LA ALE­GRÍA de crear

EL AR­GEN­TINO PA­BLO SCHENFELD, EM­BA­JA­DOR DE DIOR PAR­FUMS PA­RA LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA, VI­SI­TÓ NUES­TRO PAÍS CON MO­TI­VO DEL LAN­ZA­MIEN­TO DE LA FRA­GAN­CIA JOY. FUC­SIA HA­BLÓ CON ÉL.

Fucsia - - PERFIL -

PA­BLO SCHENFELD ju­ga­ba de ni­ño con pin­tu­ras y cua­dros gra­cias a que su ma­dre, pro­fe­so­ra de Bellas Ar­tes, le trans­mi­tió un pro­fun­do amor por el mun­do del ar­te y sus di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes. Du­ran­te su ado­les­cen­cia, el ma­qui­lla­je y la mo­da fue­ron otros dos pun­tos trans­ver­sa­les en su vi­da, pues dis­fru­ta­ba to­do aque­llo que fu­sio­na­ra co­lor, di­se­ño y ten­den­cias.

Su lle­ga­da a la ca­sa Dior en 2007 fue al­go que no es­pe­ra­ba. Le emo­cio­na­ba sa­ber que for­ma­ría par­te del behind the sce­nes de una mar­ca con tan ex­tra­or­di­na­ria tras­cen­den­cia. Fue gra­cias a ella que pu­do via­jar a Grasse (Fran­cia), la ca­pi­tal mun­dial de la per­fu­me­ría, don­de que­dó cau­ti­va­do con el pa­no­ra­ma que ese mun­do le re­ve­la­ba: las plan­ta­cio­nes, las fá­bri­cas y la re­co­lec­ción de las co­se­chas. A par­tir de entonces de­ci­dió su­mer­gir­se en el uni­ver­so ol­fa­ti­vo de la fir­ma y pron­to se con­vir­tió en uno de los 14 em­ba­ja­do­res de Dior Par­fums en el mun­do.

A Joy, la nue­va fra­gan­cia de la ca­sa –re­sul­ta­do de 20 años de vi­sión y eje­cu­ción–, la des­cri­be co­mo una in­ven­ción que lle­ga pa­ra cau­ti­var los sen­ti­dos más ex­qui­si­tos. Tal y co­mo su nom­bre lo in­di­ca, sig­ni­fi­ca ale­gría, una emo­ción que im­pli­có un gran re­to pa­ra el per­fu­mis­ta Fra­nçois De­machy, pues de­bía plas­mar en el per­fu­me las no­tas exac­tas que evo­ca­ran es­te sen­ti­mien­to pa­ra que cual­quier per­so­na pu­die­ra re­co­no­cer­lo al mo­men­to de pro­bar­lo. Pa­ra en­con­trar­las, De­machy sen­tó un nue­vo pre­ce­den­te en el mun­do de la com­po­si­ción ol­fa­ti­va: op­tó por no ha­blar de no­tas (ca­be­za, co­ra­zón y ba­se), sino de emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes; en es­te ca­so, son­ri­sa, ca­ri­cia y se­re­ni­dad. To­das fue­ron creadas a par­tir de tres aro­mas dis­tin­tos, ela­bo­ra­dos a ba­se de una ex­clu­si­va y lu­jo­sa com­bi­na­ción de fru­tos y flo­res.

En el fras­co se con­ju­gan ele­men­tos in­sig­nes de la mar­ca: el amu­le­to de la ca­sa –una es­tre­lla de cin­co pun­tas pre­sen­te en la tapa, que re­pre­sen­ta la bue­na suer­te y la bue­na for­tu­na–, el ro­sa Dior –co­lor ca­rac­te­rís­ti­co de la mai­son– y el nom­bre de la fra­gan­cia plas­ma­do en vi­drio la­bra­do, que ha­cen de es­te una ver­da­de­ra pie­za de lujo..

Joy es fres­ca, em­bria­ga­do­ra, flo­ral; to­do en una per­fec­tacom­bi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.