Ami­gos pa­ra siem­pre

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

El Ben Si­rá ad­vier­te: “si eres ami­go, no te vuel­vas enemi­go. Si no, ten­drás des­hon­ra y ma­la fa­ma; así es el hom­bre ma­lo y fal­so” (Ecle­siás­ti­co 6,1). Sa­be el ha­gió­gra­fo que una de las ten­ta­cio­nes de los ami­gos es de­jar que la en­vi­dia, el or­gu­llo y el mie­do a sen­tir­se in­fe­rior los vuel­va enemi­gos. No son po­cas las ex­pe­rien­cias de ami­gos que por di­ne­ro, por pa­sión o por pe­que­ñe­ces han de­ci­di­do ata­car y des­truir a quie­nes an­tes les acom­pa­ña­ban en la vi­da. Creo que po­cos de­ben lle­var el ro­tu­lo de ami­gos y que de­ben ser pa­ra siem­pre. A los ami­gos se les per­do­na, se les ayu­da, se les cui­da, se les dan nue­vas opor­tu­ni­da­des y se les ce­le­bra los triun­fos que tie­nen. No se pue­de per­mi­tir que la dis­tan­cia y las dis­tin­tas ocu­pa­cio­nes aca­ben con la re­la­ción de amis­tad.

Pa­ra sos­te­ner una bue­na amis­tad se ne­ce­si­ta, en­tre otras co­sas, sin­ce­ri­dad, so­li­da­ri­dad, hu­mor y com­par­tir los va­lo­res fun­da­men­ta­les. Hay que es­tar aten­to pa­ra per­mi­tir que ca­da día la re­la­ción de amis­tad pue­da cre­cer y for­ta­le­cer­se en ca­da una de las ex­pe­rien­cias que se com­par­ten.

No se pue­de ser ami­go pa­ra siem­pre si no se pue­de mi­rar a los ojos y de­cir lo que se sien­te. La ver­da­de­ra amis­tad no tie­ne ca­re­tas, ni po­ses, ni men­ti­ras, ni mu­cho me­nos tre­tas ex­tra­ñas. Los ami­gos tie­nen un im­plí­ci­to pac­to de sin­ce­ri­dad que les per­mi­te con­fiar el uno en el otro. Las ala­ban­zas fal­sas, los pi­ro­pos ar­ti­fi­cia­les, el mie­do a cri­ti­car no son ca­rac­te­rís­ti­cas de los bue­nos ami­gos. Si quie­res te­ner re­la­cio­nes pa­ra siem­pre de­bes mi­rar a los ojos y com­par­tir las co­sas tal cual son.

Los ami­gos se apo­yan so­li­da­ria­men­te. No hay ava­ri­cias, ni co­di­cias en las ver­da­de­ras re­la­cio­nes de amis­tad. El ami­go ayu­da sin es­pe­rar na­da a cam­bio, acom­pa­ña en los mo­men­tos más du­ros y po­ne su hom­bro pa­ra que el otro llo­re, le con­sue­la con las pa­la­bras pre­ci­sas, se unen pa­ra atrin­che­rar­se y dar ba­ta­llas co­mu­nes. Com­par­ten con la se­gu­ri­dad de sa­ber que los bue­nos ami­gos son co­mo ver­da­de­ros her­ma­nos.

Las re­la­cio­nes que per­du­ran son aque­llas en las que se ríe con mu­cha ale­gría y li­ber­tad. El hu­mor es fun­da­men­tal pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Hay que sa­ber bro­mear, mo­les­tar, ‘ma­mar ga­llo’ y des­cu­brir que quien ríe le en­cuen­tra nue­vas lec­tu­ras e in­ter­pre­ta­cio­nes a las reali­da­des que, en prin­ci­pio, pa­re­cen ad­ver­sas y pro­ble­má­ti­cas. Los que no ríen le de­jan de­ma­sia­do es­pa­cio a la amar­gu­ra.

Tie­ne que ha­ber afi­ni­da­des muy cla­ras y con­cre­tas en los ami­gos. Los va­lo­res fun­da­men­ta­les tie­nen que unir­los. Ho­nes­ti­dad, ho­nor, amor, per­dón, li­ber­tad, son va­lo­res que se tie­nen que com­par­tir si se quie­re te­ner re­la­cio­nes fir­mes que en­fren­ten las di­fi­cul­ta­des del tiem­po, de las dis­tan­cias, de los ma­los en­ten­di­dos, de los in­tere­ses per­so­na­les. La ver­da­de­ra unión se da a ni­vel de lo más pro­fun­do, de las con­vic­cio­nes y de las fuer­zas in­te­rio­res que los de­fi­ne.

Agra­dez­co al cie­lo que me ha da­do bue­nos ami­gos. Tra­to de ha­cer que mi re­la­ción con ellos sea per­du­ra­ble y que siem­pre ha­ya es­pa­cios pa­ra vol­ver a re­afir­mar la amis­tad. Es­toy se­gu­ro que es­te sen­ti­mien­to es muy po­de­ro­so, por­que el pro­pio Je­sús, mi Se­ñor, qui­so lla­mar­nos ami­gos y no sier­vos (Juan 15,15).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.