Tam­bién soy mi ayer

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Pa­ra ser fe­liz es ne­ce­sa­rio te­ner una bue­na re­la­ción con el pa­sa­do. Mu­chas ve­ces no avan­za­mos por­que el pa­sa­do no nos de­ja. Los ma­los re­cuer­dos, los va­cíos, las he­ri­das, los fra­ca­sos nos man­tie­nen uni­dos al pa­sa­do y te­ne­mos que apren­der a sa­nar es­tas reali­da­des pa­ra te­ner un pre­sen­te y un fu­tu­ro lleno de sen­ti­do. El que no sa­na su re­la­ción con su pa­sa­do es co­mo el que re­ma mu­cho pe­ro no le­van­ta el an­cla, se­gu­ro que no avan­za na­da.

Moi­sés ex­pe­ri­men­ta es­to muy cla­ra­men­te. El que vi­ve y cre­ce en Egip­to tie­ne que aban­do­nar es­te país por­que al ha­cer jus­ti­cia ma­ta a un egip­cio, lo en­tie­rra y cree que na­die lo ha vis­to. Lue­go se sien­te des­cu­bier­to y tie­ne que huir (Éxo­do 2) pe­ro lue­go se en­cuen­tra con Dios –que se le ma­ni­fies­ta en me­dio de una zar­za que ar­de y no se con­su­me- y re­ci­be la or­den de re­gre­sa­ra Egip­to a li­be­rar a su pue­blo (Éxo­do 3). Co­no­ce­mos bien co­mo Moi­sés tra­tó de per­sua­dir a Dios que bus­ca­ra otro ya que él no po­día vol­ver a esa tie­rra ex­tran­je­ra. Sin em­bar­go Dios in­sis­te que ten­drá que ir a Egip­to, en­fren­tar a al Fa­raón y li­be­rar a su pue­blo.

El mie­do de Moi­sés de vol­ver a Egip­to es te­ner que en­fren­tar su pa­sa­do. Su mie­do es igual al de mu­chas per­so­nas que es­con­de su ayer por­que tie­nen mie­do de sa­ber que esas ex­pe­rien­cias for­man par­te de su reali­dad. Erro­res, frus­tra­cio­nes, fra­ca­sos, pe­leas son si­tua­cio­nes que pu­di­mos vi­vir en el ayer y que no que­re­mos vol­ver a re­cor­dar. Y cla­ro por no acep­tar, asu­mir y sa­nar su pa­sa­do no pue­den cre­cer y cons­truir ese pro­yec­to de vi­da que es­tá en sus ma­nos.

Lo que Dios le ha­ce com­pren­der a Moi­sés es que pa­ra po­der ser li­bre y rea­li­zar­se co­mo per­so­na no pue­de es­tar hu­yen­do de su pa­sa­do sino que tie­ne que en­fren­tar­lo y acep­tar lo que no es­tu­vo bien en el y así po­der rea­li­zar las ta­reas que Dios le ha pro­pues­to. Asu­mir el pa­sa­do sig­ni­fi­ca en­ten­der que ya no se pue­de cam­biar, que lo que pa­só pa­só y que só­lo que­da acep­tar­lo y apren­der las lec­cio­nes que allí se nos die­ron; sig­ni­fi­ca, tam­bién, ser ca­pa­ces de re­la­tar­lo con se­re­ni­dad, sin me­tá­fo­ras que es­con­dan su reali­dad, sin ‘ em­bus­tes’ que es­con­dan el mie­do que nos da su reali­dad.

Na­da que ha­ya pa­sa­do en nues­tra vi­da nos qui­ta el valor que te­ne­mos, so­mos va­lio­sos y eso nun­ca pue­de es­tar en du­da. Nues­tros erro­res nos ayu­dan a ser me­jo­res en el pre­sen­te y se­gu­ro nos mues­tran lo que no te­ne­mos que ha­cer en el fu­tu­ro. No to­dos tie­nen que co­no­cer lo que hi­ci­mos mal en el ayer, ni tie­nen que co­no­cer al de­ta­lle nues­tros erro­res –ya que mu­chos no sa­brán com­pren­der­lo y lo usa­rán pa­ra da­ñar­nos- pe­ro no de­be­mos te­ner mie­do que se se­pa por­que eso tam­bién for­ma par­te de nues­tra his­to­ria y nos ha­ce me­jo­res hoy.

Moi­sés tie­ne que vol­ver a Egip­to a en­fren­tar­se a la som­bras de sus erro­res y al po­der del fa­raón y sal­drá ade­lan­te, por­que Dios es­tá con él y tie­ne las ca­pa­ci­da­des pa­ra ven­cer los obs­tácu­los de la vi­da. Y así te tie­nes que ha­cer tú, asu­mir tu pa­sa­do y es­tar dis­pues­to a la ta­rea que Dios te ha da­do por­que te sa­bes ama­do y va­lo­ra­do. Los que te aman te ama­rán tal cual eres. No ten­drá mie­do de acep­tar­te tal cual eres, y va­lo­ra­ran tu ayer por­que fue­ron esas ex­pe­rien­cias las que te ayu­da­ron a ser ca­da día me­jor. No nie­gues tu ayer, re­cuér­da­lo con ale­gría y or­gu­llo. Ese eres tú tam­bién. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.