El fu­tu­ro que ‘co­ci­nó’ Fa­bián Ro­drí­guez

Es­te mag­da­le­nen­se des­cu­brió su pa­sión por la gas­tro­no­mía a los 14 años. Aho­ra, lue­go de tra­ba­jar en ho­te­les sa­ma­rios, cuen­ta con su pro­pio res­tau­ran­te, Ro­cot­to.

Gente Caribe - - Protagonista - TEX­TO Da­nie­la Fernández @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Te­nía 14 años cuan­do se dis­pu­so a vi­si­tar a una tía en San­ta Marta. El pa­tio de la ca­sa de ella de­ja­ba ob­ser­var lo que el ve­cino de al la­do ha­cía: ban­que­tes pa­ra ma­tri­mo­nios. Ese aro­ma a lan­gos­ti­nos, lan­gos­ta, ca­ma­ro­nes y cham­pi­ño­nes de­lei­tó el ol­fa­to de Fa­bián Ro­drí­guez y des­de ese ins­tan­te se enamo­ró de lo que hoy es su pa­sión: la gas­tro­no­mía.

“Sin­ce­ra­men­te nun­ca es­tu­vo en mis pla­nes ser co­ci­ne­ro. Yo soy ar­tis­ta plás­ti­co, soy pin­tor. Mis pla­nes eran ir a Ba­rran­qui­lla a es­tu­diar en Be­llas Ar­tes, pe­ro des­de ese día tu­ve una co­ne­xión bue­na con la co­ci­na”, cuen­ta el na­ci­do en Fun­da­ción, mu­ni­ci­pio del de­par­ta­men­to de Mag­da­le­na. “Re­gre­sé a Fun­da­ción con la idea de la co­ci­na. Em­pe­cé a ver al­gu­nas re­vis­tas que te­nía en la ca­sa y co­men­cé a ha­cer al­gu­nas co­si­tas, a ha­cer desas­tres que so­lo yo me co­mía, que na­die más pro­ba­ba y así em­pe­zó to­do el te­ma de la co­ci­na.

A sus 18 años, lue­go de que su fa­mi­lia de­ci­die­ra ir­se pa­ra Ve­ne­zue­la, Fa­bián co­men­zó bus­car las ma­ne­ras pa­ra ins­truir­se en el mun­do gas­tro­nó­mi­co, asis­tien­do a cur­sos, mó­du­los y di­plo­ma­dos. “Nun­ca es­tu­dié una ca­rre­ra de esas lar­gas de cin­co años. So­lo ha­cía cur­sos cor­tos pe­ro ahí fue que co­men­cé a tra­ba­jar”, afir­ma uno de los an­ti­guos co­ci­ne­ros del ho­tel De­ca­me­rón de San­ta Marta.

Fue en ese lu­gar don­de hi­zo prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les y, con el tiem­po, lo­gró ser par­te de los co­ci­ne­ros que ahí po­nía en prác­ti­ca sus co­no­ci­mien­tos, sien­do uno de los pas­te­le­ros que más pro­du­cía. “Ha­cía has­ta 800 pro­duc­cio­nes, com­ple­ta­men­te so­lo. Ha­cía la pa­na­de­ría, la re­pos­te­ría, de­co­ra­ba y de­ja­ba tra­ba­jo ade­lan­ta­do pa­ra el co­ci­ne­ro que lle­ga­ba al si­guien­te turno”, cuen­ta.

Ade­más de co­ci­nar, tam­bién es­tu­dia­ba. En oca­sio­nes ofre­cían ca­pa­ci­ta­cio­nes pa­ra los em­plea­dos del ho­tel y Fa­bián en to­do se apun­ta­ba. “Yo me apun­ta­ba a ca­si to­do. Hi­ce se­mi­na­rios de co­ci­na ita­lia­na, francesa, pas­te­le­ría, re­pos­te­ría y to­do lo de­más, ahí en el ho­tel, y lo bueno de to­do es que me sa­lió gra­tis”, cuen­ta en­tre ri­sas.

Su pa­so por el De­ca­me­rón fue más que po­si­ti­vo. No so­lo evo­lu­cio­nó y apren­dió pa­ra su vi­da co­mo chef, ahí co­no­ció a su hoy es­po­sa, con la que de­ci­dió ha­cer una fa­mi­lia. Ella fue tam­bién la que lo acom­pa­ñó en to­dos sus pro­yec­tos que aun­que osa­dos –co­mo él mis­mo di­ce– eran ben­di­cio­nes de Dios.

“Ella tam­bién re­nun­ció al ho­tel, co­mo yo, y nos aven­tu­ra­mos a mon­tar una ce­vi­che­ría con un so­cio que tu­ve y que le gus­ta­ba có­mo co­ci­na­ba yo, pe­ro con el tiem­po me sen­tí más em­plea­do que so­cio así que de­ci­dí ter­mi­nar con eso y mon­tar mi res­tau­ran­te”, ase­gu­ra el chef y due­ño del res­tau­ran­te Ro­cot­to.

“Co­men­za­mos con al­go pe­que­ño, en un lo­cal que ser­vía de res­tau­ran­te a un ho­tel y que ya no es­ta­ba en fun­cio­na­mien­to. Fue muy di­fí­cil. El lu­gar

SO­BRE ÉL... “Al­go que me ca­rac­te­ri­za es que soy muy osa­do. Yo no pien­so las co­sas, me em­bar­co en to­do”.

SO­BRE LA CO­CI­NA... “Apro­ve­chan­do el tiem­po al má­xi­mo, pue­de ha­cer­se de to­do. Hay que sa­ber ma­ne­jar­lo al 100%”.

te­nía una es­tu­fa ca­se­ra, una cam­pa­na pe­que­ña, el ai­re acon­di­cio­na­do no ser­vía bien pe­ro así nos pu­si­mos a ven­der al­muer­zos eje­cu­ti­vos co­mo pa­ra 6 a 8 per­so­nas”, na­rra Fa­bián.

Cuen­ta tam­bién que en un mo­men­to de gran di­fi­cul­tad pen­só en re­nun­ciar a to­do. De­jar el lo­cal a un la­do e ir­se de nue­vo al ho­tel pa­ra te­ner un tra­ba­jo más es­ta­ble. Su es­po­sa tam­bién es­ta­ba de­ses­pe­ra­da. Pe­ro un án­gel apa­re­ció y su rum­bo cam­bió del cie­lo a la tie­rra.

“Un pe­rio­dis­ta qui­so es­cri­bir una no­ta so­bre Ro­cot­to. Le di­je que sí, le hi­ce un pla­to (que ni si­quie­ra es­ta­ba en el me­nú), to­ma­mos las fo­tos y al si­guien­te do­min­go la fi­la de ca­rros afue­ra del lo­cal era in­men­sa. To­dos ve­nían con el pe­rió­di­co en la mano”, re­cuer­da el tam­bién ase­sor de res­tau­ran­tes y fo­tó­gra­fo.

Ese día fue un desas­tre –afir­ma–. No te­nía los in­gre­dien­tes su­fi­cien­tes, él era el úni­co me­se­ro, pe­ro le sir­vió pa­ra pre­pa­rar­se y se­guir ade­lan­te con su pro­yec­to. Hoy, con seis años de aper­tu­ra, y lue­go de ce­rrar su­cur­sa­les en Va­lle­du­par y Bo­go­tá, Fa­bián dis­tri­bu­ye su tiem­po en­tre co­ci­nar, ase­so­rar res­tau­ran­tes, dic­tar cla­ses en una es­cue­la de co­ci­na y fo­to­gra­fiar ali­men­tos; ade­más del que de­di­ca a es­tar con su fa­mi­lia. Él tie­ne tiem­po pa­ra to­do. In­clu­so pa­ra com­prar au­ya­ma, ña­me y plá­tano, los mis­mos que fu­sio­na con la co­mi­da pe­rua­na que ofre­ce a los co­men­sa­les.

“Yo sien­to que no he ter­mi­na­do en na­da, ni en co­ci­na ni en pin­tu­ra. Y es por­que pien­so que uno siem­pre pue­de ali­men­tar­se de to­do, por eso tra­to de es­tar en fun­ción de to­do lo que pue­da apren­der ca­da día”. GC

AC­lau­dia He­le­na Ser­je Ji­mé­nez el machismo no so­lo le mo­les­ta, la de­cep­cio­na. Opi­na que “es in­creí­ble que a es­tas al­tu­ras del pa­seo to­da­vía exis­tan hom­bres” con ideas me­die­va­les que no crean que una mu­jer pue­da eje­cu­tar la­bo­res en cual­quier ám­bi­to so­cial igual o me­jor que ellos.

En su ca­so, co­mo es­pe­cia­lis­ta y aman­te del De­re­cho Pe­nal, la di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, en Ba­rran­qui­lla, y coor­di­na­do­ra Aca­dé­mi­ca de la De­fen­so­ría del Pue­blo, en el Mag­da­le­na, to­da­vía se en­cuen­tra con esos ma­chis­tas a los que sim­bo­li­za “co­mo pie­dras en el ca­mino” y que ella sim­ple­men­te es­qui­va o sa­cu­de de sus za­pa­tos.

“El mun­do del De­re­cho Pe­nal es muy ma­chis­ta, por­que por lo ge­ne­ral ha si­do ejer­ci­do por hom­bres, tal vez por lo du­ro, cru­do, por lo que uno tie­ne que ver. Aho­ra las mu­je­res he­mos te­ni­do mu­cha más aper­tu­ra en ese es­ce­na­rio, pe­ro to­da­vía se­gui­mos sien­do mi­no­ría”, afir­ma la ju­ris­ta y edu­ca­do­ra oriun­da de San­ta Marta.

Su cu­rri­cu­lum es im­pre­sio­nan­te (un más­ter, cua­tro es­pe­cia­li­za­cio­nes y una en­vi­dia­ble ex­pe­rien­cia co­mo edu­ca­do­ra son al­gu­nos de sus lo­gros) y eso le ha va­li­do pa­ra dar con­fe­ren­cias en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios aca­dé­mi­cos aden­tro y fue­ra de Co­lom­bia. Sin em­bar­go, tam­bién le ha pa­sa­do que cuan­do se po­ne fren­te al atril y mi­ra a los asis­ten­tes a sus ex­po­si­cio­nes, se per­ca­ta de los ros­tros de sor­pre­sa de los asis­ten­tes cuan­do ven a una mu­jer jo­ven, bo­ni­ta y con acen­to cos­te­ño dic­tan­do cá­te­dra ju­rí­di­ca. Se- gu­ra­men­te –co­men­ta du­ran­te la en­tre­vis­ta– se es­pe­ra­ban a una se­ño­ra de unos 60 años, gor­di­ta, ba­ji­ta y con ga­fas.

“No sé por qué hay un es­tig­ma o per­fi­la­mien­to pre­vio fren­te a una mu­jer pe­na­lis­ta que tie­ne los ro­les que yo he po­di­do cum­plir, en­ton­ces to­dos que­dan en shock y me to­ca en­gan­char­los en la con­fe­ren­cia (…) En­ton­ces cuan­do uno em­pie­za con el dis­cur­so y las ac­ti­vi­da­des, esas ca­ras que en un prin­ci­pio fue­ron de asom­bro cam­bian y al fi­nal se me acer­can y me di­cen que que­da­ron sor­pren­di­dos y se rom­pie­ron los es­que­mas de lo que es­pe­ra­ban. Es muy bo­ni­to des­con­cer­tar, sor­pren­der, esa es una he­rra­mien­ta muy po­si­ti­va pa­ra el do­cen­te, eso lo­gra que te pres­ten más aten­ción”, ex­pli­ca.

Clau­dia He­le­na ase­gu­ra que con el De­re­cho Pe­nal le pa­só co­mo “cuan­do una per­so­na sa­le con otra no muy agra­cia­da” a la que no sa­be qué le ve, pe­ro de la que se ter­mi­na enamo­ran­do.

De he­cho – agre­ga–, a ella le gus­ta­ba el Ad­mi­nis­tra­ti­vo, “pe­ro por

co­sas de la vi­da” cuan­do egre­só de la uni­ver­si­dad ter­mi­nó tra­ba­jan­do en un juz­ga­do pe­nal y ahí se enamo­ró de esa rama del De­re­cho. “A par­tir de ahí fue im­po­si­ble se­pa­rar­me del Pe­nal”.

Clau­dia es ma­dre de un ni­ño de sie­te años, Lu­ciano An­drés, y ase­gu­ra que ese es el me­jor re­ga­lo que le ha da­do Dios y la vi­da. El se­gun­do es ser pro­fe­so­ra, dar cla­se. Di­ce que su per­fil es ser una maes­tra en De­re­cho. Al de­cir- lo pa­re­cie­ra que fue­se al­go muy bá­si­co, por­que en paí­ses co­mo Co­lom­bia al maes­tro se le me­nos­pre­cia, cuan­do de­be­ría ser “la ma­yor cua­li­dad de una pi­rá­mi­de so­cial”, co­mo pa­sa en paí­ses co­mo Ja­pón.

En su ejer­ci­cio edu­ca­ti­vo, Clau­dia He­le­na creó el pro­yec­to “Más va­lo­res, me­nos de­li­to”. Sus ejes son la do­cen­cia, la pro­yec­ción so­cial y la in­ves­ti­ga­ción. El pro­yec­to fue re­co­no­ci­do en el 2010 por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción co­mo una ex­pe­rien­cia sig­ni­fi­ca­ti­va que trans­for­ma el pro­ce­so de apren­di­za­je a ni­vel su­pe­rior. La ju­ris­ta sa­ma­ria ya lo ha em­pe­za­do a im­ple­men­tar con sus es­tu­dian­tes en Ba­rran­qui­lla, por for­tu­na y con­tra to­do pre­jui­cio ma­chis­ta que ella, co­mo una pie­dra, sim­ple­men­te sa­cu­de de sus za­pa­tos. GC

SO­BRE SU PA­SIÓN... “El maes­tro tie­ne la ca­pa­ci­dad de cam­biar vi­das a tra­vés de la trans­for­ma­ción de co­ra­zo­nes”.

En Ro­cot­to, Fa­bián ofre­ce co­mi­da pe­rua­na, fu­sio­na­da con in­gre­dien­tes tí­pi­cos co­mo au­ya­ma, plá­tano y ña­me.

A su es­po­sa, Ana Rosa, la co­no­ció tra­ba­jan­do en el ho­tel De­ca­me­rón. Aquí jun­to a ella y sus hi­jos, Ma­tías e Isa­be­la.

Can­di­da­ta a Doc­to­ra en So­cio­lo­gía Ju­rí­di­ca e Ins­ti­tu­cio­nes Po­lí­ti­cas, Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia. Más­ter en So­cio­lo­gía Ju­rí­di­co Pe­nal. Es­pe­cia­lis­ta en: De­re­cho Pe­nal y Cien­cias Cri­mi­no­ló­gi­cas, Do­cen­cia Uni­ver­si­ta­ria, De­re­cho Pro­ba­to­rio. Es­tu­dios de

Clau­dia He­le­na se au­to­de­fi­ne co­mo una per­so­na ale­gre que le en­can­ta bai­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.