La for­ma Y EL FAUVISMO

LA DISEÑADORA MA­RÍA ELE­NA VI­LLA­MIL PRE­SEN­TÓ EN EL CLÁ­SI­CO TEA­TRO FAEN­ZA DE BO­GO­TÁ SU CO­LEC­CIÓN PRIMAVERAVERANO 2019. ES­TÁ BA­SA­DA EN EL MO­VI­MIEN­TO AR­TÍS­TI­CO DE PRIN­CI­PIOS DEL SI­GLO XX Y EN UNA DE LAS GRAN­DES PA­SIO­NES DE LA CREA­DO­RA RA­DI­CA­DA EN CA­LI: EL PAT

Fucsia - - MODA NACIONAL - POR ju­lia­na villegas arias

EL TEA­TRO FAEN­ZA, es­ce­na­rio de los es­tre­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos más im­por­tan­tes de los años vein­te y trein­ta en Bo­go­tá y de la pre­sen­ta­ción de can­tan­tes de mo­da, ope­re­tas y zar­zue­las has­ta me­dia­dos del si­glo XX en la ciu­dad, se con­vir­tió en el idó­neo pa­ra una ex­hi­bi­ción de mo­da, ar­te y van­guar­dia: el des­fi­le en el que la diseñadora Ma­ría Ele­na Vi­lla­mil mos­tró su co­lec­ción La For­ma, pri­ma­ve­ra-ve­rano 2019, ins­pi­ra­da en el fauvismo.

Y fue el lu­gar ideal por­que su in­te­rior re­ve­la pin­tu­ras mu­ra­les de di­fe­ren­tes ten­den­cias pic­tó­ri­cas (neo­clá­si­co, art nou­veau y art dé­co) y el ar­te ha si­do una fuen­te per­ma­nen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra la crea­do­ra pai­sa ra­di­ca­da en Ca­li (en 2017 pre­sen­tó en Co­lom­bia­mo­da una co­lec­ción ins­pi­ra­da en el im­pre­sio­nis­mo y, más atrás, en 2014, re­to­mó la geo­me­tría del Mu­seo Sou­ma­ya de Mé­xi­co y obras del es­cul­tor fran­cés Au­gus­te Ro­din pa­ra su pro­pues­ta Evo­lu­tion, pre­sen­ta­da en Ca­li Ex­pos­how).

En es­ta oca­sión, Vi­lla­mil lle­gó al fauvismo, mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co de co­mien­zos del si­glo XX del cual Hen­ri Ma­tis­se fue uno de sus gran­des ex­po­nen­tes, mien­tras ex­plo­ra­ba el con­cep­to de

‘for­ma’. “Pa­ra dar­le vi­da a la co­lec­ción arran­ca­mos por ha­cer di­fe­ren­tes la­bo­ra­to­rios de pa­tro­na­je, bus­can­do vo­lú­me­nes y si­lue­tas, y en al­gún mo­men­to se me vino a la ca­be­za el nom­bre La For­ma. Em­pe­cé a in­ves­ti­gar so­bre el con­cep­to, que es tan am­plio que de­pen­de del con­tex­to des­de el cual se mi­re, y fue jus­ta­men­te a raíz de esa in­ves­ti­ga­ción que en­con­tré el fauvismo”, le di­jo la diseñadora a FUC­SIA.

Gra­cias a que el ar­te siem­pre ha es­ta­do muy li­ga­do al ADN de la mar­ca MEV, la co­ne­xión fue ins­tan­tá­nea. Los fau­vis­tas, con­si­de­ra­dos van­guar­dis­tas pa­ra su épo­ca, que­rían ir más allá de lo lo­gra­do en la pin­tu­ra y en el rea­lis­mo; su in­te­rés era es­té­ti­co y sen­ti­men­tal… ex­pre­sio­nis­ta, y es­to se evi­den­cia­ba en la ex­plo­sión de co­lor pre­sen­te en sus obras. “Es­tos ar­tis­tas plas­ma­ron no la reali­dad li­te­ral co­mo no­so­tros la per­ci­bi­mos, sino la reali­dad que ellos en su in­te­rior per­ci­bían a tra­vés de sus sen­ti­mien­tos, una pro­yec­ción de su in­te­rior; eso me pa­re­ció muy in­tere­san­te”.

Si bien MEV no se ca­rac­te­ri­za por el co­lo­ri­do de sus pro­pues­tas –el blan­co y el ne­gro son la ba­se de su pa­le­ta–,

Ma­ría Ele­na Vi­lla­mil se iden­ti­fi­có con el he­cho de que el mo­vi­mien­to ex­pre­sa­ra sen­ti­mien­tos re­pre­sen­ta­dos con for­mas me­dian­te un jue­go cro­má­ti­co y por ale­jar­se de los con­ven­cio­na­lis­mos, y se dio a la ta­rea de re­in­ter­pre­tar­lo. “Me co­nec­té por­que es­ta bús­que­da de vo­lú­me­nes y de for­mas no se ajus­ta tan­to a la reali­dad o al es­te­reo­ti­po fe­me­nino, en es­pe­cial cuan­do ha­bla­mos del la­tino que se va más por lo ajus­ta­do y lo cur­vi­lí­neo pa­ra re­fe­rir­se a lo sensual y lo fe­me­nino. En mi ca­so, la sen­sua­li­dad y la fe­mi­ni­dad es al­go muy di­fe­ren­te; de ahí mi in­sis­ten­cia en los vo­lú­me­nes, por­que es­tos, de al­gu­na ma­ne­ra, re­mi­ten a ello sin ne­ce­si­dad de caer en lo ob­vio”.

La pri­me­ra coin­ci­den­cia en­tre el mo­vi­mien­to y la pro­pues­ta es la ga­ma de co­lo­res: to­na­li­da­des ro­jas, des­de bor­go­ña, san­día, ce­re­za y vino, pa­san­do por los ro­sa­dos y la­van­das has­ta lle­gar a los ver­des men­ta y mi­li­tar y al mos­ta­za, es­tán pre­sen­tes en La For­ma sin que de­ja­ra de la­do los clá­si­cos blan­co y ne­gro que ca­rac­te­ri­zan a MEV. “Hay tam­bién gra­fías que de­sa­rro­lla­mos es­pe­cial­men­te pa­ra la co­lec­ción; en es­tas se pue­de per­ci­bir esa dis­tor­sión de la reali­dad que ca­rac­te­ri­za las obras de fau­vis­tas co­mo Hen­ri Ma­tis­se, Pa­blo Pi­cas­so, Geor­ges Bra­que y An­dré De­rain”.

En cuan­to a la for­ma pro­pia­men­te di­cha, la diseñadora reali­zó un lar­go tra­ba­jo de pa­tro­na­je y crea­ción so­bre ma­ni­quíes pa­ra dar­les es­truc­tu­ra a sus si­lue­tas, y me­dian­te cor­tes, pli­sa­dos y pin­zas –la ma­yo­ría ocul­tas a la vis­ta– ar­mó los vo­lú­me­nes y las asi­me­trías de la co­lec­ción, que man­tie­nen ese ai­re orien­tal que ha es­ta­do pre­sen­te en la mar­ca.

Al­go­do­nes, la­nas li­via­nas, geor­get­tes, cre­pés y mi­ka­dos con mues­tras de ace­ta­tos fue­ron los ma­te­ria­les elegidos por la diseñadora pa­ra crear las piezas cla­ve de su pro­pues­ta: lar­gos cha­le­cos y abri­gos, vo­lu­mi­no­sas fal­das y es­cul­tó­ri­cos vestidos; no obs­tan­te, ha­cia el fi­nal de la pa­sa­re­la mos­tró unas más ro­mán­ti­cas y flui­das, com­bi­na­das con ca­pas li­ge­ras, aun­que tan van­guar­dis­tas co­mo el res­to..

LA FOR­MA SE CONCEPTUALIZA A TRA­VÉS DE TRES SEN­TI­MIEN­TOS:

eu­fo­ria, cal­ma y ple­ni­tud, re­pre­sen­ta­dos me­dian­te di­fe­ren­tes ga­mas cro­má­ti­cas.

Entérese de los des­fi­les más im­por­tan­tes de Co­lom­bia y elmun­do en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.