La be­lle­za per­di­da del ba­rrio San Ro­que

Uno de los pri­me­ros ve­cin­da­rios de Ba­rran­qui­lla al­ber­gó en sus ca­sas— hoy de­te­rio­ra­das—a los in­mi­gran­tes y co­mer­cian­tes más pu­dien­tes de la épo­ca.

Gente Caribe - - Ambientes - TEX­TO Dia­na So­fía Po­lo dia­na.po­lo@el­he­ral­do.co PRO­DUC­CIÓN Y FO­TOS Vi­vian Saad

San Ro­que de Mont­pe­llier se de­di­có a cu­rar a los en­fer­mos de la pes­te ne­gra en Ita­lia, la epi­de­mia más mor­tí­fe­ra de la his­to­ria, que lle­gó a Eu­ro­pa en 1.347.

En 1.853 y a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, se le­van­tó en su ho­nor la pri­me­ra pie­dra de la pa­rro­quia de San Ro­que, la pri­me­ra igle­sia del ba­rrio que tam­bién lle­va es­te nom­bre.

De acuer­do a Adriano Gue­rra, di­rec­tor del Archivo His­tó­ri­co del De­par­ta­men­to, es­te ve­cin­da­rio com­pu­so el nú­cleo de lo que fue­ron los ini­cios de Ba­rran­qui­lla a prin­ci­pios del si­glo XIX, cuan­do la ca­pi­tal del Atlán­ti­co em­pe­za­ba a to­mar for­ma.

“En es­ta épo­ca ini­cial la ciu­dad es­ta­ba con­for­ma­da por tres sec­to­res, Ba­rrio Aba­jo, el Cen­tro y Ba­rrio Arri­ba. Es­te úl­ti­mo se di­vi­dió en­tre Re­bo­lo y San Ro­que”, ex­pli­ca Gue­rra.

Cuen­ta el his­to­ria­dor que en es­te úl­ti­mo se asen­ta­ron los in­mi­gran­tes y co­mer­cian­tes más pu­dien­tes de la

épo­ca, así co­mo per­so­nas del in­te­rior del país.

La cons­truc­ción del ba­rrio Las Quin­tas y El Pra­do sig­ni­fi­có la mi­gra­ción de es­tas per­so­nas y el ini­cio del de­cli­ve del ba­rrio San Ro­que.

PA­TRI­MO­NIO Y RES­TAU­RA­CIÓN. El pa­so im­pla­ca­ble del tiem­po y las mi­gra­cio­nes in­ter­nas de la ciu­dad han de­ja­do gran par­te del ba­rrio San Ro­que en un no­to­rio de­te­rio­ro y la ar­qui­tec­tu­ra de sus ca­sas, con sus bal­co­nes y mi­ra­do­res, en es­ta­do crí­ti­co.

No obs­tan­te, va­rios tra­ba­jos de res­tau­ra­ción se han ve­ni­do ade­lan­tan­do des­de es­te año. Es­tos tu­vie­ron lu­gar en la pla­za y se eje­cu­tan ac­tual­men­te en la igle­sia y an­ti­gua ca­pi­lla de es­te ba­rrio. En es­te pro­ce­so se des­cu­brió una ven­ta­na rec­tan­gu­lar, per­te­ne­cien­te a la fa­cha­da ori­gi­nal de es­te tem­plo neo­gó­ti­co, de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal por el ex­pre­si­den­te Er­nes­to Sam­per Pi­zano, en 1.996. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.