Au­re­lio Montes, el rey Mi­das del vino

El enó­lo­go chi­leno fun­dó jun­to a tres so­cios Vi­ña Montes, en el Valle de Apal­ta, en Chile. Ini­cial­men­te la in­ver­sión fue de 60.000 dó­la­res y hoy su em­pre­sa es­tá ava­lua­da en más de USD 100 mi­llo­nes. Du­ran­te una bre­ve vi­si­ta que hi­zo a Car­ta­ge­na lo­gra­mos c

Gente Caribe - - Invitado - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Wil­fred Arias LO­CA­CIÓN Ho­tel San­ta Cla­ra

Con 60.000 dó­la­res el enó­lo­go chi­leno Au­re­lio Montes y tres so­cios más fun­da­ron Vi­ña Montes, en el valle de Apal­ta, en Chile. Hoy, esa em­pre­sa pro­du­ce vi­nos de la más al­ta ca­li­dad que com­pi­ten sin com­ple­jos con­tra los me­jo­res del mun­do co­mo son los fran­ce­ses, es­pa­ño- les, sud­afri­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses.

Se­gún Dou­glas Mu­rray (q.e.p.d.), co­fun­da­dor de la com­pa­ñía, es­ta vi­ña —que se ha con­ver­ti­do en un atrac­ti­vo des­tino tu­rís­ti­co— fue ava­lua­da en más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res.

De­trás de esa his­to­ria es­tá Au­re­lio Montes, al­ma y ti­mo­nel de “ese sue­ño” tin­to, blan­co y es­pu­mo­so que co- mo él lo di­ce, “le fal­tan tres pun­tos en una es­ca­la de 100”, pa­ra al­can­zar la per­fec­ción.

En una bre­ve vi­si­ta a Car­ta­ge­na re­vis­ta Gen­te Ca­ri­be tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con es­te hom­bre, con­si­de­ra­do por mu­chos ex­per­tos de la in­dus­tria, co­mo un re­vo­lu­cio­na­rio del vino en La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿Dis­fru­ta Car­ta­ge­na? P R Car­ta­ge­na es una ciu­dad ex­tra­or­di­na­ria, me gus­ta su es­pí­ri­tu co­lo­nial y su tre­men­da gas­tro­no­mía, que va más allá de la co­ci­na co­lom­bia­na. Acá me la pa­so muy bien.

¿De dón­de le na­ce esa pa­sión P por los vi­nos? R Uno la his­to­ria de la vi­da no la es­cri­be, es­ta se es­cri­be jun­to con uno a me­di­da que vas ca­mi­nan­do. En mi fa­mi­lia no ha­bía una gran tra­di­ción de vino, se abría una bo­te­lla los do­min­gos pa­ra com­par­tir y na­da más. Cuan­do en­tré a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca a es­tu­diar Economía, des­cu­brí que la enología era al­go úni­co, es­pe­cial. Se­guí to­dos los cur­sos, apro­bé mi di­plo­ma­do y me gra­dué. De ahí par­te un po­co es­ta pa­sión que se va ge­ne­ran­do con­for­me pa­san los años. Tra­ba­jé 12 años en Vi­ña Un­du­rra­ga co­mo enó­lo­go y 5 co­mo enó­lo­go je­fe en Vi­ña San Pedro. Ahí me di cuen­ta de que Chile po­día lle­gar mu­cho más le­jos en tér­mi­nos de ca­li­dad y fun­dé Vi­ña Montes con mis so­cios, y con una vi­sión muy cla­ra de que so­lo la ca­li­dad es lo que nos ins­pi­ra­ba. Era de­jar atrás el con­cep­to de que el vino chi­leno era so­lo bueno y ba­ra­to.

¿Có­mo ve a Co­lom­bia en el P con­su­mo de vino? R Es nues­tro se­gun­do clien­te des­pués de Brasil. (A es­te país ex­por­ta

18.000 ca­jas y a Co­lom­bia 11.000). So­mos muy fuer­tes en los sec­to­res de res­tau­ran­tes y ho­te­le­ría. Por el pre­cio que se ma­ne­ja es un seg­men­to que nos tie­ne bien sa­tis­fe­chos.

¿Ya creó el vino de sus P sue­ños? R La per­fec­ción so­lo es­tá en el cie­lo. Yo es­toy muy con­ten­to con nues­tros vi­nos íco­nos que tie­nen un gran re­co­no­ci­mien­to. El Tai­ta, que es nues­tro nue­vo vino, tie­ne ele­gan­cia y equi­li­brio, ca­da vez que lo to­mo lo en­cuen­tro fan­tás­ti­co, pe­ro siem­pre voy a que­rer el vino de los 100 pun­tos, va­mos por 97, nos fal­tan 3.

¿Con qué vino ce­le­bró la Co­pa P Amé­ri­ca que ga­nó Chile? R Abrí un Folly de la pri­me­ra aña­da del 2000 y un M (Montes Alp­ha M) de la pri­me­ra aña­da del 96. GC

Que­da ubi­ca­da en el Valle de Apal­ta. Allí, Vi­lla Montes po­see una mo­der­na bo­de­ga ins­pi­ra­da en el ar­te y la dis­ci­pli­na del feng shui. “Su flu­jo gra­vi­ta­cio­nal y la mú­si­ca gre­go­ria­na” que se es­cu­cha le trans­mi­te paz a sus vi­si­tan­tes que ca­da año au­men­tan. A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.