Ju­lia­na Me­jía Ar­tis­ta

Ju­lia­na Me­jía lo­gró ven­der­le a la ac­tual can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Hi­llary Clin­ton, una de sus car­te­ras. Su mar­ca se pro­yec­ta a ni­vel na­cio­nal e internacional.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO An­drea Or­te­ga So­to @Yoan­drea­ca­ro­lin FOTOS Archivo par­ti­cu­lar

JJu­lia­na Me­jía re­cuer­da sus días en Pla­ya Men­do­za, re­cuer­da la pa­ti­lla, el par­go ro­jo, re­cuer­da el arroz de co­co, el des­par­pa­jo, la ca­li­dez y el tró­pi­co de Ba­rran­qui­lla, es­tá en su ge­né­ti­ca – ase­gu­ra-, y eso se per­ci­be en Di­vi­na Cas­ti­dad Hand­bags, la mar­ca de bol­sos de cue­ro que creó co­mo pro­yec­to de gra­do y que se con­vir­tió en su exi­to­so pro­yec­to de vi­da.

Aun­que es­ta ba­rran­qui­lle­ra vi­vió has­ta sus 15 años en La Are­no­sa tie­ne cla­ro que su per­so­na­li­dad es­tá mar­ca­da por el des­par­pa­jo de la Puer­ta de Oro de Co­lom­bia. Cuan­do ter­mi­nó su ba­chi­lle­ra­to en el co­le­gio La En­se­ñan­za, en Bogotá, in­gre­so a la uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano a es­tu­diar Ar­tes Plás­ti­cas. Sin em­bar­go, te­nía cla­ro que lo su­yo era crear. “Cuan­do va ma­du­ran­do mi for­ma­ción des­de las ar­tes plás­ti­cas, em­pie­za mi

gus­to por la es­té­ti­ca, por la moda, por in­ter­ve­nir co­sas”, ex­pre­só.

Ju­lia­na, quien tra­ba­ja en la mar­ca en com­pa­ñía de su es­po­so Fra­nçois Vás­quez, re­co­no­ce que el ha­ber es­tu­dia­do Ar­tes Plás­ti­cas sig­ni­fi­có pa­ra ella una ven­ta­ja al mo­men­to de di­se­ñar. “Al for­mar­me des­de las ar­tes plás­ti­cas la mi­ra­da es más abier­ta, me­nos ses­ga­da y un po­co más in­di­vi­dual”, afir­mó la di­se­ña­do­ra de 35 años.

Es así que pa­ra su pro­yec­to de gra­do de la uni­ver­si­dad pre­sen­ta Di­vi­na Cas­ti­dad, pe­ro con un en­fo­que dis­tin­to. “Fue un pro­yec­to de gra­do muy par­ti­cu­lar por­que no po­día pre­sen­tar un pro­yec­to co­mer­cial co­mo es Di­vi­na Cas­ti­dad, en­ton­ces me to­có adap­tar­me a un pro­yec­to ar­tís­ti­co. Tu­ve que sus­ten­tar a mis maes­tros que yo po­día, des­de las ar­tes plás­ti­cas, no ne­ce­sa­ria­men­te ha­cer obras de ar­te. Ha­blé des­de la moda, des­de la es­té­ti­ca, des­de lo co­mer­cial. De­fi­ni­ti­va­men­te que­ría eso”.

Es así co­mo na­ce la Di­vi­na Cas­ti­dad de Ju­lia­na Me­jía, la cual se lo­gra pro­yec­tar in­ter­na­cio­nal­men­te des­de el 2012 ex­por­ta más del 50% de su pro­duc­ción al ex­te­rior del país, lle­gan­do a lu­ga­res co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Cen­troa­mé­ri­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le, Ecua­dor y Suiza.

Ese mis­mo año, el pro­yec­to de vi­da de Ju­lia­na re­ci­be un ‘em­pu­jón pre­si- den­cial’ al lo­grar ven­der­le a Hi­llary Clin­ton, la can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, uno de sus bol­sos de cue­ro, pe­ro eso no fue un gol­pe de suer­te, fue par­te de su es­fuer­zo, tra­ba­jo y de­di­ca­ción, lo que lo­gró que Ju­lia­na re­ci­bie­ra el beneficio por el pro­gra­ma Wea­me­ri­cas, del cual es­ta­ba a car­go la re­pre­sen­tan­te del par­ti­do de­mó­cra­ta.

VEN­TA DE BOL­SO. “Co­no­cer­la a ella, es­tar en su conferencia y que a ella le gus­te el pro­duc­to que es­tá vien­do en una fe­ria ce­rra­da que se hi­zo en Car­ta­ge­na. Ella se enamo­ra de una car­te­ra, yo in­sis­to en re­ga­lár­se­la, pe­ro ella con su asis­ten­te me man­da el pa­go, su­per­cor­dial, ella se lle­vó fe­liz su car­te­ra”, re­cor­dó con un tono de emo­ción la di­se­ña­do­ra, quien más allá de la ven­ta del bol­so, di­men­sio­na lo mu­cho que le sir­vió ha­ber par­ti­ci­pa­do en su pro­gra­ma. “Soy la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de su pro­gra­ma, via­jo a los Es­ta­dos Uni­dos, soy for­ma­da co­mo em­pre­sa­ria, co­mo due­ña de em­pre­sa. De­fi­ni­ti­va­men­te por­que des­de su pro­gra­ma yo he po­di­do cre­cer y eso es al­go que ava­la mi tra­ba­jo”.

Des­de en­ton­ces Ju­lia­na se ha en­car­ga­do de se­guir pro­yec­tan­do su mar­ca y ex­pan­dién­do­la a dis­tin­tos paí­ses, y por su­pues­to a se­guir cre­cien­do en su país, pues sa­be que ca­da pro­duc­to fi­nal es la con­ti­nua­ción de un tra­ba­jo ar­te­sa­nal que me­re­ce la pe­na ser re­co­no­ci­do en to­dos los ám­bi­tos. Los bol­sos de Di­vi­na Cas­ti­dad le apun­tan al tra­ba­jo he­cho a mano y con in­su­mos 100% na­cio­na­les. Fa­bri­car un bol­so du­ra apro­xi­ma­da­men­te 30 días –ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra crea­ti­va–. “Po­de­mos ha­cer ma­rro­qui­ne­ría de lu­jo, sin ne­ce­si­dad de im­por­tar. He­mos ve­ni­do en­con­tran­do el ADN de la mar­ca. Ca­da cua­tro me­ses se di­se­ña co­lec­ción nue­va, por lo que bus­ca­mos que sea muy di­ná­mi­co, muy va­ria­do y que nues­tras clien­tes siem­pre es­tén a la ex­pec­ta­ti­va de cuál quie­re ad­qui­rir”.

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra lle­va en su san­gre la ale­gría y los co­lo­res de su ciu­dad na­tal y no se de­tie­ne en bus­ca de su sue­ño de se­guir cre­cien­do con un pro­duc­to que de­ja en al­to su país y sus raí­ces. GC

SO­BRE BA­RRAN­QUI­LLA... “Ex­tra­ño esa ca­li­dad de vi­da en la que pue­des vi­vir tu día a día y sa­lir el vier­nes a la pla­ya”.

SO­BRE EL FU­TU­RO... “No de­jo de so­ñar y eso ha si­do la me­jor par­te de es­ta aven­tu­ra, no de­jar de ha­cer­lo”.

Ju­lia­na ha lle­va­do su tra­ba­jo a dis­tin­tos paí­ses, mos­tran­do la ca­li­dad de su pro­duc­to.

Ju­lia­na crea ca­da cua­tro me­ses una nue­va co­lec­ción. Sus pro­pues­tas se co­mer­cia­li­zan en dis­tin­tos paí­ses.

En el 2008, Ju­lia­na tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y ven­der­le a Hi­llary Clin­ton uno de sus bol­sos de Di­vi­na Cas­ti­dad.

Pa­ra cual­quier cli­ma, des­tino o lu­gar se pue­den em­plear los bol­sos. Los bol­sos son 100% he­chos a mano y en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.