Eli­ge có­mo reac­cio­nas

Gente Caribe - - Rincón Psicológico - Por Ma­ría Lour­des Dá­vi­la

To­do ser hu­mano es­tá ex­pues­to a dis­tin­tas si­tua­cio­nes y ex­pe­rien­cias que pue­den ser di­fí­ci­les y/o des­agra­da­bles pa­ra afron­tar. A lo lar­go de nues­tra vi­da nos en­con­tra­mos con per­so­nas que re­sul­tan tó­xi­cas pa­ra no­so­tros y que nos pue­den lle­gar a cau­sar mu­cho da­ño. Nin­gún in­di­vi­duo es­tá exen­to de que exis­tan per­so­nas que nos re­sul­tan po­co agra­da­bles y da­ñi­nas. Sin em­bar­go, te­ne­mos la li­ber­tad de ele­gir co­mo reac­cio­na­mos an­te di­chas per­so­nas. Co­mo in­di­vi­duos li­bres so­lo no­so­tros po­de­mos ele­gir a quien le da­mos per­mi­so pa­ra que nos ha­ga da­ño.

Co­mo lo he es­cri­to en ar­tícu­los an­te­rio­res, exis­ten per­so­nas tó­xi­cas que ge­ne­ran mu­cho ma­les­tar en los de­más; di­chos in­di­vi­duos, lle­van en sus hom­bros una enor­me car­ga emo­cio­nal que in­ten­tan des­car­gar en no­so­tros. Las per­so­nas tó­xi­cas tie­nen po­cas ha­bi­li­da­des emo­cio­na­les y so­cia­les y, no tie­nen con­trol so­bre sus reac­cio­nes y con­duc­tas. Es­te ti­po de per­so­na­jes cau­san da­ño en aque­llos que se ven en­vuel­tos en sus re­des y, es por es­ta ra­zón, que es im­por­tan­te pro­te­ger­se y fi­jar lí­mi­tes an­te ellos.

Ca­da per­so­na en el mun­do to­ma sus pro­pias de­ci­sio­nes, eje­cu­ta sus pro­pias ac­cio­nes y, ma­ne­ja su pro­pio len­gua­je. La for­ma en que reac­cio­na­mos an­te las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que se nos pre­sen­ten a lo lar­go de la vi­da, es tam­bién pro­pia de ca­da in­di­vi­duo.

Uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les del ser hu­mano es lo­grar que las per­so­nas no jue­guen con sus emo­cio­nes. Cuan­do per­mi­ti­mos que lo ha­gan, les da­mos el con­trol de nues­tra vi­da. Nues­tro equi­li­brio emo­cio­nal, so­lo de­be de­pen­der de no­so­tros mis­mos y ab­so­lu­ta­men­te na- die de­be al­te­rar­lo sin nues­tro per­mi­so.

En­con­trar equi­li­brio emo­cio­nal, dar­le a ca­da co­sa su jus­ta me­did, y, evi­tar que las per­so­nas tó­xi­cas nos ha­gan da­ño pue­de re­sul­tar di­fí­cil pa­ra mu­chos. A con­ti­nua­ción, ex­pon­go al­gu­nas pau­tas que te ayu­da­rán a lo­grar di­cho ob­je­ti­vo. Pa­ra lo­grar man­te­ner tu equi­li­brio emo­cio­nal es im­por­tan­te que:

1- NO VI­VAS A LA DE­FEN­SI­VA. No res­pon­das in­me­dia­ta­men­te ape­nas te sien­tas ata­ca­do; tó­ma­te unos mi­nu­tos an­tes de ac­tuar y pien­sa con cla­ri­dad có­mo ha­cer fren­te a la si­tua­ción sin que se te va­ya de las ma­nos.

2- DE­FIEN­DAS TUS DE­RE­CHOS. Fi­jar lí­mi­tes y de­mos­trar­le a los de­más que de­fien­des y eres cons­cien­te de tus de­re­chos. Te per­mi­te de­mos­trar que no es­tás dispuesto a que te pa­sen por en­ci­ma. De­fien­de tus pos­tu­ras y opi­nio­nes sin per­der la cal­ma.

3- ACEP­TAS LAS SI­TUA­CIO­NES. Hay per­so­nas y ex­pe­rien­cias que no pue­des cam­biar; asu­me di­cha reali­dad y no es­pe­res ob­te­ner na­da de na­die. Asu­mir que el mun­do no es co­mo qui­sie­ras te aho­rra­rá com­ba­tir en al­gu­nas ba­ta­llas.

4- PRO­TE­GE TU AU­TO­ES­TI­MA. En­fó­ca­te en las per­so­nas que te ha­cen cre­cer emo­cio­nal­men­te; tra­tar con per­so­nas tó­xi­cas es des­gas­tan­te y, es por es­ta ra­zón, que de­be pro­te­ger tu au­to­es­ti­ma.

5- REAC­CIO­NES CON LA EMO­CIÓN OPUES­TA. Asu­me una ac­ti­tud ama­ble, to­le­ran­te y hu­mil­de a pe­sar de que re­quie­ra gran es­fuer­zo de tu par­te. Reac­cio­nar con ira so­lo au­men­ta la vio­len­cia. Por lo con­tra­rio, si la per­so­na se da cuen­ta de que no se­gui­mos su jue­go, pro­ba­ble­men­te se de­ten­drá un mo­men­to y em­pe­za­rá a pen­sar en sus pro­pias reac­cio­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.