ne­mos de la ali­men­ta­ción dia­ria. “Cuan­do se co­me muy po­ca pro­teí­na se li­mi­ta su pro­duc­ción y se pre­sen­tan cam­bios en el es­ta­do de áni­mo. Lo mis­mo ocu­rre si hay ba­ja in­ges­ta de al­gu­nas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les (co­mo el hie­rro) esen­cia­les pa­ra el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so”.

Y agre­ga: “El trip­tó­fano es un ami­noá­ci­do (pro­teí­na) que se en­cuen­tra en la car­ne y la le­che, y que jun­to a va­rias vi­ta­mi­nas per­mi­te la formación de se­ro­to­ni­na, prin­ci­pal neu­ro­trans­mi­sor que re­gu­la el es­ta­do emo­cio­nal y que es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­do con lo que comemos. Los ni­ve­les al­tos de es­ta hor­mo­na es­ti­mu­lan el áni­mo, fre­nan la an­sie­dad por los ali­men­tos, in­cre­men­tan la to­le­ran­cia al do­lor y per­mi­ten te­ner un sue­ño con­ci­lia­dor. Por el con­tra­rio, sus ba­jos ni­ve­les re­sul­tan en in­som­nio, de­pre­sión, an­sie­dad por ali­men­tos, in­cre­men­to de la sen­si­bi­li­dad al do­lor y com­por­ta­mien­to agre­si­vo”.

Iró­ni­ca­men­te, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta, una die­ta al­ta en pro­teí­nas no ga­ran­ti­za al­can­zar ma­yo­res ni­ve­les de trip­tó­fano ni de se­ro­to­ni­na. So­lo el ba­lan­ce en la in­ges­ta de to­dos los gru­pos de ali­men­tos (ver­du­ras, fru­tas, ce­rea­les, lác­teos, car­nes, le­gu­mi­no­sas, gra­sas y azú­ca­res) ase­gu­ra ade­cua­dos ni­ve­les de trip­tó­fano y, por en­de, de se­ro­to­ni­na..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.