Ma­no­lo Páez Em­pren­de­dor

Ma­no­lo Páez es ba­rran­qui­lle­ro, ju­nio­ris­ta y apa­sio­na­do por el em­pren­di­mien­to. Ser pro­fe­sor en el Sena le cam­bió la vi­da y aho­ra le apues­ta a los pro­yec­tos con im­pac­to so­cial.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Em­pren­der en al­go “no es fá­cil” y Ma­no­lo es cons­cien­te de ello. Des­de sus ini­cios en la uni­ver­si­dad qui­so te­ner una em­pre­sa, ra­zón por la que, jun­to a unos com­pa­ñe­ros, reunie­ron di­ne­ro y co­men­za­ron con su pe­que­ño pro­yec­to de bol­sa en la que él se en­car­ga­ba de ma­ne­jar­lo, pe­ro con el tiem­po no fun­cio­nó. Es­to no fue im­pe­di­men­to pa­ra que él si­guie­ra con su me­ta: ser em­pren­de­dor.

“Des­de ter­cer se­mes­tre de la uni­ver­si­dad creo que soy em­pren­de­dor. Me gus­ta­ba mu­cho to­do el cuen­to de la bol­sa de va­lo­res en­ton­ces con­ven­cí a unos ami­gos de que unié­ra­mos pla­ta y yo la ma­ne­ja­ba. Por ahí co­men­zó to­do”, re­cuer­da el ba­rran­qui­lle­ro que es­tu­dió Eco­no­mía en la Ja­ve­ria­na en Bogotá.

De es­ta ma­ne­ra fue co­mo Ma­no­lo co­men­zó en el mun­do de los ne­go­cios. Vi­vió en la ca­pi­tal del país por 10 años, en los que con­ti­nuó con es­tu­dios co­mo la maes­tría que reali­zó en Eco­no­mía, y los apro­ve­chó al má­xi­mo pa­ra se­guir abrién­do­se ca­mino co­mo con­sul­tor.

“Soy 100% eco­no­mis­ta pe­ro que no ha­ce na­da re­la­cio­na­do a la eco­no­mía. Creo que hoy en día uno no es­tu­dia pa­ra ha­cer lo que di­ce el di­plo­ma que a uno le dan sino pa­ra usar lo que apren­dis­te du­ran­te tus es­tu­dios”, afir­ma.

Por es­to de­ci­dió vol­ver a su ciu­dad y con­ti­nuar con sus con­sul­to­rías, con su em­pre­sa Alum­bra Ase­so­res, pa­ra más ade­lan­te dar­se cuen­ta que al país le fal­ta­ba mu­cho en cuan­to a in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to. De­ci­dió via­jar y se­guir em­pa­pán­do­se de to­do lo que es­te te­ma po­día mos­trar­le, lle­gan­do a Es­ta­dos Uni­dos e Israel, paí­ses que son la me­ca pa­ra ello, se­gún él.

“En 2009 y 2010 re­pre­sen­té a Co­lom­bia en una cum­bre de em­pren­de­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, Ca­li­for­nia, y des­pués es­tu­ve en Israel vien­do y apren­dien­do de mu­chas co­sas que te ha­cen pre­gun­tar: ¿por qué en Co­lom­bia no lo ha­ce­mos?”, cuen­ta Ma­no­lo, que vol­vió pa­ra re­tri­buir esos co­no­ci­mien­tos a su gen­te ba­rran­qui­lle­ra.

“Cuan­do vol­ví em­pe­cé a dic­tar char­las de em­pren­di­mien­to. Fui a uni­ver­si­da­des a ha­cer con­fe­ren­cias. Cree una cá­te­dra de em­pren­di­mien­to pa­ra co­le­gios y to­do es­to hi­zo que em­pe­za­ra a tocar los la­dos de la edu­ca­ción; lo que me lle­vó a dar cla­ses en el Sena en el 2014, y allí me di cuen­ta que el em­pren­di­mien­to es un cam­bio de men­ta­li­dad, es re­tar el sta­tu quo. Es ser di­fe­ren­te, no cen­trar­se en crear em­pre­sas”, afir­ma Páez. “Yo a mis alum­nos les de­cía: qué ne­ce­si­tas pa­ra via­jar, y ellos me res­pon­dían que pla­ta. Pe­ro no. Yo les de­cía que ne­ce­si­ta­ban pri­me­ro un pa­sa­por­te por­que sa­car­lo se­ría un ac­to de fe y así es que fun­cio­na la vi­da. Hay que dar pa­sos. Así la gen­te crea que no los pue­das ha­cer. Así no ten­gas los re­cur­sos pa­ra lo­grar­los, pe­ro hay que dar­los”, di­ce con se­gu­ri­dad el eco­no­mis­ta.

Su ex­pe­rien­cia en la pe­da­go­gía lo acer­có y sen­si­bi­li­zó con el ám­bi­to so­cial. Se in­tere­só por bus­car­le el la­do hu­mano al ejer­ci­cio de em­pren­der y es­tan­do en Washington, Es­ta­dos Uni­dos, en­con­tró una or­ga­ni­za­ción que res­ca­ta pre­ci­sa­men­te eso que él bus­ca­ba: em­pren­di­mien­tos e in­no­va­cio­nes con de­sa­rro­llo e im­pac­to so­cial.

“Fue amor a pri­me­ra vis­ta con The Glo­bal Good Fund. Sen­tí que era lo que yo es­ta­ba bus­can­do y a la vez que ellos tam­bién me es­ta­ban bus­can­do a mí. Por eso acep­té su pro­pues­ta en fe­bre- ro de 2015 que te­nían pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y mi amor por su pro­yec­to fue tal que aho­ra, des­pués de un tiem­po, co­men­cé a li­de­rar­lo, ade­más ge­ne­rar una nue­va red de con­tac­tos, al­re­de­dor del mun­do”, ex­pli­ca Ma­no­lo.

Hoy, nue­va­men­te en su ciu­dad na­tal, Ma­no­lo tra­ba­ja pa­ra la co­mu­ni­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra que los ba­rran­qui­lle­ros apli­quen a la con­vo­ca­to­ria de de­sa­rro­llo de li­de­raz­go que la or­ga­ni­za­ción en la que él tra­ba­ja ofre­ce y se ani­men a em­pren­der por­que “los em­pren­de­do­res no se ha­cen. To­dos po­de­mos ser em­pren­de­do­res”. GC

SO­BRE LA IN­NO­VA­CIÓN... “Más que una ne­ce­si­dad de ge­ne­rar di­ne­ro o ha­cer un ne­go­cio, hay que ba­sar­se en la ad­mi­ra­ción”.

SO­BRE SER EM­PREN­DE­DOR... “El em­pren­di­mien­to es un cam­bio de men­ta­li­dad, es re­tar el sta­tu quo”.

Ma­no­lo na­ció en Ba­rran­qui­lla y di­ce ser un ju­nio­ris­ta “a mo­rir”.

Fecha y lu­gar de na­ci­mien­to:

Ma­no­lo jun­to a su es­po­sa Ma­ría Lour­des La­cou­tu­re y su hi­ja Ma­ría Luna, que ayer cum­plió sie­te me­ses de na­ci­da.

Ma­no­lo ase­gu­ra que hay que te­ner fe pa­ra po­der lle­var a ca­bo los pro­yec­tos que se quie­ren lo­grar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.