Pu­tu­ma­yo y Cho­có: EL CO­RA­ZÓN DE NUES­TROS MAES­TROS

UN EQUI­PO DE FUC­SIA, CLUB CO­LOM­BIA Y AR­TE­SA­NÍAS DE CO­LOM­BIA VIA­JÓ A ES­TAS DOS RE­GIO­NES PA­RA INI­CIAR EL PRO­CE­SO DE CO­CREA­CIÓN EN­TRE CO­MU­NI­DA­DES IN­DÍ­GE­NAS Y DI­SE­ÑA­DO­RAS DE MO­DA. EL RE­SUL­TA­DO SE­RÁ PRE­SEN­TA­DO EN LAS PA­SA­RE­LAS DE BCAPITAL EN BO­GO­TÁ.

Fucsia - - MAESTROS ANCESTRALES - POR DANIELA RIA­ÑO, @DANIELASTYLING

HAN PA­SA­DO cua­tro años des­de la pri­me­ra edi­ción de Maes­tros An­ces­tra­les (en ese en­ton­ces Maes­tros Pa­tro­nis­tas), un pro­yec­to que, sin du­da, ha lle­na­do de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes a más de un pro­fe­sio­nal re­la­cio­na­do con el mun­do de la mo­da. Un pro­yec­to que nos ha he­cho vol­ver a creer en la in­dus­tria, en lo so­cial, en lo co­lec­ti­vo. Una his­to­ria que le da un ro­tun­do

‘sí’ a nues­tras raí­ces, a un tra­ba­jo de co­crea­ción sin lí­mi­tes que, en­tre mu­chos pro­pó­si­tos, bus­ca unir, po­ten­ciar y enamo­rar a quie­nes lo ven, re­cor­dan­do quié­nes so­mos y de dón­de ve­ni­mos.

Es­ta vez, Maes­tros An­ces­tra­les, una iniciativa de la re­vis­ta FUC­SIA, ha to­ma­do un nue­vo rum­bo y en el camino ha en­con­tra­do gran­des alia­dos: Club Co­lom­bia –mar­ca que se vin­cu­ló des­de el pri­mer mo­men­to–, Ar­te­sa­nías de Co­lom­bia, Inex­mo­da –que han acom­pa­ña­do una par­te del tra­yec­to–, el Min­tic, Col­cien­cias y el CESA

–que lle­ga­ron es­te año pa­ra dar­le un nue­vo im­pul­so– unie­ron fuer­zas pa­ra la edi­ción 2018.

Es­te año el pro­gra­ma arran­có en la se­de prin­ci­pal de Ar­te­sa­nías de Co­lom­bia, en el cen­tro de Bo­go­tá, don­de los par­ti­ci­pan­tes se reunie­ron pa­ra apren­der so­bre las co­mu­ni­da­des con las que rea­li­za­rían su pro­yec­to de co­crea­ción, y tu­vie­ron un pri­mer acer­ca­mien­to a su cul­tu­ra y a sus téc­ni­cas ar­te­sa­na­les an­tes de par­tir a los lu­ga­res don­de tie­nen asien­to: Pu­tu­ma­yo y Cho­có, dos re­gio­nes de en­sue­ño que se con­vir­tie­ron en pro­ta­go­nis­tas de es­ta his­to­ria.

En la char­la se ha­bló pri­me­ro so­bre el chum­be, una fa­ja o cin­tu­rón que pue­de lle­gar a me­dir más de cua­tro me­tros, cu­yo te­ji­do siem­pre cuen­ta una his­to­ria. Por lo ge­ne­ral, lo usan las mu­je­res in­gas del Va­lle de Si­bun­doy, pri­me­ra pa­ra­da en el re­co­rri­do de ar­te­sa­nía y mo­da que nos de­ja­ría más de una en­se­ñan­za.

PRI­ME­RA PA­RA­DA: PU­TU­MA­YO

Lue­go de un lar­go via­je des­de Bo­go­tá, jun­to a las di­se­ña­do­ras se­lec­cio­na­das pa­ra for­mar par­te de es­te pro­ce­so de crea­ción en con­jun­to con co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, lle­ga­mos al Pu­tu­ma­yo. Quie­nes tu­vie­ron el ho­nor de al­can­zar es­te pun­to lo lo­gra­ron gra­cias a una ar­dua in­ves­ti­ga­ción, en la que ca­da crea­do­ra de­bía in­te­grar las téc­ni­cas ar­te­sa­nas de es­tas et­nias a una pro­pues­ta de mo­da que evi­den­cia­ra, ade­más, res­pe­to y co­ne­xión con la co­mu­ni­dad.

Ma­kis Me­di­na, de Wonder For

Peo­ple; Dia­na Crump, de Ate­lier

Crump; Ca­ro­li­na Se­púl­ve­da, de Al­dea, y Ma­nue­la Ál­va­rez, de MAZ –ade­más de un equi­po de Ar­te­sa­nías de Co­lom­bia y la re­vis­ta FUC­SIA–, lle­ga­ron a la tie­rra de Ben­ja­mín Ja­ca­na­mi­joy Ti­soy, el re­co­no­ci­do ar­tis­ta que tan­to nos ha ha­bla­do de es­te es­pa­cio an­ces­tral lleno de ma­gia y sa­bi­du­ría in­dí­ge­na: el Va­lle de Si­bun­doy.

Ese mis­mo día se reali­zó el pri­mer acer­ca­mien­to a las co­mu­ni­da­des ca­mën­tsá, ca­mën­tsá bi­ya e inga, una ex­pe­rien­cia di­fí­cil de con­tar en pa­la­bras. Aun­que ca­da una lle­va­ba un pro­ce­so per­so­nal, to­das sen­ti­mos al­go pa­re­ci­do: emo­ción en el co­ra­zón, fe­li­ci­dad y al­go de an­sie­dad por lo que es­tá­ba­mos a pun­to de vi­vir en la ma­lo­ca del tai­ta Juan Mu­tum­ba­joy, quien nos re­ci­bió con los bra­zos abier­tos. Tan­to así que nos sor­pren­dió con una ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da: te­nía­mos que

sa­ber que lle­gá­ba­mos a un te­rri­to­rio sa­gra­do y que de­bían que­dar atrás los pen­sa­mien­tos, si­tua­cio­nes y preo­cu­pa­cio­nes que traía­mos pa­ra dar­le pa­so a una nue­va ex­pe­rien­cia que, en cier­to mo­do, ‘lim­pia­ría’ nues­tros co­ra­zo­nes.

CO­CREA­CIÓN

A la ho­ra de co­crear con las di­se­ña­do­ras, más de una ar­te­sa­na se emo­cio­nó al ver los pro­yec­tos, en es­pe­cial el de Ma­kis Me­di­na, pues nos con­ta­ron que des­de ha­ce un buen tiem­po an­he­la­ban tra­ba­jar con za­pa­tos. To­do trans­cu­rría en ar­mo­nía mien­tras nos en­se­ña­ban el sig­ni­fi­ca­do de ca­da uno de sus sím­bo­los.

“No pue­do ne­gar que a la mo­ti­va­ción pa­ra ins­cri­bir­nos en el pro­gra­ma de Maes­tros An­ces­tra­les sub­ya­cía una in­fi­ni­ta cu­rio­si­dad. Pe­ro tam­bién de­bo con­fe­sar que ni por un ins­tan­te ima­gi­né que en un tiem­po tan corto ten­dría­mos una co­ne­xión tan po­de­ro­sa ca­paz de lo­grar un pro­pó­si­to ma­yor: cons­truir las ba­ses pa­ra ela­bo­rar pie­zas de mo­da te­ji­das en una re­la­ción de re­ci­pro­ci­dad y res­pe­to por la tras­cen­den­cia del otro”, ase­gu­ra Ma­kis con gran sen­ti­mien­to.

En­tre­tan­to, Ma­nue­la Ál­va­rez (quien ha par­ti­ci­pa­do en va­rias ver­sio­nes del pro­yec­to) trans­mi­tía la his­to­ria de su co­lec­ción Pri­mi­ti­va a las mu­je­res de la co­mu­ni­dad, una pro­pues­ta ins­pi­ra­da en ese mo­men­to: en vol­ver a sus raí­ces co­mo co­lom­bia­na. Y qué me­jor lu­gar pa­ra ha­cer­lo que Pu­tu­ma­yo, don­de ade­más de tra­ba­jar con las crea­do­ras de es­tas téc­ni­cas mi­le­na­rias (te­je­du­ría en te­lar y con cha­qui­ras), tam­bién for­jó fuer­tes víncu­los y la­zos que per­du­ra­rán en el tiem­po.

Du­ran­te el en­cuen­tro, Ca­ro­li­na Se­púl­ve­da, di­se­ña­do­ra de la mar­ca Al­dea y una de las par­ti­ci­pan­tes del año an­te­rior, de­mos­tró nue­va­men­te su in­creí­ble co­ne­xión con los ni­ños (en 2017 sus di­bu­jos se con­vir­tie­ron en los es­tam­pa­dos de sus pren­das) con quie­nes ini­ció la crea­ción en con­jun­to de su pro­yec­to ‘Di­bu­jos, el maíz’, que bus­ca re­vi­vir la cos­mo­go­nía de la co­mu­ni­dad a tra­vés de la mi­ra­da in­fan­til.

Lue­go nos tras­la­da­mos al Au­di­to­rio del Círcu­lo de la Pa­la­bra, un es­pa­cio en el que las mu­je­res ar­te­sa­nas nos mos­tra­ron có­mo es­te ar­te ha ido pasando de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, de quié­nes lo han he­re­da­do y có­mo evi­den­cia su res­pe­to por la tie­rra. Nos re­ci­bie­ron con una gran son­ri­sa que nos hi­zo sen­tir, in­me­dia­ta­men­te, que Maes­tros An­ces­tra­les va mu­cho más allá de ser una co­crea­ción: nos in­vi­ta a unir­nos ín­ti­ma­men­te con lo que fui­mos, so­mos y se­re­mos.

MAES­TROS AN­CES­TRA­LES VA MU­CHO MÁS ALLÁ DE SER UNA CO­CREA­CIÓN:

nos in­vi­ta a unir­nos ín­ti­ma­men­te con lo que fui­mos, so­mos y se­re­mos. Nos con­tec­ta con nues­tras raí­ces y nues­tro ori­gen.

SE­GUN­DA PA­RA­DA: CHO­CÓ

El Cho­có ya era fa­mi­liar pa­ra al­gu­nas del equi­po, pe­ro pa­ra las di­se­ña­do­ras a quie­nes co­rres­pon­dió es­te se­gun­do des­tino fue un in­creí­ble des­cu­bri­mien­to. Lau­ra Ace­ve­do (Pa­pel de Pun­to), Ana La­ver­de y Li­na Oso­rio se de­ja­ron sor­pren­der por las ca­noas que ba­jo el sol re­fle­jan un in­ter­mi­na­ble co­lo­ri­do y por las son­ri­sas de sus ha­bi­tan­tes.

Es­ta vez las pro­ta­go­nis­tas fue­ron las co­mu­ni­da­des emberá y wounaan phur, quie­nes nos abrie­ron nue­va­men­te las puer­tas pa­ra tra­ba­jar en un pro­yec­to que te­je paz, país y, por su­pues­to, mo­da.

El te­rreno ya es­ta­ba abo­na­do

(el año an­te­rior fue­ron vi­si­ta­dos los mis­mos asen­ta­mien­tos), así que nos re­ci­bie­ron cá­li­da­men­te y con la ex­pec­ta­ti­va de qué ve­rían de nue­vo. El idio­ma no fue un im­pe­di­men­to, pues la mo­da se con­vir­tió en len­gua­je com­par­ti­do. El tra­ba­jo de Ana La­ver­de, di­se­ña­do­ra de car­te­ras, fue el que más les lla­mó la aten­ción.

Tam­bién el de Pa­pel de Pun­to, muy di­fe­ren­te a lo que ha­bían vis­to en la edi­ción an­te­rior de Maes­tros An­ces­tra­les; la mi­sión de su crea­do­ra fue ex­pre­sar la sim­bo­lo­gía de es­tas co­mu­ni­da­des des­de su pro­pia vi­sión ver­sus la que tie­nen ellas des­de el comienzo de su his­to­ria.

Li­na Oso­rio, en cam­bio, op­tó por de­jar­se sor­pren­der me­dian­te los cin­co ele­men­tos, plas­man­do en sus som­bre­ros y to­ca­dos el tra­ba­jo en cha­qui­ras que re­sal­ta el amor de es­tas fa­mi­lias in­dí­ge­nas por la ma­dre tie­rra, al­go que, sin du­da, for­ta­le­ció la unión di­se­ña­dor-ar­te­sano.

Y co­mo cuan­do se apren­de al­go es bueno de­jar más a cam­bio, FUC­SIA de­ci­dió re­ga­lar­le un te­lar a ca­da una de las ar­te­sa­nas pa­ra que así pue­dan se­guir plas­man­do su tra­di­ción, su his­to­ria y to­do aque­llo que hoy ins­pi­ra a es­tas gran­des ex­po­nen­tes de la mo­da na­cio­nal y que nos de­vuel­ve a nues­tras raí­ces..

LAS CO­MU­NI­DA­DES EMBERÁ Y WOUNAAN PHUR DEL CHO­CÓ NOS

abrie­ron nue­va­men­te las puer­tas pa­ra tra­ba­jar en un pro­yec­to que te­je paz, país y, por su­pues­to, mo­da.

El te­ji­do en te­lar es una de las téc­ni­cas an­ces­tra­les de los in­dí­ge­nas del Pu­tu­ma­yo.

Los tra­ba­jos de co­crea­ción rea­li­za­dos en­tre las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas y ar­te­sa­nas de Pu­tu­ma­yo y Cho­có y las di­se­ña­do­res par­ti­ci­pan­tes po­drá ver­se en las pa­sa­re­las de Bcapital, que se rea­li­za­rá del 17 al 19 de oc­tu­bre en Bo­go­tá.

El tai­ta Juan Mu­tum­ba­joy re­ci­bió al gru­po en el Pu­tu­ma­yo.

Ca­ro­li­na Se­púl­vi­da, di­se­ña­do­ra de Al­dea, con los ni­ños que di­bu­ja­ron pa­ra su pro­pues­ta.

Arri­ba, Ana La­ver­de en pleno pro­ce­so de crea­ción en con­jun­to. Al la­do, el equi­po a su sa­li­da des­de Quib­dó ha­cia la co­mu­ni­dad.

Si­ga el pro­ce­so de co­crea­ción en­tre di­se­ña­do­ras y co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas enMaes­tros An­ces­tra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.