La ‘Ge­ma’ que unió a Abraham Mén­dez y El­vi­ra To­var de Mén­dez

Gente Caribe - - Así Nos Conocimos - TEX­TO Sa­ra Her­nán­dez C. @Sa­ra_her­nan­dezc FO­TOS Or­lan­do Amador y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Abraham Mén­dez no du­da al com­pa­rar la be­lle­za de su mu­jer, El­vi­ra To­var, con la pie­dra pre­cio­sa que men­cio­na la can­ción ‘Ge­ma’. De he­cho, ese fue el mo­ti­vo pa­ra de­di­cár­se­la des­pués de bai­lar­la, aque­lla no­che de 1960, en una fies­ta del Country Club, en Ba­rran­qui­lla. “Ella es­ta­ba acom­pa­ña­da y pen­sé que era de su no­vio. Des­pués no­té que no era así y me acer­qué”, co­men­ta son­reí­do el hom­bre.

De ese mo­men­to re­cuer­da que “bai­la­ron bo­le­ros y, des­pués, hu­bo chan­ce pa­ra con­ver­sar. Ahí que­dé más pren­da­do”. “Ima­gí­na­te, de qué le pue­de ha­blar un hom­bre a una mu­jer cuan­do uno le gus­ta”, cuen­ta. Esa oca­sión fue la se­gun­da vez en que ellos se vie­ron.

La pri­me­ra ocu­rrió cuan­do Abraham lle­gó a Ba­rran­qui­lla en un avión de San Juan del Ce­sar. La idea era ins­ta­lar­se con su her­mano en La Are­no­sa y bus­car em­pleo. El­vi­ra, por coin­ci­den­cia, ha­bía ido jun­to a su ma­dre al ae­ro­puer­to. Ellas es­pe­ra­rían unas pri­mas que ve­nían tam­bién del mis­mo des­tino. “Mis fa­mi­lia­res ve­nían a es­tu­diar pe­ro, a fi­nal, sus pa­dres no qui­sie­ron en­viar­las”, cuen­ta El­vi­ra. “Yo creo que eso es cuen­to de ella”, in­te­rrum­pe en­tre ri­sas el hom­bre. Lo que si re­cuer­da con pre­ci­sión fue que le di­jo a una de sus pri­mas en ese mo­men­to: “qué pe­la­da tan bo­ni­ta”. A lo que ella le res­pon­dió, “es la hi­ja de To­var Da­za”. Se re­fe­ría al odon­tó­lo­go con quien, po­si­ble­men­te, Abraham tra­ba­ja­ría. En ese ins­tan­te, un sa­lu­do cor­dial bas­tó.

MO­MEN­TOS. Es­ta­ban más que co­nec­ta­dos. El pa­dre de El­vi­ra lle­gó a ser el je­fe de Abraham y co­mo tra­ba­jó jun­to a él te­nía bue­na ima­gen su­ya, ra­zón por la que con­ce­día per­mi­sos a fies­tas a su hi­ja so­lo si el jo­ven asis­tía. Más ade­lan­te, la pa­re­ja se veía a es­con­di­das en ci­ne jun­to al­gu­nos ami­gos. “To­das ayu­da­ban, to­das es­ta­ban de acuer­do y Abraham se ca­mu­fla­ba en­tre no­so­tras”, ex­pli­ca la mu­jer mien­tras son­ríe. Lue­go vi­si­tas al Pa­tio An­da­luz y a la ca­sa de la hoy se­ño­ra ha­bla­ban de la for­ma­li­dad de la re­la­ción. Más ade­lan­te lle­ga­ron las se­re­na­tas jun­to a Al­ber­to La­cou­tu­re, su com­pa­ñe­ro de fórmula en las que ‘Ge­ma’ siem­pre es­tu­vo en los lis­ta­dos. “To­ca­ba ir a pren­der la luz por­que si no, el hom­bre pen­sa­ba que la can­ción no le ha­bía gus­ta­do a uno o, no la ha­bía oí­do”, re­me­mo­ra la mu­jer. “Has­ta me ti­ra­ban pie­dras pa­ra que yo me die­ra cuen­ta que me iban a can­tar”, agre­ga. Y ra­zón te­nía en de­di­car­le can­cio­nes pues ese fue una de los sellos que mar­có la re­la­ción des­de sus ini­cios. GC

SO­BRE ÉL... “Yo vi mu­chas cua­li­da­des en él; de he­cho que mi pa­pá, una per­so­na con gran­des va­lo­res lo tu­vie­ra en tan buen con­cep­to, me en­vió un gran men­sa­je”.

El­vi­ra, a sus 75 años, jun­to a Abraham, de 84, en la sa­la de su apar­ta­men­to. La pa­re­ja tie­ne cua­tro hi­jos y seis nie­tos.

Abraham Mén­dez via­jó a La Are­no­sa en bús­que­da de ofer­tas la­bo­ra­les. Él, na­tu­ral de San Juan, es­tu­dió Odon­to­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en Bo­go­tá y des­pués, por alle­ga­dos a la fa­mi­lia de El­vi­ra en el mis­mo pue­blo, re­sul­tó que el pa­dre de la mu­jer ne­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.